(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "España pintoresca; the life and customs of Spain in story and legend"

Google 



This is a digital copy of a book that was preserved for generations on library shelves before it was carefully scanned by Google as part of a project 

to make the world's books discoverable online. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 

to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 

are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other maiginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journey from the 

publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing tliis resource, we liave taken steps to 
prevent abuse by commercial parties, including placing technical restrictions on automated querying. 
We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuals, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrain fivm automated querying Do not send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other areas where access to a large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attributionTht GoogXt "watermark" you see on each file is essential for in forming people about this project and helping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are responsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can't offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liabili^ can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organize the world's information and to make it universally accessible and useful. Google Book Search helps readers 
discover the world's books while helping authors and publishers reach new audiences. You can search through the full text of this book on the web 

at |http: //books .google .com/I 



c .y Google 



c .y Google 



c .y Google 



c .y Google 




UNA CALLE EN SEVILLA 



c .y Google 



ESPAÑA PINTORESCA 



THE LIFE AND CUSTOMS OF SPAIN 
IN STORY AND LEGEND 



CAROLINA MARCIAL DORADO 



GINN AND COMPANY 

■y Google 



COPYRIGHT, 1917, BV CAROLINA MARCIAL DORADO 



PRESERVATION 
COPY ADDED 



»*t at6f«.m a» 



c.y Google 



■ Helen y. Sanhorn 
cuya amor a SspaHa y generosidad hacia 
el Instituto Internacional despenaron en 
mi alma gratitud sincera y profunda., 
y dieron feH% inspiración a este libra 



445S84 



c .y Google 



c .y Google 



PREFACE 

This book is for the use of students who have taken the firsl 
steps in the study of Spanish. It is meant to supply a need 
which the author has felt in teaching the language. Familiarity 
with a language and its literature is difficult to attain without 
the sympathy lent by an intimate understanding of the manners 
and customs of the people, and never were language and life 
more closely intertwined than in the vibrant heart of old Spain, 
where the passion and poetry of the race find expression in its 
ardent and melodious speech. 

The beauty of the language of Spain and the romance of her 
life are crystallized in her literature. But no one classic can 
depict the wealth of life of this diversified nation, and the exi- 
gencies of the classroom usually preclude the study of standard 
works sufficient in number to present in rounded development 
a portrait of the people. A background is necessary to famil- 
iarize the student with the unaccustomed perspective of a life 
not less foreign to him than the language itself. 

This book aims to provide such a background through a 
series of chapters on the life of modem Spain. Into the setting 
has gone a profusion of local color ; and the endeavor to produce 
a vivid picture of the people has been in no way restricted to any 
one phase of the national life or to any one type of the national 
character. Cities are described, and legends are told about them. 
There are bits of landscape, of history, and of art. The priest 
in the cathedral and the urchin ¡n the street have their repre- 
sentation. There is a word for the plaza in the town and the 

^'' Dglizac^yGOOgle 



viii ESPAÑA PINTORESCA 

vineyard in the country. A snatch of song is caught from the 
Lps of the serenader, and the comforting call of the night watch- 
man is echoed. 

Eight selections by well-known Castilian writers, some in 
prose and others in verse, have been introduced as a first 
glimpse oí the wealth of Spanish literature to which the student 
may look forward. The short play at the end, written in easy 
Spanish, further embodies the Spanish spirit, and may be pro- 
duced without difficulty. 

A few folk-songs, well known throughout the peninsula, are 
given at the end of the text. Among them is included the 
music for the games and popular serenades which appear in 
the reader. 

, Exercises based on the text are provided for translation from 
English into Spanish. Several of these exercises are in the form 
of letters or pagi.s from the diary of an American girl traveling 
in Spain. They emphasize the most useful and practical words 
and idioms in the reader. Preguntas have also been arranged 
for oral practice. All irregular verb forms occurring in the book 
are given in the vocabulary. 

Indebtedness is gratefully acknowledged to Messrs. Eduardo 
Maxquina, Pío de Baroja, José María Salaverría, and Francisco 
Villaespesa for the use of selections from their writings ; also 
to the publishers who have allowed the reproduction of such 
of the material as has previously appeared in print. My thanks 
are especially due to Mr. S. T. Byington for his careful read- 
ing of the proof and for his help in the preparation of the 
notes, and to Miss Helen S. Leavitt, who has kindly assisted 
with the music 

CAROLINA MARCIAL DORADO 



c.y Google 



ÍNDICE 

La Lengua Española Leyenda i 

El Ai-ma EspaSola 4 

JÚPITER Y EL Gobierno EspaFíol Leyenda 6 

Letrilla (Poesía) Sania Teresa de /¿sus 9 

Hospitalidad de los Españoles 10 

CXdiz 18 

Sevilla 21 

La Cabeza del Rey Don Pedro Leyenda 31 

Recuerdo de la Catedral de Sevilla 37 

La Alhambra 39 

Leyenda de San Ant<jn Leyenda 47 

La Cuna Vacía (Poesía) José Selgas 51 

En CdRDOBA Pío de Sarojn 51 

La RomerIa Pío de Baraja 57 

Mi Hermana (Poesía) Francisco Villaespesa 63 

Madrid 65 

Los Gatos Madrileños Leyenda 73 

Serenata de Nochebuena 75 

CANCirfN DE la Virgen (Poesía) .... Lope de Vega 77 

Segovia Leyenda 79 

FüENFRÍA (Poesía) Carlos Femándex Shaví 85 

San Pedro y Bartolo el Carbonero . . . Leyenda 86 

El Sepulcro del Cid . . , . Josi María Salaverrla 89 

San Sebastian 92 

" p„,„,G<>«glc 



X ESPAÑA PINTORESCA 

La Carreta (Poesía) .... Carlos FemándcM Shaw loo 

La Mariposa del AlcXzar Leyenda 103 

La Semana Santa en Toledo 107 

Cantabria (Poesía) Aníonic Trueba 116 

El Cristo de la Vega Leyenda 1 1 7 

El Museo del Prado lai 

Las pRoviNCLis EspaRolas 128 

Romance (Poesía) Eduardo Marquina 137 

Castillos de Torresnobles (Comedia) 141 

CANCIONES ESPAÑOLAS (Música) 165 

■ PREGUNTAS 179 

EXERCISES 201 

NOTES 223 

VOCABULARY 251 



c .y Google 



ESPAÑA PINTORESCA 



LA LENGUA ^SfAÑQIÍA 

España es la tierra de las le^enda^y del romanticismo/ 
Llegamos a una de esas so/lolienfas ciudades españom, 
y de calles tortuosas, con casitas lilancas que brillan ^i el 
1 o que reposan en una gi^Q penumbra. Las/casitas 
1 orientales y en algunos l^lcones hay bellas ¿eftonjaST 5 
Vemss mujeres que cpizaii la calle con pasito coit^ li- 
gero ; hohtbres que pasan envueltos en sus c^^ y que 

''hablan gestictalando ^ ' t/^-'\ ^, 

^Escuchamos el pregorrffltmico de fos ™nde3orSlírnb)^ 
, lantes, el cucnicheo de los transeuntta^ si preguntarais : 10* 
— I Pero qué lengua es ésta, tan aíelodiosa y tap/grave^ 
^glmismo tiempo ? — nos contestará un cualquiera^ — Éste ¡. 
es eK español, el idioma de los dioses.— A cpntinuación -. . 
' ^os refe má laj censabida leyenda, 

■ -<^ ¡^ÍTseftor, la lengua de los dioses ! ú Es que acaso Y's 
I Vd. ignora que allá en el comienzo de jo/ tiempos hubo 
. un gran concilio en el Olimpo? > \ 

..^.jCT gij en cendido que los dioses íe reunieron para ha- 
blar de los apuntos del día. Cada cual habló da sus tarea*' - ' 
y de sus oreaciones. | . -° . 

Uno de ellos había creado el agua, otro losjAes, otro ' 
las a.vef. Hércules había formado las rocas y los árbolí;^."- 



■ I 2 ■ - . .- ^ JESPAR A, PINTORESCA *" \, ' 

j4^l0 la. i\iprM tierna J^opdulantoí Vulcano, dando un- 
/gotoíf cir J^^WHi^^e.íííít fKmartiHo, habfa hecho brotin- 
soless.de fuego y estrellas titilantes. 

— lA que no sabéis lo que yo he creado ? — exclamó un 
s dios pequefiita — He plantado un jardín fértilísimo a un 
...--eSctremo de Europa. Es un paraíso terrenal, al que lia- ' 

maremos «Jardín de las Hespérides>. 

Aplaudieron los dioses, sonrieron las semideidades^ y i. 
, Cupidojjatió las alas satisfecho, 
¡n — Permíteme — , dijo la generosa Juno, — que yo cc_^ *" 
roñe con un toldo azul, con un cielo de zafir/ os&fia 
Edén. -■ " ■ ''/ -■■ 

— Deja que yo esconda toda clase de minerales precio- 
sos en tu paraíso, — suplicó Mercurio. 

15 — Yo daré a los habitantes de la bella Híspanla va- 
lentía y honor,-— aseguró Marte,, 

— Sus mujeres serán heroínas, — dijo Minerva. 

— Y hermosas, — afirmó Venus. ■ 

— Y románticas, — añadió Cupido. 

30 ■ — Su idioma será el lenguaje de los dioses, — propuso 
Júpiter con gravedad, 

Y desde aquella remota fecha el español es y será 
siempre el idioma de los dioses. 

No faltan, sin embargo, otros orígenes para la lengua 

íj española, menos pintorescos, pero no menos interesantes; 

El español es una derivación directa del latín. Se 

halla enriquecido por <m gran número de palabras de tas 

naciones que desde las <'|X)cas más remotas habitaron la 

península ibérica, tales cüoío : los iburos, celtas, fenicios, 

30 griegos, cartagineses, godos y árabes. , - , 



LA LENGUA ESPAÑOLA 3 

A principios del siglo doce surgió el dialecto romance : 
derivación del latín corrompido que se hablaba en España 
en aquellos siglos. Este dialecto llegó a ser una lengua 
independiente, y en ella aparecieron en España los pri- 
meros monumentos literarios. 5 

El romance, enriquecido por voces arábigas y por voces 
de las lenguas modernas, se conoce con el nombre de 
lengua castellana o española. 

Hoy día hay más de setenta millones de personas que 
hablan esp>añol, y es éste el idioma de España, de la 10 
mayor parte de América del Sur, de casi toda la América 
Central, Méjico y las Antillas. 

Es un idioma rico, sonoro, flexible y fácil de aprender, 
y su pronunciación no ofrece grandes dificultades. Es 
un lenguaje tan lleno de ritmo y melodía, que con razón 15 
asegura la leyenda que es el idioma de los dioses. 



c .y Google 



EL ALMA ESPAÑOLA 

Al viajar por España encontramos las huellas de 
muchas razas, y de civilizaciones diferentes. 

Las ciudades, las calles, las casas, hasta las piedras 

tienen una leyenda interesante, una romántica tradición. 

5 España es, hoy dia, la España de gente alegre y 

supersticiosa ; pero es también la España que progresa. 

;■ Qué diréis de la industrial Barcelona, y de Madrid, la 
hermosa capital de España, que es una dudad comercial 
y cosmopolita ? 
lo El comercio español aumenta. 

Los españoles están reformando su viejo sistema de 
enseñanza. 

Los famosos escritores Pérez Galdós, Palacio Valdés, 
Pardo Bazán, Blasco Ibáñez, Benavente y otros muchos 
:5 son universal mente conocidos. 

Sorolla pinta la alegría, la luz y la vida con la realidad 
de un genio creador. 

Zuloaga nos enseña en sus cuadros las luchas del alma. 

España no ha muerto, no puede morir. 
20 ; Morir ? Blay y Llimona dan vida a sus esculturas. 
Salvador Rueda y Eduardo Marquina adormecen el espí- 
ritu con sus versos, y Manen y Granados vivifican el 
ánimo con su música alegre y delicada. 

* D.3l.zac.yGOOgle 



EN LA CORRIDA DE TOROS 

p„,„,Gf»gl(: 



c .y Google 



EL ALMA ESPAÑOLA 5 

España vive y vivirá con el recuerdo de sus glorias y 
de sus conquistas, y sueña con un porvenir glorioso. 

Cierto hermoso templo, allá en las montañas de las islas 
Azores, evoca el recuerdo de España. Ea el verdor de 
una colina de Punta Delgada se elevaba una iglesia ma- ; 
jestuosa. Un cielo azul coronaba sus esbeltas torres. Sus 
arcos se reflejaban en el mar de esmeraldas a sus pies. 
Al toque de sus campanas de plata se postraba la ciudad. 

Así solía reinar Españ^ Así se postraba el mundo 
ante su grandeza. t 

Pero esa iglesia se quemó. De ella no quedan más 
que gratas memorias y vetustas ruinas. Corre el rumor 
que de esas ruinas piensan edificar una catedral magnífica. 

De igual manera liemos de reedificar a la vieja España, 
que será siempre bella y gloriosa. 1 



c .y Google 



JÚPITER Y EL GOBIERNO ESPAÑOL 

El español es amigo de culpar al gobierno de cuantas 
desgracias le sobrevienen. Tiene el gobierno la culpa de 
todo lo malo, así de las secólas como de las frecuentes 
inundaciones, de la falta de instrucción como del gran 
5 número de maestros, de la escasez de pan y de la abun- 
dancia de clérigos. Persiste el español en reiterar esta 
opinión general porque está harto de oír que el gobierno 
es malo desde el comienzo de los siglos ; y hasta esta 
opinión, tan generalmente aceptada por los españoles, 
lo tiene su origen en una caprichosa leyenda. 

Hace muchos años invitó Júpiter a todas las naciones 
a que asistiesen a un gran congreso en el Olimpo. Cada 
nación había de enviar un delegado, el cual podría pedir 
alguna gracia especial para su país, petición que escu- 
15 charía el mismo Júpiter y que concedería o no, según 
estimase conveniente. 

Llegó el representante de Germania y pidió el mejor 
ejército del mundo. 

— Concedido, — dijo Júpiter. 
20 Tocó el segundo tumo a Britania, la cual pidió un 
puerto, un bocado de tierra en todos los mares del globo. 

Júpiter asintió sorprendido, 

Francia quiso que se le concediese ser la reina de la 
moda, y el padre de los dioses accedió sonriendo. 
' p„,, Google 



JÚPITER Y EL GOBIERNO ESPAÑOL 7 

Así fueron llegando una por una todas las naciones 
del mundo, Júpiter escuchó con paciencia a toda suerte 
de peticiones extravagantes y pueriles. Una quería tener 
el sol a media noche durante medio año, otra deseaba 
mares de hielo, una supli- t. > 5 

caba que habitasen coco- 
drilos en sus ríos, y aun 
hubo quien pidió animales 
de cuellos largos, perros de 

patas cortas, insectos lucí- lo 

feros y plantas sensitiiras. 

Ya estaba el padre de los 
dioses aburrido de oír tanta 
humana petición, y de acor- 
dar gracias a los míseros ij 
mortales, cuando notó que 
una señorita, la cual había 
esperado el último tumo, 
se dirigía hacia su trono. 

Estaba vestida de ma- ao 

ñola, una hermosa mantilla 
blanca cubría sus negros ca- 

, „ ,. . UNA SEÑORITA 

bellos ; sus manos dimmu- 

tas agitaban nerviosamente un abanico en continuo ris, ras. 
Se acercó al trono andando con pasito corto. 25 

Júpiter se irguió en el trono ; miró a la española con 
deleite y le dijo con galante dulzura : — ,.■ Qué quieres, 
simpática doncella ? 

— Padre Júpiter, — dijo la señorita mirándole suave- 
mente, — en España no podemos ser felices sin un cielo 30 

D.3l.zac.yGOOgle 



S ESPAÑA PINTORESCA 

siempre azul, siempre sereno ; no queremos allí ciudades 
inmensas, ni casas grandes de veinte ni de cincuenta 
pisos ; queremos ciudades chiquitas y cálidas, con calles 
estrechas de casitas blancas y alegres tejados rojos ; que- 

S remos toda suerte de pájaros que canten, y de flores que 
alegren la vista y perfumen el ambiente con su aroma. 

Los delegados comenzaron a impacientarse ante las 
innumerables peticiones de la joven; pero Júpiter, fas- 
cinado por aquella charla melodiosa y persuasiva, le dijo 

lo afablemente, — Y, ¿ qué más quieres ? 

— ¿ Qué más f ( qué más ? — continuó pensativa la ma- 
nóla, — Queremos hombres valientes y mujeres hermosas, 
minas de oro y plata, toda clase de minerales, de frutas 
y legumbres ; pero sobre todo queremos que sea nuestro 

15 país notable por su alegría, por su honor y por su gloriosa 
historia. 

— Todo eso tendrás porque sabes pedir, linda mucha- 
cha, — dijo Júpiter atónito ante tanta discreción. 

Alejóse la señorita llena de alegría, pero a los pocos 
20 momentos volvió de nuevo al salón del trono. 

— Padre Júpiter, — dijo ocultando su rostro bañado en 
lágrimas tras el delicado abanico, — se me olvidó pedirle 
lo que me había encargado España que le pidiese ; no 
me acordé de suplicarle que nos concediese un buen 

íS gobierno. 

Júpiter meneó la cabeza entristecido, — Es demasiado 
tarde, mi bella señorita, he concedido demasiado a tu 
nación, y no puedo acceder a este tu último ruego. Todo 
lo demás lo tendrá España ; pero jamás tendrá un buen 

30 gobierno. 



EL POZO (página 148) 

LETRILLA 

Nada te turbe ; 

Nada te espante ; 

Todo se piasa; 

Dios no se muda, 

La paciencia todo lo alcanza. 

Quien a Dios tiene, 

Nada le falta. 

Solo Dios bast 



Santa Teresa 



c .y Google 



LA HOSPITALIDAD DE LOS ESPAÑOLES 
I 

El lunes, al amanecer, nos embarcamos en la lancha 
de vapor Margarita, para cruzar la bahía de Gibraltar y 
llegar a Algeciras. 

En el muelle había ya vendedores de flores, de uvas 
5 e higos frescos. Vendían las flores en lindos ramos y las 
frutas en artísticas cestas de esparto, hechas a mano. 

j Cuan persuasivos son estos corteses vendedores de la 
vieja España ! 

— I Tómelas usted, señorita ! — j Cómprelas usted, ca- 
lo ballero ! — dicen con voz suplicante y melodiosa. Y nos 

miran y sonríen afablemente. 

Mientras les compramos toda su mercancía, ellos son- 
ríen con esa grata sonrisa meridional ... y cuando la 
lancha Margarita se aleja hacia las playas españolas, los 
IS vendedores ambulantes, los golfillos y hasta los mendigos 
nos saludan con esa cordialidad y esa gracia tan común 
en los españoles. 

II 

— Vayan a la aduana para que les revisen el equipaje, 
— nos dice respetuosamente un guardia civil. 

ío En la aduana abrimos los baúles y maletas, y poco 
después se nos acerca un carabinero. 



c .y Google 



LA HOSPITALIDAD DE LOS ESPAÑOLES ii 

— ¡ Buenos días I señores, han madrugado mucho, 
I verdad í — nos dice sonriente. 

Se pone un par de guantes blancos, y se dispone a 
comenzar su tarea. Mira primero a los p>asajeros y 
después dice a un mozo de estación : ¡ 

— Amigo, acerca ei baúl de la señorita primero. Ya 
sabes que aquí empezamos siempre con los equipajes de 
las damas. 

— Vd. perdone, señorita, — nos dice metiendo las 
manos en el fondo del baúl, rebuscando por los rincones, i 
abriendo cajas y desenvolviendo paquetes. 

— ¿ Lleva la señorita perfume o chocolate ? 

— No, señor, 

— j Ah, bueno, bueno ! ¡ No lleva tampoco alcohol, ni 
fósforos, ni tabaco f i 

— Tampoco. 

— ¡ Ah, bien, bien ! Entonces hemos terminado, 
señorita. 

Y va colocando dentro del baiil, con gran cuidado, 
ropas, cajas y vestidos. De cuando en cuando dice exa- i' 
minando los trajes, — ¡bonito, muy bonito, muy elegante! 
A veces pregunta respetuoso — ; qué es esto ? ¡ una caja 
de costura > 

— Si, señor. 

Por fin exclama sonriente : a 

— Hemos terminado, usted perdone, señorita, y muchas 
gracias. 

■ El complaciente carabinero nos saluda cortésmente, y 
sus manos con guantes blancos desaparecen en el fondo 
del baúl de otro viajero. 3' 

Dglizac .y Google 



ESPAÑA PINTORESCA 



III 



En espera del tren rápido, que ha de conducimos a 
Cádiz, nos paseamos por el andén de la estación. 

Estas lindas y chiquititas estaciones del ferrocaml son 
muy pintorescas. 
5 En las ciudades y pueblos pequeños la estación es el 
punto de reunión. 

A la caída de la tarde-bajan allí los vecinos a ver pasar 
los trenes. En el andén se pasean las señoritas, fuman los 
campesinos y charlan los jóvenes con los guardias civiles. 
10 Las estaciones son frescas casitas con ventanas llenas 
de flores y jaulas de pájaros. Todas ellas tienen un reloj 
peque'fto y una campana grande. 

La llegada y salida de los trenes es parte de la vida social 
de esos pueblos diminutos e inertes de la península, 
15 Los vendedores de agua fresca, tortas, almendras, 
frutas y navajas, se pasean gritando por el andén : 

— i Agua fresca ! ¿ Quién quiere agua-a-a } 

— j Tortas, tortitas, tortas ! j Llevo tortas ! 

— ¡ Navajas de Albacete ! 

10 Los viajeros se bajan, fuman un cigarrillo, beben agua 
o toman una taza de café en la cantina. De pronto se 
oye el toque de la campana grande y los gritos de un 
empleado : 

— ¡ Señores viajeros, al tren ! ¡ Señores viajeros al 
15 tren, que se marcha el tren ! 

Todos se apresuran a subir a sus coches respectivos. 
Poco después arranca la diminuta locomotora, dando 
rugidos. 

Dglizac .y Google 



LA HOSPITALIDAD DE LOS ESPAÑOLES 13 

£1 tren sale de la estación despacio, muy despacio. . . . 
Las señoritas saludan sonrientes a los viajeros agitando 
los abanicos, . . . 

— Hasta la vista, — dice un campesino de sombrero 
calañés y ancha faja roja. < 

— Vaya Vd. con Dios, — grita desde la ventanilla un 
galante soldado. 

En la estación, que se queda detrás, muy detrás, suena 
la pesada campana grande diciendo, — ¡ adiós I 

IV 

En nuestro compsartimiento hay otros viajeros. Inspec- " 
cionamos cOn curiosidad a nuestros compañeros de viaje. 

Frente a mí está sentado un caballero anciano, de 
buena apariencia. De pie, junto a la ventanilla, está una 
niñita de unos ocho años. 

El anciano contesta complaciente a las numerosas 1 
preguntas de la pequeña, después saluda con la cabeza al 
otro pasajero, que f)arece ser un joven estudiante, y 
le dice : 

— Éste es el primer viaje que hace mi nieta en tren. 

— Abuelo, tengo mucha sed, — exclama la niña, acer- í 
candóse al anciano. 

— En la próxima estación, — le contesta el abuelo 
dándole un beso en la frente, 

Pero pasan varias estaciones y el vendedor de agua 
no llega. z 

Por fin en una se oye el deseado grito : 

— ¡ Agua, agua fresca-a-a ! 

La niña palmotea, sonríe el anciano. 

Dglizac .y Google 



14 ESPAÑA PINTORESCA 

— Abuelito, tengo mucha, mucha sed, — vuelve a decir 
la pequeña. — ; Aguador ! j Aquí ! — grita el caballero 
desde la ventanilla. 

El vendedor llena un vaso de agua fresca de su cán- 

i tara de barro, y se lo da a la pequeña. Ésta 

ciano. 

i primero, abuelo, 
pasa a nosotros el vaso 
que ha vuelto a llenar el 
o vendedor, y por último, 

cuando todos los mayo- 
res han calmado su sed, 
la niñita bebe con avidez 
un vaso de agua fresca. 
S — Muchas gracias, 

señor,— le dice al agua- 
dor, dándole cinco pe- 
rros chicos. 



.Aou*. Ar.„ ,„scA.A.*. Almriiodfahacíaca- 

*> lor, y teníamos hambre. 

Un nuevo pasajero entró en el compartimiento, 

— Buenas tardes, señores, — dijo saludándonos. 

— Buenas nos las dé Dios, amigo, — contestaron el 
anciano y el estudiante, y en seguida entablaron una grata 

25 y amigable conversación. 

Al poco rato el abuelo sacó unas cestas de debajo del 
asiento, las abrió con cuidado y nos las pasó diciendo : 
— ; Ustedes gustan, señores ? 

Dglizac .y Google 



LA HOSPITAUDAD DE LOS ESPAÑOLES 15 

— Muchas gracias, que aproveche, — contestó cortes- 
mente el estudiante. 

Nosotros miramos al anciano sin acabar de comprender. 

— Tengan la bondad de tomar algo, señores. 

— No comprendo, — contestó mi hermano con dificultad. 5 
El abuelo nos miró sorprendido. 

— ¿No hablan español los señores ? 

— No, señor. 

— i Hablan francés f — nos preguntó el estudiante lleno 
de alegría. 10 

— No mucho. 

— ¿Hablan italiano í — volvió a insistir el joven. 
— Un poquitito. 

— ¿ Comprenden latín ? 

— Algo. ,S 

— j Muy bien, muy bien, magnífico ! — dijo alegremente 
el estudiante frotándose las manos. Y usando esos cuatro 
idiomas nos hizo comprender, que en España es costumbre 
no comer nada, sin ofrecerlo antes a los presentes. 

£1 anciano y la niñita volvieron a pasamos la apetitosa 20 
merienda. 

— Tomen, tomen los señores algo, — nos decían con 
voz suplicante. 

— Tengan la bondad de tomar algo, — nos dijo el 
estudiante. 25 

Por fin aceptamos gustosos. Comimos unas sabrosas 
tortas y delicadas frutas. Bebimos después leche de un 
botijo de barro, que llevaban colgando de la ventanilla. 

Cada uno sacó su merienda y todos compartimos 
nuestras provisiones amigablemente. 3° 

Dglizac .y Google 



l6 ESPAfíA PINTORESCA 

Durante la comida hablamos un poquito en francés, 
otro poquito en italiano, algunas veces en español y otras 
en latín. 

Cerca de Cádiz se bajó el pasajero que habfa subido 
5 en Ronda. 

— ¡ Feliz viaje, señores ! — nos dijo al bajar. 

— ¡ Quede Vd. con Dios I — contestóle el estudiante. 

— [ Hasta la vista ! — añadió el anciano. 

VI 
En la estación de Cádiz el abuelo vino hasta nuestra 
lo calesa a despedirse de nosotros. 

— No olviden que mi casa está a su disposición, y que 
en mí han encontrado un amigo y un servidor, — nos 
dijo estrechándonos la mano. 

— Les repito, señores, que mi familia y yo estamos 3 
15 sus órdenes. ; Hasta la vista ! 

VII 
Algunos días después fuimos a su casa a saludarle, y 
nos recibió con visibles muestras de regocijo diciendo : 

— Están Vds. en su casa, amigos míos. 

Y desde aquel día su casa fué un verdadero hogar para 
zo los pobres extranjeros. 

i Cuan grata nos fué aquella hospitalidad tan sincera, 
aquella cortesía tan refinada ! 

— Estoy a los pies de Vd., — nos dijo la hija mayor, 
al despedimos después de una fiesta andaluza dada en el 

25 patio de mármol, en honor nuestro. 

La señora de la casa llegó en aquel instante. 

UjLiia. .y Google 



LA HOSPITALIDAD DE LOS ESPAÑOLES 17 

— Mucho gusto en conocerla, — ie dije con cierta 
dificultad. 

— El gusto es el mfo, contestó la amable señora, que 
nos había abierto de par en par las puertas de su casa, y 
nos había sentado a su mesa varias veces, ; 

— Beso a Vd, la mano, — nos dijo al despedirse la 
señorita Consuelo, la amable joven que nos había enviado 
flores de su jardín todas las mafíanas. 

La nietecita se nos acercó tímidamente, y nos entregó 
una caja de tortas y un botijo español como recuerdo. " 

— Hasta la vista, amigos, — murmuró el anciano 
entristecido, — Y no olviden que aquí tienen siempre 
su casa, — añadió con sinceridad. 

I Y cómo olvidar aquella hospitalidad de los españoles ? 

jCómo olvidar nuestra entrada en España, aquel al- 1 
muerzo en el tren, aquellas frases de caballerosa cortesía ? 

¿ Cómo olvidar los flores del jardín morisco, y ... el 
« beso a usted la mano», de la señorita andaluza ? 



c .y Google 



cAdiz 

I 

Cádiz es, en verdad, ima ciudad oriental llena de una 
plácida delicadeza y de un notable refinamiento. Está 
edificada sobre una isla en la hermosa bahía que lleva su 
nombre, y se halla unida a la peninsula por un brazo de 
5 tierra largo, estrecho y curvo. De todas partes se ve el - 
mar cual lago sereno, que acaricia las vetustas murallas 
blancas. 

A veces cuando esta ciudad surge plateada al amanecer 
sobre las ondas de ese mar tranquilo, o cuando desaparece 
to en las sombras suaves del crepúsculo vespertino, las aguas 
que reflejan' sus casitas blancas y sus torres esbeltas, 
recuerdan la romántica ciudad de Venecia allá en el 
Adriático. 

Fué fundada Cádiz por los fenicios, y doce siglos antes 
15 de Jesucristo era ya una plaza fuerte. Amflcar Barca y su 
hijo Aníbal equiparon allí sus ejércitos y allí construyeron 
sus naves. 

Los romanos comprendieron la importancia de este 
puerto de Andalucía que había de servirles de llave de 
10 entrada a la península. César le dio el nombre de Julia 
Augusta Gaditana y favoreció su comercio. Balbo la re- 
edificó de mármol, y la prosperidad de Gades llegó a riva- 
lizar con la de Roma. La fundación de Constantinopla 

■8 D,3„ze..,G(.Oglc 



CÁDIZ 19 

marcó el primer paso en su decadencia, que llegó a su 
más alto grado en el pasado siglo con la pérdida de las 
colonias. 

Hoy día es una ciudad blanca, cuyas plantas delicadas 
besa un mar de ópalo y esmeralda. En sus calles rebosa 5 
un ambiente oriental, lánguido y tranquilo. 

Cádiz es, ahora que su comercio ha desaparecido, una 
ciudad chiquitína, limpia, silenciosa y apartada de todo, a 
la cual visitan los turistas en sus rápidas excursiones de 
cuando en cuando ; y donde se embarcan los emigrantes 10 
que, al verla desaparecer en lontananza, tan inmaculada 
y luciente, acaso ignoran que ella guardó hace siglos un 
tesoro fecundo de riqueza, valor e hidalguía. 

II 

Llegamos allí a ia caída de la tarde. Por la Alameda 
cruzaban varios carruajes lentamente; era la hora del 15 
paseo. Entramos con nuestro coche en fila. 

Vimos las casitas con sus celosías y olorosas matas, las 
palmeras con sus dorados dátiles. 

Los gaditanos, por cuyas venas corre, sin duda, sangre 
ardiente de moro andaluz, evocaban el recuerdo de épocas ¡o 
pasadas, la memoria dulce del árabe español. 

Aquella misma tarde, terminado el paseo por la Ala- 
meda, fuimos a visitar la catedral nueva, que es de es- 
tructura moderna y fué terminada en 1838. Es de una 
blancura deslumbrante. La costosa sillería tallada del coro ¡5 
es un regalo de la reina Isabel IL 

La catedral vieja, gótica en estructura, que fué edifi- 
cada en el siglo xiii, fué destruida por los ingleses en 



20 ESPAÑA PINTORESCA 

1596 durante el sitio de Cádiz, v la han reedificado a 
estilo renacimiento. 

En los dos días siguientes de nuestra p>ermanencia en 
a la ciudad de plata » visitamos la Academia de Bellas 
5 Artes, donde vimos cuadros de Murillo, Zurbaián y 
Alonso Cano, pero cuadros de segundo orden. También 
visitamos el convento de San Francisco. AUf fué donde 
el gran Bartolomé Murillo perdió la vida. Cierto día, 
mientras pintaba en el techo su postrer cuadro : El Ma- 
to trimonio de Santa Catalina, perdió el pie en el andamio 
en que estaba y cayó al pavimento. 

Por las tardes, desde el Parque Genovés mirábamos 
al occidente hacia las salinas con sus pirámides blancas, 
cual pulcras tiendas de campaña. Son marismas cuya 
15 agua al evaporarse deja sustancias salitrosas, y la continua 
acumulación de estas sustancias forma imp>onentes pirá- 
mides de sal. Cada pirámide recibe el nombre del santo 
tutelar de su dueño. 

¡ Ojalá vuelvan nuestros ojos a recrearse en las verdosas 
10 aguas de las marismas de San Femando, que reflejan los 
fantasmas blancos y las estrellas lejanas ! 

Ill 

El colorido oriental de Cádiz, el aseo de sus vfas, la 
construcción serena y correcta de sus calles y casas, esa 
dignidad, en fin, de la ciudad toda, nos hace recordar que 
35 el mayor atrartivo de Cádiz yace en su pasado. 

En Cádiz desembarcaron muchas de las distintas razas 
que afluyeron a España en diversos tiempos, desde las 
épocas más remolas. De allí emprendió Colón aquel 



c .y Google 



c .y Google 



E .y Google 



viaje que había de transformar la faz del globo terrestre. 
Por eso dice el refrán que « en la Bahía de Cádiz es 
donde la ciudad de plata tiene escrita su gloriosa historia». 
Dichoso aquel que puede ver la ciudad chiquitína, blanca 
y silenciosa, que duerme y duerme en la gloria de sus ; 
ensueños ; aquellas barquitas que con sus cargas de sal y 
extendidas velas se dirigen presurosas al Nuevo Mundo, y 
aquellas otras que se deslizan lentas hacia el puerto tran- 
quilo por un mar de fuego, a la puesta del sol, en ese 
deleitoso clima meridional, que produce héroes valientes : 
y poetas soñadores. 



c .y Google 



1 

No hay ninguna ciudad en España que pueda compa- 
rarse con la hermosa capital de Andalucía. 

Sevilla es la Sephela fundada por los Fenicios, la 
Julia Rómula de los romanos y la Ixbilyah de los árabes. 
S La ciudad está situada cerca del Guadalquivir, y ha con- 
servado como ninguna otra ciudad la apariencia oriental 
y el ambiente soñador y lánguido de los sarracenos. 

Es Sevilla la ciudad más fascinadora de España : la 
ciudad morisca por excelencia, 
lo Las calles de Sevilla son estrechas y muy torcidas. De 
cuando en cuando hay plazuelas bordeadas con palmeras 
y naranjos en flor. 

En las ventanas de las casas, que son, por lo general, 
de un solo piso, hay plantas trepadoras, y en la penumbra 
15 de esas calles estrechas, por donde a duras penas puede 
pasar un carruaje, es muy grata la fragancia de los jazmi- 
nes, de los nardos y de la albahaca de las rejas y azoteas ; 
y es muy fascinador el misterio de las celosías moriscas. 

La calle de las Sierpes es una calle muy interesante, 

20 larga, estrecha ; y como todas las de Sevilla, torcida. A 

los carruajes les está prohibido el paso por esa calle 

donde se hallan situados los círculos, casinos y cafés de 

importancia, y también la.s tiendas más caras y elegantes. 

D.3l.zac.yGOOgle 



SEVILLA 23 

Durante las hixas de calor hay toldos de lienzo fuerte 
que cubren la calle, de manera que las personas pueden 
transitarla sin que les moleste el sol. Allí va todo el 
mundo durante el día y durante la noche. Unos pasean 
lentamente por la calle curioseando los escaparates de las 5 
lujosas tiendas. Otros sentados cómodamente en las buta- 
cas y en las mecedoras de los círculos aristocráticos o en 
los amplios cafés beben café puro o cerveza del Águila. 

En los días que hay corrida de toros la calle de las 
Sierpes es un hervidero humano. Por allí pasa todo 10 
Sevilla para ir a la corrida ; porque Sevilla es la ciudad 
que más añción tiene por el toreo, y es fama que los 
mejores toreros son los sevillanos. 

II 

Además de tener Sevilla esa hermosura oriental, tiene 
gran número de monumentos históricos de gran valor 15 
artístico. 

A la orilla derecha del ancho Guadalquivir está la 
Torre del Oro, que parece un torreón de algún castillo 
feudal, y que recibe ese nombre por el color dorado de 
los azulejos de la cúpula. En sus buenos tiempos sirvió 20 
esa torre para diversos usos. Desde allí guardaban el 
puente que cruzaba el rio ; allí ocultaron Pedro el Cruel 
y otros reyes, más de una vez, el tesoro real en tiempo 
de revolución y de peligro. 

De la Torre de Oro, cruzando el Paseo de las Delicias, 15 
el « Bois de Boulogne » sevillano, donde pasea en auto- 
móvil, en coche, a caballo y aún a pie la aristocracia, 
se llega al Alcázar. Es éste un palacio-fortaleza, que data 

Dglizac .y Google 



24 ESPAÑA PINTORESCA 

de los primeros años de la dominación morisca. Fué 
éste el palacio favorito de Pedro el Cruel, y es hoy día 
el palacio de primavera de los reyes de Espafla. 

Las murallas bermejas de más de cincuenta pies de 

5 altura, cubiertas de musgo y hiedra, están en perfecto 
estado. Sobre sus portones se halla tallado el escudo de 
Castilla y León, pero su interior es una de las más ex- 
quisitas joyas de la arquitectura árabe en España, y en la 
opinión de algunos rivaliza con la Alhambra. 

lo El Patio de las Doncellas, el patio central, es cuadrado y 
está formado por arcos moriscos y graciosas columnas de 
mármol. Allí recibían los sultanes moros anualmente el tri- 
buto de cien doncellas cristianas de los reyes de Castilla. 
El salón de Embajadores es, quizás, el salón más sun- 

15 tuosamente decorado. Las paredes son de azulejos de 
múltiples colores, y el techo es todo de madera tallada y 
salpicado de estrellas de oro. Allí se casaron Carlos V 
e Isabel de Portugal en 1526. 

Se puede cruzar durante horas y horas por sinnúmero 

20 de cuartos moriscos, llenos de adornos de oro y marfil, 
y de columnas de jaspe y alabastro ; pero el jardín del 
Alcázar es lo que más nos cautiva. Allí crecen el naranjo 
y el cidro. El ambiente está saturado con la fragancia 
exquisita de flores meridionales. Los rayos del sol acari- 

iS cian el tierno césfjed, pasando a través de arrayanes y 
cipreses, y de árboles de magnolias y limoneros. 

En el fondo del jardín hay kioscos moriscos y pisci- 
nas con peces de colores. Hay surtidores de mármol, y 
la brisa suave que agita las hojas de los árboles esparce 

30 en gotas prismáticas el agua de las fuentes cristalinas. 

Dglizac .y Google 



Ill 

A unos pasos del Alcázar está la catedral. Es ésta la 
tercera catedral del mundo por su tamaflo. Las naves 
alcanzan una altura de más de cien pies, de manera que, 
estando dentro de la catedral, nos consta que hay un 
techo sobre nuestras cabezas perdido en la inmensidad 5 
del espacio, donde apenas llega nuestra limitada visual. 
Una profusión de torrecillas y frisos agrupan en delicado 
conjunto la arquitectura gótica y árabe. 

« Fagamos un templo tal e tan grande que los venideros 
nos tengan por locos.» Eso dice el acta de erección del 10 
monumento, y eso vive en et alma del viajero ante la 
vista de la catedral de Sevilla. 

El pavimento, las columnas góticas, ios frisos, los 
arcos bizantinos, las pintadas vidrieras, todo tiene allí 
una majestad soberana y espléndida. ,5 

La capilla real guarda el cuerpo del rey San Femando. 
La capilla mayor encierra el más suntuoso de los retablos, 
y el coro la sillería del tallado más artístico. 

Y ñguraos tanta suntuosidad, tantas notas de armonía 
en este templo. La luz atravesando las vidrieras de miil- 20 
tiples colores crea un aire místico y reposado. 

Hay en la catedral de Sevilla un aura apacible, que 
parece el aliento de un genio amoroso que adormece 
nuestro espíritu con las bellezas de la Biblia, con los 
cantos de Sión y las plegarias del profeta. Y en esa 25 
luz mística, bajo las altas bóvedas, en aquel ambiente 
perfumado por nubes de incienso hay flotantes ecos de 
cantos litúrgicos. 

Dglizac .y Google 



26 ESPAÑA PINTORESCA 

Cerca de la capilla del Sagrario, desde cuyo pulpito 

predicaron San Vicente Ferrer y otros famosos inquisi* 

dores, hay una escalera que lleva a la famosa Biblioteca 

Colombina. Fué ésta un legado de Femando Colón, 

5 hijo del gran descubridor. 

Esta interesante biblioteca, que estuvo por muchos años 

en deplorable estado de abandono, contiene más de diez 

y siete mil libros de aquel siglo glorioso, y entre ellos 

muchos de los libros de Colón anotados por su puño y 

to letra, y varios mapas de los utilizados en sus viajes. 

En una de las naves laterales de la catedral está el 
mausoleo que conserva los restos de Colón, traídos de la 
Habana en 1897, Este hermoso monumento es de már- 
mol y bronce. Fué erigido en Cuba en 1892, y traído a 
15 España años después. 

Cuatro figuras alegóricas representando a Castí^ 
León, Navarra y Aragón sostienen en los hombros el 
sarcófago que contiene los restos del gran descubridor, 
y en la base del monumento se lee una inscripción refe- 
10 rente a la separación de España y Cuba. Este crucero, 
cerca de la Puerta Lonja, donde descansa el famoso 
genovés, es de especial interés a los turistas de las dos 
Americas, que le rinden allí su tributo de gratitud. 



Al lado norte de la catedral está la Giralda, «Torre 

*S de la Guarda », que pertenece al mejor período de la 

arquitectura morisca. Se eleva esbelta y majestuosa más 

allá de las más altas torres de la catedral. A su más 

Dglizac .y Google 



INTERIOR DE LA CATEDRAL, SEVILLA 

*7 Llji:»..; Google 



28 ESPAÑA PINTORESCA 

alta explanada se llega por un plano inclinado interior, 
que se eleva gradualmente hasta la última torre. Desde 
allí acostumbraban los moros a vigilar los movimientos 
de las huestes cristianas, y desde allí se llamaba a los 
5 fieles a la oración, por medio de prolongados gritos. 

Hoy d(a representa la Giralda a nuestra alegre Sevilla. 
El repiqueteo de sus campanas es el eco ensordecedor 
de esa ciudad que nació para ser feliz. 

Este notable monumento es digno de la fama de que 
10 disfruta. Su esbeltez y estilo hacen de ella un monu- 
mento encantador. Es la Giralda la más típica alegoría 
dp Sevilla. 



Salimos de la Giralda ensimismados, y al cruzar la calle 
estrecha de Conteros nos detenemos para saludar a la 

15 reja andaluza, vestigio silencioso v poético de nuestros 
romances. 

Y ; qué es la reja española f ; Quién no la conoce í 
j Quién no oyó hablar de sus encantos ? Barrotes de 
hierro que se cruzan horizontal y verticalmente, con cri- 

20 santemos, albahacas, claveles rojos y enredaderas, que 
los trepan y se cruzan en espesa y fragante red, la cual 
esconde y aprisiona a la joven andaluza. 

Pasa un hombre por la calle y se detiene ante una 
reja. El sevillano viene envuelto en la típica capa espa- 

¡5 ñola. Trae el ancho sombrero calado hasta los ojos. Mira 
en todas direcciones, hace un ligero movimiento con los 
hombros . . . ( para desprenderse de la capa ,' No, es para 
sacar una guitarra que traía oculta bajo ésta. 



Al son de los acordes musicales él entona una copla : 
Te quiero, porque te quiero, 
que en mi querer nadie manda ; 
te quiero porque me sale 
de lo profundo del alma. ¡ 

Se abre la ventana de la reja, y se asoma una joven. 
Lleva puesta una rosa en la cabeza. En tono que es 
casi un suspiro le canta: 

Mi novio es alto y moreno, 

y viste con ropa, negra. r 

Mi familia no le quiere ; 

&ta sf que es pena negra. 

Los dos se acercan más a la reja y empieza un cuchi- 
cheo amistoso. 

El hablar por la reja es una de las costumbres más i 
románticas y más sagradas de Sevilla. Los transeúntes 
jamás molestan a los enamorados mirando o escuchando 
sus coloquios. 

VI 

Las casas de Sevilla son bajas y están edificadas a 
estilo oriental, con un patio formado por arcos sostenidos a 
por columnas de mármol. En medio del patio hay una 
fuente que surte agua constantemente, refrescando la 
atm(5sfera, las matas y los naranjos en ñor. 

Durante el verano viven las familias en la planta baja. 
Nadie piensa en salir a la calle durante las horas de calor. 2 

Sevilla es animación por todas partes. En una plazuela 
se ve un corro de gente, y bailan en el centro de éste 
una media docena de parejitas jóvenes. Bailan un baile 




UN BAILE EN SEVILLA 



c^yGoogli; 



SEVILLA 31 

en que ella reservada y él perseguidor reproducen con 
sus contoneos, miradas y avances algo así como una 
comedia en mímica. 

Varias doncellas y jóvenes cantan coplas a las parejas. 
Canta un caballerito, dirigiendo miradas a una sevillana 5 
que baila con otro doncel : 

Dices que td a mf me quieres, 
y es mentira, que me engallas, 
' que si tú a mf me quisieras, 
de otro modo me trataras. 10 

Y ella le contesta en tono dulce : 

Lloro mientras tú rfes, 

lloro mientras tú cantas. 

Las penas que a mf me sobran 

son las que a tf te hacen falta. 1 5 

Y así pasan la velada. 

En Sevilla, como en casi todo el resto de España, se 
empieza a vivir a las dnco de la tarde. Las calles no 
quedan desiertas hasta pasada la media noche. A esa 
hora romántica se acercan tos novios a las rejas para ¡o 
pelar la pava, y comienzan las serenatas. A lo lejos se 
oye el repiqueteo de los palillos y e! rasgueo de la gui- 
tarra interrumpido por joviales carcajadas, que nos anun- 
cian que, quizás, quizás, el sevillano ha vislumbrado el 
misterio de como pasar mejor y más amenamente esta 25 
existencia tan incierta. . . . 



c .y Google 



LA CABEZA DEL REY DON PEDRO 
I 

Pedro el Cruel, llamado también el Justiciero, ha dejado 
cual ningún otro monarca castellano el indeleble sello de su 
personalidad en la muy noble y muy leal ciudad de Sevilla. 

Los salones y los jardines del Alcázar evocan el re- 
S cuerdo de María de Padilla, la mujer que llegó a fasci- 
narle, dominando su voluntad por completo. Una sala 
sombría del hermoso palacio tiene sobre el pavimento 
marmóreo manchas oscuras, las cuales se nos dice son 
la sangre de Don Fadrique, gran maestre de Santiago, 
lo a quien Pedro su hermano mandó asesinar traidoramente. 

Su espíritu parece que aun vaga por las calles de la 
ciudad, que fué en su tiempo capital del reino castellano. 
Estas calles fueron mudos testigos de sus terribles aven- 
turas y de sus misteriosas escapatorias. 
15 Muchas de estas calles tortuosas y oscuras tienen nom- 
bres legendarios, que traen a la mente el lúgubre recuerdo 
del incomprensible rey castellano. 

A una calle tenebrosa llaman los sevillanos Ja calle 
del Rey. Más allá vemos una calle angosta de casas con 
20 paredones inmensos y altas murallas ; es ésa la calle de 
Don Pedro Niño. En una revuelta de callejones estre- 
chos y torcidos vemos el busto del inflexible monarca, y 
sabemos que nos hallamos en el distrito de la Cabeza 

^' D.3l.zac.yGOOgle 



LA CABEZA DEL REY DON PEDRO 33 

del Rey Don Pedro, lugar que tiene como muchos otros 
una leyenda singularísima. 

Durante el reinado de Don Pedro pasó éste muchas 
leyes, intentando restablecer la paz del reino ; y hasta 
llegó su celo al extremo de intentar poner coto a los 5 
numerosos duelos que por un quítame allá esas pajas se 
suscitaban a continuo. 

Cierto día escribió un mandato que rubricó su pluma, 
en el cual prohibía el rey bajo la pena de muerte batirse 
en duelo. n 

Noches después, cuando ya el rey había echado en 
olvido aquella real orden, [aseábase solo y de incógnito 
por las angostas calles de Sevilla. 

En un callejón lóbrego tropezó con un hombre; a la 
luz de unos cirios, que alumbraban una tosca imagen, en 1 
un recodo de la calle, vio la cara del desconocido. Era 
su rival, un duque linajudo, el hombre a quien el rey 
odiaba. 

Una idea feroz cruzó por la mente del rey justiciero. 
La calle estaba solitaria y oscura ; el lugar era apartado 1 
y misterioso ; la hora era a propósito para una cruel ven- 
ganza o para un franco duelo. Optó por lo segundo. 
Siguió a su rival, y cuando volvió a verle el rostro, a la 
luz incierta de una aceitosa linterna que pendía de un 
viejo portón, arrojóle el guante a la cara y le citó a un * 
duelo allí mismo. 

En la tenebrosa callejuela brillaban los ojos de aquellos 
dos hombres que se odiaban a muerte. En el silencio 
intenso de la noche plácida se oía el chocar de los aceros 
que repercutía por la angosta calle. 3 

D.3l.zac.yGOOgle 



34 ESPAÑA PINTORESCA 

Al ruido de las espadas despertóse sobresaltada una 
bruja vieja, la cual habitaba una de aquellas viviendas 
desmanteladas y sombrías ; e iba ya a encender un candil 
cuando oyó un golpe sordo, como el de un cuerpo que 

5 cae sobre el pavimento de piedra. A los pocos instan- 
tes oyó unos pasos firmes que se alejaban más y más 
calle arriba, y de pronto llegó a sus oídos una risotada 
horrible, una carcajada siniestra ; semejante al graznido 
de un cuervo o al grito de una fiera hambrienta. 

lo La bruja sintió un escalofrío intenso ; tembló horrori- 
zada, presa de un miedo sin límites ; aquella risa la cono- 
cía todo el mundo ; era la risa feroz del Rey Cruel. 

La aterrorizada bruja encendió un candil, asomóse tem- 
blorosa a la puerta : en la calle yacía un hombre muerto, 

15 y en un muro viejo de un abandonado convento graznaba 
un buho. ... 

' II 

El cuerpo yerto del malogrado duque fué llevado al 
corregidor de Sevilla. Era este un hombre anciano, recto, 
cumplidor de su deber, temeroso de Dios y de su rey, 

10 El corregidor investigó el caso ; era evidente que el 
duque había muerto en un duelo, pero ¿ quién era el ase- 
sino ? ¿ A quién hacer pagar con la muerte la cara vida 
del noble duque? Decidióse el anciano a ir al rey para 
contarle lo ocurrido, 

í5 — Señor corregidor, — díjole el rey inmutable, — vos 
sois responsable de que tos reales mandatos se respeten en 
Sevilla, y habéis de saber que no consentiré que un hom- 
bre mate a otro impunemente. Si de aquí a veinticuatro 

Dglizac^yGOOglt: 



LA CABEZA DEL REY DON PEDRO 35 

horas no habéis hallado al asesino, vos pagaréis con 
vuestra propia vida este ultraje a mi última ley. 

Saludó al rey respetuosamente el ancianía corregidor, 
y salió tembloroso de ta real cámara. Del Alcázar mar- 
chóse a la funesta calle, a aquella calle solitaria y aban- ; 
donada, en cuyas carcomidas murallas anidaban cuervos y 
alimañas, y -en cuyas casas cavernosas brillaban intensa- 
mente los redondos ojos de buhos hambrientos. 

De pronto notó que había alguien en una destar- 
talada y ruinosa casa. Entró. Era la vivienda de la 1 
pobre bruja. 

Sí, ella sabía lo del duelo ; habla oído el chocar de los 
aceros, los pasos siniestros del satisfecho asesino, la risa 
horrenda del rey Don Pedro . . . , y cuando se asomó a 
la puerta vio, a la luz oscilante de un candil romano, un 1 
cuerpo muerto en medio de la calle, y allá en la muralla 
del convento abandonado graznaba un buho. . . . 

III 
Al día siguiente presentóse el desdichado corregidor 
ante el inflexible monarca. 

— f Sabéis ya quién mató al duque ,' — preguntóle el rey i 
cínicamente. 

— Sí, señor, fuisteis vos mismo, rey don Pedro, He 
sabido que después del duelo su majestad se rió estri- 
dentemente, y bien sabe su majestad que su risa es muy 
conocida de todos sus subditos. a 

El rey justiciero meditó un momento. 
Era verdad, aquella noche al alejarse dejando tendido 
en la calle el cadáver de su rival, se había acordado, de 

D.3l.zac.yGOOgle 



36 ESPAÑA PINTORESCA 

pronto, de que días antes había firmado una ley prohi- 
biendo los duelos. 

Sí, se había reído, fuerte, muy fuerte, porque le hizo 

gracia ser el primero en quebrantar su propio decreto 
5 real. El corregidor había cumplido con su deber, habla 

encontrado al verdadero culpable. 

El rey Pedro I de Castilla era el asesino, y según la 

real orden debían cortarle la cabeza en el mismo lugar 

en que se llevó a cabo el duelo, 
lo Para acallar su conciencia, y para cumplir la ley, el rey 

justiciero mandó poner en aquel trágico lugar una cabeza 

de piedra de sí mismo. 

Han pasado cinco siglos desde aquella fecha, pero aun 

está allí el busto det rey cruel, y todavía existe la calle 
15 de la Cabeza del Rey Don Pedro, en la cual desembocan 

la calle del Candil y el callejón de la Bruja. 



c-.y Google 



UN RECUERDO DE LA CATEDRAL 
DE SEVILLA 

Al fin tuvimos que despedimos de la histórica ciudad 
de Sevilla. Fuimos por última vez a la suntuosa catedral. 

Al entrar, un olor a humedad llenaba la iglesia, y el 
sombrío recinto parecía estar sumido en profundas tinie- 
blas. Poco a poco nos fuimos acostumbrando a la obscu- 5 
ridad. Las columnas góticas empezaron a dibujarse entre 
las sombras como esotros gigantescos. En el silencioso 
templo nuestros pasos lentos resonaban sordamente. 

Una anciana estaba rezando delante de la capilla del 
Baptisterio, alumbrada débilmente por dos lámparas de 10 
plata. Ella murmuraba sus plegarias, pasando con lenti- 
tud las desgastadas cuentas de su rosario. Un chicuelo 
que había a su lado, apretando en una mano un carbon- 
cillo, dibujaba en el blanco mármol del pavimento caballos 
y coches, y con la otra mano se agarraba fuertemente a 15 
las feldas de la abuela. 

Un rayo de sol penetrando por una alta vidriera daba 
con su refracción multicolor tintes fantásticos a las lúgu- 
bres naves de la catedral. 

Algunos cirios chisporroteaban frente al altar, y cerca ío 
de él una joven de rodillas f)erTnanecfa en éxtasis. 

Vestfci de negro, la mantilla que cubría sus cabellos 
parecía dar más brillo a sus ojos penetrantes. 



c^yGooglt: 



38 ESPAÑA PINTORESCA 

De pronto oímos el ruido metálico de las llaves en las 
puertas ; nubes de incienso comenzaron a perfumar la at- 
mósfera ; del órgano brotaron tonos profundos que se tro- 
caron después en notas agudas y melodiosas, en trino de 

i pájaros. Los curas entraron con paso lento y pesado, 
murmurando sus cantos litúrgicos ... y empezó la misa. 
Todos se arrodillaron ; yo también doblé un instante la 
rodilla para despedirme de la grandiosa catedral, donde 
con frecuencia había encontrado un lugar de quietud, de 

o encanto artístico, de soledad soñadora, que inspiró muchas 
veces mis ideales, y mitigó en ocasiones mis pesadumbres. 



c .y Google 



LA ALHAMBRA 

I 
Nuestro corazón late con fuerza al aproximamos a la 
hermosa Granada. La noche pasa lenta, muy lentamente; 
las estrellas comienzan a palidecer, y al fin divi- , j 
samos las delicadas Hne 
lejos, por encima de los i 

mosa ciudad vemos el 
Darro, río de oro, y i 
allá de los tejados rojizc 

de los graciosos mirado i 

la vega de Granada 
salpicada de olivos y 
de álamos, y las mura- 
llas vetustas de aldeas 
pintorescas. i 

Hacia el norte se 

ve a la Sierra Nevada 

, elevar hasta las nubes 

sus cimas cubiertas de 

, , LA PUERTA DE JUSTICIA 

nieve, y en lo alto n 

,f de un cerro, más allá de las torres de la Alhambra, los 
delicados arcos del Generalife brillan bajo la tierna caricia 
de los rayos del sol. 

El ambiente tiene la dulce quietud del estío. 
39 

Llji:»..; Google 



40 ESPAÑA PINTORESCA 

En las afueras hay lentos borricos que caminan despa- 
cio por veredas cercanas al río, mientras que en el corazón 
de la ciudad se divisan hombres embozados en capas, que 
pasean silenciosos, fumando el eterno cigarrillo. 
i El murmullo de las aguas del Darro se confunde con 
el repiqueteo de las campanas. Los mendigos perezosos, 
que duermen bajo un sol abrasador, nos presentan una 
Granada muy diferente de la de Boabdil y de los antiguos 
califas, pero no por eso menos pintoresca. 



II 

lo Hay en la colina de la Alhambra una atm(Ssfera 
primaveral y una brisa cargada de perfumes de los altos 
jardines moriscos. 

Las macizas murallas del palacio árabe se destacan en 
lo alto de la colina. Las torres Bermejas, que fueron 

15 testigos de tantas leyendas, aparecen en lontananza por 
entre las hojas de corpulentos olmos. El agua de las 
fuentes de mármol, en las cuales se hallan escritas las 
hazañas de arrogantes guerreros, susurra armoniosa , . . , 
y todo evoca el recuerdo de aquellos tiempos románticos 

ío y de aquella raza morisca de suerte tan desgraciada. 

Subiendo la verde colina, poblada por grandes árboles, 
donde anidan ruiseñores que cantan a la salida del sol y 
al atardecer, nos encontramos con una explanada ; a la 
izquierda está la puerta de Justicia, un torreón cuadrado 

í5 y macizo, que sirve de entrada a la fortaleza. Es ésta la 
única puerta que queda de las cuatro que en la antigüedad 
conducían a la Alhambra. 



n,ze..,Goi>gli; 



LA ALHAMBRA 4 1 

Se llama puerta de Justicia porque allí solía sentarse 
un cadí, encargado de resolver los conflictos que eran 
demasiado triviales para ser consultados con el califa. 

Hay muchas leyendas que se refieren a una mano 
tallada en la parte alta de esta puerta. S 

£sta entrada tan sólida está muy bien preservada. Las 
puertas de bronce, que se abrieron en 1492 a las huestes 
capitaneadas por Femando I e Isabel, permanecen ailn 
sobre sus goznes. 

Todo el lujo oriental, todo el esplendor de la arquitec- 10 
tura morisca, aparece ante nuestra vista al pasar por una 
puerta, abierta en el siglo xvii. Por esta puerta se entra 
en el patio de los Arrayanes. Allá en el fondo se destaca 
la sólida torre de Gomares. En ella está el salón de Em- 
bajadores, el más amplio de la Alhambra, En el centro, 15 
la extensa cisterna refleja los verdosos arrayanes, los na- 
ranjos en flor y las adelfas que la bordean ; y en sus aguas 
cristalinas y frescas juguetean miles de peces de colores. 

El patio de los Arrayanes era en tiempo de los moros 
la única parte del edificio donde se permitía la entrada 20 
al público. 

En el fondo, al través de los arcos arábigos, se divisan 
curiosas inscripciones árabes, las cuales cubren las paredes 
y las galera. Allá lejos, en el fondo de las salas se ven 
celosías moriscas. ... 25 

El salón de Embajadores que ocupa toda la torre de 
Gomares se usaba para coronaciones y festejos reales. 
Desde sus bajas ventanas puede verse el barrio gitano de 
Albaicín, y la doble hilera de cipreses que crecen a las 
prillas del Darro. 30 

Dglizac .y Google 



42 espaNa pintoresca 

El patio de los Arrayanes se comunicaba con el patío 
de los Leones por una puerta tan pequeña que solamente 
puede pasar por ella una persona. Tiene este patio una 
forma rectangular, y está rodeado por galerías y pabe- 
5 llones sostenidos por graciosas columnas de mánnol y 
arcos moriscos. 

La luz abundante cae sobre las delicadas columnas y 
los arcos. Los azulejos de múltiples colores se hallan tan 
admirablemente combinados que toda descripción resulta 
lo pálida y deslucida. 

En el centro se halla la famosa fuente de los leones, 
que da nombre al patio. Sobre las espaldas de doce leo- 
nes descansa la piscina de la fuente, que en su tíempo 
fué una obra de arte. Los animales están toscamente 
15 esculpidos porque la ley del Corán prohibía a los Maho- 
metanos representar seres vivientes. 

Las anchas inscripciones arábigas, que se entrelazan con 

hojas y capullos de flores, son poemas escritos en loor al 

arquitecto de la Alhambra. Entre los arabescos blancos 

:o aparece con frecuencia el escudo del constructor, con este 

devoto lema : « No hay más conquistador que Dios. » 

A la derecha se halla el salón de los Abencerrajes. El 
guía pone siempre especial cuidado en enseñamos algunas 
manchas rojizas en el blanco mármol del pavimiento, las 
25 cuales nos dice son la sangre de los últimos Abencerrajes : 
una tribu poderosa de moros, vilmente asesinada por 
Boabdil et Chico. Es ésta una de las leyendas históricas 
de la Alhambra. 

Pero nos deleitan más aquellas otras narraciones román- 
30 ticas de Irving, Chateaubriand, Villaespesa, leyendas d^ 

Dglizac^yGOOglt: 



LA ALHAMBRA 43 

sultanas y cristianos cautivos ; de califas despóticos y 



Aquí, en la suave quietud de este palacio de hadas, 
creemos oír el ruido de cimitarras, las pisadas de soldados 
y el sonido de flautas y címbalos. Se nos antoja que en 5 
los patios danzan bailarinas hermosas, y que moros recli- 
nados sobre divanes de seda saborean bebidas aromáticas. 



EL PATIO UE LOS AHKAYAMES 

El salón contiguo es el de Justicia, notable por haber 
servido también de capilla cristiana a los reyes católicos 
mientras se edificaba la catedral de Granada. 10 

Hacia el norte del patio de los Leones está el salón 
de las Dos Hermanas. Es éste el saloncito más elegante 
de toda la Alhambra. Se llega a él bajando unos esca- 
■lones de mármol. Y allí, detrás de una fuente, en la 
penumbra del fondo, entre arcos sostenidos por columnas 15 
de alabastro, se ve el balcón de la Favorita, que se abre 

L,„z... Google 



44 ESPAÑA PINTORESCA 

al atardecer sobre el perfumado jardfn de Lindaraja, con 
sus verdes cipreses y naranjos. 

Los cómodos divanes son modelos de buen gusto y de 
riqueza, y sus esmaltes son los más famosos de España. 
5 Todo es sorprendente en la Alhambra : el arte morisco 
de su arquitectura, el poético romanticismo de sus pasillos, 
salones y patios ; el colorido de los azulejos, y sobre todo 
la paciencia de los moros que edificaron tal obra. 

En todas partes encontramos belleza de líneas y de 
lo colorido. No es extraño, pues, que sean tantas las leyendas 
sobre este palacio. 

Al cruzar los salones y las galerías vemos patios con 
piscinas de mármol, donde juegan peces de colores. En 
las verdes aguas de las fuentes se reflejan los arrayanes 
15 y los cipreses. 

A lo lejos divisamos, el Darío y casitas de tejados rojos 
que salpican la vega de Granada. 



III 

La ciudad de Granada descansa al pie de la colina de 
la Alhambra. Granada más que ciudad andaluza parece 

a una ciudad castellana. Sus calles son estrechas y torcidas, 
pero las casas son altas y con muchos balcones. 

Granada, como el resto de las ciudades importantes de 
España, tiene una catedral, que fué edificada en 1527 en 
el lugar ocupado por la gran mezquita morisca. 

5 Esta magnifica catedral se halla rodeada por tantos edi- 
ficios que su exterior ha perdido mucho mérito. El inte- 
rior ha sido renovado muchas veces, y con la profusión 



LA ALHAMBRA 45 

de colorido y la acumulación de adornos, carece de la 
sencillez que tienen otras catedrales españolas. 

La catedral nos interesa en extremo por estar ente- 
rrados en ella los reyes Femando e Isabel, y sus hijos 
Juana la Loca y Felipe. 5 

El interior de esta capilla real nos impresiona. 

En el retablo se ve un artístico bajo relieve que 
representa la toma de Granada y la conversión de los 
moriscos. Junto al altar aparecen de rodillas, en oración, 
las estatuas de los Reyes Católicos, Fernando e Isabel. 10 
Se asegura que estas estatuas son muy idénticas a los 
originales. 

En la pared se hallan esculpidas estas palabras : 
« Esta capilla fué fundada por los muy católicos Don 
Fernando y Doña Isabel, reyes de España, de Nápo- 15 
les, de Sicilia y Jerusalem ; los cuales conquistaron este 
reino y lo convirtieron a la santa fe, y adquirieron 
las Islas Canarias y las Indias y también la ciudad de 
Oran y Trípoli; aplastaron la herejía, expulsaron a los 
moros y a los judíos de estas regiones y reformaron la 20 
religión católica.» 

Esta inscripción confirma la grandeza del imperio 
español en el siglo xvi, y trae a nuestra mente el 
recuerdo grato de esa raza de caballeros y trovadores. 
Confundidos en mágica visión aparecen ante nuestros 25 
ojos moros y cristianos, sultanas y abencerrajes. 

Pero el sonido argentino de la campana de la Torre 
de la Vela nos hace salir de nuestros ensueños fantás- 
ticos, y de mala gana dirigimos nuestros pasos al barrio 
gitano. 3" 

Dglizac .y Google 



46 ESPAÑA PINTORESCA 

Allí también encontramos mucho colorido y mucha 
felicidad, y tampoco faltan música y baile. En las cuevas 
gitanas, donde rara vez penetra el sol, resplandecen mil 
cacharros de lustroso cobre y pulido bronce. Junto a una 
S camita hay un altar alumbrado por un viejo velón, que 
derrama su luz fluctuante sobre un tiesto de claveles rojos. 



.y Google 



LEYENDA DE SAN ANTÓN 



Ella era hermosa. Tenía ojos oscuros que brillaban 
como diamantes negros, labios como rubies, y sus mejillas 
parecían pétalos de suave rosa. Su voz era como el 
canto de los pájaros ; era su risa como el toque de cam- 
panas de plata ; y sus lágrimas cual gotas de rocío, que 5 
titilaban cual estrellas lejanas. 

Por Conchita se morían los príncipes. Por Conchita 
se batían en duelos famosos los nobles del reino. Por 
Conchita luchaban en torneos los caballeros. 

A la media noche cuando Granada dormía, cuando la 10 
luna alumbraba su callecita estrecha, cuando las flores de 
las rejas esparcían sus aromas embriagadores, un caba- 
llero arrogante se paraba bajo su ventana y le cantaba : 

Una estrella se ha perdido, 

Y en el cíelo no parece : 15 
En tu cuarto se ha metido, 

Y en tus ojos resplandece. 

Venía después otro noble, y entonaba esta copla : 

En el fondo del mar nació !a perla, 

En la alta roca la violeta azul ; ío 

En las nubes la gota de rocío, 

Y en mi corazón tú. 

■»7 - L)ji.za..yG00glc 



ESPARA PINTORESCA 

Murid la perla en imperial diadema. 
En búcaro gentil murió la flor, 
En el suelo la gota de rodo, 



í Y así se sucedían las serenatas, y así era Conchita 
adorada. 

Conchita a ninguno sonreía ; nadie sabía cómo com- 
placerla. 

Pasó un día por la calle estrecha un borrico con un 
o serón cargado de tiestos : macetas con preciosas flores. 
Paróse el vendedor ambulante frente a la casa de Con- 
chita, y con hermosa voz de tenor pregonó su mercancía: 

Llevo claveles rojos 
Y pensamientos, 
5 Llevo nardos, jazmines. 

Todo lo bueno. 

Conchita se asomó a la ventana. Miró el vendedor 
a la bella andaluza. Tropezó e! borrico, cayéronse los 
tiestos y se rompieron ... y también quedó destro- 
o zado el corazón del vendedor Manolo. 

II 

Todos los días pasaba Manolo por la calle, con su 

burro engalanado de tal modo que parecía artístico 

puesto de flores, y todos los días se asomaba Conchita 

a su :balcón a oírle pregonar su mercancía, cantando a 

5 modo de serenata. 

Llegó el dia en que Conchita había de escoger marido. 
La joven tenía muchos pretendientes, y decidió ponerlos 
a prueba. 

Dglizac .y Google 



LEYENDA DE SAN ANTON 

Seis entraron en la con- 
tienda; entre ellos, Manolo. 

— Llevaréis todos un 
cirio al altar de San Antón, 
mi santo favorito, y el cirio 
que más dure será el de mi 
favorecido. 

Fueron los cinco a las 
mejores cererías a comprar 
a peso de oro las mejores 
vetas ; pero subió Manolo 
a su casita en lo alto del 
monte, y de la cera de sus 
abejas hizo un cirio rústico, 
pero sólido. . . . 

El día de la prueba el 
cirio de Manolo brilló más 
que ninguno de los otros. 

Celosos todos de Ma- 
nolo pidieron una segunda 
prueba. 

— Cadauno, — dijoCon- 
chita, — me traerá una rosa, 
yo me la pondré en el pelo 
bajo la mantilla, y la rosa 
que no se marchite durante 
mis plegarias a San Antón 
será la de mi prometido. 

Marcharon los cinco a *- 
comprar las más costosas vendedor de flores 

p„,, Google 



so ESPAKA PINTORESCA 

rosas ;' pero subió Manolo a su casita en lo alto de la 
montaña y cogió de su jardín la rosa más resistente. 

Aquella tarde, al salir Conchita de la iglesia, notaron 
todos que sólo la rosa de Manolo lucía sus frescas hojas 
5 bajo la graciosa mantilla de la señorita. 

Todavía pidieron los pretendientes otra prueba. 

— Pues bien, — dijo Conchita, — vendréis maflana, 
caballeros sobre vuestras caballerías, y el animal que 
bendiga San Antón será el de mi caballero. ' 
lo Engalanó Manolo a Perico, su burro, con cintas de 
vivos colores y cascabeles de plata, y llegó orgulloso a la 
iglesia. ' 

Pasaron ante el santo los caballos con sus nobles 
señores, todos lucieron su agilidad y elegancia, 
15 Llegó Perico lentamente, paróse ante el santo, agachó 
las orejas, y al doblar las patas delanteras para arrodi- 
llarse ante el altar . . , , levantó el Santo la niano en 
señal de bendición. 

Casáronse después Manolo y Conchita, y vivieron 

20 felices en la casita blanca de tejado rojo en lo alto de 

la montaña, entre pájaros cantores y flores vistosas y 



San Antón ha sido desde entonces el santo predi- 
lecto de las doncellas, el que da novios a las solteras, 
i5 Y desde aquel día, todos los años van los lentos borricos 
a las iglesias de San Antón, en conmemoración de aquella 
fecha, para que el amable santo bendiga sus pacientes 
cuerpos. 

Dglizac .y Google 



LA CUNA VACÍA 

Bajaron los ángeles, 

besaron su rostro, 

y cantando a su oído dijeron : 

— Vente con nosotros. 

Vio el niño a los ángeles 

de su cuna en torno, 

y agitando los brazos les dijo : 

— Me voy con vosotros. 

Batieron los ángeles 
sus alas de oro ; 

suspendieron al niño en sus brazos 
y se fueron todos. 

De la aurora pálida 

la' luz fugitiva 

alumbró a la mañana siguiente 

la cuna vacía. 

José Selgas 



)j,:», -.Google 



EN CÓRDOBA 



— A Córdoba vamos mi señora y yo — dijo el francés 
guardando su Ilustración en el bolsillo, Quintín saludó. 

— Debe ser una ciudad interesantísima, ; verdad ? 

— ¡ Oh, ya lo creo ! 

5 — Mujeres encantadoras con el traje de seda . . , todo 
el día en el balcón, 

— No, todo el día no, 

— Y el cigarrito en la boca, ; eh .' 

— No. 

lo — ¡ Ah !, pero ¿ no fuman las españolas ? ■ 

— Mucho menos que las francesas. ' 

— Las francesas no fuman, caballero — dijo la señora 
un tanto indignada. 

— ¡Oh! Yo las he visto en París — exclamó Quintín. 
15 — En cambio, en Córdoba no verá .usted una que fume. 

En Francia no nos conocen ; creen que todos los espa- 
ñoles somos toreros, y no es verdad. 

— ¡ Ah ! no, lio, perdón — replicó el francés, — noso- 
tros conocemos muy bien España. Hay dos Españas, 

2t> una la del Mediodía, que es la de Theophile Gautjer, y 
otra, la de Hemani, de Victor Hugo. Porque no sé si 
usted sabrá que Hemani es una ciudad española. 

- ^ p„,„,G<»5gli: 



EN CORDOBA 53 

— Si, la conozco — -dijo con aplomo Quintín, que no 
había oído citar en su vida el nombre del pueblecillo 



— Una gran ciudad. 

— Seguramente. ¡ 
Quintín, al decir esto, encendió un cigarro, pasó la 

mano por el cristal empañado de la ventanilla hasta 
dejarlo trasparente, y se puso a canturrear mientras con- 
templaba el paisaje. Con el tiempo húmedo y lluvioso, 
era triste aquel campo desierto, sin una aldea en toda la i 
extensión abarcada por la vista, sin caseríos, únicamente 
con algún cortijo pardo a lo lejos. 

Pasaron estaciones abandonadas, cruzaron extensos oli' 
vares con sus olivos en grandes cuadros, puestos en línea, 
sobre las lomas rojizas. £1 tren se acercó a un río ancho 1 
de aguas arcillosas. 

— (■ El Guadalquivir ? — preguntó el francés. 

— No sé — contestó Quintín distraído. 

Luego sin duda le pareció mal esta confesión de su 
ignorancia ; miró al río como si éste le fuera a decir su 2 
nombre, y añadió : — Es un afluente del Guadalquivir. 

— ¡ Ah ! i Y cómo se llama ? . 

— No recuerdo. Creo que no tiene nombre. 

Empezó a llover más fuerte. La tierra iba convirtién- 
dose en un barrizal, las hojas viejas de los olivos hume- 2 
decidos relucían negruzcas, las nuevas brillaban como si 
fueran de metal. Al moderar el tren su marcha, parecía 
arreciar la lluvia, se oía el repiqueteo de las gotas en la 
cubierta del vagón, y el agua se deslizaba por los cristales 
de las ventanillas en anchas fajas brillantes. 3 

Dglizac^yGOOglt: 



ESPAÑA PINTORESCA 



II 



¡ Qué distinto todo ; qué diferencia del ambiente claro 
y limpio, con el aire gris, del sol refulgente de Córdoba, 
con aquel sol turbio de los pueblos brumosos y negros 
de Inglaterra ! 
5 — Esto es sol — pensó Quintín — y no aquél de Ingla- 
terra, que parece una obleaj pegada en un papel de estraza!- 

En las plazoletas, las casas blancas de persianas verdes, 
con sus aleros sombreados por trazos de pintura azul, sus 
aristas torcidas y sombreadas por la cal, centelleaban ; y 
lo al otro lado de una plazuela de éstas, incendiada de sol, 
partía una estrecha callejuela húmeda y sinuosa llena de 
sombra violácea. 

En algunas partes, ante las suntuosas fachadas de los 
viejos caserones solariegos, Quintín se detenía. En el 
15 fondo del ancho zaguán, la cancela destacaba sus labrados 
y flores de hierro sobre la claridad brillante de un patio 
espléndido, de sueño, con arcos en derredor y jardineras 
colgadas desde el techo de los corredores, y en medio 
de una taza de mármol un surtidor de agua cristalina se 
20 elevaba en el aire. 

En las casas ricas, los grandes plátanos arqueaban sus 

enormes hojas; los cactus decoraban la entrada, enterrados 

en tiestos de madera verde ; en algunas casas pobres, los 

patios aparecían desbordantes de luz al final de un lar- 

2¡ guísimo y tenebroso corredor lleno de sombra. , , . 

Iba avanzando el día ; de cuando en cuando un embo- 
zado, una vieja con una cesta, o una muchacha con el 
cántaro de Andújar en la redonda cadera, pasaban de 

Dglizac .y Google 



EN CÓRDOBA S5 

prisa, y al momento, en un instante, desaparecían unos 
y otros en la revuelta de una callejuela. En una rinco- 
nada, una vieja colocaba una mesita de tijera, y encima, 
sobre unos papeles, iba poniendo arropías de colores. 

Sin advertirlo, Quintín se acercó a la Mezquita y se s 
encontró ante el muro, frente a un altar con un sotechado 
de madera y unas rejas adornadas con tiestos de flores. 
En el altar había este letrero ; 

Si quieres que tu dolor 

se convierta en alegría, lo 

no pasarás, pecador, 

sin alabar a María. 

Cerca del altar se abría una puerta, y por ella pasó 
Quintín al Patio de los Naranjos. 

Desde el arco de entrada, la torre de la catedral, ancha, i¡ 
robusta, brillante de luz, se erguía en el cielo, y su silueta 
se recortaba clara y neta en el aire puro y diáfano de la 
mañana.' 

Alguna que otra mujer cruzaba el patio, algún canónigo, 
con el birrete y la muceta roja, paseaba al sol, despacio, zo 
fumando, con las manos cruzadas sobre la espalda. En 
el hueco de la Puerta del Perdón, dos hombres- amonto- 
naban naranjas. Se acercó Quintín a la fuente, y un 
viejecillo le preguntó solícito : 

— i Quiere usted ver la Mezquita ? x¡ 

— No, señor — contestó Quintín amablemente. 

— i El Alcázar .' 

— Tampoco. 

— ¿La torre ? 

— Tampoco. 30 

Dglizac .y Google 



Jó kspaNa pintoresca 

— Está bien, señorito. Perdone usted si he molestado. 

— Nada de eso. 

Ill 
Al salir Quintín del Patio de los Naranjos, se encontró 
cerca del Triunfo con el francés del tren y su señora. 
5 El Sr. Matígnon se apresuró a saludar a Quintín. 

— ¡Ohl ¡qué pueblo!, ¡qué pueblo! — exclamó — , 
j Oh !, amigo mío, j qué cosa tan extraondínaría ! 

— ¿ Pues qué le pasa a usted í 

— Mil cosas. 

10 — ¿ Buenas, o malas ? 

— De todo. Figúrese usted que ayer noche, al salir 
de casa y al entrar en el hotel, un hombre con un farol 
en la mano y una lanza corta comienza a perseguirme. 
Yo me metí en el hotel y cerré con llave mi cuarto, pero 

15 el hombre entró en el hotel, me consta, me consta. 

Quintín se echó a reír, comprendiendo que el hombre 
del farol y de la lanza era un sereno. 

— No le haga usted caso al hombre de la lanza — dijo 
Quintín. — Si le ve usted otra vez y comienza a seguirle, 

JO le dice usted con voz fuerte, mirándole a la cara: «Tengo 
la llave.» Es la palabra mágica. Inmediatamente que 
oiga esto el hombre se trá. 

— (Y por qué? 

— ¡ Ah ! Es un secreto. 

=5 — ¡Qu¿ extraño! Se le dice: «Tengo la llave», y se va. 

— Si. 

Pío DE Baboja 



.„,„,Gortglc 



LA ROMERÍA 
I 

Llegó Quintín al lugar de la romería, una pradera 
próxima al arroyo de los Pedroches. 

Desparramada en aquel prado, en grupos, estaba la 
gente. De lejos brillaban al sol los trajes claros y vistosos 
de las muchachas, destacándose en el fondo verde de la ; 
pradera. Quintín se acercó al lugar de la fiesta ; en unos 
grupos se merendaba, en otros tocaban la guitarra y 
bailaban. 

En algunos, en donde sin duda los bailadores eran 
maestros, se amontonaban los curiosos. Un viejo patilludo n 
tocaba la guitarra garbosamente, y un bailador de traje 
ceñido perseguía a una esbelta bailadora con los brazos 
en alto, y se oía el repicar de castañuelas y las voces de 
los jaleadores. 

Era una alegría tranquila, digna, llena de serenidad, i 
Las muchachas con el traje llamativo, el mantón de 
Manila, la flor en el cabello, paseaban acompañadas de 
la dueña de rostro avinagrado y del mozo arrogante. 

Aparte del centro de la romería, familias acomodadas 
merendaban pacíficamente, y los chiquillos y las ñiflas en 2. 
los columpios atados de árbol a árbol se balanceaban j- 
chillaban. 



c .y Google 



58 espaRa pintoresca 

Había vendedores de naranjas y de manzanas, de nue- 
ces y de castañas, y arropieras con sus puestos pequeños 
de dulces. 

Quintín recorrió la feria mirando a un lado y a otro, 
5 buscando a sus primas, y al final, en un sotillo en el que 
no había gente, las vio en un corro formado por varios 
muchachos y muchachas. 

Remedios conoció a Quintín de lejos y le saludó con 
la mano, y se levantó. Quintín se acercó a ella, 
lo — ¿Adonde vas.' — le dijo la niña. 

— A dar una vuelta. 

— i Quieres un bizcocho .' 

— Si me das. 

— Ven. 

!$ Quintín bajó del caballo, se acercó al grupo, dio la 
mano a Rafaela y saludó, inclinándose, a las demás per- 
sonas. Indudablemente Rafaela había indicado a sus 
amigas quién era el caballero, porque Quintín notó que 
varias de las muchachas le miraban con curiosidad. 

ío Tomó Quintín el bizcocho que le dio Rosario. 

— ¿ No se sienta usted .' — le preguntó Rafaela. 

— No, muchas gracias. Voy a dar un paseo por el 
monte. 

— i Qué, se va usted ya ? ^ le preguntó Rafaela. 

.s -SI. 

— ¿ Es que nos tiene usted miedo .' — le dijo Tránsito. 

— Miedo de hacerme ilusiones — repuso Quintín con 
galantería, saludando y yendo a buscar su caballo. 

— i Anda t Llévame a la grupa — saltó Remedios. 
30 — No, no, te vas a caer — dijo Rafaela. 

p„,„,G<>«gle 



LA ROMERÍA 59 

— Si no me caigo — replicó la niña. 

— El caballo es manso — advirtió Quintín. 

— Bueno, entonces llévela Vd. un poco. 

Montó Quintín rápidamente, y Remedios subió en el 
estribo del coche que estaba allí cerca, Quintín se le s 
acercó y le presentó su pie izquierdo para que le sirviera 
de sostén. La niña se apoyó en él, y agarrándose a la 
cintura de Quintín saltó a la grupa del caballo y rodeó 
con los brazos el cuerpo del jinete, 

— Ves como sé — dijo a su hermana, que veía estas 10 
maniobras con miedo. 

— Ya lo veo, ya. 

— ¿ Adonde vamos ? — preguntó Quintín a la niña. 

— Por en medio de la romería. 

Pasaron por entre los grupos; la arrogancia del jinete 15 
y la gracia de Remedios, con su ñor roja en el pelo, 
llamaba la atención de la gente. 

— i Vaya una parejita ! — decían algunos al verlos 
pasar, y ella sonreía y le brillaban los ojos. 

Quintín, siguiendo las órdenes de Remedios, fué y 20 
vino y pasó por los sitios que ella le dijo. 

— Ahora vamos a la sierra. 

Avanzó Quintín cuesta arriba durante una media hora. 

Iba cayendo la tarde ; las sombras de los árboles se 
alargaban en la hierba ; nubes blancas, densas, como ¡5 
bloques de mármol, con las entrañas encendidas, avanza- 
ban lentamente por encima de la sierra ; el aire tenía el 
sabor a romero y a tomillo. 

Córdoba, envuelta en un polvillo de oro, aparecía en la 
llanura ; tras ella ondulaban colinas bajas de un verde 30 

L,„z... Google 



6o ESPAÑA PINTORESCA 

claro ; y estas colinas se escalonaban unas con otras, hasta 
perderse a lo lejos en una bruma dorada producida por 
la vibración de la luz. 

Sobre los tejados del pueblo se erguían las torres de 

5 las iglesias, las cúpulas pizarrosas, los ápices negros y 

puntiagudos. Entre las tapias de la huerta, con el tronco 

muy alto y torcido, se levantaba una gigantesca palmera, 

como una araña pegada al cielo. 

Volvió Quintín con la idea de dejar a Remedios con 
10 su hermana. 

— i Vaya ! ¡ Vaya ! — la dijo Rafaela — No te puedes 
quejar. Te estamos esperando para volver. Anda, baja, 

— No, ahora me va a llevar a casa. ; Verdad, Quintín ? 

— Lo que tú quieras. 
15 — Pues andando. 

— Vamos allá. 

— Tengan ustedes cuidado con los guasones — dijo 
Tránsito, la prima de Rafaela. 

II 
Tomaron el camino del pueblo, entre los grupos que 
¡o volvían de la fiesta. 

Se veía Córdoba a la luz del crepúsculo con sus torres, 
en. donde aun palpitaban las últimas claridades del sol. 
En algunas casas comenzaban a iluminarse las ventanas ; 
en el cielo azul, obscuro, iban apareciendo las estrellas. 
25 Ni Quintín ni la niña hablaban ; marchaban los dos 
silenciosos, mecidos por los movimientos del caballo. 

Llegaron a la Carrera de la Fuensantilla, y de aquí 
siguieron por las Ollerías. 

Dglizac .y Google 



LA ROMERÍA 6l 

En la primera puerta de la ciudad que toparon, la del 
Colodio, Quintín creyó ver un grupo apostado que podía 
tener la intención de asustar los caballos de los que pasa- 
ran, y siguió adelante por el Arco de la Malmuerta al 
Campo de la Merced, 5 

Había aquí un grupo de chiquillos y de mozos, uno de 
ellos con un látigo. 

— Niña, ten cuidado ; agárrate a mi bien — dijo 
Quintín. 

Ella estrechó entre sus brazos la cintura del jinete. lo 

— ¿ Estás ? 

— Sí. 

El grupo de chiquillos y de mozos se acercó a Quintín, 
haciendo uno restallar el látigo. Quintín, antes de que 
tuviesen tiempo de asustar su caballo, picó las espuelasis 
y aflojó la brida ; el animal dio un bote, derribó a unos 
cuantos de los bromistas y comenzó a galopar, espantando 
a la gente. Cuando pasaron el Campo de la Merced, 
Quintín refrenó el caballo y lo puso de nuevo al paso, 

— ¿ Qué te ha parecido, niña .' — dijo Quintín. lo 

— i Muy bien I ¡ Muy bien ! — exclamó Remedios, que 
no cabía en sí de gozo. — Querían tiramos a nosotros.- 

— Y se han caído ellos. 

Rió la niña alegremente. Quintín se dirigió a la puerta ■ 
del Osario, y, pasada ésta, se internó por callejuelas soli- ¡s 
tarias. Iba el caballo al paso y sus herraduras resonaban 
fuertemente en las piedras. 

— i Quieres que te convide ? — preguntó Quintín. 

— SI. 

Pasaron por delante de una taberna que llamaban el 30 



62 ESPAÑA PINTORESCA 

Postiguillo ; Quintín detuvo su caballo, dio dos sonoras 
palmadas, y apareció el tabernero en la puerta. 

— ¿ Qué quiere esta ñifla ? — dijo el hombre. 

— Lo que haya — contestó Remedios. 

5 — ; Unos bollitos y dos medios vasos de Montilla ? 
— ; Te parece bien .' — preguntó Quintín. 

— Muy bien. 

Tomaron los bollos, bebieron, y siguieron adelante. 

Al llegar a la calle del Sol, en el mismo momento se 
(O detuvo un coche en la puerta, del que bajaron Rafaela, 
sus primas y el joven rubio. Éste, que ayudó a bajar a 
las muchachas, dijo a Remedios : 

— I Allá voy ! 

Pero la niña hizo como si no le hubiera visto, y llamó 
15 al señor Juan. 

Quintín tomó a Remedios por la cintura y la dejó en 
los brazos del hortelano ; luego saludó, y se dirigió calle 
arriba. 

Pío DE Baroja 



c .y Google 



MI HERMANA 

En tierra lejana 
Tengo yo una hermana. 
Siempre en primavera 
Mi llegada espera 
Desde la ventana. 

Y a la golondrina 
Que en sus rejas trina 
Dice con dulzura, 

— Por aquella espina 
Que arrancaste a Cristo, 
Dime si le has visto 
Cruzar la llanura. 

El ave su queja 
Lanza temerosa, 

Y en la tarde rosa 
Bajo el sol se aleja. 

Desde su ventana 
A la luna grita 
Mi pálida hermana, 

— Por la faz bendita 
Del Crucificado, 
Dime en qué sendero 
Tu rayo postrero 

63 Llji:»..; Google 



ESPAÑA PINTORESCA 

Su paso ha alumbrado. 
La luna, la vaga 
Llanura ilumina, 
Trémula declina 

Y en el mar se apaga. 

Desde su ventana. 
Mi pálida hermana 
Pregunta al viajero 
Que camina triste, 

— Por tu amor primero. 
Dime si le viste 

Por ese sendero. 
Pero el pasajero 
Su calvario sube. 
Dejando una nube 
De polvo en el viento. 

Acaso yo errante 
Pase vacilante 
Bajo tu ventana, 

Y sin conocerme, 
Mi pálida hermana. 
Preguntes al verme 
Llegar tan lejano, 

— Dime, peregrino, 

;■ Has visto a mi hermano 
Por ese camino ? 



Francisco Villaespesa 

Dglizac .y Google 



La capital de España es una ciudad cosmopolita, y no 
le quedan rasgos puramente nacionales más que en los 
barnos bajos del viejo Madrid, 

Esta ciudad fu¿ elevada al rango de capital por el 
severo Felipe II, Carece de las leyendas y tradiciones 5 
que embellecen a otras ciudades castellanas y andaluzas ; 
pero tiene sinnúmero de tesoros artísticos, arqueológicos e 
■históricos, tales como : . el Palacio Real, la Armería, el 
Museo del Prado, San Antonio de la Florida, el Parque 
del Retiro, el Parque del Oeste, y otros muchos, ro 

Dos son los distintivos característicos de Madrid, la 
vida de la corte y la vida en la Puerta del Sol. 

Esta puerta es una plaza, inmensa, situada donde 
existió hace siglos una puerta que miraba al este, y que 
era la entrada a una antigua fortaleza. 15 

En ella hay magníficos edificios, grandes hoteles, 
lujosas tiendas y cafés elegantes. Es ella el centro del 
tráfico de tranvías, automóviles, carruajes y carros. 
Toda suerte de vehículos antiguos y modernos la cruzan 
a toda&"las horas del día y de la noche. Sus anchas 20 
aceras están siempre llenas de transeúntes, que pasan las 
horas paseándose al sol y a la sombra, hablando acalo- 
radamente de política o de la lotería. 

^5 p„...,Google 



66 ESPAÑA PINTORESCA 

A la ca{da de la tarde la Puerta del Sol ofrece su 
mejor aspecto. La inmensa plaza comienza a brillar bajo 
la poderosa luz de arcos voltaicos y de mecheros de gas 
de mil diminutas tiendas. Los cafés con sus paredes de 

S espejos y sus techos decorados con grotescas pinturas 
están llenos ele gente animada y bulliciosa. Lujosos 
coches que vuelven del paseo de carruajes cruzan la plaza 
lentamente. Airosos jinetes fustigan sus corceles de pura 
raza y desaparecen por entre la apiñada multitud. Mujeres 

10 vistosamente ataviadas pasan del brazo de sus novios ; 
jóvenes, vestidos a la última moda de Londres o París, 
cruzan la calle y miran a las señoritas. 

— ¡La Ci?fre\ ¡El /mparda/l ¡El A.B.CA — vocea 
un vendedor de periódicos. 

IS — ¡Arre, arre! — grita un muletero, que conduce un 

carro tirado por una línea serpenteante de ocho muías, 

colocadas una delante de la otra, A menudo el sonido 

de las castañuelas trae a la memoria bailes cadenciosos. 

Tal es la aparencia de la Puerta del Sol en las tardes 

20 de buen tiempo. En el verano las luces y la animación 
rara vez se extinguen hasta que suenan en los campa- 
narios las melancólicas notas del toque de alba. 

En la Puerta del Sol desembocan doce de las calles 
más importantes y de más tranco en el Madrid moderno. 

i 5 La calle de Alcalá, que es la más ancha y hermosa 
de Madrid, es una de ellas. Allí están situados « clubs > 
aristocráticos, el Banco de España, el «Credit Lyon- 
nais», la Equitativa y otras casas de banca, ricos hote- 
les, tiendas elegantes, iglesias de moda y palacios de 

30 grandes de España. 

Dglizac .y Google 



MADRID 67 

Esta calle hermosísima se halla atravesada por el Paseo 
de Recoletos y el Paseo del Prado, que son partes del 
paseo de carruajes. Al atardecer puede verse a todo 
Madrid paseando por la Castellana. Hay alK paseo de 
coches, de jinetes, y de personas a pie. Los transeúntes 5 
se sientan con frecuencia en hileras de sillas a lo largo 
del paseo, o alrededor de mesitas de mármol, donde 
beben la refrescante horchata valenciana, o agua, azu- 
carillos y aguardiente. 

En la calle de Alcalá está también el parque de 10 
Madrid, conocido por el nombre de Buen Retiro. Este 
umbrío y vastísimo parque nos recuerda los jardines 
reales franceses. Tiene hermosas estatuas, árboles gigan- 
tescos y cuadros artísticos de delicadas flores. También 
llegan allí los coches aristocráticos al atardecer. La 15 
nobleza da la vuelta a la famosa estatua del Ángel 
Caído ; llega hasta el monumento de Isabel la Católica 
en la Castellana y vuelve a sus palacios cuando se 
encienden en los paseos las primeras luces, y volverán 
a repetir este mismo recorrido mañana, pasado y siempre. 20 

Al lado oeste de la Puerta del Sol está la calle Mayor, 
famosa por el atentado a los reyes Alfonso XIII y 
Victoria Eugenia el día de su boda, el 6 de mayo 
de 1906, 

Por ella, cruzando un gran arco a la izquierda, llega- 15 
mos a la Plaza Mayor, que fué en otros tiempos el sitio 
donde quemaba la inquisición a sus perseguidos. Allí 
se celebraron los famosos autos de fe, y se representaron 
al aire Ubre los autos sacramentales de Calderón y de 
jLope de Vega. 30 



68 ESPAÑA PINTORESCA 

Más allá se divisa la torre de los Lujanes, lugar en 
el cual tuvo Carlos V preso a su rival Francisco I, rey 
de Francia. 

Años después, en tiempos de Luis XIV, cuando a 
5 duras penas podían Francia y España sostener la paz, 
decíale Luis XIV al embajador de España :' 

— Os prevengo que como esto continúe así, no será 
difícil el que yo mismo llegue hasta Madrid. 

— No, señor, — contestóle el español lleno de orgullo, 
10 — también estuvo allí Francisco I. 

11 

Al final de la calle Mayor está la Plaza de Oriente, 

en cuyo centro está la estatua ecuestre de Felipe IV, 

una de las más perfectas del mundo. No es esto de 

extrañar, si recordamos que tres de los genios de aquella 

15 época, Velazquez, Montañés y Galileo, tuvieron a su 
cargo este hermoso trabajo. 

Alrededor de una de las plazoletas se ven las curiosas 
y colosales estatuas de piedra de los reyes godos que 
reinaron en España en pasadas centurias. 

20 En el fondo está el suntuoso Palacio Real, que es uno 
de los mayores palacios del mundo. Está edificado de 
piedra blanca. Los balcones de la fachada trasera miran 
a les purpúreos Guadarramas y al río Manzanares, de 
escasas aguas, pero de anchas riberas. 

as El interior de este palacio es tan rico y de tan buen 
gusto que con razón le dijo Napoleón a José, su hermano, 
cuando le trajo para que fuese rey de España : — Her- 
mano mío, tú vas a estar mejor alojado que yo, 

Dglizac .y Google 



.y Google 



c .y Google 



MADRID 69 

Las riquezas que encierra este palacio son extraordi- 
narias. Hay costosos mármoles en el pavimento y en 
las columnas, techos admirablemente tallados, paredes 
bordadas en seda o adornadas con riquísimos tapices, 
mesas de malaquita, jaspe y alabastro, muebles eleganti- 5 
simos, pinturas magníficas y toda suerte de relojes, de 
candelabros y de adornos de un valor inapreciable. 

Cinco son los sitios de especial interés en el Palacio Real. 
La capilla en la cual se celebra la misa regia es un salón 
rico, lleno de objetos de valor artístico e histórico en vitri- 10 
ñas de cristal. Desde allí vemos el salón verde de Gaspa- 
rini, donde los hijos de los reyes reciben el agua bautismal 
traída para la pila de alabastro del río sagrado Jordán, 

El salón de Embajadores o salón del trono es el más 
espléndido de todos. Sus colosales arañas de cristal de 15 
roca, los magníficos espejos, las mesas de mármol y las . 
lujosas colgaduras son de regia magnificencia. 

El salón del trono se usa en las grandes recepciones 
y besamanos. Allí reciben los reyes a los embajadores 
extranjeros, y allí se exponen los reyes muertos durante 20 
los días en que se velan sus cuerpos en el Palacio Real. 

El trono se halla a un lado del salón ; a él se sube por 
unas gradas anchas, custodiadas por dos magníficos leo- 
nes de mármol blanco. Cuando Napoleón entregó el trono 
a su hermano le decía, poniendo la diestra sobre la ca- ¡5 
beza de uno de los leones: — Ya es mía esta España tan 
deseada. — Pero le duró muy poco aquel trono español. 

La biblioteca real contiene una colección de unos cien 
mil libros impresos y manuscritos. Allí está el devocio- 
nario de Femando e Isabel. 30 



■JO ESPAÑA PINTORESCA 

Cruzando e! gran patio donde, a los acordes de la 
marcha real, hay cambio de guarnición todas las maña- 
nas, llegamos a la Armería Real. Ésta contiene la 
mejor colección de armas y armaduras del mundo. Las 
5 joj^s de arte repujado que hay en este museo tienen 
un valor inmenso para el historiador y el arqueólogo, 
pues allí se encuentran todas las armas usadas en la 
Península desde la edad de piedra hasta nuestros días. 
Allí está la silla sobre la cual montó el Cid su famoso 
10 Babieca ; el escudo de Boabdil ; el arnés milanés de oro 
y plata de Colón ; la armadura que usó Hernán Cortés 
en la toma de Méjico, y las plumas cardenales y verdes 
que agitó su mano victoriosa por los campos de batalla 
de los aztecas. Allí está la espada de Pizarro, la armá- 
is dura de Carlos V y los trofeos obtenidos en Oran y en 
Pavía en el siglo xvi. 

En un patío a la izquierda están las reales caballerizas, 
donde vemos más de cien caballos de pura raza, ingleses y 
árabes en su mayoría ; y coches reales de todas las épocas y 
ao de todas clases incluyendo postillones, carrozas de lujo, sillas 
de mano, y hasta las últimas marcas de automóviles fran- 
ceses y americanos. 

III 

Hay en Madrid sitios de interés general, tales como la 

Biblioteca Nacional, que tiene edificio propio en el paseo 

2S de Recoletos, y contiene unos dos cientos cincuenta mil 

volúmenes y manuscritos valiosos de los siglos xi y xii. 

El edificio del Banco Hispano costó más de quince 

millones de pesetas, y es uno de los edificios públicos 

más hermosos de Europa. 

Dglizac .y Google 



MADRID 71 

La Plaza de Toros, situada al final de la calle de 
Alcalá, es un lugar digno de verse. Está edificada a 
estilo hispanomorisco, toda de ladrillos. Tiene cabida para 
más de quince mil personas, y nada resulta tan español 
como asistir a una corrida un domingo por la tarde, cuando s 
torean los mejores espadas. 

La plaza está llena de gente excitada y alegre. . . . 

Los arcos moriscos y las columnas arábigas parecen más 

elegantes y airosas en medio de tanto colorido y tanta 

alegría general. 10 

IV 

El invierno en Madrid ofrece más distracciones que en 
ninguna otra ciudad de España. Hay magnlñcos teatros de 
todos los géneros, ópera, drama, comedia y zarzuela, tales 
como : el Teatro Real, el Español, la Comedia y la Zarzuela. 
No faltan teatros por horas' en que se dan piezas cortas, y 15 
hay también « vaudevilles », como Lara, Apolo y Eslava. 

Madrid abunda en cafés cantantes. 

Las Cortes están abiertas la mayor parte del año. A 
la agitada vida política se añade la vida de sociedad en 
las casas nobles y en las hermosas embajadas extranjeras, zo 
que son un lugar de « rendez-vous » de la aristocracia. 

Al Retiro y a la Sierra de Guadarrama va la alta socie- 
dad a patinar en el invierno, mientras que las clases obre- 
ras pasan el domingo y los días festivos tomando el sol 
y merendando en los jardines públicos de la Bombilla, en 25 
las afueras de Madrid. En los dfas festivos y cortos del 
invierno, pasan las horas alegremente bailando « chotis » y 
valses «agarraos», a los acordes metálicos de un pianillo 
de manubrio tocado por un chulo madrileño. 

L,„z... Google 



72 ESPAÑA PINTORESCA 

Lo que más hermosea a Madrid son las montañas que 

lo rodean, los altos y purpúreos Guadarramas. El viento 

penetrante y helado que de ellos viene se llama el viento 

de la muerte, que «no apaga un candil», como dice el 

I refrán, « pero que mata a un hombre y a mil ». 



Al hacer excursiones por las montañas nunca faltan 
amenidades ni aventuras. 

Con frecuencia se ve una familia dichosa en alegre 
merienda. A menudo una pareja que camina a caballo 
lo nos saluda con el cordial; Vaya Vd. con Dios. 

Nunca falta un par de gitanos que caminan hacía la 
próxima aldea. 

A veces se divisa por los campos una procesión. Llevan 
una bonita imagen de la Virgen de la Esperanza. Los 
15 campesinos ruegan a la Virgen que les favorezca con 
una abundante cosecha. A lo lejos se oyen las débiles 
y quejumbrosas campanillas del viático que va a visitar 
a un pobre enfermo allá en el corazón de la sierra. 

Dglizac .y Google 



LOS GATOS MADRILEÑOS 

A los madrileños se les llama gatos. Es éste un cali- 
ficativo curioso, que nos sorprende e interesa en extremo, 
y que tiene su origen en una leyenda altamente honrosa 
para los naturales de Madrid. 

Hace muchos años en el reinado de Alfonso VI, du- ; 
rante una de las empresas guerreras de aquella época, 
estaba el rey deseoso de tomar una importante y resis- 
tente fortaleza a los moros. 

Convocó a sus tropas para que viniesen de las diferentes 
ciudades a sitiar la fortaleza ; pero a pesar de ser el día i 
anterior al convenido para el ataque, el regimiento de 
madrileños no acababa de llegar. 

Hallábase el rey disgustado en extremo a causa de 
esta tardanza, cuando a eso del mediodía llegaron los 
madrileños al campamento. i 

Saludó el jefe de las tropas madrileñas al mal humo- 
rado monarca, y acercándose a su soberano le dijo 
humildemente : 

— Mis soldados y yo venimos cansados, y deseamos se 
nos indique un lugar para descansar y para pasar la noche, z 

— Aquél, — contestó el rey severamente, señalando al 
fuerte codiciado e inexpugnable. — Allí hay sitio amplio 
para quienes han llegado demasiado tarde para encontrar 
otro lugar más cómodo aquí. 

" p„.„,Google 



74 ESPARA PINTORESCA 

Saludó ei oficial respetuosamente. Volvióse a donde 
le esperaban sus soldados, repitióles la orden del rey, y 
todos decidieron procurarse alojamiento en la fortaleza 
enemiga, 
5 Las humillantes palabras del rey, el deseo de justificarse 
y el ansia de descanso dieron nuevas fuerzas a aquellos 
extenuados soldados. El regimiento de madrileños se pre- 
cipitó en masa sobre la formidable plaza fuerte. Con una 
entereza irresistible empezaron a escalar las murallas, 
lo Al ruido de la lucha salió el rey de su tienda, y vio a 
los madrileños escalando con agilidad los altos muros del 
fuerte. 

— Miradlos trepar, — exclamó el rey, — parecen gatos. 

Momentos después se unieron a los madrileños las 
15 otras fuerzas del campamento cristiano. Al anochecer 
caía la fortaleza en manos de las huestes alfonsinas. 

Aquella noche los madrileños encontraron amplio alo- 
jamiento dentro de las recias murallas de la fortaleza 



o Desde aquel día memorable, los madrileños tienen a 
mucho orgullo el que se les conozca con el nombre de 
gatos, título honrosamente ganado por sus intrépidos ante- 
pasados en los campos de batalla. 



c .y Google 



SERENATA DE NOCHEBUENA 

Era nochebuena. La luna alumbraba las estrechas y 
bulliciosas calles de Madrid. 

Aunque era ya media noche, yo pennanecfa en la ven- 
tana escuchando el ruido callejero y el murmullo del 
viento ; admirando la hermosura de la noche y el resplan- ] 
dor de las estrellas lejanas. 

Allá abajo bullía el mundo. En las alturas sonreían y 
batían sus doradas alas los ángeles, y el viento acariciaba 
suavemente los niveos picos de! Guadarrama. . . . 

Hasta mí llegaban las múltiples y alegres voces de los i 
trasnochadores, la música suave y melodiosa de una gui- 
tarra y el sonido animado de panderetas y zambombas, 
que acompañaban canciones de Navidad. 

Un caballo pasó a galope bajo mi ventana. Los cas- 
cabeles de su arnés andaluz resonaron alegremente. , 

La voz del sereno anunció en canto monótono la media 
noche y que el cielo estaba despejado. 

De pronto allá en las tenues sombras oí el chirrido 
de una puerta, y voces juveniles susurrando en el pa- 
sillo ; después algo así como el rumor de alas, o tal vez i 
sólo eran pasos diminutos que de puntillas subían las 
escaleras. . . . 

Escuché intensamente, ; qué sería todo aquello ? ¿ qué 
decían aquellas vocecitas misteriosas? 

" D.3l.zac.yGOOgle 



■j6 ESPAÑA PINTORESCA 

En aquel momento llegaron hasta mi los acordes dulces 
de un violin lejano, las trémulas notas de un arpa . . . , 
y después un coro de voces que cantaba allá en la dis- 
tancia, entre las sombras-de la noche y los reflejos plateados 

S de la luna : 

Noche de paz, noche de amor, 

Todo duerme en derredor, 

Solo velan mirando la faz 

De su níno en angélica paz 
lo José y María en Belén. 

Mi puerta estaba abierta, ¡ Ah ! sí, ya se acercaban 
caminando lentamente en la semiobscuridad de los pasillos. 
Al pasar por mi cuarto un rayo de luna que brillaba en 
el corredor me permitió divisar un grupo de iiguras con 

15 ropajes blancos, y llevando en el brazo cestas artísticas 
llenas de frutas y flores. , . . 

V yo, al oír aquellos dulces cantos y las suaves notas 
de los mágicos instrumentos, creí tener ante mi vista una 
visión del cielo, 

20 Y ¿quién sabe.' Porque ¿ quiénes eran aquellas jóvenes 
de ropajes blancos y voces melodiosas .' 

Hoy, al recordar mi última nochebuena en el Instituto 
Internacional, me atrevo a asegurar que yo oí a los propios 
ángeles que cantaron en Belén veinte siglos há. 

25 Allá abajo bullía el mundo. En las alturas sonreían 
y batían sus doradas alas los ángeles, y el viento acari- 
ciaba suavemente los niveos picos del Guadarrama. 



c .y Google 



CANCIÓN DE LA VIRGEN 

Pues andáis en las palmas, 
Angeles santos. 
Que se duerme mi nifio, 
Tened los ramos. 

Palmas de Belén 
Que mueven airados 
Los furiosos vientos, 
Que suenan tanto. 
No le hagáis ruido, 
Corred más paso ; 
Que se duerme mi nifio. 
Tened los ramos. 

El niño divino, 
Que está cansado 
De llorar en la tierra. 
Por su descanso, 
Sosegar quiere un poco 
Del tierno llanto ; 
Que se duerme mi nifio, 
Tened los ramos. 

Rigurosos hielos 
Le están cercando. 



c .y Google 



ESPAÑA PINTORESCA 

Ya veis que no tengo 
Con que guardarlo : 
Angeles divinos, 
Que vais volando, 
Que se duerme mi niño, 
Tened los ramos. 



Lope Félix de Vega Carpió 



c .y Google 



El viaje de Madrid a Segovia es maravilloso. 

La diligencia cruza los soberbios montes Guadarrama, 
con su hilera de muías tordas y su jovial arriero, que 
chasquea el látigo constantemente y habla a los anima- 
les con fraternal cariño : — ¡ Anda, Niña-a-a ! ¡ Muévete, 5 
Coronela-a-a ! j No tropieces, Gitana-a-a-a I 

En la distancia se ven los Montes de Toledo y los 
campanarios de las altas iglesias de Madrid. ' 

De cuando en cuando pasamos ■rápi3ós"~f)oi' delante de 
casitas de campo que después, en* lontananza, parecen lo 
blancas palomas en el verdor de los extensos pinjes. 

Segovia es una ciudad rodeada de árboles. Pinares 
altísimos se elevan desde las márgenes de los arroyos 
formados por los ventisqueros, hasta la roca en la cual 
está asentada la ciudad. . , .. ' 15 

En lo alto de la roca se^ destacan las almenas del 
Alcázar, y más allá aparecen las torres de la catedral. 

Abajo está el valle^esplendoroso. En pinares, álamos 
y robles gorjean los pajarillos. En la tierna yerba pasta 
un rebaño de ovejas, el pastor toca una flauta melodiosa, 10 
y unos campesinos recogen la fruta madura de los cas- 
taños. ... 

'9 D,3l,za..yGOOgli; 



■o ESPAÑA PINTORESCA 

Un acueducto romano cruza el valle y la ciudad. Sus 
N^ múltiples arcos pasan 

, 'i;''**,.,^^ por la Plaza del Azo- 

lejo y traen; el agua 
;sde los montes de Río 
■ío, que están a doce 
juas de Segovia, 
Tjajan^ edificó este 
ueducto hace di eciocho /$^ 
jlbT; pero, a ^a^W" *í 
r éste su origen histó- 
:o, la leyenda referente 
su construcción no 
ja de ser interesante 
divertida. 

Un campesino nos 
ntó la historia. 
Hace muchos años Sa- 
las se enamoró de una 
ren segoviana. Vivía- 'í^ 
g. en la montaña, y to- 
s las mañanas iba por 
ua a la fuente del valle. 
Cierto día le salió el 
aligno al encuentro, y 
dijo galantemente : 
— Eres muy bonita, y 
te casas conmigo, haré 
, — into quieras por com- 

EL ACUEDUCTO DE sEGoviA placerte. 

p„,„,Gortgl(: 



SEGOVIA 8l 

La joven se asustó, y corrió a casa del buen padre 
cura piara pedirle consejo. 

— Mala cosa es disgustar al diablo, — dijo el anciano 
pensativo, — así que, pídele que haga algo imposible, y no 
te molestará más. ; 

Aquella noche meditó mucho la aldeana. Ella estaba 
cansada de ir por agua a la fuente del valle, ¿ por qué no 
pedirle que hiciese un acueducto que trajese las aguas del 
vecino río al monte y a la ciudad, allá en lo alto de la 
roca ? ¡ Aquello era irrealizable I '■ 

Cuando Lucifer se le apareció le dijo la joven 
temblando : 

— Quiero que, en una noche, me construyas un acue- 
ducto inmenso que cruce el valle y la parte baja de la 
ciudad, y nos traiga el agua fresca y abundante de i 
Río Frío. 

Aquella noche se oyeron por toda Segovia los rugidos 
de Satanás, los gruñidos de mil espíritus malignos que 
arrancaban penosamente de las entrañas de la tierra 
enormes piedras de granito, y que ayudaban a su jefe en j. 
la construcción sobrehumana del acueducto colosal. 

Al amanecer estaba terminada la obra. 

Satanás esperó satisfecho a la joven. 

Cuando la segoviana vio el sorprendente acueducto, y 
a Lucifer mirándola sonriente, comenzó a persignarse, i 
asustada y temblorosa. 

Al ver la señal de la cruz, huyó Satanás por montes y 
valles precipitadamente, . . . 

Y todavía seguirá corriendo, porque jamás ha vuelto a 
poner los pies en España. j 

L)jiz»..;G()Oglc 



ESPAÑA PINTORESCA 



II 



Las calles de Segovia tienen una apariencia serena y noble. 
En muchas de las casas, de sombríos paredones y altas ven- 
tanas, hay grandes escudos grabados en piedra ; en las esqui- 
nas hay torres medievales de castillos antiguos y ruinosos. 



EN LAS ESQUINAS HAY T0RRE6 DE' ANTIGUOS CAST^LUIS 

; Por las calles cruzan lentos borricos, que llevan sobre 
SUS cuerpecitos serones llenos de frutas o flores, o grandes 
cántaros llenos de agua o de leche. 

Algunos chiquillos juegan a la sombra de los álamos 
en una alta plazuela. 

o Uno de ellos tiene una curiosa cabeza de toro, tosca- 
mente hecha de cartón y piptada de vivos colores. Se la 
coloca sobre los hombros, quedando) oculta su propia ca- 
beza, y persigue a sus compañeros de juego, que le acosan 
e incitan con capas rojas. 

Dglizac .y Google 



SEGOVIA, , ■ 83 

. i, f>''' 

Es una interesante e inofensiva corrida de toros. Cada 
niño es un torero en miniatura. Unos capean al toro, otros le 
ponen banderillas, hechas de ramas de los cercanos álamos, y 
por fin, otro mata al curioso animal con una espada de palo. 

La pantomima se repite, una y mil veces, con una s 
seriedad que nos divierte en 
extremo. 

Ill 

Siguiendo las calles estre- 
chas, subiendo y bajando por 

escalinatas de piedra, que 10 

forman calles tortuosas, lle- 
gamos al mercado que está 
bajo los arcos del famoso 
acueducto en la plaza del 
Azoquejo. 15 

Por entre los arcos brilla 
el cielo azul. Algunas nube- 
cillas notan perezosamente 
por encima de las torres del 
Alcázar. jo 

^^ ESCALINATAS DE PIEDRA 

Los toldos de los puestos 
forman un grato contraste con los mantones multicolores de 
las mujeres, y con los trajes y alforjas de los campesinos. 

Montones de tomates, naranjas, limones y pimientos 
brillan en el sol. Racimos de frescas uvas y de relucientes 25 
cebollas y ajos cuelgan en airosos festones del techo de 
los puestos. En el suelo, sobre mantas de vivos colores, 
yacen hacinados en artística confusión, melones, sandías 
y toda clase de legumbres. 

Dglizac^yGOOglt: 



§4 ESPAÑA PINTORESCA 

Cerca de los altos arcos los gritos de los carniceros : — 

¡ A peseta el kilo-o-o-o ! ¡ Carne de res y de cerdo-o-o-o I — 

se confunden con el continuo cacarear de unas gallinas 

prisioneras. 

S Los compradores charlan y se pasean al sol, lenta, muy 

lentamente. Los vendedores gritan y venden con la 

tradicional indolencia castellana. Nadie tiene prisa, . . . 

Junto a una fuente beben unos borricos, y en otra 

llenan sus cántaros y conversan unas jóvenes con rosas 

o en el cabello. 

Mujeres con cestas al brazo van y vienen sonrientes 
por entre los puestos artísticos ■ de frutas, legumbres y 
flores : por entre aquel hervidero humano tan lleno de 
colorido y tan tipicamente español. . . . 



c .y Google 



FU EN FRÍA 

Cañada hermosa, cañada 
del puerto de la Fuenfrfa, 
j qué alegre estás, inundada 
por la luz del mediodía ! 
¡ Cuan lozana reverberas 
ante mis ojos cansados ! 
Verdes lucen tus laderas, 
verdes relucen tus prados 
de amarillas 
florecillas 
salpicados. 
Risueño, primaveral, 
sus rayos derrocha el sol ; ■ 
un sol rumboso y jovial, 
clásicamente español. 



Carlos Fernandez Shaw 



)j,:», -.Google 



SAN PEDRO Y BARTOLO EL CARBONERO 
I 

Cierta helada noche de un largo invierno, cuando la 
nieve caía en copos grandes y lentos sobre la escarpada 
sierra de Guadarrama, se encontraron San Juan y San 
Pedro camino de la vetusta ciudad de Avila. Si mala 
5 era la noche, peor era el camino, as( que ambos cami- 
nantes se alegraron sobre manera al divisar, allá en la 
distancia, la choza de un carbonero. 

Llamaron a la puerta. Bartolo, el carbonero, que tenia 
buen corazón y no era amante de la soledad, les abrió la 
lo puerta lleno de gozo. Hizo un gran fuego en el hogar, 
y hasta les ofreció el resto del cocido que le quedaba en 
un pobre puchero. Y ya les estaba preparando sendas 
camas de paja, cuando, cátate, que llaman a la puerta. 

Eran dos caminantes extraviados con el vendaval, pero 

15 a éstos no les abrió la puerta Bartolo con tanto gusto, 

pues sabía que no alcanzaría el cocido para los cuatro. 

Pero San Pedro le dijo afablemente : — No te inquietes, 

Bartolo, y déjales entrar, son amigos nuestros. 

El carbonero les dio acogida, y no bien puso el escaso 
io puchero sobre la lumbre cuando, catate, que llaman de 
nuevo a la puerta. 

Esta vez fué el mismo San Pedro el que abrió y les 
dio la bienvenida. Así fueron llegando en grupos, poco 
a poco, hasta reunirse alU doce caminantes. 

86 ,- I 



SAN PEDRO Y BARTOLO EL CARBONERO 87 

Terminada la comida, cuando vio Bartolo que su po- 
quito de cocido había alcanzado para todos, comprendió 
el generoso carbonero que sus huéspedes eran nada 
menos que los doce apóstoles. 

Aquella noche de feliz que se sentía no pudo Bartolo 5 
cerrar los ojos. 

Al amanecer todos se fueron menos San Pedro, el 
cual se quedó para darle las gracias al carbonero y para 
ajustar la cuenta. Pero el carbonero no quiso cobrar 
nada, y se contentó con que San Pedro le otorgara la 10 
gracia de que siempre ganase a cualquier juego de cartas 
que jugara. 

II 

Pocos años después murió el pobre Bartolo, que jamás 
se aprovechó del privilegio otorgado por San Pedro. 

Camino del cielo suplicó al ángel de su guarda, que 15 
le llevase a la cabecera de algún pobre infeliz cuya alma 
fuera a llevarse el diablo. 

Momentos después llegaron el ángel divino y el alma 
del bendito carbonero al lecho mortuorio de un rico abo- 
gado. El desgraciado dormía, y a su cabecera estaba 10 
Satanás esperando ansioso la hora de su muerte. 

— Vamos a jugar una mano de tute para matar el 
tiempo, — le dijo el carbonero al Maligno. 

— Bueno, — contestó aquél impaciente, — pero ; y el 
dinero para las apuestas.' 25 

— Voy a apostarme algo que vale más que dinero, — 
dijo Bartolo, — apuesto mi alma a cambio de la de ese 
abogado moribundo. 

Sonrió cínicamente el diablo, barajó las cartas lleno de 
i)j,,,.,,.Coo<íle 



88 ESPAÑA PINTORESCA 

gozo ; pero en menos de media hora Bartolo le había 
ganado por completo. El demonio, echando fuego y 
azufre por los ojos y dando furiosos latigazos con el rabo, 
desapareció por la ventana, dando gritos horripilantes. 
S Los gritos despertaron al abogado que expiró al punto. 
El ángel y el carbonero cargaron con su alma y 
llegaron a la puerta del cielo. 

— ; Quién va ? — preguntó San Pedro. 

— Soy yo, Bartolo, el carbonero de la Sierra. 

10 — Ah, sí, sí, pasa, ya te conozco, — replicó el santo 
portero, — pero ¿ de quién es ese alma tan negra que 
viene contigo.' 

— Señor, es de un amigo mío abogado que se ha man- 
chado todo de tinta, — contestóle humildemente Bartolo. 

15 — Fuera, fuera, — dijo San Pedro impaciente, — en 
el cielo no se admiten abogados. 

— Pero, señor, — dijo persuasivamente el carbonero, — 
recuérdese su santidad de que aquella noche de nieve, 
viento y frío en que usted y los otros apóstoles buscaron 

20 refugio en mi choza, yo no les recibí de esta manera. 

San Pedro sonrió, y mientras hablaba con un ángel, 

Bartolo empujó el alma negra del abogado en la mansión 

donde la luz es eterna y la felicidad no tiene límites. 

Y dice la leyenda que San Bartolo es el santo patrón 

25 de los abogados, el que aun hoy día juega a las cartas 
con Satanás p^ara ganarle las almas de los licenciados, 
muchos de los cuales han franqueado gozosos las puertas 
de jaspe y esmeralda de esa ciudad donde la dicha es 
perenne ; donde hay ángeles con alas de plata, que tocan 

3* melodías en arpas de oro. 



EL SEPULCRO DEL CID 

I 

A la puerta de la Casa del Ayuntamiento de Burgos, 
puestos amigablemente bajo el umbral, dos ujieres engalo- 
nados mataban su ocio charlando y riendo a carcajadas. 
Me acerqué a ellos, y les pregunté bruscamente : 

— ¿ Dónde están guardados los restos del Cid ? 5 
Como si la palabra del Cid tuviese una virtud de magia 

recóndita, los dos hombres cesaron de reír y pusiéronse 
graves, y aun parece que se cuadraron militarmente. 

— Los restos del Cid, — dijo uno de los hombres, — 
están arriba, en una sala de esta Casa Consistorial, lo 
¡ Desea usted verlos, señor ? Véngase, pues, conmigo, 

y se los enseñaré. 

La casa silenciosa, los salones vacíos, las ventanas que 
vertían una discreta y apagada luz, todo hacía pensar allí 
en la quietud y el tedio de la vida provinciana. 15 

Todos los salones que íbamos atravesando estaban 
adornados con pinturas y alegorías que representaban las 
distintas proezas del Cid y las escenas de la arcaica vida 
castellana. 

— -Este es, — decía el ujier que me guiaba, — el mo- «> 
mentó en que el Cid, después que hubo muerto al conde 
Lozano, trae la cabeza del traidor y se la ofrece a su 
padre. Ésta es la silla donde se sentaban los jueces de 
89 r- I 



90 ESPAÑA PINTORESCA 

Castilla. Éste es el altarcillo donde celebran misa por el 
alma de Rodrigo de Vivar. Y aquí, en esta urna, se 
guardan los restos del Cid. 

Fué éste la exaltación de la virtud de su época, el alma 
5 entera de su raza y de su edad, el ángel vengador y 
salvador, descubridor de nuevos caminos, cúspide de los 
obscuros siglos medievales. 

Una urna de madera, cifrada con un escudo nacional : 
éste es todo el espacio que ahora ocupa aquel hombre tan 
lo grande. Bajo la tapa de la urna, dos vasos con cenizas ; 
pedazos de cráneo ; una mandíbula rota ; unos huesos 
cobrizos y apelillados. Y junto con ellos, los huesos y 
las cenizas de doña Jimena, su esposa. 

AI ver la desolación de aquellos restos gloriosos, mí 
15 alma se hundió en una profundidad de ensueño; y pasa- 
ron por mi mente tantas ideas e imaginaciones, tantos 
recuerdos, que por mucho tiempo permanecí abstraído. 

II 

Al momento de morir, según cuenta la fama, le monta- 
ban sobre su caballo y seguía venciendo moros. Durante 

20 varios siglos sirvió de elemento inspirador a los poetas 
e historiadores. 

El pueblo castellano necesitaba crear su obra de poe- 
sía, y creó el poema de su vida. El mismo Romancero 
está lleno de sus andanzas y valentías. Los guerreros, 

35 después que murió, le adoptaban como ejemplo ; los 
niños aprendían a amar la gloria oyendo su nombre ; los 
viejos contaban sus proezas al amor del fuego ; la tra- 
dición le hizo su héroe principal. 



EL SEPULCRO DEL CID 91 

Los caminos que él abrió con el correr de su caballo 
fueron luego los caminos que seguían los reconquista- 
dores, sus herederos. £l enseñó a los hombres de su 
raza el punto lejano, que está al Mediodía y que conduce 
ai límite de España, al Africa luego, más lejos a América, ; 
ñnalmente a la Oceania. . . . 

Él hizo que Castilla se fuese ensanchando al paso de 

su corcel ; de tanto como se ensanchó 'rebasó los linderos 

de la Península, pasó la mar y se desparramó por todo 

el mundo. i. 

José María Salave:rrIa 



c .y Google 



SAN SEBASTIAN 
I 

En un rincón del Pirineo, bafiada por el Cantábrico, 

reposa tranquila San Sebastián, la ciudad vasca que es 
hoy la playa de verano de la corte española. 

Los montes UHa e Igueldo, con sus castillos medie- 
S vales, guardan la hermosa bahía, que tiene la forma de 
una concha. Y la ciudad chiquitina y limpia descansa 
silenciosa, a la sombra augusta de inmensas montañas. 

Las montañas y el mar son los grandes alicientes de 

esta ciudad cosmopolita. Son éstas tan hermosas y están 

lo tan cerca, que el visitante se encuentra en un frondoso 

bosque tras corto andar por las calles antiguas de la vieja 

capital de Guipúzcoa. 

Los bosques están llenos de floras silvestres, lindas mar- 
garitas, primaveras, violetas, nomeolvi des, y en el corazón 
15 de las montañas los cerezos en flor y los jóvenes manzanos 
perfuman el ambiente con su fragancia delicada y exquisita. 

Estas montañas vascas con sus hondas cañadas, con 

sus cascadas altas y sus rústicos caseríos en la ladera de 

los montes, son de una belleza incomparable. 

10 A veces sentados sobre un declive del terreno hemos 

visto la neblina bajar sobre esos valles hondos y umbríos. 

La neblina que desciende del cielo majestuosa y se 
deshace, en gotas de plata, sobre los maizales, y sobre 
los pétalos de las violetas y las acacias . . . 

9Z Llji:»..; Google 




c .y Google 



94 ESPAÑA -PINTORESCA 

Hemos seguido con la vista la lenta carreta de bueyes, 
cuyas ruedas crujen quejumbrosas. 

En el verdor de la montaña se destaca la parda carreta, 
con sus bueyes negros, el boyero con su roja boina, su 
5 ancha faja encarnada y su traje blanco, muy blanco . . . 

En el silencio del monte repercute el crujido de la 
carreta, y la clara voz del boyero, que anima a los mansos 
animales gritando : — ¡ Aidá-á-á ! [ Aidá-á-á ! . . . vibra 
melodiosa, y se pierde por campos y valles. 
lo A veces una vieja diligencia, tirada por una hilera de 
ocho muías, baja la escarpada montaña por una carretera 
estrecha, que va a la próxima aldea. 

El chasquido del largo látigo se confunde con la alegre 
voz del cochero, que grita a sus muías favoritas : — ¡ Arre, 
IS a-r-r-r-e, Hermosa-a-a! ¡ A-r-r-e, Capitana-a-a-a! 

II 
El San Sebastián del verano es muy diferente del 
San Sebastián del invierno. 

En el verano, la familia real, la aristocracia, los diplo- 
máticos extranjeros van allí a veranear, 
20 Las playas se llenan de lujosas casetas de baño. Los 
hoteles est¿n llenos de gente de todas las partes del 
mundo, que van allí a pasar amenamente los meses de 
calor y a gozar del « high life». 

Los casinos están abiertos día y noche. 
2 5 Hay bailes, regatas, «lawn tennis» y «golf». 

Sinnúmero de automóviles cruzan la frontera francesa 
y marchan rápidos por los puentes y calles de la vieja 
ciudad. 

Dglizac .y Google 



SAN SEBASTIAN 95 

Durante la temporada de verano, mientras dura esta 
vida cosmopolita, el vasco permanece retraído allá en su 
caserío, apartado de este bullicio superficial. 

111 

En octubre vuelve la ciudad a su estado normal. 
Se cierran los inmensos cafés y casinos de los amplios 
paseos modernos y de las anchas avenidas céntricas. 
Se desocupan los desbordados hoteles. 
La enorme cabalgata de extranjeros desaparece en los 
diminutos trenes españoles, y se pierde en la distancia el 
eco de las bocinas de los importunos automóviles. 1 

San Sebastián vuelve a recobrar su antigua personalidad. 
Por los puentes que cruzan el río Urumea se arrastran, 
ahora, viejas y rechinantes carretas. 

En las numerosas plazuelas, que hay por toda la ciudad, 
llenas de árboles frondosos y de lindos lechos de flores. 1 
juguetean alegres niños y niñas. 

Forman un círculo agarrándose de las manos. En el 
centro hay una niña, y el corro canta bailando a su 
alrededor : 

Estaba una pastora, 2 

larán, larán, laríto, 
estaba una pastora 
cuidando un rebañito. 
Larán, larán, larito. 

Con leche de sus cabras, 1 

larán, larán, laríto, 
con leche de sus cabras 
mandd hacer un que^to. 
Larán, larán, laríto. 

Llji:»..; Google 



96 ESPAÑA PINTORESCA 

El gato la miraba, 
larán, larán, laríto, 
el gato la miraba 
con ojos golositos. 
S I^rán, larán, laríto. 

Si td me hincas la ufia, 
larán, larán, laríto, 
si td me hincas la uña, 
te cortaré el rabila 
o Larán, larán, laríto. 

A veces cantan graciosas coplas y van accionando lo 
que cantan : 

San Serení 

de la buena, buena vida, 
5 hacen los zapateros 

¡ así, as(, asi < (Los imitan) 

San Serení 

de la buena, buena vida, 

hacen las costureras 
y I así, así, así < (Las imitan) 

San Serenfn del monte, 
San Serenfn cortés, 



¡ yo me arrodillaré ! (Se arrodillan) 

San Serenfn del monte, 

San Serenfn cortés, 

yo, como buen cristiano, 

¡ yo me levantaré ! {Se levanian) 

San Serenfn del monte, 

San Serenfn cortés, 

yo, como buen cristiano, 

¡ yo te saludaré ! (Sí saludan coa gran reverencia) 

Dglizac .y Google 



SAN SEBASTIÁN 



97 



La jovial alegr/a de estos lindos chicuelos hace olvidar 
aquel otro San Sebastián del verano. 

En las márgenes del río hay frontones donde juegan 
ahora a pelota de cesta varios robustos jóve 

Este juego de pelota llamado en vascuence jai-alai es s 
uno de los más an- 
tiguos del mundo. 

El frontón tiene 
unos seis cientos 
pies de largo, y 
está dividido en 
rectángulos pare- 
cidos a los de un 
«tennis court». A 
cada extremo tiene 
una alta y sólida 
muralla. 

El traje que usan 
los jugadores es 
blanco, de hiloode 
franela. Un bando 
lleva boinas y fajas rojas y el otro boinas y fajas azules. 
Por eso se llaman los bandos, rojos y azules. 

La pelota que usan para jugar es dura, y los jugadores 
en lugar de jugar con una raqueta emplean una cesta, 2 
estrecha, larga y curva, la cual se ponen a manera de 
guante y se atan después a la muñeca. 

El juego consiste en tirar la pelota contra la pared, y 
cada vez que el bando rojo sirve la pelota, el azul tiene 
que contestarla, y viceversa. 3 







98 ESPAÑA PINTORESCA 

Los jugadores sirven y contestan la pelota con tal velo- 
cidad y fuerza, que a veces rebota de una pared a otra 
del frontón : una distancia de más de mil pies. 

El juego es muy animado, porque la agilidad, la fuerza 
5 y la elegancia de los pintorescos jugadores vascos son 
extraordinarias. 

En todas las ciudades vascongadas se juega a pelota. 
Es éste un juego muy sano. 

En las aldeas, las anchas paredes exteriores de las igle- 
lo sias sirven a los jóvenes de cómodos frontones en las 
tardes plácidas del grato verano. 

En San Sebastián hay muchos sitios históricos. Esta 
ciudad pequeflita tomó parte muy activa en la guerra 
de la independencia y en la carlista. 
15 En el viejo San Sebastián, llamado el Antiguo, encon- 
tramos calles estrechísimas, empinadas y sombrías. El sol 
no las alumbra porque los tejados salientes de labrada 
madera se lo impiden. 

Estas calles tienen nombres de remotas fechas heroicas y 
20 de vascongados famosos ; calle 3 1 de Agosto, calle 8 de 
Septiembre, calle Juan Oquendo, calle Legazpi. 

Bajo los arcos de la antigua plaza Consistorial hay 

algunas mesitas de tosca madera, donde un grupo de 

curtidos marineros cántabros bebe, en altos vasos, la dulce 

25 sidra del norte. Media docena de jóvenes pasan en ancha 

hilera agarrados por los hombros cantando el famoso 

himno vasco : ^ . , , , 

Guemica co Arbola . . . 



Los rudos marineros se descubren respetuosos y empie- 
30 zan a cantar zorcicos vascongados. 

Dglizac .y Google 



SAN SEBASTIÁN 99 

Una pescadora cruza la calle, con una cesta de sardi- 
nas vivas todavía, gritando : 

— ¡ Sardinas' vichi, vichi-i-i! 

Sinnúmero de barcos de velas se dirigen al puerto 
tranquilo, y en la bahía pitan las sirenas de los vapores, s 

El monte Ulía se estremece con un fuerte cañonazo. 
El oficial de guardia marcha hacia la entrada del monte 
para cerrar la puerta de una vieja fortaleza, cuya historia 
está escrita en !as turabas de los soldados vascos e ingle- 
ses, enterrados bajo el césped de la montaña, 10 

Las sombras de la noche se ciernen sobre la histórica 
ciudad de bravos soldados, rudos marineros y fornidos 
labradores. 

En la hermosa bahía van iluminándose los barcos con 
mil puntos de luz , , , , y allá en los Pirineos desciende ij 
la neblina sobre los valles umbríos a acariciar las hojas 
de los maizales, los pétalos de las flores silvestres y de 
las acacias. . . . 

En los caseríos, con techos de anchas vigas, comen 
junto a la inmensa chimenea los campesinos. A un lado 20 
de la amplia cocina descansan rumiando I 
bueyes, y un grupo de palc«nas arruya suavemente, < 
alero del tejado rojo . . . 



c .y Google 



LA CARRETA 

Por caminos y atajos )a carreta camina, 
la carreta recruje, la carreta rechina ; 



al andar de los bueyes, tan enormes y lentos, 
sin cesar fatigados, sin cesar soñolientos ; 

al gemir de sus tablas, por los malos caminos ; 
al girar de sus ruedas, en sus ejes cansinos. 

Por atajos muy duros, la carreta rechina, 
con su música tosca, de canción campesina ; 

con su música triste, que se queja, y que deja 
por el aire una larga vibración de su queja. 

Dglizac .y Google 



LA CARRETA IC 

Todo va, en la carreta, de su marcha cansado : 
tan rendido el boyero como el lento ganado ; 

lacia y mustia la hierba que en montañas se hacina 
sobre el fondo de tablas, que se rinde y rechina ; 

mustio y lacio el mozuelo que se tiende y enerva 
recostado en las cimas de los montes de hierba. 

Todo va sofocado por la ardiente mañana. 

Todo va con pereza, con fatiga . . . , sin gana . . . ; 

sin que nadie se queje de un andar tan reacio ; 
sin que nadie se duela de vivir tan despacio. 

¿ Hacia dónde el boyero, con la vara que rige 
los destinos de todos, la carreta dirige > 

I Es quizá que sus bueyes se adormilan y tardan 
porque en parte ninguna la conocen ni aguardan ,' 

¡ Ah carreta de bueyes, bajo el sol ... ! Se dijera 
que caminas tan poco porque nadie te espera. 

Así va por el mundo, tan cansada, la vida, 
cuando el ánima pobre se rindió dolorida . . . 

Así en horas muy tristes, con el agrio sonido, 
con las notas dolientes de un profundo quejido, 

hoy se arrastra mi verso de indolente poeta . . . 
con la música triste de la pobre carreta. 

Mas |i qué importa ? Mi verso con razón se retarda. 
Ningún alma, que rime con la suya, le aguarda ! 



c^yGooglt: 



[02 ESPAÑA PINTORESCA 

Por las cuestas del monte la carreta camina, 
con su música tosca de canción campesina, , , . 

... Y allá Va por el aire mi canción plañidera, 
hacia un valle ignorado, donde nadie la espera. . , . 

Carlos Fernández Shaw 



c .y Google 



LA MARIPOSA DEL ALCAZAR 

1 

Hixem III, rey moro de Sevilla, era amigo de andar 
de incógnito por la ciudad. Él y su poeta favorito solían 
pasearse disfrazados. Con frecuencia charlaban amisto- 
samente con los transeúntes y mendigos, conversaban 
con los jueces de extramuros. Entraban en los salones 5 
públicos y sentados sobre ricas alfombras orientales sabe- 
reatan indolentes espesas bebidas aromáticas. 

Cierto día en que paseaban por las orillas del ancho 
Betis, paróse de pronto el califa, y mirando las ondas 
plateadas del caudaloso tío dljole al poeta : lo 

— El viento transforma el río 
En una cota de malla, 

y como no pudiese concluir el verso suplicó a su amigo 
que lo terminase. 

En vano intentó el poeta de la corte hallar los conso- 15 
nantes deseados. Su musa estéril en aquel crítico mo- 
mento le negó la deseada inspiración, la acertada rima, 

Pero de pronto surgió de entre los matorrales una 
linda doncella, Carmela, la bella gitana que vivía en una de 
las chozas tapizadas de ñores a la margen del famoso río. zo 

— Mejor cota no se halla 
Como la congele el frío, 

'°3 r- I 

L)j,z»..;CiOOgÍi; 



I04 ESPAÑA PINTORESCA 

dijo la chicuela riéndose argentinamente, y haciendo una 
graciosa reverenda a los jóvenes amigos, 

Y cuenta la tradición que Hixem quedó prendado de 
la hermosura e inteligencia de la doncella, y muchas tar- 
5 des a la puesta del sol sentados el rey moro y la gitanilla 
cerca de las aguas tranquilas del rio Betis, recitaban jun- 
tos versos delicados, entonaban canciones melodiosas y 
contemplaban absortos las estrellas lejanas. 

— Pero, ; quién eres tú, poeta que me inspiras, can- 
10 tor que me entusiasmas, sabio que me instruyes? — pre- 
guntó cierto día la interesante vagabunda a su joven 
amigo. 

— Soy, — dijo el rey, — el escogido de Alá, el prote- 
gido de Mahoma, su profeta ; soy el califa de Sevilla ; 

\s y quiero que te vengas conmigo a mi alcázar, que es un 
palacio de perlas. Sus patios de mármol, sus fuentes de 
alabastro, sus esbeltas columnas, sus paredes de azulejos 
de múltiples colores, sus tallados techos, sus alfombras 
persas y sedas de Damasco ; sus arrayanes, cipreses, na- 
20 ranjos, los ruiseñores y los peces con escamas de oro, 
todo, todo será tuyo, ¡ vente ! 

Pero la gitanilla irguió orguHosa la cabeza, hizo un pro- 
fundo saludo al perplejo Hixem y volvió para siempre a 
su choza tapizada de flores allá en las márgenes serenas 
as del tranquilo rio. 

II 

Cierta noche la alegre gitanilla estaba bailando a la luz 

de la luna porque había oído que su antiguo amigo acababa 

de firmar la paz con el rey cristiano, y sabía que aquella 

. noche habría fiesta en el Alcázar. 

Dglizac .y Google 



LA MARIPOSA DEL ALCXZAR 105 

Carmela sentía profundos deseos de ver a su amigo 
Hixem, y cantó a la luna ; danzó después una danza ex- 
quisita, envuelta en un rayo esplendoroso de su luz plá- 
cida, y cayendo postrada de hinojos, suplicóla reverente 
que le concediese una gracia. S 

Un hada vestida de plata se le apareció en el acto. 

— Soy el hada de la alegría, y me manda mi señora, 
la que ilumina las calles estrechas, da perfume a las flores 
de los misteriosos jardines del Alcázar, y alegra el cora- 
zón de los tristes, a que te complazca. 10 

— Hada de la alegría, — dijo Carmela besando la orla 
de sus resplandecientes vestiduras, — llena mi corazón 
entristecido de tu luz y de tu alegría ; y permíteme que 
vuele al Alcázar a ver a mi amigo Hixem, que celebra 
esta noche con un suntuoso festín la ñesta de la paz. 15 

— Volarás, — dijo el hada tocando la preciosa cabeza 
de la gitanilla con su varita de virtud. 

Momentos después quedaba Carmela convertida en una 
bella mariposa de delicados colores y lindas alas. 

Voló y voló hasta llegar al palacio del alcázar. Guiada la 
por la luz de reverberos, antorchas y candelabros, llegó al 
salón del banquete. Revoloteó sobre la mesa, por entre 
los príncipes cristianos, los generales moros, y entre las her- 
mosas sultanas. Acarició con sus suaves alas el rostro de 
su amigo, como diciéndole, — yo soy, estoy aquí, contigo. 25 

En la luz de prismáticos colores, que radiaba de un 
candelero pendiente del tallado techo con estrellas de oro, 
revoloteaba incesante y luminosa la alegre maríposilla. 

A la mañana siguiente encontraron en el patio de las 
Doncellae, junto a unos naranjos en flor, el cuerpo inerte 30 
p„,„, Google 



I06 ESPAÑA PINTORESCA 

de una preciosa gitanilla. V cuenta la leyenda que sobre su 
cuerpo revoloteaba una linda mariposilla con alas de oro. 

Aun hoy día, en esas noches de calma en que la luna 
acaricia el Alcázar, y cuando en los cipreses y álamos 
5 cantan los ruiseñores melodiosas notas, una mariposilla 
juguetea por las salas y galerías del palacio moro. 

Hay quien asegura que en el patio de las Doncellas se 
oyen susurros de voces armoniosas, que recitan versos y 
entonan melódicas canciones. Y el surtidor de mármol 
10 parece decir, — vente, vente, todo es tuyo, todo, todo. 

La mariposilla revolotea incesante, y se aleja en un 
rayo de plata hacia las estrellas lejanas, 

III 
Una antigua tradición dice que el alma de las don- 
cellas gitanas vuela ai cielo en forma de gentil mariposa 
15 de alas de oro. 



D.3l.zac.yGOOg[e 



LA SEMANA SANTA EN TOLEDO 
I 

— j Alto I — exclamó uno de los mozos bajándose con 
presteza de su burro, — hemos llegado a la Posada de 
Don Rodrigo. Aquí es donde han de apearse los viajeros 
y esperar a la diligencia. 

Los arrieros se alejaron con las cansadas caballerías, s 
La Posada de Don Rodrigo está al borde del camino a la 
entrada del puente de Alcántara. Allí se paran siempre 
las diligencias antes de subir la polvorienta colina que 
lleva a la capital. Allí descansan las caballerías, y charlan 
los muleteros. Allí, bajo el emparrado, nos paramos noso- lo 
tros y por breves instantes esperamos la vieja diligencia 
que había de conducimos a Toledo. 

Estábamos frente a la imponente ciudad. Toledo se 
elevaba majestuosa con sus torres sombrías y sus lilgubres 
castillos. 15 

La antigua capital parecía una formidable fortaleza gris, 
allí en la cima de una árida y polvorienta roca. 

El río Tajo la circunda. En sus aguas tranquilas se 
reflejan las murallas romanas, los arcos moriscos, las torres 
góticas . . . , y el agua que se desliza serenamente bajo ;o 
los altos puentes parece que va murmurando canciones 
heroicas y trovas románticas de esta ciudad, que fué en 
su tiempo el centro del poder y de la nobleza, 

'°7 o,n.:.X'^yogk 



108 ESPAÑA PINTORESCA 

Las montañas azules, allá en la distancia, contrastan 
con el rojizo suelo de las márgenes del río y con las 
parduscas murallas de la ciudad. 

Hacia el norte hay ciertos puntos verdes, en campañas 
5 rasas y escuálidas, y los rojos tejados brillan con los últi- 
mos rayos del sol. 

El silencio de la ciudad nos impresiona. Toda ella 
permanece en un letargo intenso. Ya no se oyen trom- 
petas guerreras, ni gritos de batalla, ni el cabalgar de 
lo briosos corceles. La ciudad duerme. . . . 

En la catedral suena quejumbrosa una lenta campana ; 
unas mujeres que lavan la ropa en el río se persignan y 
rezan devotamente. 

El sol se va escondiendo tras los montes azules, y sus 
15 rayos de fuego y oro iluminan la vega extensa y envuelven 
la ciudad imperial. 



En la vieja diligencia cruzamos el puente de Alcántara 
y la Puerta del Sol, un hermoso arco morisco a la entrada 
de la ciudad. 
30 Las muías caminan despacio por las empinadas pen- 
dientes, pero al fin llegamos a la plaza del Zocodover, 
¡ Qué lindas son siempre estas plazas españolas con 
sus arcos y soportales! 

El Zocodover fué en su tiempo una plaza de gran im- 

25 portancia y magnificencia. Por allí se pasearon reyes, 

emperadores, cardenales, guerreros ... En esa plaza 

tuvieron lugar coronaciones, torneos y autos de fe, y se 

representaron dramas y comedias. 

Dglizac .y Google 



LA SEMANA SANTA EN TOLEDO 109 

Hoy día, por la mañana está convertida en mercado 
y por la noche en lugar de paseo. Allí se paran las dili- 
gencias ; allí llegan los carros ; allí descansan las caba- 
llerías, que han subido jadeantes la colina de la ciudad ; 
allí se pasean los desocupados ; charlan en la fuente s 
las mujeres y los arrieros, y viejos y jóvenes toman el 

sol, sentados en los ' 

de mármol bajo los di 
árboles. 

Al llegar a la plaza i lo 

que en muchos balcone 
colgaduras moradas, y 
muchos de los transeu 
llevaban trajes de púrp 

— Mañana, — nos 15 

dijo el cochero com- 
placiente, — es Jueves 
Santo, y aquí acostum- 
bramos a usar púrpu- 
ra en conmemoración ¡o 
a que Pílatos puso a 

, . , , LA PUERTA DEL SOL 

Jesucristo el manto de 

grana. El Viernes Santo todo e! mundo se viste de luto. 

Durante los dos días siguientes. Jueves y Viernes 
Santos, el silencio de la ciudad se hizo más intenso, 1$ 

Las campanas de las iglesias no tocaron ni una sola 
vez durante aquellas largas cuarenta y ocho horas. Por 
las calles no pasaron coches, ni diligencias ni aún caba- 
lleras. Enmudecieron las cometas y los tambores del ■ 
Alcázar, y hasta los transeúntes parecían permanecer en 30 



no ESPAfüA PINTORESCA 

sus casas, esperando penitentes y llorosos la llegada del 
Sábado de Gloria. 

Aquella tarde el arzobispo de Toledo hahÍA lavado los 
pies a doce mendigos, en presencia del clero y en medio 
5 de la mayor pompa religiosa. 

Esta ceremonia es muy antigua en España, y se celebra 
todos los años en Semana Santa en todas las catedrales. 
En Madrid el rey es el encargado del lavatorio. 

Los doce mendigos escogidos para este fin reciben de 
10 regalo una muda interior y un traje nuevo. 

La catedral estaba llena. A un lado del altar estaban 
sentados los doce mendigos, limpios y oi^llosos, y frente 
a ellos las autoridades civiles y militares, de gran gala. 

Del órgano brotaron sonidos profundos, que se trocaron 
15 después en notas armoniosas. 

El arzobispo seguido del clero cruzó la nave entre 
nubes de incienso. Se acercó a los pobres. Un dérigo 
colocó una jofaina de plata debajo de los pies desnudos 
de un pobre viejo ; otro clérigo se adelantó con un jarro 
¡o de oro y echó unas gotas de agua sobre los temblorosos 
pies del mendigo. El arzobispo los secó humildemente. 

Terminada la ceremonia se alejaron los mendigos con 
su ropa nueva y los pies benditos. . . . 

Retiróse el clero con sus lujosas casullas y doradas 
25 mitras. 

Vibraron en las naves las últimas notas de la misa, se 
evaporaron las nubes de incienso y la sumisa muche- 
dumbre abandonó la iglesia persignándose. . . . 



c .y Google 



LA SEMANA SANTA EN TOLEDO 1 1 1 

III 

El Jueves Santo hubo una solemne procesión por la 
entristecida ciudad. 

De la catedral y de las numerosas iglesias salieron 
imágenes representando la pasión y muerte del Señor. 
Iban éstas a hombtx>s de los devotos que las llevaban en s 
solemne peregrinación por las calles silenciosas. 

Iba delante el clero con las cruces altas y ricas vestiduras, 
después las imágenes custodiadas por penitentes. Unos 
iban descalzos, otros cargaban cruces, otros pesadas pie- 
dras, y dando guardia de honor a la procesión, iban los lo 
cadetes del Alcázar con la cabeza descubierta y las 
espadas desnudas. 

En todos los balcones había gente triste y silenciosa. 
Y desde rejas y balcones, adornados con paños negros y 
de púrpura, echaban flores a la procesión que envuelta en 15 
incienso se dirigía lenta, muy lentamente a la catedral, 

El sábado, a las diez de la mañana, comenzaron a repi- 
car las campanas alegremente. Los cañones del Alcázar 
comenzaron a dar salvas al día de resurrección, y por todas 
partes se oía el confuso y ensordecedor redoblar de los tam- m 
bores y el incesante sonido de trompetas, flautas y pitos. 

Parecía que la ciudad aletargada resucitaba de verdad, 
que la guerrera Toledo se lanz^ia a otra nueva y gloriosa 
batalla. 

El largo velo, que durante dos días había cubierto el ¡5 
altar mayor de la catedral, se rasgó en dos. Trocáronse 
las colgaduras negras y de púrpura de los balcones, por 
otras de alegres colores. 

Dglizac .y Google 



112 ESPAÑA PINTORESCA 

Abriéronse las diminutas tiendas y los caíés, y se oyeron 
en el Zocodover los cascabeles de las muías, el alegre chas- 
quido de los látigos y el grito melodioso de los vendedores. 

IV 
El sábado visitamos muchos sitios de interés histórico 
5 y sinnúmero de iglesias y conventos. 

En una calle encontramos un rebaño de cabras. El 

cabrero las para ante las casas de los parroquianos, las 

va ordeñando y echa la espumosa leche en las vasijas 

de reluciente loza que le traen las criadas jóvenes y las 

la dueñas sombrías. 

Un campesino que volvía del campo entró, montado 

en su muía, en una panadería. Compró pan y charló 

amigablemente con el panadero, y después muía y jinete 

salieron de la tienda y se alejaron por la puerta del 

15 Cambrón hacia la inmensa vega. 

Al andar por las calles, siempre solitarias y oscuras, 
nos salían al encuentro pintorescos mendigos : 

— Una limosnita, por amor de Dios, — nos decían 
con voz melodiosa y suplicante. 

30 Si les dábamos un perro chico o un perro grande lo 
besaban con infinita gratitud y reverencia, y exclamaban : 

— Dios le bendiga, hermano. 

Si les decíamos, — Dios le ampare, hermano, — 
contestaban : 
25 — Vaya usted con Dios, — y se alejaban despacio y 
rezaban frente a alguna de las imágenes que hay en 
recodos de las viejas calles. 

Por la noche hubo música en la plaza del Zocodover, 

Dglizac .y Google 



LA SEMANA SANTA EN TOLEDO 1 1 3 

Sinnúmero de campesinos llegaron de las próximas 
aldeas. Sus trajes festivos hacían artístico contraste con 
los uniformes de gala de los cadetes que se paseaban por 
la plaza arrastrando los sables. 

La gente se paseaba despacio por la vieja plazuela o 5 
bebía horchata bajo los arcos moriscos del Zocodover. 

Antes de las diez ya se habían retirado todos. La Plaza y 
las calles quedaron desiertas bajo la custodia del sereno. . . , 

( Y quién es el sereno .' 

Otro tipo puramente español. Otro grato vestigio de 10 
épocas medievales. 

A la caída del sol se reúnen los serenos frente al ayun- 
tamiento, y de allí se dirigen a sus distritos respectivos. 
Tienen uniformes obscuros y una capa con capucha. Col- 
gado en el cinturón tienen un manojo de llaves de las puer- 15 
tas de su distrito, y en la mano llevan un farol y un chuzo. 

Durante la noche vigilan las calles, abren las puertas 
a los trasnochadores, que se han olvidado de la llave ; en 
caso de urgencia llaman al médico, y durante la noche 
van cantando la hora con el famoso grito : ^ 

j Ave María Purísima-a-a la una y media y sereno-o-o-o ! 

La voz del sereno vibra sonora en el silencio de las 
calles obscuras, de las callejuelas tenebrosas. . . . 



Hay algo que nos impresiona y nos fascina en esta 
ciudad castellana. 3 

En la penumbra de sus calles estrechas hay nichos con 
imágenes, retablos alumbrados por cirios o viejas lámpa- 
ros de aceite, y adornados con vistosas flores. 

D.3l.zac.yGOOgle 



114 ESPAÑA PINTORESCA 

En un recodo de una calle antiquísima está ta imagen 
llamada el Cristo del Duelo. Ante esa imagen solían 
batirse los rivales enamorados, en pasadas épocas. 

Mas allá hay un Cristo con hermosa cabellera de mujer. 
S Es el pelo de una amorosa madre, la cual se lo prometió 
a la bendita imagen si su hijo regresaba de la guerra de 
Cuba. 

Todas las casas parecen conventos o fortalezas con 
sus altas ventanas, sus rejas de gruesos barrotes y sus 
10 paredes macizas. 

La roca sobre la cual descansa la ciudad, en el corazón 
de la inmensa llanura castellana, debió haber sido el lugar 
predilecto de guerreros y ascetas. 

Al visitar la ciudad se nos antoja epe tras los altos 
15 paredones descansan de sus luchas girerreras los con- 
quistadores españoles de la edad mediajlijf que por los 
claustros, de arcos ojivales, se pasean los venerables 
padres que implantaron en lejanos países el signo de 
la cruz. ... 
2o Al amanecer y a la puesta del sol suenan las milltiples 
campanas de los numerosas iglesias y conventos, y recor- 
damos que en su tiempo fué Toledo ei centro del poder 
religioso de España. 

En Toledo encontramos ruinosos monumentos romanos 

25 al lado de hermosas reliquias góticas. La antigua mezquita 

Santa María la Blanca está frente al templo judio El 

Tránsito, la iglesia mozárabe junto a la catedral cristiana. 

Es Toledo una ciudad ] tan compleja, tan extraña I Ea 

la síntesis de la historia hispana, la alegoría más perfecta 

30 de la azarosa vida de nuestra península, 

p„,„,G<>«gli: 



LA SEMANA SANTA EN TOLEDO IIJ 

A nosotros nos parece más que nunca bella esta ciudad 
imperial, en la cual nos encontramos lejos del presente, 
apartados de la vida moderna. 

El guía «nos señala la cueva de Hércules, el Palacio de 
Carlos V, la casa del famoso pintor el Greco, y nos cuenta 5 
con voz persuasiva leyenda tras leyenda. Nos da detalles 
minuciosos de gloriosas conquistas, de luchas junto al Tajo 
y en las altas murallas, Después comienza a nombrar 
cesares, reyes godos, califas, sultanes, emperadores, obispos 
. . . , y por fin le oímos decir con elocuencia: 10 

— Toledo ha quedado extenuada de tantas batallas, 
tantas hazañas, tantas proezas, y hoy día es tan sólo un 
suntuoso museo viviente de la inmortal historia de España. 

VI 

Es difícil alejarse de Toledo con sus altas murallas, 
sus puertas formidables y sus soberbios puentes. 15 

El Tajo se desliza bajo los arcos. En sus márgenes 
están aún )as famosas fábricas de aceros toledanos. Pare- 
cen casitas insignificantes, desmanteladas y ruinosas ; pero 
allí se templaron los renombrados aceros. El acero espa- 
ñol, que se dobla y se dobla hasta tocar la punta con el 20 
puño de la espada . . . , y no se parte. 

Esa es Toledo, esa es España entera. Fina, sutil, que 
todo lo pudo, todo lo conquistó. Mucho ha perdido, 
mucho ha sufrido, se dobla . . . , pero no se parte. . . . 

El río Tajo se desliza suavemente bajo los altos arcos 15 
de los vetustos puentes, y parece ir susurrando canciones 
heroicas, trovas románticas de esta ciudad que fué en su 
tiempo el centro del poder y de la nobleza. 



c .y Google 



CANTABRIA 

Arboledas seculares. 
Mansos ríos, claras fuentes. 
Auras puras, montes altos, 
Vallecitos siempre verdes. 
Casas blancas, torres negras, 
Mares agitados siempre, 
Paz y alegría en las almas, 
Santo sudor en las frentes . , , 
Esto inspira mis cantares 
Y esto mi Cantabria tiene. 
Si me pierdo que me busquen 
Desde Higuer a Finisterre. 

Antonio Trueba 



c .y Google 



EL CRISTO DE LA VEGA 

Es Toledo la ciudad imperial. Allí asentó su trono 
el emperador Carlos V. Es Toledo también la ciudad 
legendaria por excelencia. 

El Tajo, que cual collar de plata circunda cariñoso la 
imponente villa, parece murmurar en límpidos susurros 5 
tiernos cuentos de hadas y mil historias fantásticas. 

Hay allí en el valle del Tajo una iglesia pequeñita, con 
un solo retablo en el cual se alza la imagen de «el Cristo 
de la Vega», brillando tras largos y amarillentos cirios, 
que chisporrotean lúgubremente. 10 

Al pasar por la puerta de esta iglesia pequeñita oí et 
canto de los curas, y entré. La iglesia, oscura a mi vista 
al principio, fué tomando una familiar claridad, llena de 
tintes místicos y de nubes de incienso. 

De detrás de una columna gótica vi aparecer la figura 15 
de un sacristán. Su rostro de un color amarillento y su 
sotana de un pardo verdoso dábanle un aspecto algo 
tétrico. 

Al ver que se dirigía hacia mí quise ganar la puerta, 
pero antes que lograse mi intento se me había acercado. 10 

— Soy un guía de la iglesia, — me dijo, con tono ama- 
ble y voz dulzona. — No os pediré gratiñcación, — con- 
tinuó el cicerone, — yo nunca acepto dinero más que de 
hombres y de extranjeros. Déjeme Vd. que le cuente la 
historia de nuestro milagroso Cristo. Es mi obligación 15 
"7 L>o,z»....G()Ogli; 



Il8 ESPAÑA PINTORESCA 

contarle a todo el mundo esta historia, permítame Vd. 
que se la narre. 

Había algo en las facciones varoniles y en la voz sin- 
cera de aquel hombre, y comprendí que era un guía 
5 excepcional, 

— CuénCemela, pero acabe pronto, — le dije. 
Brillaron sus ojos con inusitada alegría, y elevándolos 

al cielo en ademán fervoroso, dijo señalando a la sagrada 
imagen : 

10 -^ Hace trescientos años próximamente que dos aman- 
tes se juraron amor eterno en este templo. — El devoto 
hizo una f^usa, mé miró a hurtadillas y me preguntó 
intencionadamente : — ¡V ahora comienza la señorita a 
querer escuchar mi historia í 

15 — Continúe, — le contesté, queriendo aparecer indife- 
rente. 

Volvió a mirarme a hurtadillas y prosiguió: — Y des- 
pués de sus promesas, y sus lágrimas, pues era él soldado 
de los tercios y había de marchar para Flandes, le dijo 

ao ella: — Júrame que te casarás conmigo. 

— Miró el soldado alrededor ... no había testigos ; 
pero al alzar la vista para mirar a un indiscreto rayo de 
luna, que entraba por una alta vidriera, vio la triste faz 
de nuestro Señor en la cruz. — Ese Cristo será mí tes- 
as tigo, — dijo el hidalgo, — juro que me casaré contigo a 

mi vuelta, cuando hayamos vencido al enemigo. 

— Día tras día vino la joven a rezar por el soldado 
ante la bendita imagen. Pero cuando el caballero regresó, 
ascendido ya a capitán, no tenía la menor intención de 

30 hacer a la doncella su esposa. 

Dglizac .y Google 



EL CRISTO DE LA VEGA I19 

Llena de tristeza acudió la señorita al alcaide, y le 
contó sus cuitas. 

Cuando llegó el día del juicio, el alcaide justiciero pro- 
curó persuadir al capitán Don Diego a que se casara con 
la noble dama. ; 

— - Nunca le hice juramento de matrimonio, — exclamó 
el soldado indignado. — Nadie podrá testiñcar de tal jura- 
mento. La noche en que partí para Flandes me despedí 
de ella diciéndole sencillamente adiós, allá en la iglesia 
de la Vega, !■ 

— ¡ Estabais solos ? — preguntó el alcaide en tono de 
reproche a la joven, 

— Sí, — respondió ésta en un mar de lágrimas, — sola- 
mente el Cristo en la Cruz estaba allí, y mi hidalgo le 
hizo testigo de su promesa. 1 

Trasladóse el juzgado a la iglesia con gran solemnidad, 
con el fin de tomar declaración al Cristo. 

— Vos fuisteis, divino Señor, — dijo el notario con voz 
respetuosa, repxjsada y monótona, — el único testigo de 
estos jóvenes, ¿juráis, pues, que este caballero se prometió 2< 
en sagrado matrimonio a esta señorita ? 

El capitán palideció, se sonrojó la dama, temblaron los 
presentes, pues al acercar a la imagen los evangelios, 
oyeron una voz divina que decía : 

— Sí, juro, 2 
Brillaron de nuevo los ojos del sacristán, y posándolos 

amorosamente sobre la imagen exclamó en éxtasis re- 
ligioso : 

— Y al mirar a esa sagrada imagen con los labios en- 
treabiertos, ¿ no creéis oír el susurro de voces celestiales ? 3. 



120 espaNa pintoresca 

Y éste es Toledo, ésta es España en suma, de norte 

a sur y de este a oeste : leyendas fascinadoras, hennosas 

tradiciones y gentes que alimentan sus almas con mil 

supercherías, con fantásticas visiones impregnadas de 

S romanticismo. 



.y Google 



EL MUSEO DEL PRADO 



El Museo del Prado, situado en el paseo del mismo 

nombre, es un edificio espacioso, con una hermosa entrada 
fonnada por un pórtico de columnas dóricas. Este museo 
es la Meca del arte en España. No contiene series de 
pinturas que demuestren la historia y el desenvolvimiento 5 
del arte en las diferentes escuelas ; pero en sus extensas 
salas encontramos joyas de arte de los más famosos 
genios del mundo. 

La historia de este museo no deja de ser interesante. 
«Después del casamiento de Femando VII con su 10 
segunda esposa, la Portuguesa, un Monte Alegre, que 
había sido cónsul en Francia, persuadió al rey que empa- 
pelase el palacio real de Madrid a la francesa, y lo 
adornase con relojes de chimenea, candelabros y toda 
suerte de- decorado francés. 15 

Los magníficos cuadros fueron quitados de las paredes 
y arrinconados en buhardillas y corredores. 

Años después dos gentiles hombres, el duque de Gor 
y el marqués de Santa Cruz, amantes del arte, persua- 
dieron a la reina a que trasladase aquellas pinturas al 20 
Prado. Carlos III había empezado el Prado para Museo 
de Historia Natural, pero su hermano, Carlos IV, no 
había querido utilizarlo para fines científicos. 

'^' UjL.:a..yGOOgle 



122 ESPAÑA PINTORESCA 

En noviembre de 1819 se arreglaron sus salones, y se 
exhibieron al público unas trescientas once pinturas, cuya 
extraordinaria cualidad, especialmente de las de Velaz- 
quez, llamó mucho la atención del mundo entendido en 
5 arte. 

Fernando comprendió que podría ganar fama mundial in- 
teresándose por el Museo, asi que en 1821 abrió nuevos sa- 
lones, y así es como ganó el título inmerecido de Augusto, 
Pocas colecciones empezaron bajo mejores auspicios 
10 que ésta, puesto que los reyes de la casa de Austria, 
a pesar de sus debilidades y defectos, prestaron siempre 
gran ayuda al arte.» 

Carlos V y Felipe II, que fueron verdaderos protectores 

de los artistas, . eran los soberanos principales de Europa 

15 en el brillante período del renacimiento, cuando el bello 

arte era una necesidad diaria y presidía todas las relaciones 

de la vida social. 

Años después Felipe IV, amante de la pintura como 
ningún otro soberano, fué rey de Ñapóles y de los Países 
zo Bajos en la época feliz de la segunda restauración del 
arte de la pintura. 

Estos tres monarcas, como Alejandro el Grande, 
sintieron especial satisfacción en encumbrar a los artistas 
y hacerles sus íntimos amigos, hasta el extremo de ser 
25 compañeros inseparables de los reyes. 

Pocos artistas se han visto tan distinguidos y agasajados 
como se vieron Velazquez y Rubens en el palacio de 
Felipe IV. 

Cuenta la tradición que cuando Velazquez terminó su 
30 obra maestra. Las Meninas, el rey Felipe IV le dijo : 

Llji:»..; Google 



EL MUSEO DEL PRADO 123 

— I Es lástima que ese cuadro tan magníñco esté 
incompleto ! 

— ; Qué le falta ? preguntó Veíázquez sorprendido. 

■ — Dame tu pincel, — le dijo el rey. 

Velazquez le entregó el pincel receloso. ¿ Iría Felipe 5 
a estropear su magistral cuadro ? 

El rey se adelantó severo hacia la famosa pintura, 
y cogiendo la paleta que Velazquez le ofrecía, pintó 
en el pecho de su genial amigo la roja cruz de San- 
tiago, insignia de la más alta distinción que otorgan 10 
los reyes a los nobles caballeros. 

II 

En años posteriores llegó a ser rey de España Felipe V, 
nieto de Luis XIV, el cual trajo a España muchos cuadros 
de los principales pintores franceses de aquella edad de oro. 

Los reyes de España se interesaron por el fomento de 15 
la pintura y el arte en general en el interior de la penín- 
sula. Los virreyes y gobernadores españoles en Italia, 
los Países Bajos y las extensas colonias españolas colec- 
cionaron trabajos de valor para enviar al museo del 
Prado. Hoy día tiene éste una colección sorprendente de zc' 
los mejores artistas conocidos en todo el mundo. 

Es especialmente rico en cuadros por Tiziano, Rafael, 
Tintoretto, Veronese, Rubens y Vandyck, de los siglos 
XV y xvr ; de los grandes pintores españoles Velazquez, 
Murillo, Goya, Rivera, Zurbarán, El Cano, Antonio 25 
Moro; además de tener varios de Claude Lorraine, Teniers 
y Fra Angélico y otros muchos de las escuelas italiana, 
holandesa, flamenca, francesa, alemana y española. 



134 ESPAÑA PINTORESCA 

El Prado es un museo donde el visitante no tiene que 
buscar las obras maestras, porque las paredes de sus salas 
y galerías están llenas de cuadros de los mejores artistas 
del mundo. 

III 
5 Hoy estuvimos en el Museo para hacer un estudio 
de la vida que allí hay. Al entrar, un grupo de bede- 
les cuchicheaba en el vestíbulo circular. Buen número 
de turistas cruzaba la sala, parándose delante de los cua- 
dros de mayor importancia, y volviéndose constantemente 
lo para hacer comentarios entre sus compañeros sobre los 
diferentes cuadros. 

Un grupo de artistas se esforzaba por copiar a los ge- 
nios. Se acercaban a los cuadros, se alejaban después, 
entornaban los ojos, y continuaban sus arduos trabajos 
15 mezclando colores y formando conjuntos armónicos de ar- 
tísticas figuras, de detalles minuciosos ; pero sin ver jamás 
el completo parecido, la completa y perfecta reproducción. 
Y ¿ sabéis que todos aquellos bedeles, visitantes y artistas 
nos parecieron los únicos sin vida en el Museo, los únicos 
20 que hablando enmudecían, los que cuchicheando permane- 
cían quedos? 

A nuestro lado suspiraba una Dolorosa : frente a 
ella, La Inmaculada Concepción de Murillo se elevaba 
sonriente a las alturas ; debajo, jugueteando junto a un 
35 arroyo, bebían Los Niños de la Concha ; más allá, 
rezaba arrodillada la seráfica Maria Teresa de Velazquez. 
La figura ecuestre de Felipe IV sonríe satisfecha y ufana, 
mientras que, allá en el fondo, Isabel de Hungría enjuga 
las lágrimas y cura las llagas a unos pobres leprosos, 

Dglizac^yGOOglt: 



EL MUSEO DEL PRADO 125 

Este Museo es un mundo fantástico, pero real. 

Allí están representadas todas las edades de la tierra, 
desde la creación hasta el día de juicio, todas las hermo- 
suras de la naturaleza, todos los placeres del mundo, 
todas las virtudes, todos los vicios, 5 

Allí se ve a los reyes codearse con los mendigos, a los 
magnates al lado de los bufones y obreros. 

Allí observamos el rito mitológico. Admiramos los 
paisajes, los castillos que se destacan en el azul del cielo, 
las ruinas de una ciudad que fué ... 10 

Se ven los horrores del hambre y de la miseria ; la 
opulencia y el derroche en los banquetes de los proceres. 

En el Museo hay algo más que sombra, luz y colores. 
Hay vida en los personajes de sus cuadros. Hay guerras 
cruentísimas, que arrancan una protesta de nuestros la- 15 
bios ; vírgenes que inspiran devoción, jóvenes que aman, 
guerreros que luchan, conquistadores que vencen, santos 
que rezan, chicuelos que alborotan y gritan. 

Al estudiar los asuntos de las pinturas encontramos las 
costumbres y la vida social de todas las épocas. Los gol- zo 
ios de Murillo se juegan una ración de rancho, y en su 
hogar Carlos IV se distrae con su esposa e hijos. 

Allí están las historias bíblicas representadas de mil 
curiosas e interesantes maneras. Las virtudes tampoco 
faltan, asi que vemos la hermosura de la religión combi- 25 
nada con la belleza humana. 

Si pudiésemos estudiar uno por uno todos los cuadros ; 
si observásemos con atención las facciones de las diferentes 
figuras, su actitud, su mirada ; si escuchásemos con la 
inteligencia su mudo lenguaje, hallaríamos en el Prado 30 

Dglizac .y Google 



126 ESPAÑA PINTORESCA 

una historia viva y completa de los tiempos, una enseñanza 
eficaz a nuestras vidas, una inspiración constante a nuestra 
imaginación. 

IV 
La escuela española está muy bien representada en el 

5 Prado, dónde hay cuadros de todos los mejores artis- 
tas españoles. . AIH pueden verse unas sesenta y cuatro 
pinturas de Velasquez, que es uno de los más célebres 
pintores del mundo. 

La escuela antigua española estudia al hombre más que 

lo a la naturaleza, y sólo reproduce en sus cuadros dos 
tipos de hombres : mártires y guerreros. Rivera, Zurba- 
rán, Et Cano, Morales y hasta El Greco se contentan 
con representar la vida de santos y reproducir las historias 
bíblicas. 

15 Murillo, del cual se dijo que su estilo seráfico e idea- 
lista le hacía digno de ser el pintor del paraíso, inicia 
una ligera transición. 

Velazquez, Salvo raras excepciones, copia la realidad : 
la vida de la corte, la familia real. 

20 Goya, el pintor picaresco de toreros, chisperos y mano- 
las, pinta con una sutileza y con tanto vigor que sus cua- 
dros tienen un atractivo muy particular y vivido. 

A la izquierda de la -galería central vemos un rótulo 
que dice. Salón de Velazquez. AIH es donde se puede 

:;5 estudiar al gran pintor. En ese salón vemos entre otras 
notabilísimas pinturas de este renombrado artista : Las 
Meninas, La Rendición de Breda, Las Hilanderas. 

Se dice que al entrar- en la sala de este genio in- 
mortal se respira corte, pero a nosotros nos agrada más 

Dglizac .y Google 



.y Google 



c .y Google 



EL MUSEO DEL PRADO 127 

decir que se respira realidad y sinceridad. Sus caballos 
saltan, sus perros miran leales o recelosos, agachando las 
orejas, y hasta parece que menean la cola ; sus bufones 
guiñan los ojos maliciosamente ; sus princesas coquetean ; 
sus reyes reflexionan u ordenan ; sus mujeres trabajando 5 
cuchichean ; sus hombres beben y bromean ebrios. 

Velazquez ha dado un soplo de vida a sus flguras, ha 
creado la vida en el lienzo ; así como Muríllo dotó de 
espíritu a sus creaciones plácidas. 

Se dice que Velazquez no era pintor de ángeles, pero 10 
esta mañana nos hemos convencido de que al menos ha 
pintado uno. ¿ Hay alguien que se atreva a- negar que 
hay mucho de angelical en la figura del frente del cuadro. 
Las Hilanderas} 

El ambiente del cuadro es del trabajo ideal. Allí vemos 15 
la vejez y la juventud ; allí el hermoso tapiz y la vetusta 
rueca. La joven hila, es hermosa ; pero no vuelve el 
rostro. Su cara interesante nos será eternamente desco- 
nocida. 

La muchachita a su lado le habla, y ella la escucha 20 
sin distraerse de su trabajo. Esta hilandera parece el 
ángel de la actividad y de la modestia. 

La luz entra débilmente por una alta vidriera, y las 
figuras, no muy detalladas, afladen idealidad misteriosa y 
sugestiva a la árida monotonía del taller ; y en tanto la 25 
hilandera continúa su labor, y su rostro que nadie ha 
visto debe tener la paz y la dulzura del de un ángel. 



c .y Google 



LAS PROVINCIAS ESPAÑOLAS 
I 

Aunque España es un país pequeño, no es en manera 
alguna un país de costumbres uniformes, de igualdad de 
tipos y « modus vivendi ». 

Las condiciones gec^ráficas del terreno son distintas 
5 en las diferentes partes de la península. 

Las diversas razas que habitaron a España dejaron sus 
rasgos característicos en las regiones donde más arraigó 
su dominio, donde más duró su permanencia. 

El viajero halla en la península toda clase de climas, 

lo desde el tropical de la meridional Andalucía hasta el 

helado invierno de Burgos y Asturias ; toda suerte de 

frutos, desde los orientales dátiles, la caña de azúcar y el 

arroz, hasta manzanas, avena y cerezas. 

En España encontramos una variedad sorprendente e 

15 interesantísima de trajes regionales, de costumbres, juegos, 

música y bailes, que nos maravillan y fascinan lo indecible. 

La región del sur, en la cual incluimos a Andalucía, 
Murcia y Valencia, es la región de la alegría. Allí se 
vive lánguidamente, sin grandes ambiciones, ganando lo 
20 indispensable para atender a las necesidades de la vida. 
El clima apacible y benéfico, el cielo siempre azul y la 
belleza de las ciudades orientales hacen del meridional un 
ser feliz, que ama la vida y sabe gozarla. 



c .y Google 



LAS PROVINCIAS ESPAÑOLAS 129 

La región del centro, compuesta de Extremadura y 
Castüla la Nueva, es una región árida y monótona. Sus 
pueblos polvorientos parece que . aun meditan pasadas 
hazañas de hidalgos aventureros y de caballeros andantes. 

La región del norte, con sus agrestes montañas y sus 5 
frescos ríos, es la región vigorosa del trabajo y la actividad. 
En Cataluña, Aragón, Navarra, Castilla la Vieja, Asturias 



LA PUERTA DEL PUENTE ROMANO, CÓRDOBA 

y Galicia encontramos a hombres robustos y mujeres 
fuertes trabajando en los campos, en las factorías y en 
toda clase de tareas complicadísimas. El arte, la alegría 1 
y lo pintoresco, todo parece estar allí velado por el humo 
de las fábricas o por el polvo de las eras. 

Al cruzar España de norte a sur o de este a oeste, 
al visitar las ciudades costeras alertas y prc^esistas, o 
aquellas otras del interior medievales, soñolientas y tran- 1 
quilas, nos sorprenden las murallas vetustas, los puentes, 

D.3l.zac.yGOOgle 



I30 ESPAÑA PINTORESCA 

los acueductos, los arcos y los anfiteatros romanos. Nos 
impresionan las soberbias catedrales góticas, con sus ven- 
tanas ojivales, sus amplias naves y sus riquísimos retablos. 
Nos fascinan las calles estrechas, los patios moriscos, 

5 Al viajar por España sentimos una admiración sin 
límites y un interés profundo por ese país de numerosas 
montañas y extensas planicies, de anchos ríos y cristalinos 
arroyuelos, ese país cuya historia es la historia del mundo, 
y cuyas leyendas son el reflejo de un pueblo de hidalgos 

lo y trovadores, de matronas valientes y doncellas soñadoras. 

II 
Avila, Burgos, León, Barcelona, Santiago, y todas las 
otras ciudades de España merecen un párrafo, una pá- 
gina y hasta un capítulo. De todas ellas y de cada lugar 
de la península ibérica podría escribirse una palpitante 
15 historia, un extenso libro. Por todas partes han dejadS 
los vestigios de su civilización romanos y godos, moros 
y cristianos. Pero la pluma se resiste ante labor tan 
ardua. La imaginación, sin embargo, vuela persistente 
por esas antiguas ciudades españolas, cuyas tradiciones 
2o son tan múltiples como las estrellas, y sus misterios tan 
sombríos como la densa noche. 

Al vagar por la nación romántica y gloriosa que en su 

tiempo dominó al mundo e inspiró al arte sus más bellas 

creaciones, sentimos un profundo respecto, una simpatía 

25 viva y sincera, una gratitud intensa hacia el hidalgo 

■ español, pródigo arrogante, soñador y feliz.' 



,l.zac.yGOOQ-|e 



LAS PROVINCIAS ESPAÑOLAS 



Los castellanos, catalanes, aragoneses, navarros, vascon- 
gados, asturianos y gallegos se caracterizan por su 
resistencia, bravura y tenacidad. Los andaluces, murcianos 
y valencianos han heredado la languidez, el romanticismo 
y el espíritu delicado y aventurero de los moros. 5 

La región castellana, conocida con el nombre de Cas- 
tilla la Vieja y Castilla la Nueva, llega desde las costas 
del Cantábrico hasta la escarpada Sierra Morena. 

Castilla, que estuvo durante tres siglos bajo el dominio 
de la raza goda, es en su mayor extensión una árida 10 
planicie. Aquellas praderas arenosas y cálidas donde 
sólo crecen la vid y los verdes olivos contrastan con la 
florida Andalucía y con los hermosos terrenos de Murcia 
y Valencia, famosos por sus bosques de palmeras y por 
sus huertas fecundas en arroz, legumbres y toda suerte de 1 5 
frutas y flores. 

El castellano es austero, orgulloso y reservado. Ha 
heredado la augusta severidad del romano y la fría reserva 
del godo ; pero es leal cual ninguno, y en el campo de 
batalla ha demostrado siempre su arrojo, con el cual salvó 20 
a España del yugo extranjero en más de una ocasión. 

Las ciudades, pueblos y aldeas de Castilla tienen todos 
una tristeza abrumadora. El mido del mundo exterior, 
la actividad de los tiempos modernos y el movimiento 
comercial e industrial del resto de Europa no han podido 25 
franquear sus viejas y resistentes murallas. 

Toledo, que es la ciudad más antigua y más típicamente 
castellana, tiene sólidas murallas. El río Tajo circunda 



132 ESPAÑA PINTORESCA 

la colina donde está edificada esta antigua capital del 
imperio,- y se aleja lentamente hacia el valle, cruzando 
bajo vetustos puentes romanos y godos. 

En Toledo creemos vivir en épocas medievales. Sus 
5 calles estrechísimas, sus iglesias exquisitas y sombrías, 
sus lúgubres conventos, las colosales puertas de las viejas 
murallas y el silencio de esta ciudad evocan el recuerdo 
de un pasado grandioso ; y es así que comprendemos este 
presente tan lleno de calma, tan aletargado, medieval y 
lo austero. 

IV 

Los catalanes son descendientes de los antiguos pro- 

venzales, los cuales habitaron en épocas remotas los dos 

lados del Pirineo. El idioma catalán es una derivación 

directa del provenzal, y tiene literatura propia, rica 

15 y abundante. 

La historia de esta región al noroeste de España difiere 
mucho también de la del resto de la península. , 

La raza catalana es industriosa, temperante y sincera, 
pero brusca. Los catalanes son patrióticos en exceso. Son 
zo amantes de la cultura y de la industria. Sus ciudades son 
florecientes, y más que ninguna la capital, Barcelona, que es 
el primer puerto de España. Es ésta una ciudad activa. 
Su vida comercial, sus fábricas y talleres nos convencen 
de que las necesidades de la vida actual, el movimiento 
25 progresista de estos últimos años y la constante especula- 
ción del siglo XX han invadido también la vieja España. 

Los aragoneses son trabajadores, persistentes y muy 
devotos de su patrona la virgen del Pilar, que tiene una 
magnífica catedral en Zaragoza a las márgenes del río Ebro. 



LAS PROVINCÍAS ESPAÑOLAS 133 

En la antigüedad fueron valientes guerreros, que lucharon 
gloriosamente por España en Ñapóles con el Gran Capi- 
tán, y muchas veces en la península contra los moros. 

Conservan aún hoy día „.. , 

sus trajes pintorescos. Los ^*v.-. j.iV , 

hombres usan pantalón 
corto negro de terciopelo, 
abierto a los lados, por 
donde se ve otro calzón 

blanco ; camisa blanca con i 

su ancha faja roja o púr- 
pura ; un chaleco negro, 
también de terciopelo, y un 
pañuelo de hierbas atado a 

la cabeza. i 

V 

La región vasca incluye 
interesantes provincias, Al 
Vizcaya y Guipúzcoa, cuyos 
hitantes se diferencian del r 

de los españoles en su idií a 

incomprensible y en sus cost 
bres severas. Los vascongados -' 

tienen a mucho orgullo ser la serenata 

raza más antigua de Europa. Ha- 
blan el idioma vascuence, y hasta hace pocos años se re- 2 
gían por leyes especiales llamadas fueros vascongados, 

Vascos fueron los grandes marinos de los tiempos 
gloriosos de las famosas exploraciones y conquistas marí- 
timas españolas. Legazpi, Sebastián del Cano y Oquendo 



134 ESPAÑA PINTORESCA 

son hombres de los cuales están justamente orgullosos 
los cántabros. 

Viven los vascongados en los agrestes Pirineos en 
caseríos pintorescos de techos aplanados. Los cántabros 
S son en su mayoría tenaces agricultores, que cultivan el 
terreno irregular de sus hermosas montañas con arados 
antiquísimos, y llevan sus productos al mercado en lentas 
carretas de bueyes ; o pescadores, que viven arriesgando 
su vida en el peligroso mar Cantábrico. 
lo En estas provincias cada pulgada de terreno se halla 
cultivada y embellecida por flores y árboles frutales, 
especialmente el manzano ; de su fruto hacen la famosa 
sidra éuscara. 

Los hombres y mujeres del norte son amantes del cul- 
15 tivo de la tierra. Tienen una música majestuosa, bailes 
severos y trajes serios y pintorescos. 

VI 
Galicia es la región más al noroeste de España. Es 
una provincia fértil, en cuyos habitantes predominan los 
rasgos celtas. 
to El gallego es fuerte y emprendedor. Las clases altas 
son refinadas y amantes de la literatura y del arte. Los 
hombres de las clases bajas son, en su mayoría, mozos 
de carga en el resto de las provincias españolas, y las 
mujeres se colocan como sirvientas en las ciudades de la 
25 península. 

Es ésta una raza que, con frecuencia, emigra de su árida 
región. Es sufrida y resiste en el trabajo, el hambre, la 
sed y el cansancio, cual ninguna otra de las razas españolas. 

L,„z... Google 



LAS PROVINCIAS ESPAÑOLAS 135 

La provincia vecina, Asturias, es muy distinta a Galicia. 
Asturias, llamada la Suiza española, es una provincia chi- 
quitiía, montañosa y fértil, cruzada de oeste a este por los 
Pirineos Cantábricos y bañada por el mar. 

Son los asturianos una raza emprendedora e indepen- ; 
diente, oi^Uosos de su historia y de su linaje. Los 
romanos tardaron seis siglos en dominarla, y los moros 
jamás la pudieron poseer. Hoy día, a causa de la popu- 
lación excesiva muchos emigran como criados al resto de 
España, y los otros viven de la pesca y del cultivo de su 1 
fértil aunque abrupto suelo. 

Hasta hace pocos años vivieron algunas de estas regio- 
nes como reinos independientes, con leyes propias, cos- 
tumbres, trajes y hasta con dialectos particulares a cada 
una de ellas. Hay por lo tanto gran diferencia entre el i 
sumiso gallego y el despreocupado andaluz, entre el cas- 
tellano viejo tradicional y conservador y el catalán amante 
del progreso. Es muy distinta la música alegre del sur 
y aquella otra marcial y severa, casi religiosa, del norte 
de España. zi 

VII 

En la península que tanto nos cautiva hallamos una 
irregularidad artística en la conformación de su suelo, 
una variedad armónica de tipos y costumbres, una uni- 
formidad de hermosura que nos deleita. 

Es verdad que los trenes que cruzan a España marchan i 
despacio, y que muchos de ellos son viejos e incómodos. 
Es cierto que la muía, el buey y el borrico son aún hoy 
día los medios de transporte más fáciles y más econó- 
micos, y que el arado de manos no ha sido sustituido 

p„.„,G<»8le 



' 136 ESPAÑA PINTORESCA 

por las rápidas máquinas modernas. Es exacto que aun 
hoy día en muchos pueblos canta el sereno la hora, y los 
novios hablan por la reja. 

El • confort » moderno, los perfectos medios de pro- 

5 ducción y de transporte, la severa vigilancia nocturna, y 
otras de las miles manifestaciones de progreso actual, no 
han invadido aún a la clásica España. 

La febril civilización moderna no lo ha perfeccionado 
todo, ni ha podido sofocar las rancias costumbres de esa 

10 nación gloriosa, que se resiste a sacrificar su individuali- 
dad a las exigencias del siglo xx. 

Al atardecer suenan en todos los campanarios de las 
iglesias de la vieja España las Jóbregas. campanadas del 
« ángelus », y el español se descubre respetuoso : medita, 

15 ora y espera. El día ha pasado esplendoroso, la negra 
noche llega . . . , y surgirá de nuevo un nuevo d(a radiante 
de gloria y luz. 

España, a pesar de su pobreza y de su augusta calma, 
es hermosa ; no ha olvidado que fué en su día la sobe- 

zo rana del mundo. Su espíritu valeroso, su amor al arte, 
a la literatura y a la música vibra aún en este mundo 
moderno y ambicioso. Su raza de sabios y de hidalgos 
no ha muerto, y en su día surgirán gloriosos nuevos 
Campeadores, nuevos Cervantes, nuevos Velazquez, 

1$ nuevos conquistadores de las ciencias, de las letras y de 
las artes, y los trovadores volverán a entonar cantos 
románticos y triunfales en honor a la nueva España, que 
hoy día medita, ora y espera. 



c .y Google 



ROMANCE 
Magdalena {riéndose de les miidús de su hermana): 

He aprendido un romance de guerra ; 
lo cantaban mujeres de allá, 
de ojos negros y trenzas de noche, 
que siguen al tercio sin miedo al azar. 

Capitán de los tercios de España . . . 

Señor capitán, 

el de la torcida espada, 

de la capa colorada 

y el buen caballo alazán : 

Si fuera de empresa mía, 

si mi honor no se oponía, 

si diera a mi fantasía 

rienda suelta en este día, 

ya que partes, capitán, 

¡contigo me partiría, 

y a la grupa montaría 

de tu caballo alazán 1 

No me escuchaste, cuitada, 
y allá va la cabalgada, 
lanza en puño y rienda holgada, 
detrás de su capitán. . , . 

"' o,,..., Google 



ESPAÑA PINTORESCA 

¡ Clávame, dueño, tu espada 
del revuelto gavilán, 
y llévame amortajada 
en tu capa colorada, 
soberbiamente plegada 
sobre el caballo alazán ! 

Y allá lejos, 
a los extraños reflejos 
del fosco cielo alemán, 
cuando, olvidados los dejos 
de nuestros amores viejos, 
me traiciones, capitán, 
si favor tu boca espera 
de la blanca prisionera 
que una aventura guerrera 
libra indefensa a tu afán, 
¡ con mi mano enclavijada, 
que la muerte hará sagrada, 
yo he de quebrarte la espada 
como una espiga tronchada 
por tu caballo alazán ! 

¡Dueña mía, dueña mía, 
no me digas si te oía, 
que estaba mi fantasía 
riñéndose con mi afán ; 
por tu nombre y mi hidalguía, 
con su tercio, en este día, 
va a Flandes tu capitán. 

Llji:»..; Google 



No me hables, dueña, de olvides, 
que embargados mis sentidos 
de tus hermosuras van, 
y hollados y escarnecidos, 
he de traerte, rendidos, 
diez corazones heridos, 
en el arzón suspendidos 
de mi caballo alazán ! 

Eduardo Marquina 



c .y Google 



c .y Google 



CASTILLOS DE TORRESNOBLES 
Comedia en Tres Actos 



c .y Google 



PERSONAJES 

Duque de Guzman, prometido a 

Mercedes, marquesa de Torresnobles. 

SusiTA, amiga y confidente de la marquesa, sobrina del 

Cura de Cercedilla. 

Agafito, estudiante de medicina en la corte, hijo del 

SeRor Rodrigo, alcalde de Ceicedüla. 

Gitana. 

Tío Trompeta, sereno, pr^onero y aguador. 

Perico, chico de la calle. 

Una Niña. 

Un Mozo de Estación. 

nte de la corte, aldeanos, chicos de la calle y estudiantina co 
guitarras, panderetas y bandurrias 



c .y Google 



ACTO PRIMERO 

« Garden party » en casa de la marquesa huérfana de Toiresnobles, 
en ocasión en que va a ser pedida su mano. A la derecha y en parte 
del fondo se ven las almenas del castillo. Es media tarde. La con- 
currencia en traje de gala termina un minué y se retira despacio. 
Unos desaparecen por el fondo, otros entran en el castillo charlando y i 
abanicándose 

Agapito. (Espera aburrido. Llega Susita.) ¿ CÓtno se cas- 
tiga en la corte a la señorita que falta a una cita ? 

Susita. Pero ¿ ignoras tú lo que pasa f ¿ Sabes tú, 
acaso, por lo que no he venido? i 

Agapito. No, porque no soy adivino. 

SusrrA. ¡ Ay ! Has de saber que la marquesa ha desa- 
parecido . . . , y me consta que no quiere que nadie la 
encuentre. Yo la ayudé a esconderse y ahora he estado 
buscándola con los demás. {Se ríe.) ¡ 

Agaptio. ¿ Sabes tú lo que les hacen en mi pueblo a 
las personas que engañan al prójimo ? 

SusiTA- Ah, sí, sí, a las personas que salvan al pró- 
jimo . . . , las adoráis en tu pueblo. (Le da a besar la ruano.) 

Agapito, (Besándole y reteniéndole la manó) Y ¿ por qué 21 
crees tú que estás salvándole la vida a la marquesa ? 

SusrrA, Porque ella quiere casarse por amor y no por 
dar gusto a sus antepasados y a sus parientes. Amor como 
el nuestro (cariñosa) ¡ verdad ? Y yo digo que tiene razón, 
que así debe ser. j Verdad, que así debe ser í 2 

'« ,-• I 



144 ESPAÑA PINTORESCA 

Agapito. Sí, Susita, pero eso depende de ella. Yo no 
la conozco. 

Susita. Tú f no conoces a Mercedes i Es muy buena 

y también es muy hermosa y . . . Pero viene gente. Ven, 

5 Agapito, sigamos el baile. (-Su marchan alegres por la derecha 

y continúan bailando una interrumpida figura de minué al son 

de música cercana.) 

Entra Mercedes^/- el/ondo, asustada y triste. 

Mercedes. ¿ Pónde me escondo ahora í Y ¿ qué he de 
lo hacer ? {Reflexiona:) Porque yo no puedo contrariar a mis 
parientes, rehusando al duque ; pero tampoco he de hacer 
traición a mis ideales casándome con él por conveniencia. 
Si ésta es la vida ¿ por qué me han dejado leer libros en 
los cuales se habla de una felicidad basada en el amor y 
15 no en los apellidos o en el dinero? Todos bailan, todos 
son felices esta tarde, y yo ... , lejos estoy de serlo ; pero 
aun tengo tiempo ; él no viene hasta dentro de media 
hora. Imaginación, ¿ para qué te quiero ? Inspírame. 

{Se va arrodillando:) Virgen, que desde el cielo ves a tu 
3o sierva, no me niegues tu protección y tu guarda. 

Susita. {Se acerca. Al verla de rodillas) ¿ Estás haciendo 
penitencia ? Pareces una mártir cristiana. Por allí ha de 
venir el león a devorarte, el duque de Guzman. 

Mercedes. Tú siempre tan jovial sin pensar en mis 
25 penas ; te ríes, pero no intentas remediarlas. 

Susita. Pero j qué quieres que haga í 

Mercedes. Ayudarme, decirme como salir de aquí ; 
decirme un sitio seguro donde yo pueda esconderme y 
desaparecer, sin tener que ver a ese hombre y negarle mi 

Dglizac .y Google 



ACTO PRIMERO I4S 

mano, i Comprendes } Es necesario que yo desaparezca, 
que yo sea secuestrada, y que nadie sepa donde estoy. 

; A tí te gusta el romance í pues ése quiero yo para mí 
. . . poesía, libertad, amor ; sobre todo amor. 

SusiTA, (Acongojada) Mercedes, me das pena. (Alegre) 5 
Si vieses cuan felices somos mi novio y yo . , . ¡ Oh 1 . . . 
¡ ah ! , , . tengo una idea. ... Ya viene. . , . 

Mercedes. (Asustada) ¿ Quién ,' 

SusiTA. La idea. Espera . . . aquí está. ... Yo tengo un 
tío cura en el pueblo de Cercedilla. Nunca nos hemos visto. 10 
Le escribo ... le digo que voy a pasar una temporada con 
él . . . vas tú en mi lugar y vives allí, como una campesina, 
como una lugareña ... ¡ Ja, ja ! [ poesía, libertad ! 

Mercedes. Susita, dame un abrazo. Ésa es una idea 
admirable. (Se adra»ait.) ¿ Cuándo le escribirás .' 15 

Susita. Ahora mismo, aquí en el programa de baile. 
(Escribe y Ue fuerte.) Querido tío : Aburrida de la vida de la 
corte y aristocrática, (¡ejem!) corro mañana mismo a sus 
brazos. Necesitamos conocemos mucho, hablar mucho 
. . . queremos mucho. Quiero ser una aldeana, una de ^a 
Vds. No venga Vd. a la estación fx>r mi., 

{Mercedes mira la carta. Las amigas se abrasan y se ríen. 
Mkrcedes se va Aacia la ií^uierda. l/n hambre se acerca.) Mira, 
Mercedes, aquél es mi novio : quiero que le conozcas. 

Mercedes. No, ahora no, no quiero que me vea nadie. 25 
(Se va por la izquierda. Música por la derecha. Agapito mira a 
Susita, se ríen y se alejan bailando.) 

Entra el 'DVQV'B. por el fondo, disgustada y abatido. 
Duque. | Bueno I y ... ¿ qué hago yo aquí ? ¿ Por qué 
he de pedirle yo la mano a la marquesa esta noche, si 30 

D.„ze. ...Google 



I4Ó ■ ESPAÑA PINTORESCA 

nunca la he visto, {enojado) si no la he de querer jamás, 
... y si probablemente ella no me ha de querer a mí / 
¿ Porque mi padre se casara con una Torresnobles, y mi 
abuelo y mi bisabuelo emparentaran con Torresnobles, he 

5 de casarme yo con descendientes de Torresnobles tam- 
bién ? No, señor, y digo que no. [Enfadado) No quiero 
más blasones, ni más escudos, ni más ascendientes, ni 
más castillos. Quiero sólo . . . poesía, amor, libertad . . . , 
sobre todo, ¡ libertad 1 {Sienu pasos.) Se acerca alguien, 

io ; Si será mi futura ? Procuraré aparecer feroz, desagrada- 
ble en extremo para que rehuse mi blanca mano. (Se rü.) 
Gitana. Señorito, señorito, permítame que me aserque. 
Duque, j Ah ! ¿ eres tú ? acércate, hermosa ; buen susto 
me has dadQ, creí que eras . . . (aparte) ¡ detente, lengua ! 

15 Gitana. Se la digo, señorito. Ande oste que se la voy 
a esir, que me está disiendo esta mano (Le coge la mano.) que 
va oste a ser más felfs que er Nuncio .... que va oste a 
tener má castillo que er Moro Musa, y que se va oste a 
casar ... na meno que con una marquesa. 

20 Duque. ¿ Casarme yo con una marquesa ? i Yo ,' . . . 
I Yo, con una marquesa t vamos, mujer, si lo que yo 
vengo es huyendo de eso ; y como tú no me salves, no 
sé lo que va a ser de mí. 

Gitana. ; No quíe el señorito casarse con una marquesa ? 

25 pue ponga una blanca en ésta y otra en ésta y le saco yo 
má pronto del apuro que lo que oste piensa. 
Duque. Calla, mujer, pero ; es eso cierto .' 
GrrANA. Por ésta, señorito. (Besa la cruz hecha con el pul- 
gar sobre el índice) Vengan. {Le alarga las manos.) 

30 Duque. Toma. 

üglizac^yGÓOglt: 



ACTO PRIMERO . 147 

Gitana. Tengo yo allá en la vega una casita blanca, 
donde vive toda la gitanería. Oste se viene a vivir con 
nosotro por un poco de tiempo allá a Cercedilla. Vivi- 
mo al aire libre, en paz y alegría, y a oste no le ha de 
fartá ná por la gloria de mis churumbele. : 

Duque, {Exalíd»dose) Pero, i no me engañas, es eso 
cierto ? i Lo dices de veras ? 

Gitana. Y muy de vera, señorito, por ésta. {Besa la 
cruz hecha cor el pulgar sobre el dedo índice.) 

Duque. (Muy contento) Pues, allá me voy, lejos de i 
estos castillos, de estas tierras, contigo, gttanilla amable. 
(Se alejan^ 

Telón 



c .y Google 



ACTO SEGUNDO 

Al oscurecer. Plaza det pueblo de Cerceditla. A la izquierda hay u 
pozo, a la derecha la casa del cura y en el fondo un muro con un are 

A¿ Uvanlarse el telón unos niños juegan al corro. Hay una 
Niña en el centro que canta : 

; Yo soy la viudita 

del Conde Laurel, 
que quiero casarme, y 

El corro contesta: 
o Pues siendo tan bella, 



La NiÍÍa contesta, escogieHdo a una: 

5 Escojo a Carmela, 

por aer la más bella 

d« mayo y abril. 

Entra Carmela en el carro, y empieza el juego de nuevo, hasta 
a que entra el Cura por el arco. Los muchachos le besan la mano y 

Cura. {Con una carta en la mano) Es necesario que todo 

esté en orden, todo a pedir de boca cuando venga Susita. 

Y el pueblo ha de hacerle gran recibida {frotándose las 

5 manos) a la sobrina del cura icon orgullo). Por lo pronto 



ACTO SEGUNDO 



149 



llamaremos al pregonero para que entere al pueblo, j Pe- 
rico ! ¡ PerícO-0-0-0 ! ((/rt eküú vime.) 

Perico. ¿ Qué quiere Vd., padre ? 

Cura. DÍle al Tío Trompeta que se pase por la 
sacristía. Que el cielo te lo pague. 



... {Si-, 



\ 



Perico. Sí, señor cura. 

(El cura se acerca a la cas 
carta despacio. Una mujer vii 
agua del peso. Llega despt 
ñero, el Tfo TROMPETA.) 

TÍO Trompeta. Sefior 
¿manda Vd. algo? 

Cura. ¡ Oh ! (Meloso) 
está el bueno del Tío 
Trompeta, {Le da una 
palmada en el hombro.) 
Quiero que eche Vd. 
un pregón para que 
sepa todo el pueblo ® 
que mi sobrina viene 
esta noche. 

Tío Trompeta. Sí, 
señor, (Se -va.) 

Entran por el arco unos 
chicos de la calle y jue- 
gan a los toros. Al poco rato se oye el redoble de un tam- 
bor. Entra el Tfo Trompeta por el arco cantando el pregón. 
De parte del señor cura, que su sobrina vendrá esta noche, 
y quiere que lo sepa todoo ... el pueblo — ¡ que su so- 
brina vendrá esta noche . . . ! (Se aleja tocando el tambor 30 
y los chicos le siguen aplaudiendo y cantando.) 

p„,„,G<>«gli: 



1. PREGONERO 



ISO ESPAÑA PINTORESCA 

SeRob Rodrigo. {Al poco rato ¡lega azorado.) ¿ Qué oigo, 
padre cura ? Se me figura que su sobrina y mi Agapito 
van a hacer migas, ¿ eh ? Abora mismo le envío una ra- 
zón para que se venga de la corte al pueblo a escape, 
5 ya estudiará más tarde. Usted y yo valemos poco si no 
les vemos casados a la vuelta de un par de meses, i Qué 
le parece, padre .' 

Cura. Hombre, paciencia, ya veremos ; allá ellos, 

(Poco a poco van entrando mujeres y hombres y rodeando a las 
lo interlocutores^ S(, amigos míos, mi sobrina está al llegar. 
Me escribe que quiere vivir con nosotros, ser una de 
nosotros. ... Es muy buena, es un ángel, mi Susita. 

Entra Mercedes, alegre, pero cohibida. Un mozo de estación 
viene detrás de ella, trayendo las maletas. 

\$ Mozo. Pae cura, aquí está la señorita. 

Cura. Pero ¿ qué es esto ? ¿ Cómo está, mi palomita ? 
{Aplaude la gente. Va el cura a abrazarla, ella se aparta) ¡ Qué 

es eso, no abrazas a tu tío í 

Mercedes. Sí, SÍ, a mi tío. (Le abraza retraída. Las 

3o gentes miran a Mercedes, le tocan el traje y hacen comentarios 

entre sí.) ¡ Cuánta amabilidad ! ¡ Cuánta sencillez ! ¡ Esto 

es vivir I j Cuan soy feliz desde que llegué ! ¿ Vamos a 

ser amigos ? ¿ verdad í 

Todos. ¡ Sí, sí ! 
25 Mercedes. ¿ Me aceptáis por amiga y compañera ? 

Todos. Sí, sí. 

Cura. Y ahora a retiramos, que viene el sereno. (Les 
echa la bendición, y se marchan cantando. El cura y su sobrina 
entran en la casa. El sereno llega a la plaza poco después:) 

Dglizac^yGOOglt: 



ACTO SEGUNDO 151 

Tto Trompeta. {Cania.) Las ocho y media y sereno-o ! 
(Vuilve.) Ave M-..ia Furísima, las nueve y media, y sereno, 

í(/na estudiantina de bandurrias, guitarras y panderetas toca una 
serenata ante la reja de Mercedes.) 

Entra el Duque casi al terminar la serenata, y se esconde para 1 
qMe no le vean los Jóvenes. Al marcharse ¿stos, el sereno se 
acuesta a dormir. El Duque se le acerca sigilosoy le toca 
el hombro. 

Tto Trompeta. {Canta.) ¡ Ave María Purísima, las diez 
y media . , . ! i 

Duque. Calla, monstrenco. 

Tío Trompeta. (Lerantándose de prisa) ¡ Eh í ; a mí, 
monstrenco ? ¿ Qué es eso de monstrenco í 

Duque. Nada, hombre, nada, que me veo en un apuro 
grande, toma. (Le da dinero.) 1 

Tío Trompeta. Eso es otra cosa. Se estima. 

Duque. Necesito tu ayuda, toma. (Le da más dinero:^ 

Tío Trompeta. (Aparte) No parece malo el negocio. 

Duque. Yo quiero vivir aquí, aprender esta vida, ser 
uno de vosotros. No quiero dinero, toma ; ni ducados, 2 
ni castillos. Si me ayudas te pagaré a peso de oro tu 
silencio. ¿ Cuento contigo ? (con ansiedad) 

Tío Trompeta. Hombre, sí (mirándole intensamente a la luz 
del farol). No me parece Vd, mala persona : buen fondo, 
generoso . . . Déjeme Vd. cavilar. (Piensa.) Pos, mire 2 
usted, a mí me llaman Tío Trompeta. Por el día soy 
pastor, a la caída de la tarde pregonero y por la noche 
lo que está a la vista sereno, sereno, ¿ Por qué no ha 
de sentarle a Vd. uno de mis oficios ? Se me figura que 
haría Vd. buen pastor, ; eh .' 3 

D.„ze. ...Google 



152 ESPAÑA PINTORESCA 

Duque. (Entusiasmado) Eso mismo, pastor, ¡ pastor ! 
j aire ! ¡ libertad I 

Tío Trompeta. {Mirando alrededor) Cante Vd., Ave Marta 
Purísima, las doce y \ sereno-o-o-o ! 
; Duque. ¿ Para qué ? 

Tto Trompeta. Para que sí, hombre, porque tengo un 
plan aquí (señalando a ¡a cabesa). Si al amanecer alguien le 
ve a Vd. tan majo, no creen mi cuento. Tome usted mi 
chuzo y mi farol, y mientras le busco un traje de pastor es 
o Vd. ... el sereno, ¿ comprende .' Cante Vd., Ave María 
Purísima, la media noche y \ sereno-o-o-o ! 

Duque. ¡ Bravo, hombre, bravo 1 voy a ser el repre- 
sentante de un hombre muy listo. (Le da una palmada en 
el hombro y después la mano. Canta.) Ave María Purísima, la 
5 media noche y ¡ sereno-o-o-o ! 

Tin Trompeta. (Sí vuelve de pronto.) [Caramba! Hombre, 
lo hace Vd. ¡ casi tan bien como yo ! Ahur.. ... Ya estoy 
de vuelta. (Un joven se acerca a la ventana de Mercedes y 
deja un ramillete de flores) 
o Duque. (Paseándose) Ave María Purísima, la una y 
medía y ¡ sereno-o-o-o ! 

Mercedes. (Desde la ventana) Pero, \ qué buena voz 
tiene el sereno ! j Cuan hermoso es esto ! ¡ Me es im- 
posible dormir aquí con tanta música y tanta poesía I 
5 Agapito. (Que ha llegado de la capital, se acerca a la reja y 
canta.) Vuela, oh serenata, 

Cuéntale mis amores ; 
Lleva ta nota grata, 
a Ueva mis flores. 

Vuela, oh serenata. 

Cuéntale mis amores. (Se retira cantando) 

Dglizac .y Google 



ACTO SEGUNDO 153 

(Llega el T!o Trompeta con un en-vollorio, que entrega mtsteríosa- 
ntettte al Duque.) 

Duque. Gracias, gracias, Sr. Trompeta, y ¿de quién 
es esa reja .> 

Tío Trompeta. De la sobrina del cura, una muchacha ; 
preciosa, un sol, un ángel ; se parece a la virgen de Cer- 
cedilla. Llegó anoche y es tan simpática que ya le están 
dando serenatas los mozos del pueblo. Pero . . ., {cok 
curiosidad) ¿ por qué lo decía Vd. .' 

Duque. Por las serenatas . . . desde que Vd. se marchó i 
han venido muchos a esa reja, Y ¿ sabe lo que estoy 
pensando ? 

Tío Trompeta. No, no se me ocurre ná. 

Duque. Pues, que ahora mismo le voy yo a cantar una 
copla a esa joven. {Aparte) Buena manera de empezar. 1 
[Se acerca a la reja y cania.) 

La luna rísueña brilla 
sin sombra de nube alguna. 
Cercedilla 
duenne a la luz de la luna. 2 

Todo es calma, por la sierra 
y en mi angustia. . . . Todo es calma 
en el délo, y en la tierra, 
y en el alma. . . . 

j Qué reposo 3 

tan solemne, tan profundo '. 
\ Qué silencio tan hermoso '. 
Biilla el délo, . . . Duerme el mundo. . . . 



Gente del campo, sencilla, 
toca, lejos, una grata 
serenata. 



,c .y Google 



ESPAÑA PINTORESCA 

Cercedilla 
no del cielo se recata. 
Brilla, y brilla, 
bajo una lluvia de plata 
que alegra, que maravilla, 
que da ensueflos de fortuna . . . 



(Ella le tira una flor. El DUQUE la recoje y si aleja diciendo 

lo exaltadamente) Poesía, amor, libertad ; sobre todo . . , 
¡ libertad ! 

Tío Trompeta. Se me figura que este es negocio de 
amores, {Juntando los indites) Bueno y ¿ a mí qué ? Tocándose 
los bolsillos) Con cobrar y callar, {Después de pasearse u» poco 

1 5 por la plaza y fuera de ella se despereza, se quila la manta y la 
gorra; deja el chuzo y el farol a un lado y se acuesta; permanece 
dormido algún tiempo y al cabo de un ralo se levanta. Está 
amaneciendo.) (Perezosamente) Ave María Purísima, las CUatro 
y media y ¡ sereno-O-O-O ! (Se aleja cantando. A lo lejos se 

lo oye un Ave María Purísima. Poco después se abre la puerta de 
la casa del cura, y aparece en el umbral Mercedes. Está vestida 
de aldeana, lleva un cántaro en la cadera.) 

Mercedes. ¡ Qué noche más agradable ! ¡ La mejor de 
mi vida ! ] Cuánta serenata ! ¡ Qué voz la del sereno ! 

25 ¡ Cuánto romanticismo y cuánta poesía hay aquí ! ¡ Qué 
miradas deben tener los retratos de mis antepasados allá 
en el castillo ! . . . ¡ Ah ! La Marquesa de Torresnobles 
escuchando las serenatas de unos lugareños , , . Pero, 
¿qué importa? esta vida me deleita. Me encantan estas 

30 vistas, esas montañas inmensas, esos valles extensos. . . . 



ACTO SEGUNDO 155 

Por allí viene un campesino, iré hacia el pozo. {El Duque, 
vestido de pastor, se acerca despacio, mirándola y haciendo gestos 
de aprotaciÓH.) 

Duque. {Aparte) ¡ Qué hermosa es ! Debe ser la sobrina 
del cura. (A Mercedes) j Buenos días ! [ Cómo se ma- 5 
druga ! {Coge la cuerda del poso que ella tiene agarrada. Los 
dos se miran intensamenle.) 

Duque. Dispense, real moza, aquí en mi pueblo . . . 

Mercedes. {Aparte) Pero j qué cortesía, hasta en los 
pastores ! (Al Duque) No se moleste, yo estoy acostum- 10 
brada . . . 

Duque. No importa, yo no puedo permitir . . . 

Mercedes. {Aparte) Pero, j qué bien hablado ! . . . (Al 
Duque) ¡ Qué vida tan hermosa es ésta ! 

Duque. ¡ Hermosísima! ... 15 

Mercedes. Se me figura que allá en las ciudades no 
son tan felices como nosotros. . . . Dicen que los nobles 
viven en castillos , . . con muchos criados . . . que no 
van por agua, ni van a pasear a las plazas , , , que hay 
muchas ceremonias entre los nobles, y . . . 20 

Duque. Y se casan por conveniencias de familia. . . . 

Mercedes. (Sorprendida y enfadada) ¿ CÓTCIO lo sabe Vd. .' 

Duque. Porque , , , porque . . . ¡ uf ! yo mismo, yo 
mismo ... lo he oído, 

Mercedes. {Aparte) ¡Qué susto me dio! {Al Duque) 25 
¡ Ah ! j sí 1 Entonces será verdad. 

Duque, Y aquí se vive muy bien. ... Yo tengo mi 
rebaño en la montaña. Desde lo alto del cerro miro al 
mundo pequeñito y ai cielo inmenso, inmenso. , . . Abajo 
luchan los hombres, arril» cantan los ángeles. A veces 30 

Dglizac .y Google 



I5Ó ESPAÑA PINTORESCA 

me parece que oigo las alas de los querubines. Yo vivo 
entre las flores ; ellas me acarician la cara con sus pé- 
talos suaves. Si algún día dudo yo si la moza de mis 
amores me quiere o no, se lo preguntaré a mis com- 

5 pañeras las ovejas, que dirán : — ¡ Be 1 j be ! — y después 
miraré a las estrellas, que dicen titilantes al abrirse y 
al cerrarse : — Sí, si, no, no. — (Aparte) Pues, ¡ no me voy 
creyendo yo mismo que soy pastor ! ¿ Si será cierto ? 
{Se queda peruattvo.) 

10 Mercedes. {Aparte) ¡ Qué es esto ? Yo no sé lo que 
siento, pero , qué natural y qué elocuente es ! Nada que 
toda una marquesa se está enamorando de un aldeano. 
Es cierto, este pastorcito con todas sus palabritas sencillas 
me está cautivando. {Al Duque) Me voy. 

15 Duque. No se vaya Vd. Tengo yo en la montaña 
{cantando) una casita blanca . . . 

Mercedes. Esa voz la o( yo anoche — {Pensando) — 
; Vino Vd, a mi reja anoche t 

Duque. {Enseñándole la rosa. Aparté) E)stOs amores me 

20 rejuvenecen, me vivifican. . . , (Canta.) Vente a ver mis 
ovejas allá en la montaña. Vente a mirar el cielo, las 
flores y las vacas. {Se aleja. Ella fascinada le sigue. Van a 
salir, y entra la GITANA.) 

Gitana. ¿ Tú por aquí .' ¡ cuánto te he buscado ! 

25 Duque. {Aparté) Cállate, no me descubras. . . . 

Mercedes. ¡ Parece que se conocen 1 Me alegro porque 
a mí me gustan los gitanos. (El Duque se retira.) 

Gitana. ¿ Se la digo, señorita í Ande oste que se la 
voy a desir ; que se ve al momento en esa mano presiosa 

30 que va oste a tener mucho dinero, mucha dicha ; que va 

D.3l.zac.yGOOgle 



ACTO SEGUNDO 157 

oste a casarse con un duque por lo menos . . ■ y van ostés 
dos a vivir felices en castillos . . . 

Mercedes. {Entristecida) \ Riquezas ! ¡ Castillos ! i Ca- 
sanne con un duque ? Vete, mujer, vete. ... Yo no 
quiero riqueza ni castillos ... sin él. {Señalando al lugar 5 
por donde se fui el Duque) 

Teúín Lento 



c .y Google 



TERCER ACTO 

Fiesta en la misma plaza. Fiesta andaluza de canto y baile. Es de 
noche. La imagen del muro deberá. tener las luces encendidas. La 
gente va entrando en la plaza. Hay alegría intensa. Cuando entra 
Mercedes todos aplauden. Cuando entra el Cura le dan el ^tío 
5 de preferencia y algunos le besan la mano. £1 Duque también ha 
llegado ; está vestido de pastor, se acerca a Mercedes. 

Mercedes. Vete, no debes estar conmigo, no quiero 
que te pongas a mi lado. No debe ser, j no puede ser ! 

Duque. Te avergüenzas de mf, porque no soy rico ni 

lo poseo castillos, castillos en lo alto de algún monte. Los 

míos, i que quieres ? están en el aire. ¿ Te entristece eso ? 

Mercedes. No eso, no, no me comprendes, ni yo puedo 
explicártelo ; pero vete, veté lejos de aquí, lejos, muy lejos 
de mf, te lo suplico. 
15 Duque. ¡ Ah ! Sí, me iré lejos, muy lejos, todo lo lejos 
que tú quieras, porque mi voluntad es la tuya, mi deseo 
es sólo obedecerte, mi deber es cumplir tus caprichos. 

Mercedes. ¡ Ah ! No, no, cállate, j no hables así ! 

Duque. Bueno, entonces me alejo, pero no bailes con 
20 nadie. 

Mercedes. ¡ No ! 

Entra Agapito deslumbrante, vestido de torero. Todos le aplau- 
den, le gritan ¡ Ole I j olé ! Le tiran los sombreros, y il se 
acerca cantando arrogantemente el aria del uToreadorf, de 
; 5 « Carmen ». 

L)ji.:a..i.C:.OOgle 



TERCER ACTO 159 

Agapito. Traigo una buena noticia. Mañana toreo en 
la plaza para que haya más alegría en Cercedilla. Porque 

i qué es una fiesta sin corrida í ¡ Nada ! {Todos aplauden.) 

Todos. [ Bien, bien ! ¡ Ole ! 

Duque. Pero, ¿ has toreado tú alguna vez ? 5 

Agapito. ¡ Toreado yo } ¿ A m[, con esas ,' vamos, en 
Madrid, en Valencia, en Barcelona y en Sevilla. {Aparte) 
¡ Perros ! (A todos) ¡ Ole ! 

Todos. ¡Ole! ¡Ole! 

Agapito. Viene el toro por aquí, y yo me voy hacia 10 
allí. Tocan a banderillas, y después a matar. Yo aburro 
al toro . . , , se cuadra y ¡ zas ! | Muerto ! {Todo esto accio- 
nando con viveza. Durante el relato la multitud le aplaude, y le 
corea con vivas y oles) 

Agapito. Y el segundo toro y todos los toros se los 15 
dedicaré a mi Carmen, a Vd., Susita. {Canta otra ves con 
bríos el aria de « Carmen ». Esta escena es muy animada.) 

Duque. {Aparte) Este doctorcito me está aburriendo. 

SeHor Rodrigo. ¿ Pero no se baila ? 

Cura. A bailar, mozos, a bailar, mozas. {Bailan. Esta to 
fiesta es muy alegre y pintoresca. Tiene -mucho sabor andaluz. 
Los mozos y las mozas bailan en parejas los bailes de Andalucía. 
Los bailes van acompañados de castañuelas^ guitarras y panderetas, 
coreados con palmas y gritos de los espectadores de la plaza. El 
Tío Trompeta vende agua y azucarillos a los concurrentes. La 25 
Gitana les vende flores) 

Duque. {A Mercedes) ¿ Bailas conmigo ? 

MERcetiF.s. No. 

Duque. Entonces me retiro. Salgan más parejas. 
[Salen parejas y bailan las sevillanas. Dos parejas bailan la jota 30 
a continuación. El entísiasmo crece.) 

p„,„,Gortgl(: 



l60 ESPAÑA PINTORESCA 

SeSor Rodrigo. Agapíto, saca a bailar a Susita. 

Cura. Susita, a bailar tú también, sí, sf, baila con 
Agapito. 

Duque, {A Agapito) No te atrevas. 
5 Agapito. (Sin kaixr caso al Duque) Vente, Susita. (Bailan 
los dos muy animados y vitoreados por loí espectadores. El Duque 
está muy disgustada.) 

Cura. (Cuando termina el baile) Ahora, Señores, vamos a 
la Venta de Siete Picos a refrescamos y a obsequiar a 
\a las damas. (Todos salen alegremente de la plata.) 

Duque. (A Agapito) Quédate si eres hombre. 

Agapito. Y tú ¿ quién eres ? 

Duque. Yo soy quien soy. Cuando un hombre pide a 
otro que no baile con cierta dama, y el tal hombre baila, 
1 5 hay un duelo en mi tierra, y en tu pueblo ¿ qué pasa ? 

Agapito. Hombre, mi tierra no es tierra de duelos. . 
Aquf nos matamos en cualquier esquina y de cualquier 
manera ; pero yo sirvo para todo, [ Ejem ! ¿ Quieres 
romanticismo ? (Mercedes se acerca al arco y oye la conversa- 

10 "<*»-) Pues tendremos un duelo. 

Duque, Convenido, vamos a preparamos. (Los dos se 
acercan a la imagen a ofrecer una plegaria. Mercedes se va. 
Agapito termina pronto, y va a buscar un par de espadas.) 
Duque. (Ante la imagen, rodilla en fierra) Juro que hay 

■¿S una mujer a quien amo con toda el alma. Juro que si ella 
me quiere no han de estorbar mis castillos ni mis títulos 
para hacerla mía. Ayúdame en este trance de honor, y 
haz que si muero llegue a su poder esta rosa que llevo 
junto a mi pecho. (Besa la rosa.) Y no me niegues su afecto 

30 si salgo victorioso. Amén. (Se levanta.) 

D.3l.zac.yGOOgle 



TERCER ACTO l6l 

Agapito. {Vuelve con las espadas ; entrega una al Duque.) 
En guardia. (Empiezan a batirse. Uegan MekCEDIS jr el Cvra.) 

Cura. ¡ Ta, ta, ta ! ; qué es esto, caballeritos > {Los se- 
paran.) ¡ En qué sitio y en qué tiempos vivimos ? {£"/ 
CvRJí coge a Agafito y empiexa a reprenderle aparte. Mercedes s 
se acerca al DUQUE.) 

Mercedes. •^ Dónde aprenden a batirse ios pastores ? 
No, tú no eres quien eres. 

Duque, Y ¿ si no lo fuera ? 

Mercedes. Serías tú, siempre. ' lo 

Duque. Pero, ¿ por qué no bailaste conmigo y bailaste 
con ése .' 

Mercedes. Porque tú y yo no debemos bailar juntos. 
No debemos vernos. Tú no sabes que yo . , . 

SeíJor Rodrigo, j Agapito ! j Agapito ! ¡ hijo m{o t 15 

La Gente. (Asustada) ¡ Agapito ! j Agapito ! 

Señor Rodrigo. ¡ Un duelo ! y ; por qué ? Es decir, 
I qué tú ibas a tener un duelo con un desconocido ? Por- 
que ; quién es ese hombre ? 

Muchos. ¿ Quién es ese hombre ,' to 

Tío Trompeta. Es mi pastor, Sr. Rodrigo, \ cuidado ! 

Gitana. Y mi buena estrella, ¡ cuidadíto ! 

(Entra Susita en traje de viaje acompañada por una señora de 
edad.) 

SüsiTA. (A Mercedes) Eso es, divirtiéndote aquí y ro- 25 
bándome a mi Agapito. (Llorando) 

Mercedes. ¿ Yo, Susita .' ¿ Qué dices, qué es lo que 
tienes .' 

Susita. Sí, tú. Todo el mundo lo dice por el pueblo. 
Y allá en el castillo y en la corte me echaban la culpa de 30 

Dglizac .y Google 



l62 ESPAÑA PINTORESCA 

tu desaparición. {Llora.) Por eso he venido a buscarte 
para que te vuelvas a Madrid y para que me devuelvas 
a mi Agapito, (Todos están muy sorprendidos sin acabar de 
comprender.) 

S Cura. ¿Qué es esto, señoras mías? Expliqúense ustedes. 
Señor Rodrigo. Por orden del Señor Alcalde, expli- 
qúense Vds., eso mismo, {con aplomo) 
SusiTA. Dilo tú. 
Mercedes. Es, padre cura, que allá lejos donde yo. 

10 vivo, querían casarme con un hombre a quien yo nó 
conocía, y yo me opuse a ello. Yo quiero amores, poe- 
sía, libertad. (,La gente sigue la explicación con sorpresa, entu- 
siasmo y signos de aprobación. Todo es muy dramático^ Yo 
hice que su sobrina Susita le escribiese a Vd. diciendo 

IS que ella venía, y me vine yo en su lugar, a vivir con 
Vds. Y ahora, ahora que era yo tan feliz, ahora que 
empezaba yo a conocer el amor, me tengo que volver 
allá lejos, a mis castillos. . . , {.Llora. El Duque se le 

ío Cura, {impresionado) Sí, hija, sí, llora. {Aparté) Yo que 
tanto me había encariñado con ella . . . todo sea por 
Dios. {.Se persigna.) 

Mercedes. Pero i me perdona Vd,, padre, perdonan 
Vds. a la Marquesa de Torresnobles ,' 
¡5 Todos. ¡ La Marquesa de Torresnobles ! {muy sorpren- 
didos y admirados) 

Duque. {Aparte) ¡ La Marquesa de Torresnobles ! ¡ Mi 
prometida 1 {Va cuereándose a Mercedes.) 

Agapito. Bueno, y j este hombre quién es } 

Dglizac .y Google 



TERCER ACTO 163 

Señor Rodrigo, j Es verdad ! De parte del Señor Al- 
calde, i quién es Vd. ? 

Duque. (Se guita y tira lejos de si los atavíos de pastor.) Yo 
soy el Duque de Guzman. 

Todos. ¡ El Duque de Guzman ! ! 

Mercedes. {Aparte) ¡ Mi prometido! 

Duque. Huí de Madrid porque no quería casarme con 
!a mujer con la cual habían arreglado mi enlace mis 
parientes, y ahora que conozco el amor, me vuelvo a mis 
castillos ; pero ... no solo, ¿ verdad ? (A Mercedes suplí- i 
canti. La gente se va alejando. Todos los miran eon disimula y 
alegría, cuchicheando entre sí.) 

Duque. (A Mercedes) Solo no, . . , ¿verdad.' 

Mercedes. [ No, no ! (Se le acerca) Solo no, yo iré con- 
tigo, cuando nos case el p>adre cura en esta misma plaza, 1 
entre esta gente. (El Cura se retira con SusrrA, bendiciéndoles 
antes de entrar en la casa.) Después iremos a nuestros cas- 
tillos con las almenas alegres, con las campanas de plata 
en la torre de la iglesia, y habrá allí, en esos jardines de 
nuestros castillos, pájaros cantores, vistosas y fragantes Z' 
flores y felicidad, [ mucha felicidad . . . ! 

Tío Trompeta. (Se aleja también) Ya me parecía a mí 
que era ésta una cuestión de amores. Un Duque ... mi 
pastor ! {Se ríe.) 

Duque. Sí, Mercedes. Vamos allá a las tierras de 2 
nuestros nobles antepasados, j Qué hermosos son los 
castillos de Torresnobles ! que se alzan majestuosos en 
las agrestes montañas, ¡ tan egregios, tan sombríos ! 
Allí vivirán felices una duquesa hermosísima y un 

Dglizac .y Google 



l64 ESPAÑA PINTORESCA 

caballero que la idolatra. (,Le besa la mano, y se aUjan aga- 
rrados muy despacio. A lo lejos se oye una guitarra tocando 
una dulce serenata.) 

Gitana. (Que se había quedado durante esta convenación, 

5 junio a la imagen) Se van, se van a sus castillos, a los 

castillos de Torresnobles ! íSe rü contenta. Música lejana.) 

TelOn Lemu 



C.J Google 



CANCIONES ESPAÑOLAS 



c .y Google 



CANCIONES ESPAÑOLAS 

Estas canciones son aires populares españoles. 

A la Marcha Real, que es himno nacional, le hemos añadido 
la letra. 

La Pastora, San Serení, San Serenín, La Pájara Finta y La 
Viudita son cinco coplas de las que cantan los niños cuando 
juegan al corro, segiin indicamos en el capítulo titulado San 
Sebastián. 

El Villancico es uno de los muchos cantos españoles de 
Navidad. 

La Serenata es una tonada muy popular, notable por su me- 
lodía triste y sentimental. 

Termina la colección con el extraño canto del sereno. 

Confiamos en que estas canciones darán una idea de la va- 
riedad y delicadeza de la música española y que añadirán otra 
nota pintoresca y grata a nuestro libro. 



)j,:», -.Google 



CANCIONES ESPAÑOLAS 
LA MARCHA REAL 






=^^^= 


=F?^ 


=i^=^1 


w" r r r 

ce d£fea-pa 


na el bien ; 

«X p 


±1= 

Sal 


ve le 

-^ 1 


!Síi,L' 1 — ^-|.^ -1 



c .y Google 



ESPAÑA PINTORESCA 






r. 


S 


i* ■ ^ ^ 1 






^ 


AH — i 


.. 


¿^Mf^ 


## 


IJ .|| 










r r 

si - to 


J 


i r r 

a que es deEs - pa 

■ J 1 


na el 




k>' f 1.. , r i' 1^ , IJ il 



I Quev 
la Espafla pintoresca 
del Cid Campeador, 
la que ayudó a Colón. 
Salve le dicen sus hijos con íé, 
I viva Alfonsito I ] viva 
que es de España el rey I 



I Quiero, quiero, gozar 
del tiempo bueno; 
catapün, chin, chin, 
me quiero divertir . . . 
ir a paseo 

y coger primaveras, 
catapún, chin, chin 
me quiero divertir. 



E Tengo, tengo, de m{ 
que f rfo tengo ; 
catapün, chin, chin, 
no puedo resistir, 
y si me hielo 
i dtbtde hallaré consuelo ? 
catapún, chin, chin, 
no puedo resistir. 

3 Tengo, tet^^o, de m( 
que calor tengo ; 
catapún, chin, chin, 
me voy a derretir, 
y si me aso 

jdónde hallaré descanso? 
catapún, chin, chin, 
me voy a derretir. 



c^yGooglt: 



CANCIONES ESPAÑOLAS 
LA PASTORA 




#=t= 


h 




|J J J J |J= 


¡ j -1 


ri 
hv¿ jp — 


to, 


e. 


ta ' ba u - na pas - to 

^Tí— — -f hf— 


— Jr— ! 1 

C -1 




H^ 


= 


-^i \ ^\ 


-4 1 




z Con leche de sus cabras, 3 El gato la miraba, 

larin, larán, larito, larán, larán, larito, 

con leche de sus cabras el gato la miraba 

mandó hacer un quesito. con ojos golosttos. 

Larán, larán, larito. Larán, larán, larito. 

4 Si tú me hincas la una, 

larán, larán, larito, 

si tii me hincas la uña 

te cortaré el rabito. 

Larán, larán, larito. 



.y Google 



ESPAÑA PINTORESCA 
SAN SERENÍ 




z San Serení 
de la buena, buena vida, 
hacen las costureras 
I así, asf , así ! 



3 San Serenf 
de la buena, buena vida, 
hacen los barrenderos 
[ asi, asf, as( I 

Dg liza, .y Google 



CANCIONES ESPAfíOLAS 
SAN SERENÍN 




tia 


r 

no. 


¡yo mean 


» . di - Ha - ríl 

■1 J . . 


fe^> *; 1 . L „ 1 r^^=«=H 


'^ r 




-^1 


1 



t San Serenfn del monte, 
San Serenin cortés, 
Vo, como buen ci 
i Yo me levantaré 1 



3 San Serenfn del monte, 
San Serenta cortés. 
Yo, como buen ci 
¡ Yo te saludaré 1 



c .y Google 



ESPAÑA PINTORESCA 
LA PÁJARA PINTA 




1 


brade"^ 


ver 


de 


U 


mdtt . . . 


coQ el 


m i- , ir , 1 i 1 


I^T 






" 




-^^-r- 






c .y Google 



CANCIONES ESPAÑOLAS 



F#i=i 


^ 


-^, — ^ 


-hi — 


Niña* 

Ti — ^ ¡r-1 


i Cuan 


do 


•r- • 

le ve - ré 


yo! 

t4= 


Mea - rro - 

r-H M 






- í 


-H — 


-4-^ í— 1 




(^^^J ^ J' J J'lJ f J' J' J=j 


B^— f- 


-r-f- 




"t— 


c r- 




Un 


-te; da- 


me u ■ Da 


ma 


no, da - ir 


e la 


STf^ 


=^4^ 




1 


^=f= 


-j 




1 




M — 


=h= 


] 





^ t J J JIJJJ'J/JIJ.MI 


i 




. 1 
tra, da- 


m^ünbe-s 


-*^ r ^ 

i-to, ca-ri-ta de 

: r r 

■_i 1 _ 


ro - sa. 



*La niña pijaia pinta, en el centro del coito, tiace lo que dice Id 

Dglizac .y Google 



ESPAÑA PINTORESCA 
LA VIUDITA 




Niña. Escojo a Carmela, 
por ser la más bella 
y blanca azucena 
de mayo y abríL 



)j,:»,-.GooqIc 



CANCIONES ESPAÑOLAS 175 

VILLANCICO 





. N.ÑA 


^ 










%fl ^ r4~i K b JHH 1 í kH 


>*4 J -^ IJ. J^ J * M J f -^1 




Ma-drCa 1^ 


r r í 


-f- 


fto, 




puertaM-táun 


más her- 


mvs li- 1 ^^=tf-K4-^ 




,,„,Gf»gle 



ESPAÑA PINTORESCA 



í 


p ^ !• ; ^ ¡ J IJ ^ j ^ 1 II 




r r 

por-que CD es • t 


■ T 

a tie 


r 

rra 


r r f 

aun hay ca - ri-dad. 


f 


4j ' : 


II '^ , n 




2*f f— 


— i- 


=5= 


-Vf — f- — f — n 



Niño. El oifio está tintando. Madre. Pues dile que entre, 

titiritando de frío, se calentará, 

y dice que los gitanos porque en esta tierra 

le quitaron el abrigo. aun hay caridad. 



SERENATA 




■y Google 



CANCIONES ESPAÑOLAS 177 




m^ J J M I^HJ rjj II 


^ 1 


jos res -plan -de 

1 b» — 


T 


iVi ■ da mí. al 


1 i:_i 


i r 


¥= 


4 ^ 1 'I 



2 Te quiero porque fe quiero, 
que CD mi querer oadie manda 
te quiero porque me sale 
de lo profundo del alma. 
I Vida mía 1 



3 Mi novio es alto y moreno 

y viste con ropa negra. 

Mi familia do le quiere \ 

esta sf que es pena a^^ra. 

¡Vida mía! 

4 Dices que td a mf me quieres, 

y es mentira, que me engañas, 

que si tú a mf me quisieras, 

de otro modo me trataras. 

[ Vida mfa ! 

D.3l.z«.yt,:.OOgle 



ESPAÑA PINTORESCA 
EL SERENO 




rf¥=F 


— ^ 




[r=t! 


=?=? 


f=r^ 


■H H 


w^^- 


-r 


r 


r:^ 


T 


^^ 


=^=^ 


las 


d03 


y me 


di 


a y 


se - re 


s 


'^M~ 


=^ 







_j 


4t — 


~L — H 


•-=-»— 1 




_ 







H| 


— ^ H 



c .y Google 



PREGUNTAS 

LA LENGUA ESPAÑOLA 

(PÁGINAS 1-3) 

1. jEs España la tierra de las leyendas? 2. ¿Son tortuo- 
sas las calles española^? 3. ¿De qué color son las casas? 
4. ( Quiénes están en los balcones ? 5. j Cómo llama la leyenda 
al idioma espaflol ? 6. ; Ddnde hubo un concilio en el comienzo 
de los tiempos? 7. ¿De qué hablaron los dioses? 8. ¿Quién 
había creado el sol y las otras estrellas ? 9. ¿ Qué había creado 
el dios pequeñito? lo, ¿Qué le regaló Juno? 11. ¿Quién le 
regaló minerales? 12. ¿Cómo serían las mujeres del jardín? 
•3-íQu^ dijo Jupiter del idioma de España? 14. ¿Es el español 
una derivación del latín? 15. ¿Qué razas habitaron la penín- 
sula? 16. ¿Cuándo surgió el dialecto romano? 17, ¿Qué sabe 
Vd. del desarrollo de la lengua española ? 18. ¿ Dónde se habla 
el español? 19. ¿Es difícil esta lengua? 

EL ALMA ESPAÑOLA 

(PÁGINAS 4-5) 

I. ¿Encontramos las huellas de diferentes razas al viajar 

por España? z. ¿Aumenta el comercio español? 3. Cite Vd. 
algunos escritores españoles contemporáneos. 4, ¿Quiénes 
son Sorolla y Zuloaga? j. ¿Quiénes son Blay y Llimona ? 

6. ¿ Qué sabe Vd. acerca de ia música de Manen y Granados ? 

7. i Ha muerto España ? 8. ¿ Qué iglesia evoca el recuerdo 
de España? g. ¿Cómo eran sus torres? ro. ¿Cuándo se 

'^9 L>o,z».,.Googli; 



l80 ESPAÑA PINTORESCA 

postraba la ciudad? ii. ¿Qué le pasó a la iglesia? iz. ¿Qué 
piensan hacer con las ruinas ? 13. ¿ Qué haremos con la vieja 
España ? 

JUPITER Y EL GOBIERNO ESPAÑOL 

(PAGINAS 6-8) 

I. i A quién culpan los españoles de todo lo malo que pasa 
en España? 2. ¿Quién invité a las naciones al Olimpo? 
3. (Qué podían pedir? 4. ¿Qué pidió Alemania? 5. ¿Qué 
pidió Inglaterra ? 6. ¿ Qué pidió Francia ? 7. ; Qué pidieron 
otras naciones ? 8. ; Quién se acercó ak trono con pasito corto ? 
9. ¿ Cómo estaba vestida la señorita ? 10.; Pueden ser felices 
en España sin tener un cielo siempre azul? 11. ¿Cómo quería 
la señorita que fuesen las ciudades españolas? 12. ¿Por qué 
se impacientaron los delegados ? 13. ¿ Qué le dijo Jupiter a la 
señorita? 14. ¿Qué más pidió la joven? 15. ¿Por qué volvió 
llorando? 16. ¿Qué pidió la española? 17. ¿Qué le contestó 
Jupiter ? 

LETRILLA 

(PÁGINA 9) 

Recite Vd. la poesía. 

¿ Quién escribió esa poesía ? 

i Quién fué Santa Teresa ? 

LA HOSPITALIDAD DE LOS ESPAROLES 

(PÁGINAS 10-17) 
1 

' I. ¿ Cuándo nos embarcamos para Algeciras ? 2. ¿ En dónde 
nos embarcamos ? 3. < Quiénes estaban en el muelle ? +. ¿ En 
qué vendían las fbres y las uvas ? 5. ¿ Qué dicen los ven- 
dedores? 6. ¿Qué hacen cuando compramos su mercancía? 
7. ¿ Quiénes nos saludan desde el muelle i 



c .y Google 



PREGUNTAS l8l 

II 

8. ( Dónde revisan el equipaje ? g. ; Qué nos dice un guardia 
dvil i to. i Qué hacemos en b aduana ? ii-i Cdmo nos saluda 
el carabinero ? 12. ¿ Qué se pone en las manos ? 13. ¿ Qué le 
dice a un mozo de estación }■ 1 4. ¿ Es contrabando en España 
llevar perfume o chocolate!' 15. ¿Llevaba la señorita fósforos 
o tabaco ? 

III 

16. ¿Por diside nos paseamos mientras esperamos al tren? 
17. ¿Cómo son las estaciones de ferrocarril? 18. ¿Cuál es el 
punto de reunión de los pueblos pequeños? 19. ¿Qué hacen 
las señoritas en el andén? 20. ¿Qué hacen los campesinos y 
los jóvenes? 21. ¿Qué tienen las estaciones en las ventanas? 
22.HabIeVd. acerca del reloj y de la campana. 23. ¿ Qué venden 
los vendedores ? 24. ¿ Qué hacen tos viajeros ? 25, ¿ Qué grita 
un empleado ? 26. ¿ Cómo arranca la locomotora ? 27, ¿ Cómo 
saludan las señoritas a los viajeros ? 28. ¿ Qué dice un campe- 
sino? 29. ¿Cómo es el sombrero del campesino? 30. ¿Qué 
contesta un soldado galante? 31. ¿Qué parece decir la cam- 
pana grande ? 

IV 

32. ¿ Quiénes son nuestros compañeros de viaje ? 33. ¿ Quién 
hace muchas preguntas? 34. ¿Qué quiere la niñita? 35. ¿Por 
qué quiere agua? 36. ¿Qué contesta el abuelo? 37. ¿Qué 
grito se oye por fin ? 38. ¿ Qué hacen la niña y el anciano ? 
39. i De dónde llena un vaso el aguador ? 40. ¿ Qué hace la 
niña con el vaso í 41. ¿ Quiénes beben después ? 42, ¿Cuándo 
bebe la niña ? 43. ¿ Qué le dice la niña al aguador ? 44. ¿ Qué 
le da la pequeña al aguador ? 

V 

45. ¿Hacía calor al mediodfa? 46. ¿Quién entró en el 
compartimiento ? 47. ¿ Qué dijo el nuevo pasajero ? 48. ¿ Qué 

Dglizac^yGOOglt: 



l82 ESPAÑA PINTORESCA 

sacó el abuelo de debajo del asiento? 49. ¿Qué dijo el anciano? 
50. ¿Qaé le contestó el estudiante? 51. ¿Qué se dice en 
España antes de comer algo? 52. ¿Qué comimos con los 
viajeros ? 53. ; Qué idiomas hablamos ? 



54- ¿ Qué nos dijo el anciano al despedirse ? 

VII 
55. ¿ Cómo nos recibió en su casa ? 56. ; D»Snde dieron una 
fiesta en nuestro honor? 57. ¿Qué nos dijo la hija mayor al 
despedirse ? 58. ¿ Qué dije yo a la señora de la casa ? 59. ¿ Qué 
me contestó ella? 60. ¿Qué nos había enviado la señorita 
Consuelo todas las mañanas? 61. ¿Qué nos dijo al despe- 
dirse? 62. ¿Qué nos regaló !a niña de recuerdo? 63. ¿Cómo 
es la hospitalidad de los españoles ? 



(PAGINAS 18-21) 
I 
I. ¿ Es Cádiz una ciudad oriental ? 2. ¿ Cómo se halla unida 
a la península ? 3. ¿ A qué ciudad del Adriático se parece 
Cádiz ? 4. i Quiénes fundaron a Cádiz ? $. ¿ Quiénes cons- 
truyeron allí sus naves? 

II 
6. i Cuándo llegamos a Cádiz ? 7, ¿ Adonde fuimos en 
coche ? 8. ¿ Qué vimos por la ciudad ? 9. ¿ Quién regaló la 
sillería del coro? 10. ¿Cuándo fué edificada la catedral vieja? 
1 1 . ¿ Quiénes la destruyeron ? 1 2 . ¿ Qué otros lugares visitamos 
en la ciudad de plata? 13. ¿Dónde está el postrer cuadro 
pintado por Murillo ? 14. ¿Adonde íbamos por las tardes? 
15. ¡Qué son tas pirámides blancas de San Femando? 

Dglizac .y Google 



PREGUNTAS 183 

III 

16. j En dónde desembarcaron muchas de las distintas razas 
que afluyeron a España? 17. ¿Adonde se dirigen las barquitas 
cargadas de sal ^ 18. ¿Hacia dtinde van las otras tranquila- 
mente ? 19. ¿ Qué ha producido esta ciudad ? 

SEVILLA 

(PAGINAS 22-31) 

1 

I. ¿Quiénes fundaron a Sevilla? j. ¿Cuál es la ciudad 
morisca por excelencia en España ? 3. Describa Vd. sus calles. 
4.. ; Con qué están bordeadas las plazuelas ? 5. ¿ Qué hay en 
las ventanas de las casas ? 6. ¿ Qué flores fragantes hay en 
los balcones y'azoteas? 7. ¿Pueden los carruajes pasar. por 
la calle de las Sierpes ? 8. ¿ Qué tiendas y casinos están situa- 
dos en esa calle? 9. ¿Para qué sirven los toldos? 10, ¿Cuál 
es la vida en la calle de las Sierpes ? 1 1. ¿ Dónde se sientan 
los socios en los círculos y cafés ? 12. ¿ Es Sevilla una dudad 
aficionada al toreo ? 

II 

i¡. ¿ Hay muchos monumentos históricos en Sevilla ? 
14, ¿ Dtínde está situada la Torre de Oro? 15. ¿Para qué 
sirvió esa torre en otro tiempo? 16. ¿Qué hace la aristocracia 
sevillana por la tarde? 17. ¿Qué es el Alcázar? 18. ¿ Para qué 
se usa ahora? 19. Describa Vd. el Patio de las Doncellas. 
20. ¿Quiénes se casaron en el salón de Embajadores? 21. ¿De 
qué .son los adornos del Alcázar? 22. Describa Vd. los jardines 
del Alcázar. 

Ill 

23. ¿ Dónde está la catedral ? 24. ¿ Son muy altas sus naves ? 
25. i Por qué es famosa la biblioteca Colombina ? 26. ¿ Dónde 
están los restos de Colón ? 



c .y Google 



espaRa pintoresca 



27. (Que es la Giralda? 38. ¿Cómo se llega a su campa- 
nario ? 29. i Para que servía esta torre en tiempo de los moros ? 
V 

30. i Qué es la reja española ? ¿i. ¿ Quién pasa por la calle ? 
32. ¿ Ctímo está vestido el hombre ? 33. i Qué trae bajo la capa ? 
34. ¿ Quién se asoma a la ventana ? 35. ¿ Es costumbre espa- 
ñola hablar por la reía? 

VI 

36. Describa Vd. las casas de Sevilla. 37. ¿Qué hay en 
medio de los patios ? 38. ; D<5nde viven las familias durante 
el verano ? 39. ¿ Salen los sevillanos a la calle durante las 
horas de calor? 40. ¿Hay animación en Sevilla? 41. ¿Qué 
vemos en las plazuelas ? 42. ( Qué parecen los bailes andaluces ? 
43. ¿ Quiénes cantan a los bailadores ? 44. ¿ Cuándo se em- 
pieza a vivir en Sevilla? 45. ¿Cuándo quedan desiertas las 
calles? 46. ¿Cuándo hablanlosnoviosporlasrejas? 47. ¿Cuándo 
comienzan las serenatas ? 48. ¿ Qué es pelar la pava ? 

LA CABEZA DEL REY DON PEDRO 
(PXi;iNAS 32-36) 
I 
I. ¿Qué títulos recibió el rey Pedro I de Castilla? 2. ¿Qué 
mandato firmó el rey ? 3. ¿ Con quién tropezó el rey cierta 
noche ? 4. ; Qué hizo el rey ? 5. ¿ Qué hubo entonces entre am- 
bos? 6. ¿Quién se despertó sobresaltada? 7. ¿ Qué oyó la vieja? 
8. ¿ Conocía la bruja aquella risa feroz ? 9. ¿ Qué vio en la calle 
a la luz de un candil ? 

II 
10. ¿Quién era el corregidor? 11. ¿Qué le dijo el rey al 
anciano? la. ¿Adonde se fué el viejo? 13. ¿Dónde entrí? 
1 4. ¿ Qué le dijo la vieja ? 



c .y Google 



PREGUNTAS 185 

III 
15. ¿Qué le preguntó el rey al corredor? 16. ¿Qué con- 
testó éste? 17. ; Conocían los subditos la risa del rey? 18. ¿Por 
qué se había reído el rey después del duelo ? 19. ¿ Qué mandó 
poner el rey en la funesta calle ? 20. ; Cuáles son tos nombres 
de las calles donde ocurrid esta leyenda ? 

RECUERDO DE LA CATEDRAL DE SEVILLA 

(PÁGINAS 37-38) 

I. ¿ Adonde fuimos para despedimos de Sevilla ? 2. ¿ De qué 
eran tas lámparas de la capilla del Baptisterio ? 3. ¿ Quién es- 
taba rezando cerca de la capilla ? 4. ¿ Quién estaba a su 
lado ? 5. ¿ Qué hacía el niño ? 6. ¿ Quién estaba junto al altar ? 
7. ¿De qué color era su vestido? 8, ¿Con qué cubría sus 
cabellos? 9. ¿Qué oímos de pronto? 10. ¿Qué comenzó a 
perfumar la atmósfera ? 11. ¿ Quiénes entraron con paso lento ? 

12. ¿Qué iban murmurando? 13. ¿Qué hicieron las personas 
que estaban en la catedral ? 14. ¿ Qué hice yo ? 

LA ALHAMBRA 

(PÁGINAS 39-46) 
1, II 

1. ¿Por dónde caminan los borricos? 2. ¿Qué hacen los 
hombres ? 3- ¿ Con qué se confunde el murmullo del Darro ? 
4. ¿ Dónde duermen los mendigos ? 5. ¿ Qué vemos por entre 
los árboles? 6. ¿Qué está escrito en las fuentes? 7. ¿Hay 
ruisefiores en la colina de la Alhambra ? 8. ¿ Cuándo can- 
tan éstos? 9. (Qué es la puerta de Justicia? 10. ¿Quién se 
sentaba allí antiguamente? 11. Describa Vd. el patio de tos 
Arrayanes. 1 2. ¿ Qué vemos desde el salón de Embajadores ? 

13. Describa Vd. el patio de los Leones. 14. ¿Qué creemos 
oír en la Alhambra? 

o„...,Gortglc 



1 86 ESPAÑA PINTORESCA 

III 
15. ¿Dónde descansa la ciudad de Granada? 16. ¿Por qué 
no parece Granada una ciudad andaluza? 17. ¿Hay una 
catedral en Granada? 18. ¿Por qué ha perdido el mérito? 
19. ¿Quiénes están" entenados allí? 20. ¿Qué es el barrio 
gitano? 21. ¿Es pintoresco este barrio? 22. ¿Dónde viven 
los gitanos en Granada? 23. ¿Hay colorido en sus casitas? 
24. ¿ Qué vemos junto a una cama ? 

LEYENDA DE SAN ANTÓN 

(PÁGINAS 47-50) 
I 

I. Describa Vd. a la señorita. 2. ¿Quiénes se morían por 
Conchita ? 3. ¿ Quiénes venían a cantarle serenatas ? 4. ¿ Quién 
pasd por su calle un día? 5. ¿Quién se asomó a la ventana? 
6, ¿Por qué tropezó el borrico? 7. ¿Qué pasó a las macetas 
de flores ? 8. ¿ Qué le pasó a Manolo ? 

II 
9. ¿Adonde iba Manolo todos los días? 10. ¿Qué prego- 
naba el vendedor? 11. ¿Para qué puso Conchita a prueba 
a sus pretendientes? 12. ¿Cuántos entraron en competencia? 
13. ¿Qué les mandó hacer Conchita? 14. ¿Cuál cirio sería el 
de su favorecido? 15. ¿Dónde compraron las velas cinco de 
ellos? 16. ¿ De qué hizo su cirio Manolo? 17. ¿Cuál cirio brilló 
más que los otros? 18. ¿Qué pidieron los otros? 19. ¿Qué 
les mandó traer Conchita? 20. ¿Dónde se pondría ella la 
rosa? 21. ¿Cuál sería la rosa de su prometido? 22. ¿Dónde 
compraron rosas cinco de ellos ? 23. ; Dónde se fué Manolo ? 
24. i Qué rosa escogió ? 25. ¿ Cuál rosa duró más ? 26. ¿ Qué 
pidieron los pretendientes? 27. ¿Qué les mandó Conchita? 

D,3l,za. .y Google 



PREGUNTAS 1 87 

28. ¿Qué había de hacer San Antón? 29. ¿Cómo engaland 
Manolo a su burro? 30. j Cuál era el nombre del burro? 
31. i Qué hizo Perico ante el altar ? 32. ; Qué hizo San Antón ? 
33. i Con quién se casó Conchita ? 34. ¿ Dónde vivieron Manolo 
y Conchita ? 

!I1 

35. ¿ Cuál es el santo predilecto de las doncdlas ? 36. ¿ Cuál 
es el santo que da novios a las solteras ? 37. i Cuándo van los 
borricos a las iglesias ? ¡S. ¿ Para qué van ? 

LA CUNA VACÍA 

(PÁGINA 51) 

I. ¿Qué dijeron los ángeles al niño? 2. ¿Qué contestó el 
niño ? 3. ¿ Cómo se llevaron al niño ? 4. ¿ Estaba la cuna 
vacía? 5. ¿Quién escribió esta poesía? 6. Recite Vd. la poesía, 

EN CÓRDOBA 

(PÁGINAS S2~S^) 
1 

1. ¿Adonde iban el francés y su señora? 2. ¿Qué periódico 
lela el francés? 3. ¿Fuman las españolas? 4. ¿Cómo era el 
tiempo? 5, Describa Vd. el campo. 6. ¿A qué se acercó 
el tren? 7. ¿Qué preguntó el francés? 8. ¿Sabía Quintín el 
nombre del río ? 

II 

9. Hable Vd. del sol de Córdoba. 10. Hable Vd. del sol 
en Inglaterra. 11. ¿De qué color son las persianas en Cór- 
doba? 12. ¿Qué cuelga del techo de los corredores y pa- 
tios? 13. ¿Quiénes cruzaban la calle de cuando en cuando? 
14. ¿Adonde se acercó Quintín? 15. ¿Quiénes se paseaban 

p„,, Google 



ISS ESPAÑA PINTORESCA 

por el Patio de lOs Naranjos ? 1 6. ; Quién se acerciS a Quintín ? 
17. (Qué le preguntó? 18. ¿Quería Quintín visitar edificios? 
19. i Era cortés el vicjecito ? 

Ill 
20. ¿Con quién se encontré Quintín cerca del Triunfo? 
zi. (Qué dijo el francés? 22. ¿Qué le pasaba al señor Ma- 
tjgnon? 23. i Quién había perseguido al extranjero ? ?4. ¿Qué 
llevaba el hombre en la mano? 25. ¿Quién era el hombre? 
26. ¿ Qué se le dice al sereno en España ? 27. ¿ Por qué ? 

LA ROMERÍA 

(PXginas 57-62) 
I. ¡Qué es una romería? 2. ¿Dónde estaba la gente? 
3. ¿ Cómo eran los trajes de las muchachas ? 4. ¿ Qué hadan 
en los grupos ? 5. ¿ Quiénes acompañaban a las doncellas ? 
6. ¿Dónde se balanceaban los niños? 7. ¿Qué vendían los 
vendedores ? 8. ¿ Dónde estaban las primas de Quintín ? 
9. ¿Cómo saludó Remedios a Quintín? 10. ¿Adonde iba el 
joven ? 1 1 . ¿ Qué le ofreció !a niña ? 1 2. ¿ Por qué le miraban 
las muchachas ? 1 3. ¿ Qué quería Remedios ? 1 4. ¿ Era manso el 
cabaUo de Quintín? 15. ¿Adonde fueron Quintín y su prima 
montados a caballo? 16. ¿Quiénes quisieron asustar al caba- 
llo? 17. ¿Qué le dijo Quintín a Remedios? 18. ¿Qué hizo 
la niña? 19. ¡Qué hizo el caballo? 20. ¿Por dónde pasaron 
los primos? 21. ¡Qué les trajo el tabernero? 22. ¿Adonde 
fueron después ? 

MI HERMANA 

{PÁGINAS 63-64) 

I. ¿En dónde tengo yo una hermana? 2. ¿Desde dónde 
espera mi llegada ? 3. ¿ Qué le dice a la golondrina ? 4. ; Qué 
hace ésta ? 5- j Qué le grita mi hermana a la luna ? 6. ¿ Dónde 

Dglizac .y Google 



PREGUNTAS 1 89 

se apaga la luna ? 7. < Qué pregunta mí hermana al viajero ? 
8. ¿ Por dánde camina el peregrino ? 9. ¡ Qué deja en el viento 
el pasajero? 10. ¿ Me conocerá mi hermana? 11. (Qué me pre- 
guntará al verme? 12. ¿ Quién escribió esta poesía? 13, Redte 
Vd. Mi Hennana. 



(PÁGINAS 65-72) 
I 
I. ; Cuál es la capital de España ? 2, ¿ Es Madrid una ciudad 
cosmopolita ? 3. ¿ Quién la elevó al rango de capital ? 4. Cite 
Vd. algunos de los principales edificios de Madrid. 5, i Que' 
sabe Vd. de la Puerta del Sol ? 6. ¿ Hay mucho tráfico en la 
Puerta del Sol? 7. ¿Por dónde se pasean los desocupados? 
8. i De qué hablan los transeúntes ? 9. ¿ Cuándo ofrece la 
Puerta del Sol su mejor aspecto? 10. ¿De dónde vuelven los 
carruajes? 11. ¡Cuándo seextingueallllaanimación? 12. ¿Cuál 
es la calle más ancha de Madrid ? 13. ¿ Que edificios importantes 
están situados allí? 14. ¿Cuál es el paseo de carruajes? 15. ¿Por 
dónde se pasean los madrilei^os por las tardes? 16. ¿Dónde 
pueden sentarse los transeúntes? 17. ¿Qué es el Buen Retiro? 
1 8. ¿ Qué sabe Vd. acerca de la Plaza Mayor ? 19.; Quién estuvo 
preso en la torre de los Lujanes ? 20. ¿ Qué le dijo Luis XIV 
al embajador de España? 21. ¿Qué le contestó éste? 

II 
22. i Dónde está el palacio real ? 23. ¿ En qué consiste la 
riqueza de este palacio ? 24. ¡ De dónde traen el agua bautismal 
para los reyes ? 25. ¿ Para qué sirve el salón de Embajadores? 
26. ¿ Qué encontramos en la Armería Real ? 27. ¿ Qué hay en 
las reales caballerizas ? 

ni 

28. ¿ Qué otros edificios de interés hay en Madrid ? 

Dglizac .y Google 



igo ESPARA PINTORESCA 

IV 
29. (Qué distracciones ofrece Madrid en el invierno? 
30. ¿Adonde va la alta sociedad a patinar? 31. ¡Dónde pasan 
el domingo y los días de fiesta las clases obreras? 32, ¿Qué 
bailes baila el vulgo madrileño? 33. ¿Qué miísica usan <x)n 
frecuencia ? 34. < Qué es lo que más hermosea a la capital de 
España ? 35. i Qué dice el refrán del aire de los Guadarramas ? 
36. ( A quiénes encontramos al hacer excursiones a las mon- 
tañas í 37. ¡Adonde van los gitanos? 38. ¡Qué suplican los 
campesinos a la imagen ? 39. ; Por dónde va la procesión ? 
40. ; Cuál es el objeto de esta procesión ? 

LOS GATOS MADRILEÑOS 

(PXginas 73-74) 
I, j Cómo se les llama a los madrileños? 2. ¿Cuál es el 
origen de este calificativo ? 3. ¿ A quiénes convocó Alfonso VI ? 
4. ; Para qué llamó a sus tropas ? 5. ¿ Por qué estaba el rey 
enfadado? 6. ; Cuándo llegó el regimiento madrileño ? 7. i Qué 
le dijo el jefe de las tropas madrileñas al rey ? 8. ; Dónde les 
dijo el rey que podían pasar la noche ? 9. ¿ Qué hizo el regi- 
miento de madrileños ? 10. ; Por qué salió el rey de su tienda ? 
II. (Qué vio Alfonso VI? 12. ¿Qué exclamó el rey? 
13. ¿ Cuándo cayó la fortaleza en manos de las huestes alfon- 
sinas? 14. (Dónde pasaron la noche los madrileños? 15. ¡Cómo 
ganaron el sobrenombre de gatos ? 

SERENATA DE NOCHEBUENA 

(PÁGINAS 75-76) 

. ( Dónde estaba yo aquella nochebuena ? 2. ¡ Qué podía 



yo ver desde la ventana ? 3. ; Había miisica por la ciudad ? 
4. (Qué pasó bajo mi ventana? 5. ¿Qué anunció el sereno? 

p„,, Google 



PREGUNTAS 19I 

6. ¿ Qu¿ oí en el pasillo ? 7. ; Qué vf en la semiobscuridad ? 
8. ; Quiénes eran aquellas jóvenes ? 9. ¿ Quiénes creí yo que 
fuesen? 

CANCIÓN DE LA VIRGEN 

{PÁGINAS 77-78) 

1. ; Quién escribid esta poesía ? 2. ¿ Quién está durmiendo ? 
3. ¿ Qué les pide la Virgen a los ángeles ? 4. ; De qué está 
cansado el niño divino ? 5. j Qué quiere el niño divino ? 
6. Recite Vd. la poesía, Candtín de la Virgen. 

SEGOVIA 
(PÁGINAS 79-84) 
I 
' I. Hable Vd, del viaje de Madrid a Segovia, i. ¿En qué 
fuimos a Segovia ? 3. ; Quién guía tas muías ? 4. ; Qué les 
dice el arriero a bs animales.' 5. ¿Por dónde cruza la dili- 
gencia ? 6. ( Qué parecen las casitas blancas ? 7- ¡ De qué 
son los bosques que rodean a Segovia? 8. ¿Qué vemos en 
lo alto de la roca ? 9, ; Qué vemos en el valle ? 10. ; Para qué 
sirve el acueducto ? 11. ¿Quién edificó el acueducto? iz-iCuál 
es la leyenda referente al acueducto ? 

II 

13. ¿Cuál es la apariencia de las calles de Segovia? 14. ¿Qué 
vemos en las paredes de las casas? is.^T^Jué hay en las ¿. 
esquinas? 1 6^^ i Qué llevan los borricos en los serones ?*= 
17. ¿Quiénes juegan en las plazuelas? 18. ;^a qué jue^^n ' 
los niños ? 19. ¿ Qué tiene uno de ellos í 20. ¿ Dónde se pone 
la cabeza del toro? 21. ¿Con qué le acosan Jos otros niños? 
22. ( Cómo matan al curioso animal ? i — — 

■p„,„,Gortgl(: 



192 ESPAÑA PINTORESCA 

111 

23. ( Dónde está el mercado ? 24. ; Qué hay en el suelo ? 
25. ¿Qué cuelga del techo de los puestos? 26. ¿Qué vemos sobre 
mantas de colores ? 27r';'Qué venden los carniceros? zS.'TQué 
hacen los compradores? 29. ¿Cdmo venden los vendedores? 
30, ¿Tienen todos prisa? 31. ¿Qué seven junto a las fuentes? 
32. ( Qué llevan las mujeres del brazo ? ¿¡. ¿Se parece un mer- 
cado americano a un mercado español ? 34. ¿ Ha visto Vd. un 
mercado español ? 

FU ENFRIA 

(PÁGINA 85) 

I. i Cdmo es la cañada de la Fueníría ? 2. ; Qué tienen sus 
prados ? ¡. ¿ Hace sol ? 4. Recite Vd. el verso, j. Díganos Vd. 
el título y el autor de la poesía. 

SAN PEDRO Y- BARTOLO EL CARBONERO 

(PÁGINAS 86-88) 

I 

I. i Dónde se encontraron San Juan y San Pedro ? 2. { Era 

de día o de noche? 3, ¿Cdmo era el tiempo? 4. ¿Cómo era 

el camino ? 5. ¿ Qué vieron en la distancia los apóstoles ? 

6. ¿ Quién vivía en la choza ? 7. ¡ Por qué les abrid Bartolo lleno 

de gozo ? 8. i Qué hizo el carbonero ? 9. ; De qué eran las 

camas de Bartolo ? 10. ¿Quiénes llamaron a la puerta? 11. ¿Por 

qué no les abrid Bartolo la puerta con gusto? 12. ¿Qué le dijo 

San Pedro? 13. ¿Cuántos caminantes se reunieron en la choza? 

14. ¿ Hubo bastante cocido para todos ? 15. ¿ Qué comprendió 

el carbonero? 16. ¿Para qué se quedó Sari Pedro? 17. ¿Cuánto 

. cobró Bartolo ? 18. ¿ Qué gracia le otorgó San Pedro ? 

II 

19. ¿Cuándo murió Bartolo? 20. ¿Se había aprovechado 

de la gracia que le otorgó San Pedro ? 2 1. ¿ Qué le suplicó el 

p,„,, Google 



PREGUNTAS 1 93 

carbonero al ángel de su guarda? 22. ¿ Ad*>nde le llevtí el 
ángel ? 23. ¿ Dónde encontraron a Satanás ? 24. ; Qué le pro- 
puso Bartolo? 25. ¿Qué le preguntó el demonio? 26, ;Qué 
se apostó el carbonero ? 27. ; Qué hizo Satanás ? 28. ¿Quién 
ganó ? 29, ¿ Cómo desapareció el diablo ? ¡o. j Qué hicieron 
el ángel y el carbonero ? 31. ¿Adonde llegaron? 32. ¿Qué pre- 
guntó San Pedro ? 33. ¿ Qué contestó el carbonero ? 34. ¿ Qué 
le dijo el santo portero ? 35. ¡ De quién era el alma negra ? 
36. ¿Por qué no podía entrar en el cielo? 37. ¿Qué dijo 
Bartolo a San Pedro ? 38. ; Cómo entró el alma en el cielo ? 
39, ¿ Quién es el santo patrón de los abogados ? 

EL SEPULCRO DEL CID 

(PÁHINAS 89-91) 

r,.¿ Cuál es el título de esta selección ? 2. ¿ Dónde estaban 
los dos ujieres ? 3. ¿ Cómo mataban su ocio ? 4. ¿ Qué pregunta 
les hice? 5. ¿Qué hicieron ellos? 6. ¿Dónde están los restos 
del Cid ? 7. ¿"Cómo era la Casa Consistorial ? 8. ¿ Cómo estaban 
adornados los salones? 9, ¿Qué contenía la urna? 10. ¿Quién 
fué el Cid? II. ¿Quiénes le adoptaron por modelo? 12. ¿Quiénes 
aprenden su historia? 13. ¿Quiénes cuentan a! fuego sus ha- 
zañas ? 1 4. ¿ Quiénes cantaron sus victorias y heroísmo ? 



SAN SEBASTIAN 

(PÁGINAS 92-99) 
I 

I. ¿Dónde está San Sebastián? 2. ¿Por qué se llama la 
ciudad vasca? 3. Descríbase la situación de la ciudad. 4. ¿ A 
qué alicientes se debe el ser esta ciudad la playa de verano de 
la corte ? 5. ¿ Cuáles son las bellezas de las montañas ? 6. Líes- 
jcriba Vd. una carreta de bueyes española. 

^ p„,„,Gf»gl(: 



ESPAÍÍA PINTORESCA 



7. ¿Qué clase de gente va a veranear a San Sebastián? 
8. ; Cuáles son sus diversiones ? 

III 
9. ; Qué cambios acompañan la llegada del otoño a San 
Sebastián? 10. ¿Cómo están las plazuelas? 11. Explique VdL 
los ju^os de los niños, 12. ; Hay un juego americano que se 
parece al de pelota? 13. ¿Cómo se distinguen los bandos de 
jugadores? 14. ¿En qué consiste el juego? 15. ¿Por qué es 
un juego sano? 16. ¿Es un juego popularen España? i7.¿Qu¿ 
contrastes existen entre las calles del viejo San Sebastián y las 
avenidas céntricas ? 18. ¿ Tiene San Sebastián un interés histó- 
rico ? 19. ¿ Cuáles son las ocupaciones de la población ? 

LA CARRETA 

(PAGINAS 100-102) 

I. ¿ Por dónde camina la carreta ? 2. ¿Cómo son los bueyes? 
3. ¿ Quiénes están cansados ? 4. ¿ De qué va llena la carreta ? 
5. ¿ Quién va encima de la hierba ? 6, ; Hace ruido la ca- 
rreta? 7. ¿Va muy de prisa? 8. ¿Adonde va? g. ¿ Porqué va 
tan despacio la carreta ? i o. ¿ A qué se parece la canción del 
poeta? 

LA MARIPOSA DEL ALCÁZAR 

(PÁGINAS 103-106) 



I. ¿Durante cuántos siglos reinaron los moros en Sevilla? 
2. ¿Cómo solía divertirse el rey Hixem III? 3. ¿Cómo se 
llama su palacio ? 4. ¿ Qué hizo el rey al no poder terminar el 
verso comenzado ? 5. ¿ Logró el poeta terminarlo ? 6. ¿ Quién 
ayudó a los dos? 7. ¿Cómo se divertían juntos el rey y la 



c .y Google 



PREGUNTAS I95 

gitanilla t 8. f Qtié títulos dio ésta a su amigo desconocido í 
9. i Qué títulos se dio el rey? 10. ¿Cómo era su palacio? 
II. ¿Qué contestación dio la gitana a la invitación del rey? 
II 
iz. ¿Porqué había fiesta en el Alcázar? 13. ¿De qué modo 
trató Carmela de llamar a las hadas ? 1 4. ¿ Qué le dijo el hada ? 
15. ¿Cuál era la gracia que suplicó la gitanilla? 16. ¿Cómo 
(en qué forma) visitó ésta el palacio? 17. Hágase una des- 
cripción del Alcázar. 

18. ¿ Cuál es la antigua tradición ? 

LA SEMANA SANTA EN TOLEDO 

(PAGINAS 107-115) 
I 

I. ¿ Por qué se paran las diligencias en la Posada de Don 
Rodrigo ? 2. Describa Vd. el aspecto que ofrece Toledo al 
viajero. 3, ¿Qué dos cualidades caracterizan la descripción 
de Toledo? 

4. ¿ Cómo se entra en la ciudad ? 5. ¿ Qué es el Zocodover? 

6, ¿ Por qué se usan colgaduras de púrpura y trajes morados ? 

7. ¿ Qué días queda suspendido el tráfico, y por qué ? 8. Des- 
criba Vd. ta ceremonia del lavatorio de los pies a los mendigos. 

III 

9. ¿Cómo es la procesión del Jueves Santo? 10. ¿Qué hace 

la gente cuando pasa la procesión? 11. ¿Cómo se saluda al 

día de resurrección ? 

IV 

12. ¿Cómo se vende leche en Toledo? 13. ¿Son corteses 

los mendigos ? 14.; Cómo se divierte la gente por la noche ? 

15. ; Quién es el sereno ? 



c .y Google 



196 ESPAÑA PINTORESCA 

V 
16. jQué contrastes notables presentan las iglesias de Toledo? 
17. ;Por qué se dice que Toledo es la síntesis de la historia 
hispana? 18. ¿Cuáles son los monumentos que marcan las 
e'pocas de esa historia? 

VI 
19. ( Por qué puede decirse que el acero toledano es el sím- 
bolo del carácter español ? 

CANTAIiRIA 
(PÁGINA, 16) 

I. ¿Dónde está Cantabria? 2. ¿Qué hay en Cantabria? 
3. ( Cómo está siempre el mar de Cantabria ? 4. ¿ Quien 
escribió esta poesía? 5. Recite Vd. el verso. 

EL CRISTO DE LA VEGA 
(PXginas 117--120) 

1. ¿ Por qué se llama Toledo la ciudad imperial y l^endaría ? 
2. ; Dónde está la ^lesia del Cristo de la V^a ? 3, ; Qué es 
una vega ? 4. ¿ Quién cuenta la leyenda al viajero ? 5. ¿ En 
qué difiere este guía de la mayor parte de los demás ? 6. ¿ De 
desde hace cuántos años data la leyenda? 7. ; Ddnde está 
Flandes ? 8. ; Por qué había de marcharse allá el soldado ? 
9. ¿ Qué jurd él antes de irse ? 10. ¿ Cómo pasó la señorita los 
días de su ausencia ? 1 1. ^* A quién acudió ella al saber que su 
novio no tenía intención de cumplir su promesa? 12. ¿Qué 
dijo el soldado? 13. ¿Porqué se atrevió a mentir así? 14. ¿Cómo 
lograron probar su falsedad ? 15- i Creía el guía en la leyenda? 



c .y Google 



PREGUNTAS ' 197 

EL MUSEO DEL PRADO 

(PÁGINAS 121-127) 

I. j Dónde está el Museo del Prado? 2. ¿Cómo es el edi- 
ficio ? 3. ¡ Qué rey de España quitó de su palacio los magníficos 
cuadros? 4. ¿ Con qué adornó sus salones ? 5. ¿Para qué había 
empezado Carlos Ul el Prado? 6. ¿Quiénes concibieron la 
idea de trasladar allí las pinturas ? 7. ¿ Bajo qué rey se abrieron 
los salones ? 8. ¿ Por qué se interesó éste por el Museo ? 

9. (Qué otros reyes de España eran amantes de la pintura? 

10. Cuéntese el anécdota del rey y el gran artista. 

II 

I I. ¿ A qué se debe el que el Museo tenga tantos cuadros de 
artistas franceses ? 12. ¿ Qué otras causas favorecieron el 
desarrollo del Museo? 13. ¿Qué escuelas de arte están repre- 
sentadas en el Prado ? 1 4. ¿ Cuáles son algunos de los artistas 
más importantes ? 

III 

1 5. ¿ Qué tipos se encuentran entre los que visitan el Museo ? 
16. i Por qué se dice que los visitantes son los ünicos que 
parecen sin vida? 17. ¿Cuáles son algunos de los cuadros 
importantes? 18. ¿Qué está representado en éstos? 



19. ; A qué tipos se limita la antigua escuela española ? 

20. ¿ Cuáles son algunos de los artistas de dicha escuela ? 

21. ¿Qué reproducen éstos en sus cuadros? 22. ¿Qué se 
dice de! estilo de Murillo ? 23. ¿ Quién fué Goya ? 24. ( Quién 
fué el más famoso de los artistas españoles? 25. ¿Qué puede 
Vd. decir acerca de bs cuadros de Velazquez ? 

Dglizac .y Google 



igS ESÍ-AÑA PINTORESCA 

LAS PROVINCIAS ESPAÑOLAS 

(PÁGINAS 128-137) 



I. j Cuáles son las causas de la diversidad de costumbres 
que se nota en tas provincias de España í 2. ^ En qué detalles 
se muestra esta variedad ? 3. ¿ Cómo es el clima de Andalucía ? 

4. i Qué efecto tiene el clima en el carácter de los meridionales ? ■ 

5. ¿Cuáles son los característicos del suelo y de la gente del 
centro ? 6. ; Por qué son más vigorosos y trabaja/^ores los 
hombres del norte? 7. ¿Cuáles son sus ocupaciones? 8. ¡Cuáles 
son unos de los puntos de interés que más impresionan al 
viajero en España ? 9. ; Por qué son tan interesantes la historia 
y las leyendas de España ? 

11 

10. ^Qué razas han dejado vestigios de su civilización en 
España? 

III 

II. ¡De qué provincias se compone la regidn castellana? 
12. ¡Cuáles son sus límites? 13. ¡Qué raza ha influido más en 
el carácter de los castellanos ? 14. ¡ En qué se nota esa influen- 
cia? 15. ¡Qué apariencia tienen las ciudades? 16. Describa 
Vd. la dudad de Toledo. 

IV 
17. ¡En qué parte de España está Cataluña? 18. ¡De qué 
raza son tos catalanes? 19. ¡Se habla español en Cataluña? 
20. i Cuáles son tos característicos de los catalanes ? 2 1. ¡ Qué 
efecto ha tenido el carácter de la gente en la vida de sus 
ciudades? 22. Diga Vd. algo acerca de Aragón y de los ara- 
goneses, 23. ¡Cuál es !a mayor ciudad de esa provincia? 
24. ¡Cuáles son los característicos de la población? 25. Des- 
criba Vd. el traje aragonés. 



c .y Google 



PREGUNTAS 



z6. (Cuáles son las provincias vascongadas? 27. ¿De qué 
raza son los vascongados? 28. ¿Cuál es su idioma? 29. ¿Quiénes 
son los héroes de los vascos? 30. (Cómo se distinguieron? 
31. i Cuáles son las ocupaciones favoritas de los vascos? 

VI 

32. ¿En qué regían de España está Galicia? 33. ¿Cuáles 
son los característicos celtas que predominan en sus habitantes ? 
34, ( Por qué emigran con frecuencia los gallegos ? 35. ¿ En qué 
se distinguen de las otras razas españolas ? 36. ¿ Cómo es la 
provincia de Asturias? 37, ¿De qué están orgullosos los 
asturianos ? 38. ¿ Cómo se ganan la vida í 

ROMANCE 

(PXginas 137-140) 

I. ¿Qué había aprendido Magdalena? 2. Describa Vd. al 

capitán. 3. ¿Qué quería hacer la joven? 4. ¿Qué haría la 

joven al traidor ? j. ¿ Adonde iba el capitán ? 6. Recite Vd. 

el verso. 



c .y Google 




.„,„,Gortgl(: 



EXERCISES 

LA LENGUA ESPAÑOLA 
{Pages 1-3) 
I. They' arrived at a small Spanish city. 2. It is said that 
Spanish is the language of the gods, 3. There are young ladies 
in the balcony. 4. At the same time the streets are short and 
winding. 5. The gods had created the water and the fishes, 
6. Mars gave them bravery and honor. 7. The Iberians came 
to Spain at a remote time. 8. To-day Spanish is spoken by the 
larger part of South America. 9. It is rightly said that Spanish is 
easy to learn. 

EL ALMA ESPAÑOLA 
(Pages 4-5) 
I. When we travel through Spain we hear many legends. 
1. Wc find a happy and superstitious people. 3. The light in 
Spain is bright and delicate, 4. Madrid is a cosmopolitan dty. 
5. We have lived in Barcelona. 6. Benavente is a famous 
writer. 7. Have jou seen any of Sorolla's paintings? 8. What 
has Caldos written ? 9. A beautiful temple rises on the hill. 
10. What remains of her glory ? 

JUPITER Y EL GOBIERNO ESPAÑOL 

(Pages 6-8) 

I . This idea has its origin in a legend, z . The nations sent 

delectes to the council. 3. To Jupiter their petitions were 

extravagant 4. The delegates were wearied 5. I waited for 

•" p,„,, Google 



202 ESPAÑA PINTORESCA 

the last turn. 6, What do you want, young ladies? 7. They 
, wanted beautiful flowers and singing birds. 8. Spanish men 
are brave. 9, The young lady returned to the room in tears. 
10, Jupiter said that it was too late. 

HOSPITALIDAD DE LOS ESPAÑOLES 

(Pages 10-17) 

Pages from my diary 

I 
Sunday, March 22. 

My brother and I arrived at Gibraltar at noon. This is an 
English port, and there are no Spanish trains here. The 
Spanish trains start from the little town Algeciras on Gibraltar 
Bay. We are to go on board at dawn. 

[My] brother has gone to the wharf, but I want to walk 
through the narrow streets of this city. 

Monday, March 23. 

We arc on the train. How can I forget my first trip in a 
Spanish train? 

At the wharf we bought flowers and fruits from the pictur- 
esque venders. 



! carabinero examined our trunks at Algeciras. 
He put on white cotton gloves, and asked a porter to bring 
my trunk first because I was a señorita. Here they begin 
with ladies. 

He wanted to know if I had tobacco or spirits, and was 
greatly interested in my new dresses and small packages. 

He smiled all the time with the pleasing southern smile, 
and said " How pretty ! " and " I b^ your pardon " in the 
most courteous manner. 

Dglizac^y Google 



EXERCISES 203 

III 

The Spanish railroad stations are attractive. They are the 
meeting-place of the villagers. There are señoritas promenading 
on the platform. They fan themselves prettily with bright fans. 
There are peasants and guardia-civiles smoking and chatting. 

The cries of the venders are melodious and interesting. 
Spanish trains carry no water, and so there are water-venders 
at all the little stations. There are also men selling Spanish 
knives to the passengers on the train. 

An officer tells travelers to get on the train. He shouts 
up and down the platform, " [Gentlemen] travelers, get on 
the train ; the train is leaving." 

The señoritas wave their pretty fans to the passengers, and 
the peasants wave their broad sombreros. 

IV 

There are three other persons in our compartment : an old 
gentíeman and his granddaughter, and a young student. 

The little girl has been asking many questions. Now she 
keeps saying, " I am very thirsty." 

At last, at one of the stations, was found a water-vender. 
The little girl was very polite. She passed the water to every- 
body, and then drank herself. She did not forget to thank [to 
give thanks to] the water-vender. 



At noon the old gentleman opened his lunch basket. He 
passed it to all of us and said, " Will you partake ? " The 
others answered, "Many thanks [may it agree with you]." 
But we said, " We do not understand." Then they talked to 
us in four different languages. They told us the Spanish 
custom of offering food, and said that we should accept (It) 
was charming to eat with them, 

Dglizac^y Google 



ESPASA PINTORESCA 



The old man has offered us his home. He says he hopes to 
see us again. 

^ VII 

Thursday, March 26. 

We have just returned from the home of our old friend. 
They gave an Andalusian party in our honor. The party took 
place in their marble court. 

We dislike leaving Cadiz. It has been most (muy) pleasant 
to be here. We were invited to dine at the house of the old 
gentleman. Every morning they sent us flowers. 

My brother is very happy {contento) because (the) señorita 
Consuelo in saying good-by to him said, " I kiss your hand." 



(PÁGINAS rS-zi) 

Hotel Francés, Cádiz, March 25, 19 17 
My dear father and mother {padres) : 

At last we are in Spain. We arrived at Cadiz at nightfall, 
two days ago. Cadiz is an Oriental áty. One can see the 
ocean everywhere. Brother (mi hermano) says that it reminds 
him of Venice. (It) is an old city. The Phcenicians built it 
twelve centuries before Christ. 

It used to be (/a¿) a large port, but now since the loss of 
the colonies it is nothing but a quiet white city. 

Time goes quickly. We havevisited both cathedrals, the old and 
thenew,andhavespenttwomomingsat the Academy of Arts. 

Every afternoon we drive in a quaint Spanish carriage called 
" calesa." We go to the Alameda, a driveway {paseó) for car- 
riages. There are little white houses on either side of the 
driveway. The windows have fragrant vines. Men and women 
walk under the palm trees. 

D.3l.;ac.y Google 



EXERCISES 205 

Brother likes (A mi hermano U gusto) to go to the Parque 
Genovés. From there one can see the salt works. There are 
immense pyramids of salt. Each receives the name of the 
patron saint of the owner. 

We should like to have you (yue estuviesen) here with us. 
Ferdinand says he hopes that some day you may see the 
beautiful bay at Cadiz. It is famous for its history. 

Many of the conquerors of the sixteenth century sailed from 
here. I enjoy seeing {me gusta ver) the little boats loaded with 
salt and the sailboats coming into port 

We made some friends (amistades) on the train. Two of 
the passengers, a grandfather and his litde granddaughter, live 
in Cadiz. They have invited us to their Moorish home several 
times. We have dined there twice {das veces). We like the 
whole family, and the Spanish food is delicious. 

I shall write you from Seville. 

Now I must put on my best dress, for we are invited to a 
Spanish party at a marble court at ten o'clock (a las diez) p.m. 
{de la noche). 

Your loving daughter {Su hija que les quiere), 

Elizabeth 
SEVILLA 
(PÁcmAS 22-31) 
Hotel Madrid, Sevilla, April 2, 1917 
Dear Friend {Estimado amigo) -. 

This is our last day in Seville, the most fascinating city in 
Spain. It is hot to-day, but there are awnings over the nar- 
row streets, and we can walk through the city without being 
troubled by the sun (fin que nos . . .). 

Our hotel is not far from the street " Las Sierpes." (It) is a 
very interesting street. All the best and most fashionable shops 

ú.3l.zac.y Google 



206 ESPAÑA PINTORESCA 

are there. No carriages are allowed to drive there. (It) is 
always full of people, especially on Sundays, when there are 
bull-fighcs. 

Ferdinand has spent the afternoon driving. He took a 
carriage near the Giralda. The Giralda is a high Moorish 
tower near the cathedral. One climbs to the belfry by an 
inclined plane. From it the view of the dty, river, and valley 
is mE^iñcent. 

He could not get into the Alcázar, a Moorish fortress, because 
the king is there now. The gardens of the Alcázar are very 
beautiful. We have spent many pleasant afternoons under the 
orange trees and the myrtles, watching {mirando) the goldfish 
in the marble fountains. 

I have never seen a cathedral so beautiful as the one in 
Seville. The high Gothic columns and the broad naves are 
superb {suntuosas). 

Vou would enjoy reading {A Vd. le agradaría leer) in the 
Columbian Library. We saw some books annotated in the 
handwriting of Columbus. 

Last evening we had a romantic experience (aventura). We 
saw a man serenading a señorita. He wore a broad sombrero 
and a handsome cape. 

He sang to her. The tune was pretty, and Ferdinand sakl that 
the words were very sentimental, " I tove you," and all that. 

The caballero and the señorita talked through the window. 
Ferdinand said, "They are now plucking the turkey." I did 
not understand him, but he said that was the way they say 
" talk through the window " in Spanish. 

Life in this city is fascinating. People do not leave their 
houses during the hot hours of the day. They take a (duer- 
men Id) siesta. They begin to live at five o'clock. The streets 
are never empty (desiertas) until after midnight. 



c.y Google 



EXERCISES 207 

In the streets and pretty squares lined {bordeadas) with 
palms and orange trees one often sees picturesque dances. At 
night one hears the sound of the guitar and the click-clack of 
the castanets. 

I am sitting in a charming court, with fountains and orange 
trees in bloom. It will be hard {dificil') to leave Seville, the 
Moorish city " par excellence." 

I hope to receive a letter from you in Granada. 

Yours sincerely {Su amiga a/.""'), 

Elizabeth 

la cabeza del rev don pedro 
(Pages 32-56) 
I. Peter the Cruel lived at the Alcázar of Seville. 2. We 
are told that he was a Castilian. 3. They tried to put a stop to 
duels. 4. We saw the face of the unknown man. 5. Do not 
forget this law. 6. They woke up terrified. 7. It is evident 
that there has been a duel. 8. The following day you saw the 
king. g. You must fulfill your duty. 10. Those streets still 
remain in Seville. 

UN RECUERDO DE LA CATEDRAL DE SEVILLA 
(Pages 37-38) 

I, At last I had to bid good-by to Seville. 2. As I was 
crossing the street, I saw the cathedral. 3. It is a superb 
cathedral. 4. An old lady was near the altar, j. The child 
was dressed in white. 6. Suddenly the music began. 7. I 
knelt for a few minutes. 8. The priest sang the mass. 9. The 
cathedral is a peaceful place. 10. Often one finds there soli- 
tude and rest. 



c.y Google 



208 ESPAfJA PINTORESCA 

la alhambra 

(Pages 39-46) 
Pages from my diary 
Granada, April 4, 1917. 

I shall never forget the morning of the third of April, when 
we approached Granada. From the train I watched the Stars 
fading away above the Spanish mountains. Then {luego) ap- 
peared the valley oí Granada, and the snow-capped mountains, 
the Sierra Nevada, 

High on a hill the red towers of the Alhambra rose like a 
fairy castle. Beyond the high cypress trees and poplars I could 
see the Generalife glistening in the sun. 

Ferdinand was much more interested in the donkeys ambling 
by the river Darro. 

We have spent many hours in the Alhambra. (It) is sur- 
rounded by high trees, in which [the] nightingales sing. 

One enters the Alhambra through a stone arch called " the 
Gate of Justice." Then all the splendor of Moorish archi- 
tecture appears before our eyes. There are horseshoe arches 
{arcos arábigos), delicate columns, graceful towers, and exquisite 
fountains. 

Yesterday afternoon we met the king of the gypsies and his 
little daughter. He told us some legends about the Alhambra, 
and the Legend of Saint Anthony, He also read to us some 
of the Moorish words on the walls. The little girl danced for 
us near the large pool called Cisterna de los Arrayanes. She 
picked some flowers from the bushes, put them in her hair, 
and danced under the citron trees and the acacias. 

The city of Granada is at the foot of the hill of the Alham- 
bra. The streets are wide, and the houses are two and even 
three stories high. 

Dglizac^y Google 



EXERCISES 209 

We saw the tomb of Isabella and Ferdinand. The figures 
of the Catholic Kings are beautifully carved in marble. 

[My] brother was able to read an old inscription telling about 
the great Spanish Bnpire in the sixteenth century. I had for- 
gotten that Spain once owned most of the known world. 

The gypsy king invited us to their caves in Albaicfn. We 
visited their homes, and watched their dances. 

All the gypsies seemed to know how to play the guitar. . 
All of them sing and dance. I bought some copper and 
brass trinkets of. them {les comprS). Ferdinand gave a gold 
coin to the king. His kingdom is small, but he needs many 
pesetas. 

The king's daughter kissed Ferdinand's hand, and his wife 
gave me a bunch of red carnations. 



LEYENDA DE SAN ANTCÍN 
(Pages 47-50) 
I. You have dark eyes. 2. At midnight one could hear the 
music. 3. The young man sang at her window. 4. The donkey 
stopped in front of the house. 5. We decided to test them, 
6. She climbed to the hilltop. 7. Well, then, come this after- 
noon to the church. 8. He passed in front of the altar, 9, I 
live happily in the little white house. 10. Every year my 
donkey goes to church to be blessed. 

LA CUNA VACÍA 

(Page 51) 

1. The angel kissed her face. 2. " Come with me," he said. 

3. The child went with him. 4. Both of them went away. 

5. The following morning the cradle was empty. 



210 ESPASA PINTORESCA 

EN CÓRDOBA 

(Pages 52-56) 

Pages from my diary 

I 
April 6, 191 7, 

We are again on the train. This time on our way to Cór- 
doba, There are three other passengers in the car, a French- 
man and his wife, and a young Spaniard. 

The Frenchman has been reading an illustrated Spanish 
paper called Ilusiracibn, I think he and his wife are tourists. 
They speak Spanish very slowly. The lady wants to know if 
Spanish girls smoke. " Never," says the 'Spanish young man, 
very indignant 

11 

Later. Córdoba is another Moorish town. All the houses 
are white and have green blinds. One can see the marble 
patios of the houses through the open doors. They have 
flowers and banana trees. 

Ferdinand met a girl in the street who was carrying a water 
jar. He tried to help her. They went to the fountain in the 
Court of the Orange Trees in the Alcázar. 

There they found a priest smoking in the sun, and some 
orange venders. An old man asked Ferdinand if he wanted to 
see the Mosque, or the Tower, or the Alcázar. Brother under- 
stood him and said, " No, thank you." 

" All right, sir," said the little old man, " pardon me if I 
have troubled you." 

Ill 

Something extraordinary' happened to us last night. We re- 
turned to the hotel late. I noticed that a man was following 
us. He had a pike, a lantern, and a bunch of keys in his hand. 

p,._, Google 



EXERCISES 311 

I told Ferdinand that the man was dose to us. Brother turned 
(si voivió) and said to him, " I have the key." Then the man 
went away. I was much surprised. Ferdinand tells me that 
(this) is the night watchman. He carries the keys of the houses 
and opens the doors. If one says, " I have the key," then he 
goes away. 

LA ROMERÍA 

(Pages 57-62) 

Hotel Suizo, Córdoba, April 6, 19 17 
My dear Maiy : 

(I) have not much time in which {para) to write you, but I 
want to send you a letter from (desde) Córdoba. 

Yesterday we went to a popular Spanish picnic (romeria). 
It was the day of the patron saint of the city. In the meadow 
we saw groups of people dressed in bright costumes. Some 
were having their luncheon (merienda), others were playing the 
guitar and dancing. 

We saw many girls with Manila shawls and handsome 
Spanish laces (mantillas). Some of them were walking under 
the trees accompanied by young men. The old dueña followed 
them closely {de cerca). 

There were swings in the trees, where pretty children 
amused themselves swinging and singing. 

I made friends (hice amistad) with many venders of fruits, 
candy, and nuts. Ferdinand greeted some of the young ladies. 
A little girl called Remedios offered us .(some) cakes. 

We saw the young man who was on the train from Seville. 
He was on horseback. As he came near, he wiaved (saludar 
con) his hand at us. He said that his name was Quintín. He 
was very polite and kind. Later he asked me to take a ride 
(paseo) on his horse (a ¡a grupa). 

UjLiia. .y Google 



212 ESPAÑA PINTORESCA 

(It) was an amusing {divertida) experience (aventura). We 
mounted the (en el) horse. He sat in front, I sat behind. 
" Where shall we go ? " he asked. " Not far," I answered.' 

We rode (paseamos) through the groups of people. They 
would say (deeian), "Look at the little couple," 

" Hold on tight," he said, and then he began to gallop. He 
stopped the horse in front of an inn called the Postiguillo. 
" Let me treat you," he said. He clapped his hands twice. 

The innkeeper (tabernero) appeared. 

" What do you wish, girl ? " he asked me. " Anything," said 
, I, rather excited (aigo excitada). 

" Bring us some cakes," said my friend. 

They were delicious. 

Ferdinand met us there. He had followed us in a carriage 
with some girls and ladies. He helped me to dismount. Quintin 
said good-by to us (saiudd), and rode up (alejó) the street. 

Come to Spain soon. Life here is strange, but everything is 
picturesque, and life has a delightful flavor {sabor) of romance. 
Your loving friend, 

Elizabeth 

mi hermana 
(Pages 63-64) 
I. I live in a far-away land. 2. The swallow trills at the 
window. 3. The sunset (tarde rosa) makes the meadow beauti- 
ful. 4. Tell her the path he took. 5. There are clouds of dust, 
6. Have you seen my sister, perchance ? 



c.y Google 



EXERCISES 213 

MADRID 

(PAGES 65-72) 

Pages from my diary 
TuesiJay, April 3, 1917. 

To-day we arrived ¡n Madrid, the capital of Spain. I shall 
never forget the Puerta del Sol. I had always supposed it was 
a gate, but it is an immense square in the center of the city. 
It was formerly the entrance to a great fortress. When we 
passed through, late in the afternoon, there were hundreds of 
people on the sidewalks, promenading and talking. Ferdinand 
says it is (a) still more wonderful (sight) at night We are 
leaving for Toledo this afternoon. They say that Holy Week 
in Toledo is very interesting. 

Monday, April 9, 1917. 

This afternoon we took {dimos) an automobile ride throu^ 
some of the wide streets that lead out of {gue dan a) the Puerta 
del Sol. In the Calle de Alcalá we saw many fine buildings, 
clubs, banks, hotels, churches, and palaces. Finally we arrived 
at the Buen Retiro, a large park. It has beautiful statues, tall 
trees, and pretty flower beds like those in Versailles. The 
nobility of Madrid was driving in the Buen Retiro. We passed 
many elegant ladies and gentlemen in automobiles or carriages, 
on foot or horseback. 

Tuesday, April 10, 1917. 

This afternoon we visited the Royal Palace, one of the 
largest in the world. The royal family is not iñ the capital just 
now. It is in Seville. We saw some rooms of special interest, 
the chapel, the library, and the throne room. In the last there 
are wcaiderful mirrors, luxurious hangings, and tables of rich 
p„,„,G<>«gli: 



214 ESPAÑA PINTORESCA 

martiles. After seeing all the wealth of this wonderful palace, 
one cannot be surprised (no es de extrañar) that Napoleon should 
like (le gustase) his brother's beautiful home. 

Friday, April 13, 1917. 

I wish we might come back to Madrid next winter. A young 
Spanish girl, whom I met {conoa) last night, told me about the 
numerous amusements that this dty offers during the winter 
season. There are fine theaters of all kinds, and gay cafés, I 
was surprised to know that they skate in the parks. The rich 
and the poor make excursions to the piountains that surround 
Madrid. If it gets {si hace) warmer, we are going to the 
Guadarrama Mountains to-morrow. 

LOS GATOS MADRILEÑOS 
(Pages 73-74) 
1. This legend arose (tuvo lugar) many years ago. 2. TTie 
fegiment had just arrived in spite of everything. 3. They were 
Ul-tempered and tired. 4. Where can they rest and spend the 
night? 5. He repeated the king's orders. 6, He decided to 
secure himself lodgings in the fortress. 7. They returned to 
the encampment at dusk. 8. From that date they have lived in 
the fortress. 9. He is known by the surname " Gato." 10. His 
ancestors won that title honorably on the field of battle. 

SERENATA DE NOCHEBUENA 
(Pages 75-76) 
1. It was Christmas. 2. On Christmas Eve they play and 
sing in the streets until after midnight. 3. The night watch- 
man sings a monotonous song. 4. The sky was clear. 5. Sud- 
denly somebody climbed the stairs on tiptoe. 6. What is all 

Dglizac^y Google 



this ? 7. What were the young people munnuring Í 8. Do you 
hear the tremolo notes of a distant harp? 9, Your door is 
open. 10. Do you know who they were? 

CANCIÓN DE LA VIRGEN 

(Pages 77-78) 

I. Run faster. 2. Do you want to rest ? 3. The child sleeps. 

4. Hold the branch. 5. They are flying already, 6. Do you 

not see that be is cold? 7. I have no place where I can 

keep it 

SEGOVIA 

(Pages 79-84) 
Hotel Comercio, Segovia, April 15, 1917 
Dear brother : 

Now we are in Segovia. The trip from Madrid here was 
wonderfuL We came in a stagecoach with a long line of mules 
and a jolly driver who talked to his animals during the whole 
journey. The city stands on a high rock, at the top of which is 
the Alcázar. There is a high Roman aqueduct across the valley. 

Madrid is in its general appearance a very modern city. Of 
course {^r supuesto qué) we saw there many places of histor- 
ical interest hke the Royal Armory and the tower of Lujanes. 
But what impressed us most was the elegance of the court and 
the gayety of the people. Segovia is very different The city 
has a quiet appearance. In many of the narrow streets there 
are high medieval towers and old ruined casdes. One often 
sees donkeys carrying fruit and flowers or great jars of water 
or milk. The children in the streets play their old Spanish 
games. I was much amused to see the seriousness with which 
the boys imitate a bull-fight 

0,,..., Google ■ 



2l6 ESPAÑA PINTORESCA 

To-day some Spanish friends took us to the market Every- 
where there is an artistic confusion of brightest colors in the 
women's shawls, the farmers' gay costumes, and the piles of 
all kinds of fruits and vegetables. The confusion of sound is 
just as great as that of colors, espedally near the butchers' 
stalls, where the shouts of the merchants mingle with the 
cackling of the hens, while the purchasers chatter as they stroll 
slowly about. 

When you come to Spain, you must come to the old town 
Segovia. You will enjoy the simple people here, the high 
arches of the Roman aqueduct, and the deep-blue sky over 
the green valley. 

Remember me (dale recuerdos de mi parte a) to your friend 
Anthony and to Mrs. White. 

Your loving sister 
{tu hermana que te quiere or te abraza tu hermana) 
Elizabeth 

FU EN FRÍA 

(Page 85) 
X. How happy she Í3 I 2- Are your eyes tired ? 3. The ñelds 
are dotted with little white and yellow flowers. 4. This is spring 
weather, 5, What do you know about the sunbeams at noon ? 



san pedro y bartolo el carbonero 
(Pages 86-88) 
I. The apostles found themselves at the door of the hut. 
2. Do you like to see the snowflakes fall.!* 3. The night was 
bad, but the road was worse. 4. He made a fire in the fire- 
place. 5. Let him come in. 6. He gave them his food. 
7. When the meal was over he prepared their beds for them. 

Dglizac^y Google 



EXERCISES 217 

8. Some of them went at dawn, some remained to thank the char- 
coal man. 9. Let us settle the bill. 10. Come in ; but whose is 
that soul? 

el sepulcro del cid 
(Pages 89-91) 
I. Why are you in these peals of laughter? 2. The soldier 
stood at attention. 3. Do you wish to see it ? 4. The Cid 
killed Count Lozano, his father's rival. 5. They still sing mass 
for the soul of the Cid. 6. He fought and conquered the 
Moors. 7. After he was dead, they mounted him on his horse, 
and he won a battle. 8. All Spaniards know about his brave 
deeds. 9. He is one of the greatest Spanish heroes. 

SAN SEBASTIÁN 
(Pages 92-99) 
Hotel Continental, San Sebastián, July 8, 1912 
Dear little brother ; 

Here in San Sebastián 1 have seen something that you would 
like to see. Yesterday afternoon I watched the children playing 
in one of the city squares. They formed a circle. There was 
one litde girl in the center. The others sang and danced round 
her. I could not understand all the words of their song, but 
there was a gay refrain : " lardn, larán, ¡arito" In another game 
they acted out what they sang, imitating the shoemaker, the dress- 
maker, and others. The older boys played a game of baU, called 
Jai-alai. When I come home, I will show you how it is played. 
The bath houses on the beach are very different from ours. 
People come here during the summer season from all parts 
of Spain and from other countries too. They enjoy the sea, 
the mountains, or the gay life of the town. I tike best to take 
long walks through the forests, where I. find many wild flowers. 
p„,, Google 



2l8 ESPAÑA PINTORESCA 

I Kke also to walk along {por) the narrow cart roads, where 
I often meet an old stagecoach drawn by six or eight mules, 
or a real Spanish ox<art with its black oxen and picturesque 
driver dressed in white and red. 

The roya] family come here every year to spend' the summer. 
Yesterday I saw two of the little princes riding in one of the 
broad central avenues of the city. The older prince must be 
as tall as you are. 

I wish you were here with me in this quaint little city. The 
historical monuments might not interest you, but I am sure 
you would enjoy the life of the people and even the narrow, 
dark streets of the old town. 

Your loving sister 

Elizabeth 
LA CARRETA 

(Pages 100-102) 
I. The ox-cart travels through the mountains. 2. The oxen 
are tired and sleepy. 3. The ox-cart creaks. It is full of grass. 
4. The driver sings a pleasant song. 5. There is a boy sleeping 
on the top of the hay. 6. It is a hot morning. 7. Do you know 
where the ox-cart is going ? 8. It goes very slowly. 9. What 
does it matter? Nobody is waiting (for) it. 10. The ox-cart 
goes up the mountain toward a distant valley. 

LA MARIPOSA DHL ALCÁZAR 
(Pages 103-106) 
I. I used to walk in disguise. 2. You must finish this rime 
for me. 3. One can find nothing better than this. 4. Come to 
the bank of the river at sunset. 5. The little gypsy girl liked to 
dance in the moonlight 6. A fairy appeared to me. 7. Have 
you a wand.' 8. She became a butterfly, g. She flew among 
die guests. 10. The butterfly flew away toward the acadas. 

Dglizac^y Google 



EXLRCISES 219 

SEMANA SANTA EN TOLEDO 

(Pages 107-116) 

Toledo, April ij, 1917 
My dear teacher, 

I am going to tell you something of Holy Week in this 
ancient city of Spain. Toledo seems to me more medieval 
than any other city 1 have seen in this country. It is old and 
impressive. 

We arrived here on Wednesday. We found the houses 
decorated with purple hangings. There were very few people 
in the Zocodover. The Zocodover is a famous square. By day 
it is a market, by night a promenade. For two days, Maundy 
Thursday and Good Friday, silence reigned over this city. The 
numerous bells, which ordinarily ring at all hours, did not ring 
even once until Saturday. 

On Wednesday afternoon we saw the archbishop of Toledo 
wash the feet of twelve beggars, an ancient ceremony that is 
still repeated every year in all cathedrals of Spain. 

On Thursday there was a solemn procession. Men carried 
on their shoulders the sacred images from the churches. 
Devout people went before and after them escorting them 
{dando guardia de honor) to the cathedral 

On Saturday the bells began to ring, the purple and black 
hangings were changed for others of bright colors, and the 
people in the streets once more (volvieron) talked and laughed 
gayly. 

I have not time to tell you all the places of historic interest 
we have visited in this city, but some day I hope you may 
come to see it for yourself. 

Yours sincerely {su disdpula que no la olvida), 
Elizabeth 

Dglizac^yGOOgle 



220 ESPAÑA PINTORESCA 

CANTABRIA 

(Page i i 6) 

1. There are high mountains in Cantabria. 2. The trees are 

large and numerous. 3. I like the green valleys of the north of 

Spain. 4, The Cantabrian Sea is always agitated, 5. If you are 

lost, I shall look you up in Cantabria. 

EL CRISTO DE LA VEGA 
(Pages 117-izo) 
I. He likes fairy tales. 2. At ñrst I could see nothing. 
3. He tried to reach the door. 4. They do not ask for reward. 
J. It is your duty to tell him the story. 6. Do not look at him 
from the comer of your eyes. 7. Do they begin to be inter- 
ested in his story ? 8. They prayed for him day after day, 
9. They tried to persuade him to tell of his promise. 10. Did 
he promise himself to her? 11. This is Spain in a word, a 
country of charming l^ends and interesting traditions. 

EL MUSEO DEL PRADO 

(Pages 121-136) 

Pages from my diary 
April 10. 

I knew that San Sebastián in the north of Spain was a cold 
city, but I never dreamt of seeing snow in Madrid. Some 
flakes fell this morning. The day has been gray and cold. We 
spent the morning in the Prado, the famous picture gallery. It 
is a wonderful museum. It has pictures by all the great 
masters in the world. 

Ferdinand counted sixty-five pictures by Velazquez. All the 
different schools of painting are represented there. At last I 
b^;in to understand the Spanish love (a^aón) for art. 

p„,„,G<>«glc 



EXERCISES 221 

We shall have to spend many days here. Ferdinand wants 
to copy some of the paintings by Velazquez, and I want to 
team more about the Spanish school of painting. 

El Cano, Rivera, Zurbarán, El Greco, and the other early 
painters painted only two types, saints and warriors ; Murillo, 
Velazquez, and Goya copied from the life round them. 

I was so interested in the pictures that the guards and visi- 
tors seemed lifeless to me. The people in the pictures seemed 
to be alive. My mind is full of the tales of the pictures, and I 
can still see the exquisite cobring used. by the great masters. 

Everybody is talking about Ferdinand's copy of The pinners. 
He has done an excellent work. He is going to copy T%e 
Maids of Honor, Prince Carlos Baltasar, and Philip IV. If he 
sells his copies well, we shall spend next winter in Madrid. He 
will copy Zurbarán, Velazquez, and Goya. He will stay at the 
Residencia de Estudiantes, the first dormitory building con- 
nected with the University of Madrid. I shall live at the Inter- 
national Institute, a beautiful American school, which has 
worked nobly in behalf i^para educar) of the education of 
Spanish women. We shall learn Spanish. I am much pleased 
with Ferdinand's plans. 



LAS PROVINCIAS ESPAÑOLAS 

(Pages i28-r36) 

Pages from my diary 
June 2. 

We are no longer {ya no) in Spain, but I like to think over 
my trip through that country. It was very interesting to notice 
the difference between the north and the south of Spain. The 
heat of Andalusia reminded us of Africa. The character and 
customs of the Andalusians reminded us of the Moors. 

p„,„,G<>«gli: 



222 ESPAÑA PINTORESCA 

The north of Spain, with its high mountains and active 
farmers, suggested Switzerland. We enjoyed Catalonia, There 
are many factories there, and people seem to enjoy work more 
than romance. 

The many races who have lived in Spain since the early 
times have left die impress of their dominion and civilization. 
We saw traces of the Celts, Roman bridges and aqueducts, 
Moorish palaces and fortresses. We enjoyed the numberless 
(numerosas) legends told to us by everybody. 

The Andalusian is very different from the Basque, and the 
Castilian does not understand the Cataionian, but the noble 
Spanish traits are in all of them, and we admire the caballeros 
and señoritas of that diversified country. 

It is true that trains are slow, and that not many Spanish 
towns are progressive and modem, but the history of the coun- 
try is remarkable, and the beauty of Spain is impressive. We 
have met charming people everywhere, we have seen beautiful 
sights throughout the peninsula, and we have enjoyed the climate. 
I am hoping that Ferdinand will sell his copies of Velazquez, 
because I wish to return to picturesque Spain. 



c.y Google 



LA LENGUA ESPAÑOLA 

Pace 1 line 14 consabida: freely but properly translated by 'io- 
evitable,' ' ever- ready.' 

1 15 Es que acaso Vd. ignora: 'can ¡t be that you do not know.' 

1 Hi de 109 tiempos: 'of time.' Note tbe use of tbe plural while the 

English employs the singular. — hubo: 'there was.' The use of the 

verb haber impersonally to mean 'there is' is frequent. When so used 

it has the form bay in the present cense, and never takes plural forms. 

1 IS Tengo entendido: 'I understand.' Tener may be used as an 
auxiliary instead of hab«r for the sake of emphasis. 

2 3 BOlea de fuego: 'ñery suns.' 

2 4 A que no sabéis : ' I warrant that you do not know.' 

2 7 Jardín de las Hespérídes: in Greek mythology, the earthly 

paradise where the golden apples grew, "far away in the west at the 

borders of Ocean, where the sun sets." 
2 11 ese tu Edén: 'this Eden of yours.' 
a 13 Deja que: 'allow me to.' 
224 No faltan: 'there are not lacking.' 
2 26 ea nna detivaciun dilecta : ' is derived directly.* 

EL ALMA ESPAÑOLA 

4 1 Al TÍajai: 'as one travels' or 'in traveling.' A verb in the 
infinitive after b1 is generally translated by the gerund in -iiff. 

4 7 Barcelona: one of the most beautiful and most prosperous of 
Spanish cities, with 900.000 inhabitants. Its climate is excellent. It 
has a university, academies, notable civil and military institutions, and 
one of the handsomest cathedrals in Spain. — Madrid: the capital of 
Spain, a city of 600,000 inhabitants. It was called Majril by the Moors. 

"3 „,„.„,G<)ogle 



224 ESPAfSA PINTORESCA 

Philip II made it the capital of his kingdom because it was the geo- 
graphical center of Spain. The city is built on several hills at an 
elevadon of 2450 feet. Madrid is a beautiful city full of handsome 
buildings and surrounded by pleasant gardens. The royal family and 
the foreign representatives reside there. 

4 13 Péwi Galdis: Benito Pérez Galdds was born in 1845 '" the 
Canary Islands. After his first novels Za Fontana de Ore and El Audaz 
he began the series of ^isodiot Nacionales, four sets of ten historical 
novels each. Besides ihia monumental undertaking he has written 
twenty-eight Nirvalas Conltm foráneas, some of the best-known being 
Marianila, Doña Perfecta. La Familia de León Roch, Fortunata y 
Jacinta, and Gloria. The latest literary efforts of Galdós are in a new 
field, the drama, in which Eleitra and Casandra are his most popular 
attempts. He was admitted to the Spanish Academy in 1897 and was 
awarded the Nobel prize In 1912. — ^Palaclo Valdés (Armando): a 
contemporary novelist, born in 1853. His principal works are La 
Hermana San Suipicio. Marta y María, Maxima, Josi, Tristan 
el Pesimismo. 

< 11 Pardo Bazán: Emilia Pardo Bazán is doubtless the most 
famous living woman author of Spain. Her novels have been trans- 
lated into almost every European language. Among them the best- 
known are Viajes de Novios, Insolaeién, La Madre Ndluralena, Pascual 
Lifet, and Morriña. — 'BAa.ica IbiSeí: a well-known Spanish novelist 
His best novels picture life in Valencia, his native land, with the skill 
of an artist. Each of his works presents some vice or some problem in 
a particular region of Spain, and in each of them the reader may sec the 
influence of the French writer Zola, who was Blasco Ibáñez's teacher. 
Some of his best novels are La Catedral, Entre Naranjos, La Barraca, 
and Sangre y Arena. — Benavente: the best contemporary Spanish 
dramatist, born in 1866, His delightful plays such as El Primo Román, 
Los Intereses Creados, La Fuema Bruta, Gente Conocida, are psychological 
sketches of everyday people, presented in a masterly way. 

<t(> Sorolla: one of the best-known Spanish painters of the 
present day, bom in Valencia in 1853. He is the painter of light 
and color. 

.418 Zuloaga: a modern Spanish painter who depicts the "inner 
self." His pictures have the dull tones of El Greco and the vivid 
expression of Goya. EJ Torero, Las Brajas, and Camiencita are some 
of his most renowned productions. 



c.y Google 



NOTES 22 S 

4 20 Blay: Miguel B!ay, a most distinguished Spanish sculptor. 
His style has strength and delicacy. His best-known creations are the 
Miners' Monument in Bilbao and the Chevairj Monument. — Llimotu: 
José Llimona is another Spanish sculptor of universal reputation. His 
art has the realistic and personal touch of the Florentine school. 

4 21 Salvadot Rueda: a contemporary lyric poet. He has written 
both prose and verse, and in both his principal theme has been the 
description of Andalusian life. Rueda's chief writings are Estrillas 
Errantes, La Reja, El Patio Andaluz, and Granada y Sevilla. — EduBldO 
Marqnina: a dramatist and poet. His work is full of vigor and poetic 
inspiration, and of late shows traces of French influence. En Flandes se 
Aa puesto el sol is his best-known historical drama. 

4 22 Hanén: Juan Manen, a contemporary Spanish violinist and 
composer, bom in Barcelona in 1SS3. — Gianados: a Spanish musi- 
cian of the twentieth century, whose last opera, Goyescas, was success- 
fully produced in New York in 1916. He was lost in the sinking of 
the Sussex. 

S3 iiUa Azores: a group of islands in the Atlantic, far west of 
Portugal, to which they belong. 

5 14 a . . . España: See a in vocabulary. 

JUPITER Y EL GOKIERNO ESPAÑOL 

6 23 se concediese: 'it should be granted.' The real subject is the 
inlinitive ser.. 

6 24 la moda : ' fashion.' Observe that the Spanish uses the article 
in such cases, 

7 I fueron llegando: 'continued to arrive.' 
7 2 toda Boeite: 'all kinds.' 

7 8 hobo quien: 'there were those who,' 
7 13 tanta petiddo: 'so many requests.' 

7 20 vestida de manóla : dressed with the typical Spanish costume, 
lace mantilla, short red silk skirt with overskirt of black lace, and bolero. 

7 24 ris, rasr the sound suggesting the noise made by a fan. 

8 22 se me olvidfl : ' I forgot.' 

8 28 Todo lo demás lo tendrá BspaHa: 'everything else Spain 
shall have.' The first lo is the definite anicle as in English all the rest; 
the second lo is the pronoun which often accompanies todo but Cannot 
be translated in English. Compare 9 B. 

Dglizac^y Google 



ESPAÑA PINTORESCA 



LETRILLA 



• paca, alcajua, fslt«, basta: these are the riming words of the 
piece. Such a rime by the vowels only, without attention to the conso- 
nants, is called assonance. Assonance is very characteristic of Spanish 
poetry, though the Spaniards have also the complete rime (conaonancia). 

9 Santa Teresa: Teresa de Cepeda y Alumada devoted her life to 
founding convents and to literary works (£J Camino di la Ptrftccién; 
Pffiiiu]. She was one of the greatest Spanish mystic writers of the 
sixteenth century. Her style is unusually simple. 

HOSPITAUDAD DE LOS ESPAÑOLES 

1013 les: 'of them.' 

10 18 levlaeD el equipaje : Algeciras, across the Bay of Gibraltar, 
is the town where the traveler takes the train to enter Spain. Baggage 
is examined there by otücers called carabineios. The name carabinero 
comes from csrabijia, the kind of gun which they carry. 

In Spain the fask of having your baggage e:(amined is not a dis- 
agreeable experience. The carabineros are kind-hearted and courteous. 
They put on white cotton gloves before they search trunks for contra- 
band, and while (hey make a minute examination of your belongings 
they talk affably in the gentle refined way of the Spanish people. 

10 19 guardia cítU : the civil guard is a select body of police whose 
duty is to protect highways and railroads. They patrol the roads and 
accompany all trains. A member of la guardia ^feminine) is nn guardia 
(masculine). 

11 1 han: 'yo" have.' 

11 2 ¿verdad? 'is not that so?' 
11 9 Vd. peidone; 'pardon me.' 

11 19 Ta colocando : ' he puts back.' 

12 19 Albacete: a town on the eastern coast of Spain. This town 
is noted for the manufacture of naysjae, folding jackknives. Many of 
these have the following verse engraved on the blade : 



c.y Google 



NOTES 237 

18 4 BOmbiero calaHéa : titerally, a hat from Calañas. A wide- 
brimmed hat known as the Spanish sombrero, made out of hard fell. 

IS 10 compaltimiento : cars of the Spanish trains are divided into 
small compartments nitb two scats running across each compartment 
and facing each other. 

13 2D ttá : no water is provided for travelers, but there are water- 
venders at most of the little stations. 

IS m pasan eataciones: 'stations pass by.' 

14 8 ooa pasa a noaotros: 'she passes us' (literally 'to us'). A 
nosotros is added for emphasis, 

14 IT peiTOS chicos: líterally'littledogs.' Copper coins worth about 
one cent (cinco cuntimos) each. On the back of the coin the lion of Spain 
is poorly drawn, hence the popular name, 

14 28 ¿Ustedes gastan, seSoies ? 'won't you have some, gentlemen?' 

15 1 que apiOTSChe: 'no, thank you'; literally, 'may it agree with 

IS 18 noa htio comprender: 'he made tis understand.' 
IG 5 Ronda: an old Roman town in southern Spain. 
IB 23 Eatoj a loa pies de Vd. : literally ' I am at your feet,' I salute 
you — a phrase used in speaking to women. 

17 6 Beso a Vd. la mano: 'I kiss your hand.' I salute you. This is 
said only to men. 

ITU cómo olvidar: 'how could we forget' 

CADIZ 

IS 1 Cádli : a beautiful seaport of Spain, situated a short distance to 
the northwest of Gibraltar, upon a small peninsula. It is surrounded by a 
wall twenty feet thick. Cadiz (Caifty) wasone of the very ancient Phoeni- 
cian settlements, and in the seventh century B.C. it was already the chief 
center of the commerce of the Atlantic ocean. Under (he Romans Cadiz 
(GaJei) was one ef the richest and tnost luxurious cities in the world. 

18 3 qne llera an nombre : ' of the same name.' 

1819 Andalucía: 'Andalusia,' a region in the southern part of 
Spain which comprises the present provinces of Almería, Milaga, 
Cádiz, Huelva, Sevilla, Córdoba, and Jaén. The Moors conquered 
this region in 7T1 and lived there until 1492. (See ISl 3-5.) 

IS 21 Balbo : a Koman quxstor of the time of Julius Caesar, a native 
of Cadiz. He improved the harbor of his city and rebuilt its walls. 

Dglizec^yGOOglc 



228 ESPAÑA PINTORESCA 

18 3 coloniu: in the beginning of the century, Menico and South 
America ¡ at its end, Cuba, Porto Rico, and the Philippines. 

19 U a la calda de la tarde: 'at nightfall,' 'at dusk.' — Alameda: 
a public promenade established in every Spanish city, called also 
BonlBvard, Gloiieta, or Pateo. 

19 23 aquella miama tatde: 'that afternoon.' Hiain* is used to. em- 
phasize aquella. — terminado el paseo; 'when the promenade was over.' 

19aiIaabelII: the grandmother of King Alfonso XIII. Her reign 
was an unfortunate one, as there were continuous civil wars while she 
was queen. She was finally exiled to France in 1869, never to return 
to her native land. 

30 2 estilo renacimiento; 'Renaissance style.' Note tbe order of 
the words, 

90 5 HullUo: (1617-1682), neit to Velizquez the greatest Spanish 
painter. .His school of painting is idealistic, Murillo is noted for his 
employment of real Spanish types to express ideal religious concep- 
tions. His beat-known pictures are DiviHb Cancepdán, San Anteniir de 
Padua, Isabel de Hungaria, La Sacra Familia, Moim dando de btbtr a 
¡OS Hebreos. Some of his early paintings of street urchins are very 
famous. — Zuibarin: (1598-1662), a famous Spanish painter, surpassed 
only by Velazquez and Murillo. He painted largely religious scenes, 
, the life of the convent and the monastery. Sania Catalina, La Virgen 
ton el A'iño Dormido, Aparición de Pedro a San Pedro Nolaseo, are his 
best-known paintings. 

20ü Alonso Cano: or El Cano (1601-1667), painter and sculptor. 
He was called the Spanish Michael Angelo. His best paintings are 
S Profeta Elias and Crisie atado a la columna. 

2019 Ojalá: an interjection introducing an expression of wish, 
like the old English "would that" or "O that." To-day we express 
this thought in English without any introductory word, ' May our eyes ' 
etc. OjalA is from the Arabic in sha'llah ' if God will.' 

SO 20 Stin Femando : or Isla de Lean, near Cidií, The chief 
industry of this city is the manufacture of salt. 



92 3 Sevilla: one of the most picturesque and most historic cities 

of Spain; it contends with Cadiz for the honor of being the oldest city 
of Europe, for there are indications that Seville was a city before the 

p„,, Google 



NOTES 229 

Phoenicians came to Spain. It was the capital of the Vandal empire, 
of the Almohade Moors (the third Mohammedan empire in Spain), and 
of Castile until Spain was united into one kingdom. 

2S4 Ixbilyah: in Englisli spelling Ishhilyah. The Spanish for- 
merly pronounced i liite English ¡A, and still use i in writing Oriental 
and barbarous words which contain that sound, as twzil 'hashish.' 
When the Spanish discoverers of America wrote an Indian name with 
z, as México, CotopHxi, they meant the j4 sound, though the names are 
now pronounced (and in Spain written) with Spanish j, MÍJlco etc. 

3S9 por excelencia: 'preeminently,' 'distinctly'; the French /ar- 
excellence. 

22 H penumbra : 'dim light.' 

33 8 café pwo; 'black coffee.' — ceireca del Agalla: a very 
popular brand of Spanish beer, generally drunk by the aavillanoB. 

33 22 Pedro el Cruel: king of Castile from J350 to 1369, The 
common people of Spain, who love his memory, call him el Jnstidero 
because he punished the crimes of noblemen whom other kings would 
have spared ; historians call him the Cruel because he was more cruel 
even than other kings of that cruel time. He was married by diñerent 
forms to at least three wives at a time; he imprisoned, and probably 
murdered, the one who was his wife by the law of the Christian church. 
All the principal monarchs of southern Europe to-day are descendants 
of Pedro and one of his secondary wives, Maria de Padilla. 

23 26 Bois de Boulogne: the great park of the fashionable side 

24 T Castilla y Ledo: in reconquering Spain from the Arabs and 
Moors the Christians were broken up into several small kingdoms, of 
which the most famous were Leon, Castile, Aragón, Navarre, and 
Portugal. Castile and Leon were united in 1230; in TZ4S their king 
took Seville from the Moors and made it the capital of his kingdom. 
Navarre dwindled, and was absorbed piece by piece by Castile, Aragón, 
and France, When Ferdinand, king of Aragón, married Isabella, 
queen of Castile and Leon, their children became kings of all Spain 
except Portugal; Portugal'too was added in 1581, but separated again 
in 1640, and has not yet been reunited to Spain. Columbus was sent 
out by the queen of Castile and Leon, not by her husband the king of 
Aragón ; hence the rime 



Por Castilla y por Leín 
Nuevo mundo hilM C<^n. 



c^yGoogli; 



230 espaRa pintoresca 

'The escutcheon of Castile and Leon' bears, because of the names, 
the well-known castles and lions which are seen in the coat of arms of 
Spain to this day. 

S4 12 el tnbnto de cien doncellas ; a tax imposed by the Moors upon 
the Castilian kings, which consisted of one hundred Spanish maidens 
given every year in order to keep peace between Christians and Moors. 

S4 17 CarlOB V: born at Ghent in 1500. He was the eldest i 
Philip, son of the archduke of Austria, and Joanna, daughter of Fer- 
dinand and Isabella. Through inheritance and conquest he obtainec 
dominion over a large pan of Europe and the newly -discovered 
tory of America. In 1556 he renounced the throne in favor of his son 
Philip and retired to the monastery of Yusle, where he spent the two 
remaining years of his life. Strictly he is King Charles I of Spain, 
Emperor Charles V of the Holy Roman Empire ; but he is commonly 
called Charles V even in Spain. 

24 18 Isabel de Portugal : daughter of the king of Portugal, 
Emanuel the Great, and wife of Charles ,V. She died in 1539. 

26 9 Fagamos: the modem substitution of h for f in this verb is 
the last stage in its evolution from the original Latin_/Bcfr?. 

25 16 San Fernando: Ferdinand 111, the king who recaptured 
Seville from the Moors and made it the capital of Castite. 

26 2 San Vicente Ferrer: a Dominican preacher famous as a reviv- 
alist in the years 1385-1419; bom 1355. — inquisidores: the famous 
Spanish Inquisition was not founded till 14S0, and Castile had no inqui- 
sition till near that time, hut the papal inquisition was established in 
Aragón a century and a half earlier. The inquisition was administered 
mainly by the Dominicans, of whom St. Vincent was one ; but St. Vin- 
cent's proper sphere was that of an evangelistic preacher. 

26 24 la Giralda: the bell-tower of the Cathedral of Seville. It 
received the name of Giralda from its weather-vane (girar 'to turn'). 

29 2 The music for the songs on this page will be found on 
page 176. 

31 7 The music for this song will be found on page 176. 

SI 21 p«Ur la pava: 'to pluck the turk'ey.' An expression mean- 
ing to talk through the Spanish barred window (raja). This expression 
is applied only to love-making. 



Dgl.iec.yGoO'^lc 



LA CABEZA DEL RKV l>ON PEDRO 

52 1 Pedro el Crnel : see note to 33 22. 

82 9 gtut aueatre de Santiago; (he head of the Order of St. James 
of the Sword, a powerful military and religious order founded in the 
twelfth century, whose chief duty was to protect the pilgrims who made 
the journey to the tomb of St James in Santiago de Compostela, Spain. 

33 S por nn qnltame allá esas pajas : familiar expression meaning 
'for any little thing.' 

33 8 lubricó an pluma: he signed with his own peculiar mark or 
flourish. No signature is valid in Spain unless it has the owner's 
peculiar flourish. 

53 IT linajiUlo: 'of illustrious descent.' 

S3 2S anojúle el guante a la cara : ' threw his glove at the man's 
face.' This was an insult of such nature that it always brought about 
a deadly duet on the spot. 

Sill sin limites : 'unmeasured,"entreme.' 

34 18 corregidor: a Spanish magistrate who was often both the 
mayor of the city and the governor of the fortress. 

tfrlfi candil romano: 'old Roman lamp.' 

RECUERDO DE LA CATEDRAL DE SEVILLA 

37 3 a humedad: literally, 'of dampness'; translate simply 'damp.' 

3T S nos fuimos acostumbrando; 'we became accustomed.' 

3T 9 capUla del Baptisterio: a chapel in the cathedral of Seville 

where children receive baptism. Murillo's renowned painting San An- 

Ionia de Padua occupies a whole side of this chapel and has made it 

famous. 

LA ALHAMBRA 

39 2 Oisnada: on the rivers Jeniland Darro, the capital of the prov- 
ince of Granada. The Albaicln, the oldest part of the town and once the 
quarter of Moorish nobility, is in ruins now and inhabited by gypsies. 

SB IT Sierra Nevada : a range of mountains north of Granada. The 
name means 'snow-capped range.' 

39 21 AUiambra: a Moorish palace situated on a hill north of Gra- 
nada. It juts out like a promontory into the valley of the Vega. It 
was built by Mohammed Ibn-al-Ahmar on the site where the citadel 



232 ESPAfSA PINTORESCA 

Al-Hamra ("the Red') had stood for three centuries. Charles V de- 
stroyed part of it in order to make room for another building. The Al- 
hambra was restored in the reign of Isabella II, but a considerable 
part of it was destroyed by fíre in 1890. What is left is the most superb 
monument of Moorish architecture in the world. 

S9 22 Generatife: a castle of the Moorish kings, lying above the Al- 
hambra on the mountainside, a short distance from its walls. The gar- 
dens are especially famous for their fountains, which are supplied directly 
from the river Darro. 

40 8 duermen : in southern Spain the heal is so intense during the 
summer months that everybody takes a siesta in the middle of the day. 
Stores and houses close their doors. At sunset they reopen and do not 
close until late in the night. In the theaters the regular plays usually 
do not begin until after ten o'clock. The intense heat well explains 
why people travel at night. ■ 

409 Boabdil: the last king of the Moors in Granada (1481-1492), 
known as el Chico; a weak character, who became a hero of tradition 
merely because he was the head of his nation in its final catastrophe. 

40 10 poi eso: 'on that account,' — meniM: 'the less.' 

41 3 califa: Arabic title for the successor of Mohammed as-head 
of the Mohammedan world. Soon after Mohammed's time there began 
to be quarrels over this title, and for some time Spain was governed 
by the caliph of Córdoba and the rest of the Moslem world by the 
caliph of Bagdad, each claiming to be rightful head for all the wotid. 
The caliphs of Córdoba were killed off in the eleventh century, Moor- 
ish power soon took the place' of Arab power in Spain, and there 
were no caliphs in Spain after that, so that the use of the word in our 
sketch is not historical. The caliphs of Bagdad lost all (heir power when 
they were driven to Egypt by the Mongols in 1258; the last resigned 
his tille in 1517 to the sultan of Turkey, who claimed to be caliph of 
the world from that time on until the great war of 1914; but when the 
sultan entered that war Moslems generally rejected his claim to' be 
caliph, and a new sacred authoiily was set up in the city of Mecca. 

48 8 aznlejos: glazed tiles of oriental origin (the Arabic at-zulaij)i 
their coolness and cleanliness render them admirably ñtted fof liot 
climates. They are used all through Andalusia for paving halls and 
fountains and for lining the walls of chambers. Their prevailing colors 
are sapphire, purple, dark green, and golden yellow. The Spaniards 
introduced them in the Netherlands in the sixteenth century. 

I., .Google 



NOTES 233 

42 18 Corin: the Bible of the Mohammedans, made up of alleged 
divine revelatiotis to Mohammed, but containing many parts of the 
Jewish and Christian scriptures strangely distorted (Miriam and Mary 
are made to be the same person because they have the same name). 
The law against pictures and statues is a Mohammedan interpretation 
of the Ten Commandments. 

4S 22 Aboncoirajos : a Moorish family of Granada, famous in Span- 
ish romance. The last members of that brave tribe are supposed to 
have met a tragic end in the Alhambra by the order of King Boabdil, 

4230 Chateaubriand: afamousFrench writer of the early nineteenth 
century. His novel The Last of the Abtneirragts is of special interest to 
those interested in Moorish Spain. — Villaeapeaa : a young and prom- 
ising Andalusian poet especially famous for his exquisite verses on 
the Alhambra. 

40 6 Juana La Loca: literally, 'Craiy Jane'; oldest daughter of 
Ferdinand and Isabella. She was bom in 1479. In 1496 she married 
Philip of Burgundy, son and heir of Maximilian, archduke of Austria 
and emppror. She became queen of Castile on the death of her mother 
in 1504, but, having inherited insanity from her grandmother. Doña 
Isabel, wife of King Juan II, she lived in retirement till her death in 
1555; her husband Philip, her father Ferdinand, and her son Charles, 
were successively regents with the title of king. 

40 10 Reres Católicos: this title was conferred on Ferdinand and 
Isabella in 1496 by Pope AlenandcT VI in consideration of their tri- 
umph over the Moors and the expulsion of the Jews in 1492. The 
expression los leyes in Spanish means 'the king and queen ' even when 
only one of them is actually reigning ; when we call them " the Catholic 
Sovereigns " in English we think of the fact that both of them were 
reigning, each having a kingdom. 

45 19 Oris: a city on the coast of Algeria. — Tripoli: a province 
in the north of Africa. 

45 37 Tone de la Vela: the bell tower on the Alhambra hill. 

46 4 cacIuUTM: ' pieces," bric-a-brac' 

LEYENDA DE SAN ANTÓN 

47 14-17: popular Spanish song by a nameless author. The music 
for this song will be found on page 176. 

47 19 ff.: verse by Eusebio Blasco, a popular lyric writer of the 
nineteenth century, 

o„...,Gortglc ■- 



334 ESPAÑA PINTORESCA 

48 Vi ptegODá BU mercancía: 'he sang out his merchandise.' It is 
customary for street venders to sing their wares. People who trade 
with them recognize them by their voices and by their clever songs. 

LA CUNA VACÍA 

61 José Selgas y Canasco: a poet, novelist, and journalist of the 
nineteenth century. His verse is noted for his gentle melancholy and 

EN CdRUOBA 

G2 2 Ihistratíán: a well-known weekly magazine. 

02 20-31 TheophileGautiet, Victor Hugo: renowned French writers 
of the past century, who wrote frequently on Spain and Spanish subjects 

S2 21 Hernani: one of Victor Hugo's best-known plays. Hemani, 
the name of the hero, was suggested to the author by the little Spanish 
village Herriani, which he had visited as a child. 

96 IT sereno: 'night watchman.' Every town stilt retains its *er«tw. 
lie wears a military uniform of black cloth with red trimmings, and 
carries a pike and a lantern. In some provincial towns he still calls 
forth the hour and the state of the weather by giving a long piercing 
cry "Ave Maria Purisimalasdoce y serenco-o!" (See page 178.) He 
has the keys to all the houses in his district, and opens the doors of resi- 
dences when owners return late and have forgotten their keys. When 
you come home in the evening, the sereno is ever ready to open your 
door, but if you say " I have it," meaning " I have the key," he goes 
away not the less cheerful for having lost a small tip. 

Se 18 ITo le baga usted caso : ' do not pay any attention to him.' 

56 Plo it Baroja: a Basque writer born in 187:. His novels La 
Casa di AhgSrri, La Feria de los Diser/los, and El Maistraigo de Lahraz 
are known for their excellent style and their pessimistic philosophy. 

T.A ROMERÍA 

57 1 la romería : a popular picnic where everybody joins in to cele- 
brate the feast of some local patron saint, 

SS 13 Si me das: for ai me lo das, ' if you give it to me.' 

58 37 de hacerme ilusiones: 'of building castles in the air.' 

58 29 a la grupa: this way of riding, the girl sitting back of the 
rider and holding to his waist, is well known in countñ^s where a^o^ 

p„.„,G<»gli:' 



NOTES 235 

journeys are often taken on horseback. — soltó Remedios : 'said Reme- 
dios suddenly.' 

S9 1 Si no me caigo: 'no, I shall not falll' Si ia used here for 
emphasis. 

60 16 Pom andando : colloquial. ' Well then, let's start' 

61 16 pic¿ lu «apneUs: 'spurred his horse.' 

62 1 dl4 dos BDiUiiaa palmadas: in Spain waiters in caf^s, restau- 
rants, etc. are called by clapping once or twice. 

MI HERMANA 

6S 9 pOT acuella espina: a Spanish legend tells of the swallows 
picking out the thorns from Jesus' crown while he was on the cross. 

68 20 poi la fax beadita del Crucificado: a reverent Spanish way 
of giving emphasis to a supplication. 

84 Francisco Villseapesa: see note to 12 30. 

MADRID 

BS B Felipe 11: Philip the Second, son of the Emperor Charles V, 
was king of Spain from 1556 to 1598. Although under his rule Spain 
was the foremost power of the world, this reign marks the beginning 
of its decline — a decline aided by the revolt of the Netherlands and 
the destruction of the famous Armada sent against England in 1588. 
Under Phihp II the Inquisition reached its height. 

65 12 la Puerta del Sol: the central square of Madrid. 

66 13 La Comf^^onáenaa), el Impardal, el A. B. C: three of the 
leading daily papers of the capital of Spain. 

06 27 Credit Lyonnais : a well-known French bank. The accented 
é is French spelling, and does not mark the accented syllable. 
66 28 la EquitatiTa r a large American insurance company. 

66 30 grandes de Espaüa : a grandee of Spain is a nobleman who, 
in addition to whatever other title of nobility he has, enjoys certain 
privileges of a sort of equality with the king. Their special distinction 
is the right to wear a hat in the king's presence, and they are divided 
into three classes according to the amount of hat-wearing they may 
do. They had privileges of a more practical nature till the time of 
Ferdinand and Isabella. 

67 8 horchata: a cool drink made out of almonds or from a Valen- 
dan root called chub. — amcarillos : in Spain water is generally served 

p„.„,G<»gle 



236 ESPAÑA PINTORESCA 

with a veiy light cake made out of sugar and the white of eggi, which 
¡a to be dissolved in it 

«TU apuirdieute: a general name for distilled liquors, literally 
'burning water.' The ordinary Spanish kind looks like water and acts 
like whisky. 

fl7 16 Angel Caldo: a handsome monument representing the Fallen 
Angel, placed at the end of a beautiful and shady driveway in the 
Retiro. 

8T 28 auto de ie: the ceremony of burning heretics at the stake- 
In English we use the Portuguese form aula da fe. 

6T 29 CalderÚn : a Spanish dramatist, born in Madrid in 1600. 
Before his fourteenth year he had written his third play. El Carre 
dil Ciilo. Philip IV gave him the direction of the Court entertainment 
and the preparation of plays for the court theater. He wrote for the 
church as well as for the theater. Calderón left 95 autos sacramentales, 
100 farces, and 1 28 other plays, among which Íq Vida es Sueño, El Mágico 
Prodigioso, El PrÍHíipc Constante, and El Mayor Monstruo los Celos are 
the best. 

67 30 Lope da Vega: the greatest of Spanish dramatists, born in 
Madrid in 1562. He was called the " Fénix de los Ingenios." At an 
early age he began writing plays of merit; and, though he composed 
epic, lyric, and religious poems, his fame rests upon his dramatic 
ability. He wrote 400 autos socramentalea and 1800 comedies, of- 
which (he Estrella di Sevilla is the most famous. Others are La Mota 
di! Cántam, El Aciro de Madrid, Milagros del Deipreeio, and Ei Perm 
del Hortelano. 

6S 2 Fianclsco I: a French king (1515-1547) who fought against 
Charles V. At the battle of Pavía he was taken prisoner and brought 
to Madrid. Because of this defeat he sent a message to his mother 
saying " I have nothing left but honor and life." 

68 4 Luis XIV: a French king (t643-l7l5). During his reign 
France was the dominant power of Europe. 

68 12 Felipe IV: king of Spain in the years 1611-1665. Grandchild 
of Philip II. He was a great lover of art. Veliiquei was the court 
painter in his time, and has left us many portraits of Philip IV, hi( 
family, and his coun. 

68 15 Veliiquei (1599-1666): the greatest of Spanish painters, and 
one of the world's' greatest artists ; he was equally great in conception 
All his pictures are strikingly realistic. A large 



..y Google 



NOTES 237 

room in the Prado GaUery ¡a devoted to them. Among them the most 
famous are Las Meninas, La RtndiciSn de Breda, Las Hilanderas, Los 
Borrachos, La Fragua dt Vukana, and Baltasar Carlos. — MoDtaEea: 
famous Spanish sculptor of the seventeenth century. All his works 
are of high rank; most of them may be seen in Seville. His mastei^ 
pieces are San Bruno and El Crista en la Crut. Montañés was in Italy 
when he was employed to make the statue of the king of Spain, so a 
portrait by Veliiquez was sent to him to serve as model ; and Galileo 
was called in to tell how the statue could be made to stand firm on its 
base without sacrificing the desired attitude. — Galileo: famous Italian 
mathematician of the sixteenth and seventeenth centuries. He dis- 
covered the laws of gravitation, and invented the pendulum, the tele- 
scope, and many other scientific instruments. 

68 26 ITapoledn a José: see note to lil 22. 

TO 2 marclia real: the Spanish national hymn. See pages 167, 168. 

70 9 el Cid: surname meaning 'chief,' 'lord,' given by the Moors 
to the Spanish hero Rodrigo Diaz de Vivar (about 1040-1099). 

TO ir> Pavla : see note to 68 2. 

71 13 lanuela: a dramatic performance of alternate dialogue and 
singing. It corresponds to the French vaudeville (not altogether the 

.American 'vaudeville'), and is very popular in Spain, 

Tl 21 rendei-TOUs: a French word, like vaudevilles in line 16. The 
combination ou does not occur in any Castilian word except bou 'sein- 
ing,' which is originally Catalan; but in the Galician language of north- 
western Spain (which is practically Portuguese), and in the Catalan 
language of the east coast, words with ou abound. 

71 27 chotis; 'schottische,' a dance. 

71 2S Tslses « aganaos » : referring to the manner in which partners 
hold each other at low dancing-places. 

7217 el Tiltico: 'viaticum,' in the Roman Catholic Church the 
t given to the dying. ' 



SERENATA DE NOCHEBUENA 

TS I Branochebuena: 'it was Christmas Eve.' In Spain, Christmas 
. Eve is a holiday. There are midnight serenades and banquets, and in 
many of the churches mass is sung at midnight, 

TS 13 canclonea de Navidad : see Villancico, Spanish Christmas 
carol, p. 175. 

Dglizac^y Google 



238 ESPAÑA PINTORESCA 

76 £2 el Instituto Internacioiial : an American school founded by 
Mrs. Alice Gordon Gulick, incorporated and maintained in Madrid for 
the education oí Spanish women. 

CANCIÓN DE LA VIRGEN 

78 Lope Félix de Vega Carpió : commonly known as Lope de Vega ; 
see note to 67 30. 

SEGOVIA 

79 1 Segovia; an ancient city in Old Castile north of Madrid. It is a 
most picturesque place, surrounded by high mountains and pine forests. 

79 IT Alcázar; originally, like buildings of the same name in other 
Spanish cities, an Arabic or Moorish fortress and palace (Arabic al-tafr 
'the castle'}. The position and views are magniñcent : it rises like the 
prow of a boat over the waters below. In the fifteenth century it was 
U5ed as a royal treasure-house. The alcizar ot Segovia and that of 
Toledo are used now as military schools for cadets. 

BO IS divertida: the legend told here is very popular among the 
peasants around Segovia. 

B2 10 cabeza de toro : you often see children play bull-fight on the 
street. Bull-heads made of wicker or pasteboard are used for this purpose. 

S3 2 capean al toro: 'tease the bull with red cloaks.' The tricks of 
the "capeador" to baffle the bull, and at the same time exhibit his own 
agility and skill, are numerous and thrilling. 

B3 3 banderillas: apair of darts adorned with paper streamers which 
are thrust into the skin of the bull's neck in the first part of a bull-fight. 

83 23 alforjas: a long, narrow sack with deep pockets at each end. 
It is made of a heavy material which resembles the Indian blanket- 
Peasants in Castile use it over their left shoulder. It hangs in front 
and behind as far as the man's waist, and is balanced by the weight 
in both pockets. 

B42 kilo: meaningkUagramo, a thousand grams. The metric system 
has been in use in Spain since the end of the eighteenth century. 

fuenfrIa 

8S 2 puerto de la Pnenfrla: a pass in the Guadarrama Mountains 
between Madrid and Segovia ; down this pass flows the Rio Frfo. from 
which the great aqueduct of Segovia draws its water. 



U Carlos Femindez Skaw: a Spanish writer of th« nineteenlh 
century. His Poimas de la Siirra and Poimas ail Mar are noted for 
their rhythm and descriptive power. 

SAN PEDRO Y BARTOLO EL CARBONERO 

•6 4 camino de: 'on the road to.* — Ávila: one of the most pictur- 
esque towns in Spain, It is situated near the snow-capped peaks Sierra 
de Avila, and Í9 a charming summer resort. The streets of Avila abound 
in stone carvings, pillars, arche», escutcheons, buttresses, and other 
relics of antiquity. The granite walls of the city are in perfect condi- 
tion, with eighty-six towers and ten gateways. 

S6 II coddo: the national dish of Spain. It is a stew whose essen' 
tial ingredients are meat and vegetables. Known also as puchsro. and, 
when very rich, olla podrida. 

H 12 puctieTO : 3 Spanish cooking-pot, olla. It is a red earthen pot 
of artistic lines. — Mndaa camas : 'beds,"a bed each.' Sendos or send** 
is used only in the plural, and baa a distributive effect, meaning 'one 

86 13 cMate: familiar expression meaning 'beholdt' 

86 14 eztTBTiadOs can; 'lost in.' 

87 B de . . . Bartolo : ' Bartolo felt so happy he could not ' ; liter- 
ally, 'for happy that he felt, Bartolo could not.' 

87 9 ajusta/ la coenta: 'settle ihe bill.' 

87 10 le ototgaia la gracia: 'should bestow upon him (he gift.' 
87 11 jneEO de cartas: the Spanish cards differ greatly from the 
American. In Spain the pack consists of forty cards only, divided into 
four kinds : copaa, espadas, oros, bastos (cups, swords, money, clubs). 

87 22 tnte; a very popular Spanish game of cards. 

88 8 ¿QntAiTi? 'who is it?" 

EL SEPULCRO DEL CID 

89 8 Cid: see note to 70 9. 

89 8 as cnadiaion mUitaimsnte: 'stood at attention.' 

89 31 conds Loiano: the rival of the Cid's father. Rodrigo killed 
him in a duel and brought his head to his old father. 

90 13 Jimena: Conde Lozano's daughter, who became the devoted 
wife of the Cid. 

Dglizac^yGOOglt: 



240 ESPAÑA PINTORESCA 

90 18 Al momento de morli : the story ís that he died when a des- 
perate battle was impending, and that after his death, by his dying 
orders, they tied him erect on his war-borse with his sword tied into 
bis hand, and in this fashion he rode at the head of his anny and won 
a last victory. 

M José HbiU Salarenla : Basque writer of the present day. Well 
known for his Castilian sketches and his newspaper articles on old and 
modem Spain. 

SAN SEBASTIAN 

88 1 el Cantábrico: 'the CanUbrian Sea' is the sea along the north 

92 4 DUaelsneldo: the mountains at the entrance of San Sebastian 

92 12 Guipúzcoa: the easternmost of the three Basque provinces at 
the east end of the Cantabrian coast. 

98 20 The music of these folk songs will be found on pages 169, 
170, :7i. 

98 20 31 de Agosto: on August 31, 1839, the treaty of Vergara, be- 
tween the loyal troops led by General Espartero and the Carlist soldiers 
Commanded by General Maroto, took place. The power of Don Carlos, 
the pretender to the Spanish throne, was then broken, and he fled to 
France. — 8 de Septiembre : the date when the rebellion of the Carlists 
ended in 1840. 

98 21 Juan Oquendo : Spanish admiral and colonizer of the sixteenth 
and seventeenth centuries. — Legaipi: Basque colonlier of the six- 
teenth century, the colonizer of the Philippine Islands. 

98 28 Guernica CO Arbola: 'Tree of Guernica,' Basque national song. 
It refers to the tree at Guernica, in the province of Vizcaya, which is 
the emblem of Ihe Basque traditions. 

98 30 zorcicos: popular music of the Basque provinces. The meas- 
ure of time is odd, ¡. 

99 3 vichi : Basque word for ' alive.' 

99 T entrada del monte ; not ' entrance of the mountain ' but ' moun- 
tain entrance (of a city),' the place where the road from the mountain 
enters the city. 

98 9 soldados vascos e ingleses : of the many sieges of San Sebastian 
the most notable was that in which the English, Spanish, and Portuguese 
took San Sebastian from Napoleon's army, and then burned the city. 

UjL.:a..yGOOglt: 



LA CARRETA 

lOD 1 y atajoa : run thé y and a together into one syllable in read- 
ing. The rule in Spanish poetry is that two vowels without a consonant 
between them often count as one syllable when both are in the same 
word, and almost always count as one syllable when they are in differ- 
ent words; b does not count as a consonant to separate them. When 
more than two vowels come together they still count as one except 
when the liiiddle one is i, u. or y. which separates the syllables. Thus 
the syllables of 1. 3, p. 101, are la-ciay-mus-tía-la-hler-tui-^UBen-mon-tJi- 
fias-seha-ci-na, seha counting as one syllable, but la biei as two on 
account of the i. All the lines in this piece have exactly the same 
measure as Scott's " He is gone on the mountain, he is lost to the 
forest," which, repeated over and over as here, gives an imitation oí 
the steadily uneven movement of the ox-cart on its much-worn wheels. 
The first lines of the selection on p. 137 have the movement of Poe's 
" It was night in the lonesome October Of my most immemorial 
year"; most of the lines of that selection, of Longfellow's "When 
they both were young together, Heart of youth and summer weajher 
Making all their holiday." Some Spanish poems are uniform in the 
number of syllables to a line, and in the accent at the end of the line, 
but allow great variation in the accents of the rest of the line, as on 
p. 19. 

101 8 ain gana; 'listlessly,' 'apathetically.' 

101 10 sis que naclie se duela: 'no one to deplore,' 'to regret.' 

LA MARIPOSA DEL ALCÁZAR 

103 G jueces de extramntoa; judges who sat outside the city walls 
to pass judgment on trivial cases. 

IOS 7 indolentes : translate adverbially ; the adjective belongs to 
the subject of the sentence, not to bebidu. 

103 9Betis: Roman name of the Guadalquivir, the Arabs' ai- 
■aiadt' l-kebir 'the Great River.' 

103 17 acertada rima: 'appropriate verse.' 

104 3 quedd prendado de; 'became fascinated by.' 

104 13 Aid: the Arabic word for God. The English spelling' Allah' 
is closer to the Arabic form, but the Spanish, whose forefathers were 
familiar with the sound of the name, accent the light syllable. 

p„,„,G<>«gli: 



242 ESPAPIA PINTORESCA 

104 19 *edu i» Damasco : the English word Jamaii 
the fine weaving of Damascus. 

105 16 cod: 'by giving.' 

IOS IT variU de Tirtnd: 'wand.' 

lot 22 por entre: 'through,' 'among,' 'between.' 

LA SEMANA SANTA EN TOLEDO 

107 12 Toledo: the capital of Spain under the Goths, and of Castile 
from T0S7 to (he time of Philip II. It has been famous for the manu- 
facture of edged weapons since before the time of Christ It is the 
oldest-looking city in Spain, its style being not only medieval but more 
Goth than Moorish. 

110 2 In Spain the day of Resurrection is on Saturday following 
Good Friday, and not on Sunday. 

lis 20 peno grande: coin like a perro cblco (note to 14 IT), but of 
twice the value. 

113 (i horchata : see note to 67 S. 

113 8 sereno: see note to 66 IT. 

114 2T mozárabe: this name, from the Arabic word for" Arabized," 
was given to those who remained Christians under the Moslem govern- 
ment in Spain. They preserved among themselves the ancient Spanish 
fonns of Christian worship, which differed in some ways from the 
Roman forms. Under the Christian kings the Roman forms were 
brought into use from the eleventh century onward ; but the great 
Cardinal Jimenes, archbishop of Toledo under Ferdinand and Isabella, 
founded at his cathedral in Toledo a special chapel in which the 
Mozarabic liturgy should always continue to be used; it is also used 
in a few other churches. 

CANTABRIA 
116 10 Cantabria: the country of the ancient Cantabri, the north- 
em sea-coast of Spain. The Cantabrian Mountains with their multi- 
tudinous forkings and their little plateaus walled in by mountains on 
all sides, and the coast cut off by these mountains from the hot center 
of Spain, make the region a delightful summer resort. 

116 12 Hignei: a cape of the province of Guipúzcoa (see note to 
92 12), running into the Cantabrian Sea. — Finiaterre: Cape Finisterre, 
t point of the northwest corner of Spain. 

p„,„,G<>«gli: 



116 Antonio Tmeba: (i8zi-i839), a poet of the Basque region. 
His Cutnlei dt Color dt Rosa and Cuentos de las Montañas are his 
best-known productions. 

EL CRISTO DE LA VEGA 

117 In connection with this legend and with all the legends of 
saints, so plentiful in Spanish folklore, it might be well to explain that 
Spanish people speak about the devil, the saints, and even God in a 
natural way, as of persons, just as the Greeks did of their mythological 
gods. 

117 4 Tajo : ' Tagus,' river in the center of Spain, the largest in the 
peninsula. Lisbon is situated at its mouth. 

117 8 el Cristo de la Vega: an image on the main altar of the 
church of the Vega in Toledo, The legend connected with chis image 
is an old one. The poet Zorrilla has put it into poetry under the title 
A Bven Jun Mejor Testigo, 

118 IS a hnitadillaa : ' out of the corner of his eye.' 

lit 19 tercios: the name given to regiments of infantry in the days 
when the Spanish infantry was always victorious wherever it went. 
The terckis were the fírst modern bodies of infantry in which it was 
considered proper for men of high rank to serve as privates. Some of 
them still survive, though now called regimientos, and are the oldest 
regiments in the world. — Flandes: 'Flanders.' western Belgium. 
Ttle old Flanders extended somewhat further north and west than the 
present Belgium. The name Belgium was not introduced till 179O; 
until then the whole country was included under the name Netherlands, 
but wars there were commonly said to be 'in Flanders.' 

119 11 Estabais solos : the judge's severity rose from the fact that 
lovers are never left alone in Spain. 

119 18 Vos: meaning usted. In addressing a high dignitary or in 
prayers «oa is preferred. 

EL MUSEO DEL PRADO 
ISl 1 Bl Museo del Prado: in Madrid. " The pictures number up- 
wards of two thousand. The specimens of Titian, Raphael, Tintoretto, 
Velazquez, Vandyck, Rubens, and Teniers give it a claim to be con- 
sidered the finest picture gallery in the world " (Encyclopsedia Britan- 
nica). It is of course supremely important for works of Spanish painters. 

p„,, Google 



244 ESPAÑA PINTORESCA 

1314 H«ca: 'Mecca,' the holy city of ihe Mohammedan woild. The 
custom thai everybody must make a pilgrimage to Mecca to kiss the 
black stone that fell from heaven was a part of the heathen religion of 
Arabia from time immemorial, and Mohammed, a native of Mecca, re- 
tained this custom in his religion and made it an obligation of Moslems 
in all the world. 

lai 10 Fernando VII: one of the worst kings Spain has ever had. 
During his leign (1814-1833) he abolished the constitution, thus mak- 
ing himself an absolute king. He closed the universities and opened 
schools of bull-fighting. Fifteen thousand men were banished in T&14, 
twenty thousand in 1823, six thousand sacrificed on the scaffold, and two 
hundred and fifty thousand skin on the battlefield, because of his fatal 

121 11 ta Portuguesa: Queen Mary Isabel of Portugal, second wife 
of Ferdinand VII. 

12121 Carlos III: king of Spain in i759-i;88."~He was greatly 
interested in the development of commerce and agriculture. Spain 
reached its height of business prosperity in the eighteenth century 
during his reign. 

121 22 Carlos IV: king of Spain in 178S-1S03. a good-natured man 
ruled by his unscrupulous wife. The king's interest was divided be- 
tween the exercise of religious devotions and the pleasure of hunting. 
Napoleon I invited him to Bayonne and temporarily usurped the 
Spanish throne, bestowing it upon his own brother Joseph. The 
Spaniards, of course, arose against the foreign invader, and, with 
English help, drove the French out of the Peninsula. 

122 3 Velázquex: see note to 68 15. 

122 27 Kubens:-the greatest painter of the Flemish school, a man 
of scholarly attainments and universal culture (1577-1640). He was 
much employed in diplomatic business in the years 1621-1630, his 
country being then temporarily independent under the rule of a Span- 
ish princess, and this brought him to the court of Philip IV in 162S. 
19S5 Irla Felipe a estropear : 'would Philip spoil.' 
188 8 pintó en el pecho : the picture shows the little princess with 
her young maids of honor, and Velazquez standing at his easel ready 
to paint them, with his badge as a Knight of St. James painted on his 
breast ; tradition says the king painted the badge into the picture 
when the picture was made. But Velazquez did not actually become 
a Knight of St. James till three years later, because before he could be 
..&H>gl^' 



received into the order the lecoids of his ancestors had to be looked 
up to prove that none of them had been Moors, Jews, heretics, or 

133 12 Felipe V: grandchild oí Louis XIV of France and Princes» 

Maria de Austria of Spain; the first king (1706-1746) of the Bourbon 
dynasty in Spain. He introduced a pronounced French influence into 
Spanish literature and art. 

123 IS P&fsea Bajos : ' Netherlands ' (see note to 118 19). 

123 22 Tiziano: 'Titian,' the famous Venetian painter, greatest of 
colorists and of portrait-painlers. The spelling here given is Italian, 
and the t has the sound of ts, not its Spanish sound. The spellings 
Tintoretto (with double t) and Vcioneae (with final e) are also Italian 
rather than Spanish. — Rafael: 'Raphael,' commonly rated as the 
greatest painter of the world, 

133 23 Tintorttto: famous Venetian painter, a very great painter, 
but very uneven -in merit, — Veronese : ' Paul Veronese,' younger con- 
temporary and follower of Titian and Tintoretto. — Vandyck: cele- 
brated Dutch painter. 

183 25 Hurillo, Zurbsián, £1 (^no: see notes to 20E and R.— 
Goya: Francisco Goya, bom in 1746, a vigorous but eccentric painter 
and etcher. He became pintor de eimara, or court painter, to the weak 
Charles IV and the vicious Ferdinand VII. In numerous portraits of 
these kings and of other members of the Spanish Bourbon family he 
made them — perhaps with deliberate matice, for In politics he was an 
ardent liberal — even more hideous than they were. His large picture 
of Charles IV and his family in the Madrid Gallery is the best but by 
no means an attractive example of his skill. But his genius was chiefly 
shown in his etchings, in which he lashed the vices and corruptions of 
the country. He made the designs for the royal tapestry, and these 
are interesting representations of national manners and costumes. 
Goya died in tSl8 in voluntary retirement in France, disgusted with 
the political state of his country. — Blvera: (158S-1656), a celebrated 
master of Che Neapolitan school. His works are characterized by great 
vigor and splendid color effects, and he had unusual imagination. He 
lived in Italy, and is generally known as the Eapaiioleto. — Antonio 
Moro: painter of Charles V and Philip 11. He founded the Spanish 
school of portrait-painting, 

123 2fi Claude Lorraine: renowned French painter, — Teniera: fa- 
moils.Dutch painter, noted.tor his painting of indoor country life. 

p„.„,G<»gli: 



246 ESPAÑA PINTORESCA 

123 27 Fia AngíUco; Italian painter, noted for his golden-winged 

124 22-29 The names in italics are names of pictures in the Prado 
Gallery. 

12fi2t se juegao: 'gamble with each other for.'— nna ración de 
rancho: poor people in Spain can go to the soldiers' harracks at meal- 
time and he given a portion of the mess, radin de rancho. 

126 12 Morales : Luis de Morales, called el DiTlna H<»al«8, was a 
remarkable Spanish painter of the early sixteenth century. The sub- 
jects of his pictures are generally the agony of Christ and Üie sorrows 
of the Virgin. — El GreCO: Domenico Theotocopuli, called El Greco 
from the country of his birth. He died in Toledo, Spain, in 1625, and 
is classed among Spanish painters. His tone of coloring of an ashy 
gray and his interesting elongated figures make his painting both 
strange and original. His best work is perhaps El Enlittro del Conde 
dt Orgía in Toledo. 

198 29 se respira corte : 'onehrealhes the atmosphere of the coun.' 

197 2T del: that is, dal rostro. 

LAS PROVINCIAS ESPAÑOLAS 

' The map on page :oo should be carefully consulted with reference 
to this selection. 

12s 3 m(»dus Tirendl: 'ways of living.' Noce that the phrase is not 
used here with the meaning which modus vivindi has in English and in 
international diplomacy. 

128 10 Andalucía : see note to IS 19. 

12811 Burgos: a province of Old Castile, in northern Spain. — 
Asturias: a mountainous province on the coast of nortbem Spain, 
known as the Spanish Switzerland. Since 1833 it has been officially 
called by the name of its capital, Oviedo, though the older name re- 
mains in ordinary usage. It was in Asturias that a handful of Goths 
hid themselves and began to reconquer Spain from the Moors in the 
eighteenth century. 

128 18 Murcia : a province on the southeastern coast of Spain, 
which was in Moorish hands for six centuries and still retains its Moor- 
ish traits. The towns as well as the people of Murcia resemble those 
of Andalusia and Valencia. — Valencia: a province on the eastern 
coast of Spain, noted for its oriental aspect, where the Moors planted 



..y Google 



NOTES 247 

their orchards and flower-gardens and started a remarkable system of 
irrigation. It produces large quantities of excellent oranges and rice. 

1891 Extrenudtita: a province in the west of Spain, which foimerly 
belonged to the kingdom of León. It has produced famous conquerors 
and renowned warriors. 

129 a CutillA la Mueva : the former kingdom of Castilla was divided 
into Old and New Castile : the latter is situated further south, and com- 
prises the present provinces of Madrid, Guadalajara, Toledo, Cuenca, 
and Ciudad Real. Its language is the standard language of Spain. 

12s 7 Cataluüa, Aragón, ITaTuia, Castilla la Vieja, Astniiaa y 
Galicia: some of Spain's former provinces. See map. 

133 2 el Gran Capitán: Gonzalo de Córdoba, a Spanish general in 
the Italian wars of 1495-1507. He invented the cooperation of pikes with 
guns in infantry fighting (corresponding to the present rifle and bayo- 
net), and thereby made the Spanish soldiery invincible for a full century. 

133 U paSuelode hierbas: peasant's large handkerchief, often used 
around the head or about the neck; oi'»' '<:i.v .■j 

133 29 Legazpi: see note to 98 21. — Sebastián del Cano: Basque 
navigator who accompanied Magellan in his first trip around the world, 

and brought back to Spain the only surviving vessel of the expedition. 
— Oqoendo: see note to 98 21. 

1842 cántabros: 'Canlabríans,' see note to 116 10. 

ROMANCE 
137 4 tercio: see note to IIB 19. 

13T13auelta: 'free.' The meaning is 'if I were to follow my fancy.' 
137 IC a la grnpa : see note to B8 39. 

137 20 lama en pi^o: 'lance ready for action.' — tienda holgada: 
'slack reins,' Suggesting men on horseback galloping and ready for 
the ñght 

138 S reTnelto garilán: the S-shaped guard of the sword uaed in 
Spain in the sixteeiith century. 

LOS CASTILLOS DE TORRESNOBLES 

This play was written for the Círculo Castellano of Wellesley 
College, and was produced there in [911. 

140 3 sa caaaia: nominally imperfect subjunctive; actually a sur- 
vival of the Latin pluperfect indicative, whose meaning it has, Con- 
e grammarians call this use an archaism and an affectation, but 



c.y Google 



248 ESPAÑA PINTORESCA 

it seems to be thoroughly esubtished in good usage. Some even uie 
the ionii as a simple past indicative. 

146 12 aserque; the language of the gypsies is characterized by 
the substitution in pronunciation of r for /, of the sibilant s for soft c 
and I, the omission of the final i/. i, and r, the use of na for nada and 
ca for casa. Their vocabulary, moreover, abounds in words absolutely 
peculiar to their own dialect, 

148 IG Se la digo, seSoiito: 'shall I tell it to yoa, young man?' 
The pronoun la refers to la baeiia Tentara, the commodity in which 
gypsies traffic. 

148 18 Mum (standard Spanish Muía) : Musa ibn Nojair, the Arab 
governor of North Africa who first conquered Spain for the Arabs. 
He took immense booty, as the Arab conquerors used to do; hence 
the saying, more wealth (here, more castles) than the Moor Muza. 

148 31 lo que 70 Tengo e* huyendo: note this extension of the 
phrase vengo huyendo. Translate ' what I am doing is running away.' 
For the si cf. note 10 SO 1. 

146 25 una blanca: that is, a silver coin. 

146 28 Besa la crui: 'she kisses the cross.' All gypsies, in fact all 
the lower classes in Spain, take oath by kissing a cross made by the 
thumb resting against the first ñnger. They do it in a very reverent 

14T 6 chuiumbele: gypsy word for child; understand it here as 
the plural cbummbeleB. 

148 3 juegan al corro: the music for this game is found on p. 174. 
14614 el bueno del tío Trompeta: the del is redundant in this 

homely idiom. 

149 26 juegan a Iob toros: 'play bull-fight,' see pages 8!-83 and 

150 3 hacer miga*: 'be friendly, 'get on together.' 
lS04aeaGape: 'at full speed.' 

160 8 ya veremos : 'we shall see when the time comes.' There is 
an obscure shade of meaning in the phrase which might be expressed 
by "but I won't guarantee it." 

laO 10 Bl llegar: 'about to arrive.' 

100 IS Pae : for padre. 

151 1 Canta: see p. 178. 

ISl 16 Se estima: an idiomatic expression for 'I thank you.' 
lS12fi Pos: for pues. 



c .y Google 



NOTES 249 

1SS8 Unnujo: 'dressed up like that' 

loa 17 Ya estoy de TnelU : ' 1 11 bé right back.' 

IOS 13 ná: the error of omitting the last syllable of nada is not 
confined to the gypsies. 

19S 12 toda una maiqnesa: 'no less a person than a marchioness.' 

IGS 23 I Olé t Spanish exclamation of enthusiasm. It is always used 
at Spanish dances to animate both singers and dancers, 

IfiB a con eaas : that is, con etas pieguntas. 

IBS 8 PeiToa : implying that he had never played in a real bull-fight 
with bulla, but with dogs, presumably when a boy on the streets. 

ISl 21 cuidado: 'be careful.' The diminutive coidadito does not 
weaken it, but rather intensifies. 



c.y Google 



Dg liza, .y Google 



VOCABULARY 



c .y Google 



c .y Google 



VOCABULARY 



not to be U 



1, in, after; und 

CÍ objecU ¿«' 



tslaied 









that, that 
ttbajo adv. down \ allá 
there, far off; had» » 

abandonado, -a adj. solitary 
abandonar to abandon, leave, for- 

abandoDO m. abandonment, neg- 
lect 
abanicar (/oríBbanlqní; subj.eií».- 

ulqne) to fan 
abanico m. fan 
abarcar to cake in, infold 
abatir to depress, dishearten 
abeja /bee 

abertura / opening, gap 
abierto p.p. opened (j-íí abiii) 
abismo m. abyss, chasm, pit, ruin 
abogado m. lawyer 
abominar to detest, abhor 
aborrecer (liki crecer) to disiilte, 

abhor, hate, detest 
abovedado adj. arched, vaulted 
abrasador, -a adj. scorching hot, 

burning 
abrasar to bum, devour by the 
heat, devour by flames ; ttjl. to 
be burned 



abrazo m. embrace, hug 

abrigo m. wrap, cloak, shelter ; al ™ 
de sheltered from, hidden in 

abril m. April 

abrll {p.p. abierto) Co open, re- 
open; nfl. to be opened 

abrochar to hook 

abrumadoi, -a adj. wearisome 

abmptO, -a adj. abrupt, rugged, 

abaolutatñente adv. absolutely 

absoluto, -a adj. absolute, com- 
plete; en ~ completely 

absorto, -a {p.p. of absorber) ab- 
sorbed, astonished, amazed 

abstracto, -a adj. abstract {/./. 
of abstraer) 

abstraer {like traer) to abstract 

abstraído, -a adj. abstracted, re- 
tired {p.p. c/ abstraer) 

absurdo, -a adj. absurd ; m. bit of 

abuela /. grandmother 
abuelo m. grandfather 
abundancia f. abundance, riches. 

plentiful supply ; estar en la cv 

to be well off 
abundante ot^'. abundant, plentiful 
abundar to abound, have plenty 
abnirido, -a adj. weary, tired, 

bored {p.p. of aburrir) 



abrazar (//¿i aliar) to embrace, hug abuTiirse Co be bored 



c.y Google 



254 



ESPAÑA PINTORESCA 



aci adv. here ; 1> parte de »J this 

side, this end 
■cabal to end, finish; » de to 

have just; (uanto put an end to; 

n> de comprendei to understand 

fully 
acacia f. acacia 
academia /. academy 
acaecei (subj. acaeica) to happen. 



acaloiadam«Dte adv. warmly, ex- 

acallat to quiet, mitigate 
acailciar tocares:, cherish, fondle 
acaao adv. by chance, perhaps, 

perchance; pot si >v in case, 

in anticipation 
acceder to accede, agree, consent 
acceiO m. access, entrance, attack 
accidento m. unforeseen fact, 

unforeseen thing, irregularity, 

trait, chance, casualty 
accidn/ action {in drama plot) 
accionai to gesticulate 
aceite m. oil 
aceitoso, -a adj. oily 
acelerado, -a adj. hastened 
acelerar» to hasten 
ac«Dto m. accent 
acCDtnar to accent, accentuate 
aceptacidn _/I acceptation, accept- 

aceptai to accept, admit, concede ; 
inlr. to submit 

aceia/ sidewalk 

aceica de /nj». about, concerning, 

acercar {past acerqué ; lubj. acer- 
que) to approach, come near to. 



bring forward; n^ más to come 

aceio m. steel, sword 
acertar {like pensai) to guess, hap- 
pen, solve 
acierto m. a good hit, ability, tact 
acogida /. reception; dai '^i to 

acometedor, -a m. and/, aggressor 
acotnetei to attack, overtake 
acomodado, -a adj. rich, wealthy, 

well-to-do 
acompasante m. companion 
acompaBar to accompany, go with 
acompasado, -a adj. monotonous, 

acongojai to afBict, grieve 
aconsejar to advise, counsel 
acontecer [subj. scotiteica) to hap- 

acontecimiento m. event, incident 

acordar, acordarse {Uie coatai) to 
resolve, grant, remember 

acorde adj. conformable, accord- 
ing ; m. strain (of music) 

scosat to pursue closely, molest 

acostar {¡iki contar) to lay down, 
put to bed ; refi. to go to bed 

acostumbrar to accustom, be ac- 
customed, use 

acrecentar {pre¡. acreciento; subj. 

acta/ record of proceedings 
actitud / attitude 
actividad /. activity, energy 
actiTO, -a adj. active, quick, dili- 

actO m. act, action; ~ continuo 
immediately ; en el ~ at once 

p„,„,G<>«glc 



VOCABULARY 



255 



ftctiul adj. actual, present, real; 

acoitico, -a adj. aquatic 

acudil to assist, approach, answer 



), go Bl 



e to o: 



acueducto m. aqueduct 

acuesta ¡le scostai 

acullá adv. yonder ; aqnl y ^u here 
and there 

acumiUaciiin/. accumulation, gath- 
ering 

acomnlar to accumulate 

acusai to accuse, declare 

achicarse (liki buscar) to humble 
one's self, feel small 

adelantaiae to go ahead, advance 

adelante adv. forward, ahead 

adelfa /. oleander 

ademán m. gesture, look, move- 
ment, manner; en ~ de in the 
attitude of 

además adv. besides, moreover; 
~ de in addition to 

adentro adv. within, inside; los 
de f" those inside ; atniise por 
el lado de «> to open inside 

adióa inttrj. good-by, farewell 

adivlnat to foretell, guess 

adlvlua m. soothsayer, fortune- 
teller 

admirable adj. wonderful, admi- 
rable 

admirablemente adv. wonderfully, 
admirably 

admiíaciÓD /. admiration, delight, 
astonishment 

admiiadoi, -a m. and f. admirer 

admiral to admire, wonder at, 
astonish 



admitii to admit, accept 
adolecer (pres, adoleico ; subj. ado- 

leica) to be subjected to, suffer 
adonde adv. where 
adonde adv. where ? 
adoptar to adopt, use, embrace 

(an opinion) 

adoptivo, -a adj. adopted 
adorar to worship, adore 
adormecer (¿ii< crecer) to quiet.calm , 
adormilar to do^ 
adornar to adorn ; rcfl. to adorn 

one's self 
adomo m. ornament, decoration 
adquirir {¡ike pensar) to acquire, 

get, gain ; ~ la certeia to (come 

to) be sure 
adquisición f. acquirement, acqui- 

Adriático m, Adriatic Sea 

aduana /. custom-house 

adulación/, flattery 

advertir yprts. advierto; ¡ubj- ad- 
vierta ; past advirtió ; gerund ad- 
virtiendo) to take notice, observe 

advirtió see advertir 

afable adj. kindly, affable, agree- 
able, courteous 

afablemente adv. affably, courte- 

afamado, -a ffli^'. noted, celebrated, 

famous 
afán m. desire, anxiety, eagerness 
afecto, -a adj. inclined, favorable 
afecta m. love, affection 
afición / affection, fondness 
aficionado, -a adj. amateur, fond, 

devoted 
afirmar to affirm, declare 



„...,Gf»glc 



256 



ESPAÑA PINTORESCA 



afligido, -• adj. sorrowful (/./. of 

afllgil) 
aflojar to loosen 
afluente m. affluent, a tributary 
aBuii i.liki huii) to flow into (b) 
afortunado, -a adj. fortunate. 

happy, lucky 
afientoso, -« adj. ignominious, 

outrageous 
afiicano, -a adj. African 
afiontai to confront, face 
afuera adv. outside ; '^ /. f!. 

suburbs, outskirts 
agachado, -a adj. crouched 
agachar to lower, drop (of the 

ears of a dog or donkey) 
agarrar to clutch; refi. to hold 

each other, hold on ; agairados 

with their arms around each other 
agasajar to regale, treat kindly 
ágil adj. agile, nimble, active 
agilidad / agility, skill 
agitado, -a adj.. strenuous 
agitar to agitate, move, wave (a 

fan) ; reji. to move 
aglomeracUn / agglomeration, 

heaping up 
agonfa /. agony, vehement desire 
agónico, -a adj. dying 
agoniiar {like altar) to be in the 

agony of death 
agosto m. August 
agotar to exhaust 
agraciado, -a adj. grateful, genteel 
agradable adj. agreeable 
agradecer [pm. agradezco, su6j. 

asradeica) to'be grateful, thank 
agradecimiento m. gratitude, 

gratefulness 



agrandarse to expand, become 

agreste adj. rustic, wild 
agricultor, -a ra. and/, farmer 
agrio, -a adj. sour, bitter, sarcastic 
agrupar to group, group together 
agna / water 

aguador, -a n. a»!//, water-carrier 
aguantar to endure, bear 
aguardar to wait, expect 
aguardiente m. spirituous liquor 
agudeza / acuteness, sharpness, 

repartee 
agudo, -a adj. sharp, keen, high 
aguerrido, -a adj. inured to war, 

veteran (p.p. Yagnenir) 
ah ixcl. ah 

ahf adv. there, in that place 
ahito, -a adj. satiated, full 
ahito ffl. surfeit 
ahogar (/hi/ ahogné; lu^'. ahogue) 

to choke, drown 
ahora adv. now, at present ; <» que 

now that ; por ~ for the present 
ahorrar to spare, save 

airoso, -a oi^'.graceful, genteel, airy 
ajado, -a adj. spoiled, crumpled 
ajeno, -a adj. another's, contrary 

to, remote 
ajo HI. garlic 
ajuatai to adjust; refi. to fit one's 

self 
al {cantraciion of», and el) to the, 

ala /. wing, brini 

Alá m. Allah (Arabic name ofQoA\ 

alabanza f. praise, commendation 



c.y Google 



VOCABULARY 



257 



alabfti to praise 

aUbaatto m. alabaster 

alambre m. wire 

alameda / public walk, mall 

álamo m. poplar 

alargar {past alaiguf ; mbj. alai- 
gne) to stretch out, lengthen 

alarma m. alarm 

alarmar to alarm ; refi, to be 
alarmed 

alazin, -a adj. sorrel(-colored) 

alba /. dawn of day 

albahaca / sweet basil 

albergar {fiasC albeigut ; ¡uij. al- 
beigne) to lodge, shelter 

alborotar to disturb, riot, get ex- 
cited 

alboroto m. disturbance, tumult 

alcaide m. governor of a castle 

alcalde m. mayor 

alcance m. capacity, reach 

alcanzar (Hie aliar) to reach, at- 
tain, be sufficient 

alcázar m. alcázar. Moorish fortress 

alcoba /. bedroom, alcove 

alcohol m. alcohol 

aldea / village 

aldeano, -a m. and/, villager 

alegoría/ allegory 

Hlegúrico, -a adj. allegorical 

alegrar to gladden 

alegro adj. gay, happy, brilliant, 
pleasing 

alegremente adv. gayly, merrily, 
gladly 

alegría /. gayety, happiness, joy 

alejar to remove, keep away ; r^. 
to go away 

alemán, -a adj. German 



alero m. eaves 

alerto, -a adj. vigilant, wide-awake 

aletargado, -a adj. drowsy 

alfiler m. pin 

alfombra /. carpet 

alfonalDO, -a adj. belonging to the 

Spanish kings called Alfonso 
Alfonao VI king of Castile and 

Leon from 1075 to 1109 
alforja/ saddle-bag, knapsack 
algazara/ din, huzza, shout of a 

multitude 
algo pron. something ; adv. some- 
what, rather ; n^ aal como some- 
thing like 
algodin m. cotton 
alguacil tn. consuble, officer 
alguien prvn. some one, any one 
algún = alguna; used before nouns 
alguno, -a indef. adj. or pron. 

some, any. somebody 
alhaja / jewel 

aliciente n. attraction, inducement 
aliento m. breath, vigor, strength 
alimaSa/ destructive animal 
alimentar to nourish, supply 
alimento m. food, nourishment 
alma / soul ; de mi ~ my dear 
almena / tnerlon of a battlement, 

almendra /. almond 
almohada / cushion, pillow 
almuerzo m. breakfast 
alojamiento m. lodging, quarter- 
ing soldiers 
alojar to lodge, quarter 
alquería/ farmhouse, grange 
alrededor adv. around, about 
altamente adt: highly 



.„,„,G<>«gli: 



ESPAÑA FINTOKESCA 



altai m. altar 

altarcillo m. little altar 

altenuu to alternate 

altiTO, -a adj. haughty, proud, ar- 

alto, •« adj. high, tall ; en lo alto 

«Ito txd. halt, stop 

alto m. height, elevation 

altura / height 

aludil to allude 

alumbrar to light up, enlighten 

alzar (past alcé ; ¡ubj. alee) to raise, 

shrug, lift up 
alU adv. there, anciently ; más ~ 

de beyond; poi ~ yonder 
allí adv. there : par ~ in that 

direction; de» from that place 
uaAf. mistress of the house 
anuble adj. amiable, kind, pleasing 
amablemente adv. kindly 
amanecer {fres. smanezcD ; lubj. 

amante adj. loving, fond ; m. and 

f. lover, sweetheart 
amar to love, esteem 
amargo, -a adj. bitter, painful 
amargor m. bitterness 
amarillento, -a adj. yellowish 

amarillo, -a adj. yellow 
ambicidn / ambition 
■ ambicioso, -a fl^. am bitious.greedy 
ambiente m. atmosphere, air, local 

ambos, -as adj. both 
ambulante adj. walking, roving 
amenamente adv. pleasantly, de- 
lightfully 

id /. charm, agree ablen ess 



ameno, -a adj. pleasant, delicious, 

charming, delightful 
Amirica / America ; ~ del Sur 

South America 

/ sack coat, American 



adj. American 
amigable adj. friendly 
amigablemente adv. amicably 
amigo m. friend ; ~ de fond of 
AmUcat Barca m. Hamilcar Barca, 

a great Carthaginian general 
amistad /. friendship ; bacer laa 

amistosamente adv. friendly 
amistoso, -a adj. friendly, cordial 
amo m. master of the house, pro- 

amontonar to heap 

amor n. love; «'propio pride, self- 



adv. lovingly 
amoroso, -a adj. loving, kind 
amortajado, -a adj. shrouded, 

amortajar to shroud (a corpse) 
amparar (o protect 
amplio, -a adj. ample, broad, plen- 
tiful, roomy 
anciano, -a adj. ancient, old; as 

noun old man, old woman 
ancho, -a adj. wide, broad 
andadiua/. gait, pacing, amble 
Andalucía / Andalusia, an old 

province of Southern Spain 
ondalui, -a adj. Andalusian 
andamio m. scaffold, platform 
andante m^'. walking; ealwJIernni 
knight errant 



,„z..>G(K>glt: 



good or bad fortune 
andar {pail andave ; past subj. an- 
duTJera, anduviese) to walk, step, 

andai m. behavior, motion 
andariego, -a adj. restless, roving, 

fast walker 
andén m. platform (of a railroad 

station) 
andrajo m. rag, tatter 
andrajoso, -a adj. ra^ed 
anegado, -a adj. water-logged, 

overflowed {pp. a/" anegar) 
. anfiteatro m. amphitheater 
ángel m. angel; 'u d« la guaidia 

guardian angel 
angelical adj. angelical, angelic 
angélico, -a adj. angelic 
angosto, -a atij. narrow 
ángulo HI. angle, comer 
anguloso, -a adj. angular 
angustia / anguish 
anhelante adj. desiring, longing 

for 
anhelai to desire, long for 
anbelo m. aspiration, vehement 

Anfbal m. Hannibal 
anidar to nest, dwell 
animaciún^ animation, gayety 
animado, -a adj. animated, lively 
animal m. animal 
animar to animate; rtfl. to be- 
come animated 
ánimo m. mind, spirit, courage 
anoche adv. last night 
anochecer m. nightfall 



VOCABULARY 



la/.a 



tety, eagerness, ardent 



desin 
ansiedad / anxiety 
ansioso, -a adj. ansious, eager 
ante prep, before, in front of, at ; 

antemano adv. -. it ~ beforehand 
antepasados m.p!. ancestors 
antepecho m. balcony, sill, railing, 
parapet 

anterior adj. former, preceding, 

antes adv. first, beforehand ; ~ 

bien rather 
antes prep, before ; ~ qua before 
anticipado, -a adj. premature, un- 

antigiiedad /. antiquity, ancient 

antiguo, -a adj. old, former 
Antillas/.//. Antilles, islands of 

the West Indies 
antipatía / dislike 
antojar to fancy ; ae nos antoja we 

antojo m. whim, desire 
Antonio m. Anthony 
antorcha /. torch, taper, cresset 
anualmente adv. annually, yearly 



anotai t 






aflO m. year 

apacible adj. quiet, pleasant 
apaciguado, -a adj. calmed 
apagar {like cargar) to quench, ex- 
tinguish, dull; rfjf. to die away 
aparecer {pres. aparezco ; suij. 
apuecca) to appear 



.„.„,G<»gli: 



26o 



ESPARA PINTORESCA 



aparejar to get ready, rig (a ship) 
aparejo m. tackle and rigging (on 

a ship) 
«paieatar to make a (false) show 
aparición f. apparition 
apariencia /. appearance, looks, 

likeness 
apartadOf-aoi^', remote, away from 
Bportamienttt m. isolation 
apartar lo separate 

aparte aáv. apart, (ib a play) to 

himself 
apeaiM to alight, dismount 
apeUido m. surname 
apenar to cause grief, cause pain, 

apenas aihi. hardly, scarcely 

apercibir to provide, get ready 

apetitoto, -a adj. appetizing 

ápice m. small thing, point, apex 

apiBadOj-a (p.p. ^apillai) crowded 

aplanar to level 

aplastar to crush 

aplaudir to applaud 

aplicar {past apUqné: ¡abj. «{di- 
que) to apply 

aplomo m. tact 

apogeo in. apogee, highest degree 
of grandeur 

apollllado, -a adj. moth-eaten 

apolillaiae to be moth-eaten 

Apolo m. Apollo 

aportar to bring, contribute 

apostar (like contar) to bet, stake 

apóstol m. apostle 

apoteoais / apotheosis, deification 

ap«]r«r to lean upon 

apoyo m. support 

«preciable adj. worthy, valuóle 



apreciación /. appreciation, esti- 

apreciar to appreciate, distinguish 
aprecio m. valuation, esteem 
aprender to leam 
aprendiz m. apprentice 
aprendizaje m. apprenticeship 
apreanrai to hurry; nfi.lo hurry, 

make haste 
apretar (like pensar) to haste, press, 

hold; ~ ks Djos to close the eyes 
aprieto m. predicament, difficulty 
aprisa adv. in haste, hurriedly 
aprisionar to imprison, bind 
aprobación f. approbation, ap- . 

aprobar (Hkt cantar) to approve 
apropiado, -a adj. adapted, appro- 
priate, fit 
aprovechar to do good, be useful, 

profit by, make good use of 
aproximación f. approximation 
aproximar to bring near ; rtfl. to 

approach 
aptitud /. capability, aptitude. 

fitness 
apuesta / bet, stake 
apuesto, -a adj. elegant, genteel 
apuro m. affliction, anguish 
aqoel, aquella, dem. adj. that 
aquól, aquílla, dem. prtm. the 

aquesta fer esta this 

aquí adv. here ; par « this way 

áratle adj. Arab, Arabic, Arabian ; 

arabesco m. arabesque, Moorish 

arábigo, -a adj. Arabian, Arabic 



c.y Google 



VOCABULARY 



261 



arado m. plow; ~ de muu hand 

plow 
AiagÚD n.Aragon,an old province 

of northeastern Spain 
BiagoDéa, -a adj. of Anigon 
araña / spider, chandelier 
árbol ™. tree 
arboleda /. grove 
arbusto m. shrab 
arcada /. row of arches 
arcaico, -a adj. archaic, ancient 
arcilla /. clay 
arcilloso, -a adj. clayey 
arco m. arch, bow ; ~ iiia rainbow 
arder to burn, blaze, be on fire 

with passion 
ardiente adj. ardent, fiery, pas- 
ardor m. ardor 

arduo, -a adj. arduous, difficult 
arena f. sand, bull-ring 
arenoso, -a adj. sandy 
argentino, -a adj. silvery 
argentinaiiieDte adv. in silvery 

tones 
argumento m. argument 

árido, -a adj. arid, dry, barren 
arisco, -a adj. shy, cross 
arista /. edge, salient angle 
aristocracia / aristocracy 
aristocrático , -a adj. aristocratic 
arma / weapon ; //. arms 
armadora / armor 
armamento n.' armament, equip- 



armar to set up, furnish 
armería / armory 
armonía /. harmony 



armónico, -a adj. harmonic 
armonioso, -a adj. harmonious 
arnés m. harness, armor 
aroma /. perfume, fragrance 
aromático, -a adj. fragrant, aro- 

arpa /. harp 

arqaeai: to arch 

arqueológico, -a adj. archxological 

arqueólogo m. archaeologist 

arquitecto m. architect 

arquitectura/, architecture 

arraigar (/bíí cargar) to root, pledge 

land 
arrancar (like buscar) lo draw out, 

pull out, start 
arrastrar to drag along, creep 
arrastre m. dragging 
arrayán m. myrtle 
arre iaterj. get up 
arrebatar to carry off, snatch 
arreciar to grow more violent 
arredrar to terrify 
arreglar to fix up, doctor, arrange 
arreglo m. order, arrangement; 

COB >v a according to 
arriar to lower 

arriba adv. up, up there, in the air 
arriero m . muleteer 
arriesgar (past aniesgui ; subj. 

■niMgae) to risk 
arrimarse to approach 
arrinconar to comer, put away 
arrobamiento m. admiration, rap- 
ture, bliss 
arrodillado, -a adj. kneeling down 
arrodillarse to kneel down 
arrogancia /. arrogance, courage, 
stately carriage 



c.y Google 



202 



ESPAÑA PINTORESCA 



urogante adj. haughty, proud 
arrojar to throw, throw away 
atrojo m. intrepidity, fearlessness, 

courage 
airoUado, -a. p.p. swept away, car- 
ried off, rolled up 
atroltai to roli up, carry off, sweep 

anopado, -a /./.wrapped, covered 
arropía / molasses candy, taffy 
axropiera /. maker or seller of 
arropía, molasses- candy woman 
airoro m. brook 
arroyuelo m. brook 

arroga / wrinkle 
arruinado, -« p.p. ruined 
arruinar to ruin, demolish 
arruinOM, -a adj. ruinous 
arrullBi to lull 
arrullo m. cooing, lullaby 
arsenal m. shipyard 
arte m. or/, art 
artista m. orf. artist 
artístico, -a adj. artistic 
arzobispo IR. archbishop 
anón m. saddle-tree 

sively hot. 

aacender (/n». asciendo; subj.aar 
cienda) to ascend, climb 

ascendiente m. ancestor, fore- 
father 

asceta m. hermit 

aacua /. a red-hot coal 

asear to polish, clean 

asediar to besiege, blockade 

assgurar to secure, fasten, affirm. 



asentar (Hkt asntar) to : 
asentir {like sentir) i 
acquiesce 

tidin< 



asstto m. assertion, affirmation 
asesinar to murder, assassinate 
asesino m. murderer, assassin 
asf adv. so, thus; ~ ctBno about, 
like ; ~ . . . como as much ... as 
asiento m. seat, place 
asilo m. asylum, home 
asimilarse to assimilate 
aaintiú sit asentir 
asistir to be present \ » a attend 
appear, approach. 



asombroso, -a adj. astonishing, 

wonderful, wondrous 
aspecto m. phase, sight, aspect 
aspereza/- roughness, asperity 
áspero, -a adj. harsh, rough 
astilla/ splinter 
asturiano, -a adj. Asfurian, from 

Asturias ; as hbuk Asturian 
asnuto m. subject, affair 
asustar to frighten 
atacar {past ataqué ; lubj. ataque) 

to attack, assail 
atajo m. cross-road 
ataque m. attack 
atar to bind, tie 
atardecer {¡ikt crecer) to grow late, 

set, at dusk 
atariado, -a adj. ornamented, 

dressed up 
atavio m. dress, Rneiy, decoration 
ateísta m. atheist 
atenciún / ai 



c .y Google 



VOCABULARY 



atendel (/i^ítender) to look after, 
pay attention; nfi. to fix one's 
attention 

atentado m. crime, outrage 

Btentaiii«nt« adv. fixedly 

atenrorizor to frighten, terrify 

atmósfera / atmosphere 

atúnito, -soil)'. astonished, amazed 

atontai to stun, stupefy 

atractivo, -a adj. attractive ; m. 
charm, inducement 

atraer \likt treer) to attract, draw 

atrapar to overtake, trap 

atrás adv. behind 

atravesai {pm. atiavieso; subj. 
m) to pass through, cross 



atreverse to dare, venture 
atieTido, -a oi^'. daring, bold, ven- 

atreTimlento m. daring act 
atribuir to attribute 
atronar {liki contai) to deafen 
atropellarse to be very hasty 
atroz adj. frightful, atrocious 
aturdido, -a adj. stupefied 
audacia/, boldness, audacity 
augusto, -ao^. august, magnificent 
aumentar to increase 
ann, aún, adv. even, yet, still 
annqne subord. conj. although 
aura /I gentle breeze ; atmosphere 
áureo, -a adj. golden, gilt 
aurora f. dawn of day 
ausencia /. absence 
ausentarse to absent oneself 
auspicio m. protection, patronage, 

anstero, -a a. 



rigid 



auatrisco, -a adj. Austriao 

auto BÍ.: "> de fa public punish- 
ment by Inquisition \ cw sacra- 
mental religious play, morality 

automdvii m. automobile 

autor, -a m. and/, author, writer 

autoridad / authority 

avance m. advance 

avanzar (/i:6ralzu)to advance, pass 

ave /. bird 

avenida/ avenue 
aventura/ adventure 
aventurero, -a >n.<iMi// adventurer 
avergonzar {fire!, avergüenza ; paií 
avergoncé; mbj. ave^tieBce) to 
shame ; ~ee de to blush for 
averno m. heil {pari.') 
avidei/. avidity, eagerness \ coniv 

eagerly 
avinagrado, -a adj. harsh, cmbbed 
avistarse to have an interview 
I ay, ay t rntuj. {cry n/dislnis) alas 
ayer adv. yesterday ; <« noche last 

ayuda /. aid ; ~ de cámat* valet 
ayudar to help, assist 
ayuntamiento m. city ball 
siai ni. hazard, chance 
azaroso, -a adj. hazardous 
azorado, -a adj. restless, nervous 
azorar to terrify, confound 
Azores ///. Azores, islands in the 

Atlantic, west of Spain 
azotea /. roof garden 
azteca adj. Aztec 
azucarillo hi. sweetmeat made 

of white of egg and sugar, Sie 



c.y Google 



ESPAÑA PINTORESCA 



«rawiU / white lüy 


baraii m, vamUh 


unfre m. sulphuí 


baiTB / sand-bar at the mouth of 


aznl aáj. azure, blue 


the harbor 


cnlejo m. glazed ule, tíle 


barrio m. quarter, suburb 


azalino, -a adj. bluish 


barrizal m. muddy place, mud- 




puddle 


Babiwa <n. the Cid's well-known 




mare 


barrote m. short thick iron bar 


balifa /. bay, hai*or 


Bartolo m. «ic^nnm^/irBarthoto- 


bailadoi, -a m. andf. dancer 




bular to dance 


baBar to fi», base upon 


bailaiül, -a m. andf. dancer 


base / base, basis 


baüe m. dance, ball; ~ de más- 


basilica / privileged church 


cuai masked ball 


bastante atlj. or adv. enough, con- 


baUotM m. dancing 


siderable, rather, quite 


bajar to gf down, come down, let 


bastar to suffice, be sufficient, be 


down ; refl. to come down, de- 


enough 


scend ; ~ del cabaUo to get off the 


baatdn m. stick, cane 


horse 


baaura / waste 


bajo, -a adj. low, base 


batalla /. battle 


•bajo/'i/. under 


batir to beat, flap: ~ laa aUa to 


balancear to swing softly 


flap the wings, move the wings ; 


balbucear to stammer 


~ las palmaa to clap the hands ; 


balcdn m. balcony 


~ee en duelo to fight a duel 


bBDca/ banking ; casaa de ~bank- 


batlata / batiste, fine cambric 


ing houses 


baúl m. trunk 


banco m. bench 


bautlamal adj. baptismal, chris- 


banda / side of ship, sasb 


tening 


bandetüla /. small dan (with a 


beber to drink 


bannerol, for baiting bulU) 


bebida/ drink, beverage 


bando 01. party, side 


bedel m. guard, guide 




Belén m. Bethlehem 




belleia / beauty 


baaar lo bathe 


bello, -a adj. beautiful, fair; ml bella 


baBo m. baih 


BeBorita my dear young lady 


barajar to shuffle the cards 


bendecir {prts. bendije ; s«hj ben- 


barba /. chin, beard 


diga ; past bendije t gerund bendi- 


Barcelona /. Barcelona 




bano m. boat 


to bleaa 



c.y Google 



VOCABULARY 



beiKlici6n / benediction, blessing 
bendiga should bless (lee bende- 

beodito, -a adj. blessed, simple 
beii£flca,-a m^'. kindly, charitable. 

beneficent 
beimejo, -* adj. bnght-red 
bessJnano m. Spanish reception, 

where guests kiss hand of host 

b«Bar to kiss 

b«so nt. kiss 

bestia / animal, beast 

Betis m. name given by the Ro- 
mans to the Guadalquivir river, 
which passes by Seville and 
Cordoba 

BiblU /. Bible 

bíblico, -a adj. Biblical 

biblioteca /. library 

bien adv. well, right ; { ~ I good ; 

bien m. beneñt, welfare 
bieDATentaiado, -a adj. happy, 

bieDTenida /. welcome 
bigote m. mustache 
birrete m. cap, priest's cap 
bieabuelo m. great-grandfather 
biiantino, -a adj. Byzantine 
bizarro, -a adj. gallant, brave 
bizcocho m. sponge cake, lady- 

blanca/. silver coin {¡acal) 
blanco, -a adj. white ; fair-haired, 

blonde 
blancnia / whiteness 
blando, -a adj. soft 
blanquecino, -a adj. whitish 



265 

blasdn m. heraldry, armorial in- 

btoque m. block of stone 

bloqueo n. blockade 

Boabdil el Cliico m. last Moorish 

king of Granada 
boato n. ostentation, pompous 



boca /. mouth, entrauce ; a padii 

de ~ shipshape, in fine order 
bocado m. morsel, bit 
bocina / horn 
boda f. wedding 

bodegdn m. tavern, tippling-house 
boina /. flat round woolen cap 

generally used by the Basquea 
bolsillo m. purse, pocket 
bollo m. roll of bread, cake 
bonanza /. prosperity, fair weather 
bondad /. goodness, kindness 
bondadoao, -a adj. kind, generous 
bonito, -a adj. pretty 
boidado, -a p.p. of bordu 
boidar to embroider 
boide Bi. edge, side, hem 
bordear to border 
bordo m. side of a ship ; a •« on 

borrar to blot, blot out ; rcfi. to dJs- 

borrico m. donkey 

bOiTOM, -a adj. turbid, dim, heavy 

boeqoe m. wood 

boto m. bound (of a horse) 

botella / bottle 

botijo «. earthen jar (with spout 

and handle) 
boulevard m. park, boulevard 
Mroda / arch, vault 

p„,„,G<>«gli: 



ESPAÑA PINTORESCA 



the a 



. repeated swinging of 



bracero m. day-laborer 

bramido m. howl, tempestuous 

roaring of the elements 
brsTO, -a adj. brave 
bravura / courage 
braza / fathom, a measure of six 

feet 

braiO m. arm 

breve adj. short, small 

brida / bridle 

biillante adj. brilliant, bright 

brillai to shine, sparkle 

blillo m. brilliancy, splendor 

blindar to drink one's health, 

toast, offer cheerfully 
brio pt. force, spirit 
brioso, -a adj. spirited 
brisa / breeze 
Britania (paetk for Inglaterra) /. 

Britannia, England 
broma /.joke 
bromear to joke, make fun 
biomista m. joker, merry fellow 
bronce m. bronze 
brotar to burst forth, appear 
bruja /. witch 
bmma /. mist 
bmmoso, -a adj. misty 
bruscamente adv. roughly, sud- 

bnisco, -A adj. sudden, rude, rough 

bmtal adj. brutal 

búcaro m. earthen vase 

buen = bueno; used before nouns 

bueno, -a adj. good 



bufAn m. buffoon, jester 

buhardilla / attic, garret 

buho m. owl 

bujla/ candlestick (for viss candle) 

bulla / noise 

bullido m. tumult, noise 

bullicioso, -a adj. noisy, boisterous 

bullir to boil, bubble up 

buÜUelO m. Spanish fritter 

buque m. vessel, ship 

bnrlarse to make fun 

barro m. donkey; caerde an » to 

become aware oí one's mistake 
buscar (past busqui; subj. busque) 

to seek, look for 
busto m. bust 
butaca/ armchair 






''. clever, accomplished. 



cabalgada/, troop, flying column 
cabalgar {Utt cargar) to mount, 

ride on horseback 
cabalgata / cavalcade 
caballería/ saddle-horse 
caballeriza ni. stable 
caballero m. sir. gentleman 
caballeroso, -a adj. chivalrous, 

noble, polished 
caballo m. horse 
caballa / cabin 
cabecera / head of the bed 
cabellera / long hair 
cabello m. hair; pi. hair 
caber {pies, qaepo ; pasi cupe ; fui. 

cabré; íond. cabria; subj. pres. 

quepa, past cupiera, cupiese) to 

be contained, ñt 
cabeza / head 



.„,„,G<>«gli: 



VOCAISULARY 



26; 



cabida/ content, capacity 

cabo m. end ; «1 cw at last 

cabra /. goat 

cabieio m. goatherd 

cacarear to cackle 

cactus m. cactus 

ca<;barTO m. coarse earthen pot ; 

mil "=« bric-a-brac 
cada indef. adj. or pron. each; ~ 

cnal, cu una, each 
cadáTM m. corpse, dead body 
cadena /. chain 
cadencia / cadence 
cadencioso, -a adj. rhythmical 
cad«ra / hip 
cadete m. cadet 
cadf m. cadi, (Moslem) judge 
caer ( prís. caigo ; ¡uij. caiga ; pasi 

cay* ; past subj. cajreia, cajreae ; 

¿wsiurf cayendo) to fall 
café m. coffee ; café ; ~ pnro black 

cafda /fall; la ~ de la taide 

nightfall 
caigo set caer 
caja / box 
cal/ lime 

calado m. lace, open work 
calamidad / calamity 
calaÜés, -a adj. native of Calañas ; 

aombrero m Andalusian hat 
calar to go through, penetiaie. 

pierce ; calar haets loa ojos lo 

press (the hat) down as far as 

calentar to heat 
calesa / two-wheeled carriage 
cálido -a adj. warm, hot 
califa m. caliph 



calificativo / nickname 

calizo, -a adj. calcareous 

calma / calm 

calmar to calm, quench (thirst) 

calmoso, -a adj. calm 

calor Bi . heat ; hacer <» to be hot 

calvario m. Calvary 

calíón m. breeches, pantaloons 

collado p.p. silent, quiet 

callar to be silent; n^. to be kept 

calle / street ; ~ arriba up the 

calleja / small street 

callejero, -a adj. loiterer, of the - 

caUejdn m. narrow street, lane 
callejuela / small street, lane 

cámara / chamber, parlor 

cambiar to change 

cambio m. enchange, change 

camello m. camel 

caminante m. traveler 

caminar to walk 

camino m. way, road, highroad, 

path, walk ; «> real highway ; 

~ de on the road to 
camiaa / shirt 
campamento m. encampment, 

campana/ bell 
campanada /. stroke of a bell 
campanario m. belfry 
campanilla / small bell 
campanillazo m. loud peal of the 

bell, signal given with a bell 
campaña /country; en ~ on his 



.c.y Google 



268 



ESPAÑA PINTORESCA 



o be in the field 
campesino, -a m. <aid f. rustic, 

peasant 
campilla /. landscape, ñelds, tracts 

of land 
campo m. field 
cancela /. grated front door (in 

Andalusia) 
cancidD /. song 
candelabro m. candelabrum 
candelera / candle 
candido, -a adj. candid, simple 
candil m. (kitchen or suble) oil 

candileja / oil lamp 

candor m. candor 

canela/, cinnamon 

candnigo m. canon, priest 

cansado p.p. tired 

cansancio m. fatigue 

cansar to tire ; refl. to grow tired 

cansino, -a adj. worn, weary 

Cantábrico, -a adj. Cantabrian; 

mar <« Bay of Biscay 
cántabro, -a adj. Cantabrian, of 

Cantabria ; as noun Cantabrian 
cantador, -a m. and/, singer 
cantal to sing 

cántaro, -a m. and/, water-jar 
cantina /. canteen ; booth where 

foodstuffs and beverages are 

sold 
canto m. singing, song, canto 
cantor, -a adj. singer 
cantumar to hum 
ca3a /. Andalusian wine glass, 

cane ; <» de stúcaí sugarcane 
caBada /. glen 
caXAn m. cannon, gun 



) m. cannon-shot 
caos m. chaos, confusion 
capay! ctoal;, cape; layer 
capai adj. capable, competeDt 
capeai to challenge (a bull) with a 

capellán m. chaplain 

capilla / chapel 

capital /. capital 

capitán m. captain 

capitanear to have the command 
of an armed corps, lead 

capitulo m. chapter 

capricho m. caprice, whim 

caprichoso, -a adj. capricious, fan- 
ciful, odd 

capturado p.p. captured 

capncha / hood of a cloak 

capullo m. bud 

cara / face 

caiabinero m. carabinero, revenue 

carácter m. character 

característico, -a adj. characteris- 
tic, typical 

caracterizar {pa¡l caractericé ; lubj. 
caracterice) to distinguish (by 
peculiar qualities) 

caramba ixcl. gracious 

carbdo m. charcoal ; «> de piedra 

carbonera m. charcoal-burner 
carcajada /. burst of laughter 
carcomido, -a adj. decayed 
cardenal ni. cardinal 
carecer ( pns. careico ; sutj. «•- 

reiea) to lack ; « de to lack 
caiga /. cargo, load 
cargado, -a adj. laden 

i)j,,,.,,.C;()Ogli; 



VOCABULARY 



Cftlgat {fail caigaé ; subj. caisDe) 
to lift, load ; <u con to cany 

caigo m. the act of loading; lia- 
corse <u to realize 

caridad /. charity 

carillo m. affection 

C&riSow, -a adj. affectionate 

callista adj. Carlisc, belonging to 
the party which favors the claim 
of the pretender to the Spanish 

came / meat 
carnicero m. butcher 
caro, -a adj. dear, expensive 
carreta /. (ox-)cart 
carretera / highroad 

caiTOza /. large coach 

canuaje n. carriage; paaeodei^^ 

driveway 
carta /. letter, card (for playing) 
caitaginii, -a adj. Carthaginian; 

as noun Carthaginian 
cartún m. pasteboard 
casa f. house 

caaamient» m. marriage 

casal to marry 

cascabel m. sleigh-bell, jingle, lit- 
tle bell 

cascada /. cascade, waterfall 

caseifo rn. farmhouse (of northern 
Spain), settlement 

casero, -a adj. domestic, home- 

caseta / small house ; ~ de bafio 

bathing-house 
caai adv. almost, nearly 



269 

casino m. casino, (social or politi- 
cal) club 
casita / little house, hut ' 
caao m. care; hacer » pay atten- 

caata /. race, generation 

castaBa/ chestnut 

castaSera / chestnut woman 

castafiD m. chestnut tree 

castaSuela / castanet 

castellano, -a lu^'. Caslilian, Span- 
ish 

castigar [past caatigui ; subj. aa- 
tigue) to punish 

castillo m. castle 

castiio, -a adj. pure, noble (de- 
scentf 

casulla/, chasuble 

cataUn, -a adj. Catalan, Catalo- 
nian; ai noun Catalan, Cata- 

ciUte (xd. behold 
catedral /. cathedral 
categoría /. category 
categiirico, -a adj. explicit 
catdlico, -a adj. catholic. Catholic 
catorce adj. fourteen 
caudaloso, -a ai^*.broad, abundant, 
wealthy 

canaar to cause 

cantivai to charm, make prisoner 

of war 
cautlTO, -a adj. captive 
caTernoso, -a adj. cavernous 
cavilar 10 ponder, think 
caviloso, -a adj. captious 
CRTendo, cayeron, cay4, ¡a caer 
cebolla / onion 

Dglizac^yGOOglt: 



270 



espaNa pintoresca 



ceder to give way 

cedto m. cedar, Spanish juniper 

cegar {fns. dept ; sutj. ciegue \ 

pott cegui) to blind 
celaje m. thick clouds 
Celebrar to celebrate; hold (a 

meeting) 
cflebre adj. celebrated, famous, 

celeitial adj. celestial, heavenly 
celo m. zeal, ardor; //. jealousy 
celosfa / lattice window 
celoso, -A adj. jealous 
celU adj. Celtic ; as noun Celt 
cena/! supper 

centelleante adj. flashing, spar- 
kling 
centellear to sparkle, glitter 
centenar m. hundred 
central adj. central 
ciatiico, -a adj. central 
centro m. center, middle 
centuria / century 
ceilido, -a adj. surrounded ; tight- 

cera /. wax 

cerca a(/i>.near,clo5e by: <udenear 

cerca/, fence, hedge 

cercano, -a adj. near, close by 

cercai {pait cerqué ; subj. cerqoe) 

to lay siege to (a town), inclose, 

circle 
cerdo m. pig 
cerebro m. brain 
ceremonia / ceremony 
cereifa / wax-chandler's shop 
cereza /. cherry 
ceieio m. cherry tree 



cerilla /■ match, wax laper 
cerner 0r cernir (/vru-deTDo; subj. 

deniat to sift, descend 
cerrado, -a adj. locked, obstinate, 

reserved 
cerrar {prts. eler» ; subj. cierre) 

ceno m. hill 

cerveza / beer 

cerriz f. nape of the neck, cervix 

ceasingly 
César m. Cxsar 
césped m. turf, grass; ~ abajo 

down hill, down the slope 
cesta /. basket 
cesto m. hand basket 
cetáceo, -a adj. cetaceous 
cetrino, -a adj. citrine, lemon - 

colored 
cicerone m. cicerone, guide 

cielo HI. heaven, sky 

cien (= dente) adj. usid brfore 

noum hundred 
ciencia f. science, knowledge 
científico, -a adj. scientific 

cierto, -a aiij. certain, a certain, 

sure ; adv. certainly, surely 
cifrado, -a adj. carved 
cifrarse en to be based upon 
ciganUlO m. cigarette 
cigarro m. cigar 
cima/, top, peak 
cimbalo m. cymbal, small bell 
cimborrio m. dome 
cimiento m. groundwork 
cimitana /. si 



v^ioogli; 



VOCABULARY 



271 



dnceUdo, -* (p.p. a/dncelar) en- 

cinco adj. ñve 
cincuenta adj. fifty 
cínicamente adv. flippantly, sar- 
donically 
cínico, -a adj. cynical 
cinta / ribbon 

cintuión m. belt 

ciprés m. cypress tree, cypress 

circnlai lo circulate 

circnlai adj. circular, round 

circnlo m. circle, club 

ciicimdar to surround 

circunstancia / circumstance 

cirio nt. wax candle 

cisterna f. cistern 

cita/ appointment, rendezvous 

citar to engage to meet, cite, men- 

ciudad / city 



civil adj. of the state, civil 

civiliiscidn / civilization 

clamoreo m. clamor 

claridad /. clearness, light 

clarín m. bugle 

claro, -a adj. clear, distinct, open 

clase /. class, kind 

clásicamente .»/!'. classically, typi- 
cally 

clásico, -a adj. classic 

claustro m. cloister 

clavado, -a p.p. nailed, fastened 

clarar to nail, drive into, thrust 
through 

clemencia/ clemency, mercy 



Clérigo m. clergyman 

clatiionte m. ill-dressed or ill- 
mannered clergyman 

cleto m. clergy 

clima m. climate 

cobrar to collect, charge 

cobre m. copper 

cobrizo, -a adj. copperish. coppery 

cocido m. stew (of meaiand vege- 
tables), olla podrida 

cocina /. kitchen 

cocodrilo m. crocodile 

cocbe m. carnage 

COCbero m. coachman 

codear to elbow \ reft, to mix 

codiciar to covet 

codo m. elbow, cubit 

cofradía/ brotherhood 

coger (pris. cojo ; subj. loja) to 
seize, pick up, gather, take 

CObibidO, -a adj. timid 

cohibir to restrain 

cojear to limp 

cola /. uil 

colcha / coverlet, bedspread 

coleccidn/ collection 

coleccionar to collect, make a 
collection 

c41era / wrath, anger 

colgadura / tapestry, dmpery, 
hangings 

colgar {pres. cuelgo ; past colgui ; 
subj. cuelgue) to hang 

colina / hill 

colmena/ beehive 

colocar {/ííebuscír) to place, settle 

colombino, -a adj. of Columbus 

Colon m. Columbus 

colonia/ colony 



272 



ESPAÑA PINTORESCA 



coloquio m. calk, í 

color m. orf. color 

colorado, -a adj. red 

colorau to color 

colotoo oí. colorine 

colorida m. color, coloring 

COlOMl adj. colossal 

columna / column 

columnata /. colonnade 

columpio m. swing 

collar m. necklace 

combate m. struggle, battle, light 

comblaaciAD / combination 

combinar to arrange 

comedia /. comedy 

comedor m. dining-room 

I. remark, comment 
IS. comienio; past co- 
mencé \ subj. {oinience) to begin 



comeicial adj. 
comeicUnte m. merchant 
comercio m. commerce 
comida /■ eating, meal, dinner 
comieiuo I begin (sir comentar) 
comienzo m. beginning 
comisario vi. commissary, deputy, 

como adii. as, like \ ~q[ie so that. 

since ; ~ no unless, if . ■ ■ not 
cómo adv. how 

cómodamente adv. comfortably 
cómodo, -a adj. comfortable 
compacto, -a adj. compact 
GompaQeio, -a m. and f. com^ 
panion; ~ de viaje traveling- 
companion 
compaSia f. company \ hacai «u 
to accompany 



comparar to compare; rtfi. to 

compartimiento m. compartment 

compartir to share 

compasivo, -a adj. compassionate, 

merciful 
compenetrar to pervade; refi. to 

be pervaded 
compensar to compensate 
competencia /. competence 
competente adj. competent, apt 
complacer {pns. complazco ; subj. 

complazca) Co please 
complaciente adj. accommodat- 
ing, obliging; adv. obligingly, 

complazca see eoioplBGer 
complejo, -a adj. complex 
completo, -a i»^'. complete; por~ 

completely 
complicado, -a adj. complicated 
componer (liki poner) to compose, 

make; rejl. to bedeck one's self 
compra/, purchase 
comprador, -a «. andf. buyer 
comprar to buy 
comprender tocoTnprehend,under- 

compUBBtO (/./. ly componer) com- 
posed i r»dB made of 
común adj. common, familiar 
comunicación/, communication 
comnnicar {like bascar) to com- 
municate 
comunidad /. community 
ctm ptif. with, by; ~toao never- 

cóncavo, -a adj. concave 
concATldad /. hollow 

UjL.:a..y Google 



VOCABULARY 



273 



concebii {like padii) 1 
imagine 

coQMder to grant, bestow, give 

conciencia /. conscience, knowl- 
edge ; ■ ~ conscientiously 

concierto m. good order and ar- 
rangement of things, concert 

concilio m. council 

cODclnii {lite bnlx) to end, finish 

concnirencia /. those assembled, 
the public 

concurrente adj. concurrent 

concha/ shell 

condensar to condense 
condesa /. countess 
condicldn / condition 
COndncil {fres, condaico ; su6j. 

mndnzca ; past amdaje ; past sub}. 

condujeii, condajese) to lead, 

draw, convey, take 
confesar {like pensar) to confess 
confesidn / confession 
canfianiB /. confidence 
confiar to confide 
confidente oi^'.confident, intimate; 

m. and /. confidant, confidante 
confirmación / confirmation 
confirmar to confirm, establish 
confitería / pastry shop 
conflicto m. conflict, struggle, dis- 

confonne adv. as, in proportion as 
confort m. {Fnnch) comfort 
confnndii to confound, confuse ; 

rtfl. to mingle 
confasiAn /. confusion 
confuso, -a adj. confused, blurred 
COi^elai to congeal, freeze 



congregacidn / congregation 
congreso m. congress, council, 

meeting 
conjunto m. whole, entirety 
COmnemoraddD/ commemoration 
conmigo pnn.pen. with me 
conocer (prts. comzto 1 suhj. conot- 
ca) to know, recognize ; refi. to 
be known, be recognized 

conque adv. so then 
conqoista /. conquest, victory 
conquistador m. conqueror 
COnqalAtai to conquer 
consabido, -a adj. well-lcnown, 

familiar 
CODsegnii {like seguir) to succeed 

consejo m. counsel, advice 
consentir (like sentir) to consent, 

agree 
conservador, -a adj. conservative 
conservar to preserve 
considerar to think, consider 
consignar to set down, consign 
consigo /mn. ^1^. with one's self 

(himself, herself, themselves) 
consistir to consist 
consistorial adj.: caaa» town hall 
consonante m. rime 
constancia /■ constancy, persist- 



constante adj. c 
conatantemente adv. constantly 
Consta ntinopla / Constantinople 
constar to be evident ; nos consta 

consternado, -*p.p. panic-stricken 
constitnciÓD / constitution 



ESPAÑA PINTORESCA 



constituii {¿iit balr) to constitute 


contraste m. contiast 


constricción / conatmction 


contratar to agree, make a con- 


constructor m. builder 


tract 


construir [likt hair} to construct. 


conyencer [pres. mnyenzo; subj. 


build 


convenía) to convince 


CODSnelo m. consolaiion 


conveniencia /. convenience 


Cdnsnl m. consul 




consoltar to consult, try 


right 


contacto m. contact 


conronir (Hie venir) to agree 


COnUgiO m. contagion 


convento m. convent 


contar [fires, cuinto; subj. cnenU) 


conyersación / conversation 


to count, tell, relate, reckon; 




rffi. to be included 


conyersifln / conversion 




convertir {Hie smitir) to change'; 


contemporáneo, -a adj. contem- 


?í/í.toconvert one's self, become 


porary 


convicción / conviction, certainty 


contener (Hie tener) to contain 


convincente adj. convincing 


contentar to satisfy 


convirtieron they converted {tee 


contestar to answer 


convertir) 


contienda / contest 


conyite m. invitation 


contiene ¡a contener 


convocar [pa¡í «invoqué ; suij. con- 


contigo fimn. pen. with you 


vaqne) to call together 


contiguo, -a adj. contiguous, ad- 


copiar to copy 


joining 


copla/, couplet, song 


continente m. continent 


copo m. snowflake. flake 




coquetear to flirt 


and then 


coquetón, -a adj. coquettish 


continuar to continue, last, endure 


coraje m. anger, courage 


continuo, -a aiij, continual ; a con- 


corazón ra. heart 


tinuo constantly, frequently 


corbata / neckerchief, tie, cravat 


contoneo m. gait, motion 


corcel HI. charger 


contorno m. outline 


corcho m. cork 


contra prep, against 


cordel m. rope 




cordial adj. cordial, warm-hearted 


contrariado p.p. disappointed. 


cordialidad / cordiality 


vexed 


Córdoba/ Cordova 




coreai to cheer 




cornea /. cornea 


contrario m. contrary 


corneta / bugle 



«.ioogle 



VOCABULARY 



coro Bi. choir, chorus, crowd 

corola /■ corolla 

coronacidn /. coronation 

coronal to crown, complete 

corpulento, -a adj. corpulent, stout, 
solid, big 

corral m. yard 

conecto, -a adj. correct, exact 

corredor m. entry, hall 

corregidor m. magistrate 

correr to run, go 
. corresponder to correspond 

correspondiente adj. correspond- 
ing, correspondent 

corrida /. race ; ~ de toros bull- 
fight 

corriente /. draft, current 

corro m. circular space, circle {of 
people) 

corromper to corrupt 

cortar to cut 

corte /. court 

cortia adj. courteous 

cortesía y^ courtesy 

cortéamente adv. courteously 

cortijo m. farmhouse 

corto, -a adj. short 

cosay: thing, something 

coaecha / harvest 

cosmopolita adj. cosmopolitan 



*/.c 






coatado 

coatar {fm. cuesto; sabj. cnoste) 

to cost ; ~ trabajo to be hard 
costero, -a adj. of the coast 
costoso, -a adj. costly ; sad 
costumbre /. custom ¡ as m ¡t is 

customary 



costura / sewing 

costurera / s 

cota /. coat (of mail) 

coto m. : pmei «u a put an end t( 

cráneo m. skull 

creacifin/ creation 
creador, -a adj. creative 
Creador m. the Creator, God 



make 



subj ( 



to grow 

creer {fast avjh; fast suhj. cre- 
yera, creyese ; gerund creyendo) 
to believe ; ya lo creo of course ! 

crepúsculo m. twilight, dawn, dusk 

cresta /. wave-crest, crest 

criada /. girl servant 

criado, -a (/./. a/eriar) brought 
up, raised 

criado m. man servant 



r to c: 



s, give 



crlatnra /. creature, child, being 
criminal adj. criminal 
crisantemo m. chrysanthemum 
cristal m. crystal ; «u de roca cut 

glass 
cristalino, -a adj. c ry stalline, crystal 
cristiano, -a adj. Christian 
Cristo m. Christ 
critico, -a adj. critical 
critico m. critic 
crucero m. transept 
crucificar [Hie bascar) to crucify 
crucifijo m. crucifix 
cmdo, -a adj. crude, raw, natural 
cruel adj. cruel 

cmentisimo, -a adj. very bloody 
crujido m. creaking 



276 



espaRa pintoresca 






cnijii to creak 

cnii /. cross 

crnifU (¡ike uzta) t 

ciudia /. suble 

CtudiadO, -« adj. square 

GuadnjM to salute, come to a 
stand, square off 

cuadro m. square, picture, (gar- 
den) bed 

Cnal inJi/.fimn.&uch; el », la cu. 
Id •», who. which 

cual aiiv. as, like 

cualidad /. quality 

cualquiera iniie/. fren, anybody, 
somebody ; un » anybody 

cuin {centr. ef cuánto) adv. how 
(ontybifurt adjeclivis andadvtrbs) 

cuando subord. conj. when ; de ~ 
en <" from time to time 

cuanto, -a. adj. as much, as many ; 
whatever; ddm >»■ some; en 
cuanto as regards; whenever; 
cuanto mis especially 

cuiuto, -a adj. how much.how many 

cuaienta adj. forty 

cuarto m. quarter, room ; copper, 

money 
cuatro adj. four 
cubierta /. cover, outside 
cubierto see cubiii 
cubo m. pail 

cubrir (/./. cubierto) to cover 
cucblcbear to whisper 
Cttcbicbeo m. whisper, whispering 
cucbillo fli. knife 
cuelga he hangs {see colear) 
cuello m. neck, throat 
cuenta he counts {see CMtar) 
cuenta /. bill ; bead 



cuento I», story 
cuerda /. cord 
cuero m. leather 
cuerpo Bi. body 
cuervo m. raven, cron 
cueata / slope 
cueatidn /. question 



1 1 take care 
cuidado m. care ; take care 
cnidadusamente adv. carefully 
cuidar to take care, be careful; 



lake c. 



eof 



caita /, sorrow, trouble 
cuitado, -a adj. unfortunate, un- 
happy one 
culpa /. fault; tener ~ de (o be 

blamed for; echar U'v» to blame 
culpable adj. guilty 

cultivar to cultivate 

cultivo m. cultivation; el ~ de la 

tlena farming 
cultura /. culture 
cumbre / crest 
cumplidor m. one wbo fulfitU [his 

duty) 
cumplir to fuiñll ; « con to comply 

with, fuiñll 
cuna / cradle 
Cupido m. Cupid 
cúpula / dome 
cuia m. priest, parson 
curiosear to pry into others' affairs 
cnrioaidad /. curiosity 
curioso, -a adj. curious, quaint 

curtido, -a adj. tanned, sunburned 
curra /. curve 

p„,„,G<>«gli: 



VOCABULARY 



277 



curro, -■ adj. curved 

cúspide / mountain top, height, 

climax, crowning ñgure 
Custodia/, custody, safe-keeping 
custodiar lo guard 
cuyo, -a pois. adj. of whom, of 

which, whose 



cbaleco 

chapitel SI. spire 

chaquetilla /. little jacket 

charla / prattle, talk 

charlar to chat 

chasquear to crack 

chasquido n. crack 

chico, -a adj. tittle ; ai mmn little 

boy, little girl 
chillar to scream, shriek 
chimenea /. chimney 
chiquillo, -a adj. little bit of; as 

noun little bit of a boy, little bit 

of a girl, youngster 

chiquito, -a, cbiquitino, -8, cbi- 

quitito, -a, adj. very small, tiny 

chirrido m. shrill sound, creak of 

chispa / spark 
chispeante adj. sparkling 
chispero m. Madrid ruffian of 

nineteenth century 
chisporrotear to sputter 
chocar {like bascar) to clash, strike 
chocolate m. chocolate 
choque m. collision, shock 
chotis m. schottische 
choza / hut 
chulo m. cheap sport 
churumbel p¡. Gypsy for child 
chuio m. pike 



dama/ lady 

Damasco m. Damascus 

dama/ dance 

daoiar (/oif dancé; jmí/ danés) to 

daBo n. barm 

dar {pns. isiy ; subj. df ; past dl ; past 
sub}, diera, dlete) to give, Bow 
into ; ~ en to persist in ; <» vuelta 
to turn ; « nn paseo to take a 
walk ; A> ainTerBacÍ6n to talk ; "> 
gusto to please 

datar to date 

dAtU m. date (fruit) 

dato m. datum, fact 

de prep, from, of, with, in, for; 






iithin 



dé see dai 

debajo adv. down below ; de » de 

from under 
deber to be obliged to, owe, ought, 

deber w;. duty 

debido p.p. due 

débU adj. feeble, weak 

debüidad /. weakness 

débilmente adi/. feebly, weakly 

decadencia / decadence, decay 

decente adj. proper 

decepción / illusion, humbug 

decidido, -a adj. bold 

decidir to decide 

décimo, -a adj. tenth 

decir {pres. digo; past dije; /ut, 
diré; subj. diga; past subj dijen, 
dijese : gerund diciendo ; p.p. 
dicho) to say 

decisivo, -a adj. decisive, conclu 

p,„,, Google 



278 



ESPAÑA PINTORESCA 



a give 



decUruidD / declaration 
declinar to decline, go down 
declive m. slope 
decoracidn /. decoration, oí 

decorado m, decoration 
decorar to decorate, adom 
decreto «. decree 
dedicarse a {liii bnacai) 

one's self up to 
dedo m, ñnger 

defecto m. shortcoming, defect 
defender (pm. defiendo ; lutj. de- 
fienda) to defend, protect 
defloii to define, describe 
deheeay: pasture, ground 
dejar to leave, allow, lack, fail 
dejo m. and /. relish, taste which 
remains of something, remains 

del [conlnulion o/de el) of the ; ~ 
brazo on the arm 

delante adv. before ; "f de in front 
of 

delantero, -a adj. fore, foremosl 

delegado m. delegate 

deleitar to delight 

deleite m. delight 

deleitoso, -a adj. delightful 

delgado, -a adj. slight 

delicadeza / delicacy 

delicado, -a adj. delicate, lender, 
dainty, soft, sweet 

delida /. delight 

dellcloso, -a adj. delicious, de- 
lightful 

delinear to delineate 

demacrado, -a adj. emaciated, 
wasted away 



demáa adj. rest, other; is « 



the 






rest 
demaaiado, - 

detnaalado adv. too much, too 

demonio m. demon 

detnostrar (pm. aemoeitro; subj. 

demneatia) to indicate, show 
denotar to denote, show 
denso, -a adj. dense. Chick 
dentro adv. inside, within : ~ de 

inside of 
depender to depend 
deplorable adj. deplorable 
depravacidn / depravation 
depravado, -a adj. bad, depraved 
derecho, -a adj. right, straight, 

upright 
derecbo m. right 
derivacidn /. derivation 
denamar to shed, cast 
derredor adn. : en «u around 
derrochar to dissipate, waste, lavish 
derroche m. waste, superabundance 
desafiar to challenge, defy 
desagradable adj. disagreeable 
desagrado «.displeasure 
desaparecer (like aparecer) to dis 

appear 
desaparición f. disappearance 
desastre m. disaster, misfortune 
desbaratar to destroy, break to 

desbordante adj. overflowing 
desbordar to overflow 
deBcalio, -a adj. barefoot 
descansar to rest 
descanso m. rest 
deacendienta m. and/, descendant 

Dglizac^y Google 



VOCABULARY 



279 



(prti. 
il»adsDd&) to descend 
descifisr to decipher 
desconfisoza / mistrust 
desconocer [liki conocar) to be ig- 
norant of 
desconocido, -a ailj. unknown 
describir I/./, dewiito) to describe 
descubridor m. discoverer 
descnbrii [p.p- descabiettn) to dis- 
cover, show ; rstf. to take off 
one's hat 
descuidado, -« adj. careless 
desde /nji. from, since ; ~qu« after 
desdichado, -a adj. uiifortunate, 

unhappy 
deseado, -a adj. much sought after 
desear to desire, long for 
desembarcai (¡iit buscar) to land 
desembocar (like buscar) to flow 

out, open into 
desempeBar to perform 
desencadenai to unchain, break 

desenfrenado, -a adj. ungovemed 
desenTolTimlentO m. development 
deseo m. desire 
deseoso, -a adj. desirous 
desesperar to despair, lose hope 
desgastar 10 wear out.lose strength 
desgracia /■ misfortune, mishap 
desgraciado, -a adj. unfortunate 
deshacer {likt hacei) to undo ; nfl. 

to give way, turn into 
desierto, -* adj. deserted 
desierto m. desert 
designio m. design 
desigual adj. unequal, unlike 
desinteresado, -a ai^'. disinterested 



desliiarse {,past deslicí ; ¡ubj. des- 
lice) to slide, glide, run, pass 

deslucido, -a adj. unadorned, un- 
graceful, useless, tame 

deslumbrante adj. dazzling 

deslumhrar to dazzle, glare 

desmantelado, -a adj. ruinous, 
dilapidated 

desmayo m. faint 

desmesuradamente adv. immeas- 

desnndo, -a adj. naked, bare 

desnudar to undress, unsheathe 

desocupada, -a adj. idle 

desocupar to vacate 

desoír {liki air) to pretend not to 
hear, not heed 

desolación / desolation 

desorden m. disorder 

despacio adv. slowly, leisurely 

desparramar to scatter 

despecho m. anger, harshness 

despedir (likt pedir) to discharge; 
rcfl. to take leave, say good-by 

despejado, -a adj. clear 

despejo m. act of removing ob- 
stacles, clearing away obstruc- 

despereiarse (tike alzar) to stretch 
despertamiento m. awakening 
despertar (liki penwi) to awake 
desplegar (like plegar) to unfold, 

display 
despojar to deprive of 
despdtico, -a adj. despotic 
desprenderse de to unfasten, 

despreocupado, -a adj. tinpreju- 
diced, happy^o-lucky 



28o 



ESPAÑA PINTORESCA 



desproreeT to deprive 
despTOTlatO {p.p. of deapTorear) 

unprovided, unprepared 
despoéB adv. after, afterwards. 

then, since ', <» de after \ >» qoe 

after 
dMtacat (likt buccBi) to detach ; 

refl. (o stand out, be outlined 
desUrtalado, -a adj. dismantled 
destello m. sparli. beam 
desteiDilluse to split one's sides 

with laughter 
destino m. destiny, destination 
destieu /. expertnesa 
destroiai (likt aliai) to destroy, 

break to pieces, break 
destrnii (liki huii) to destroy 
dearelat to keep awake ; nfl. to 

be watchful 
det^llBdamente adv. in deiail 
detallar to detail, give details 
detalle m. detail 
detener {liki teon) to stop, detain \ 

refl. to stop : » el paM to Stop 
detenuinor to determine 
detiáa adv. behind 
detuTO he detained {sie detener) 
dCTOciAn / devotion 
deTocionario m. prayer book 
deTolret {like volver) to restore 
devorar to devour, swallow up 
deTotamente adv. devoutly 
devoto, -* adj. devout ; f" d* de- 

dla m. day; de~ by dayi booiOB 

~B good day, good morning 
diablo ta. devil 
diablura/ mischief 
dUb411co,-«^.devilish,diabolical 



diadema /. diadem, crown 

diáfano, -a adj. clear 

dialecto m. dialect 

diálogo m. dialogue 

diamante m. diamond 

diana / reveille 

diario, -a adj. daily 

dibujar to outline, draw; reft, to 

become visible 
dice, dicen, he says, they say {see 

decii) ; M ma dice we are told 
dicha / good luck, good fortune 
dichoso, -A adj. happy, blessed 
dieciocho adj. eighteen 
dleciaeis adj. sixteen 
diestra / right hand 
dlei adj. ten 

diferente adj. different, separate 
diferir {pres. difiero; pa¡í difirió i 

siíbj. difiera) lo defer 
difícil adj. difficult 
dificultad / difficulty 
difiere see difeili 
difundir to spread 
difuso, -a adj. diffused 
dignidad / dignity 

digno, -a adj. worthy 
dije, dijo, see decir 
diligencia / diligence 
diminuto, -a a.^'. diminutive, little, 

dinero m. money 
dios m, god 1 Dios God 
diplomático m. diplomat; as adj. 

diplomatic 
dique m. dam, dike 
diré i« decir 

direcci6n/ direction, address 
directo, -■ adj. direct, close 



.„,„,Gortgl(: 



VOCABULARY 



281 



diréis set decir 

dirigir [fres, dirijo; suij. diii}>í 
to ihrow, cast, direct ; refi. to go 

disCKciún /- discretion, judgment, 
sagacity, tact 

aisiteto, -a adj. discreet, prudent, 
dim. soft 

discutir to discuss, argue, debate 

diseminar to spread 

disentiaüento m. dissent 

disfrazado, -a adj. disguised 

disfrutar to enjoy ; cv de to be 
blessed witll 

disEUstado /./. disgusted 

disgustar to disgust, displease 

disipar to dissipate 

dispendio m. expense 

disponer [Ukt ponsr) to dispose; 
rerf, to prepare, get ready 

disposición /. disposition, dis- 
posal, command 

disputar to quarrel 

distancia /, distance 

diatinciún / distinction 

distinguido, -a adj. distinguished 

distintivo, -a adj. distinctive, char- 

dl9tint0,-a a^', distinct, different, 

distracción /. diversion, amuse- 

distraer {¡ike ttasrl to distract 
distraído, -a adj. distracted, inat- 
tentive, absorbed 
distrito m. district 
diván m. divan, low cushioned 

diversion / diversion 

diverso, -a aJj. diverse, different 



divertida, -a adj. amusing 
divertir {lite seatii) to amuse 
divino, -a adj. divine 
divirtiendo see divertir 

divisar to perceive indistinctly 

doblar to double, bend 

doble adj. double 

doce adj. twelve, twelfth 

docena / Aozta 

doctor m. doctor 

doler (/nrj. duelo; ju^;. duela) to 

dolor m. pain, sorrow 

doloroso, -a adj. painful 

dominación /. domination 

dominador, -a m. and f. domina- 
tor 

dominar to rule, overcome 

domingo m. Sunday 

dominio m. rule, domain 

don m. gift; titUfor a gtntUman, 
used bifon Christian name 

donaire m. grace, elegance 

doncel m. lad 

doncella f. maiden, maid 

donde adv. where, in which, to 
which; ~ quiera wherever; en 
~ where ; por ~ through which 

Doña/ title of a lady, used befare 
Christian name 

dorado, -a adj. gilded, golden 

dórico, -a adj. Doric 

dormir i,pres. duermo; subj. duer- 
ma; past duimii; genind dur- 
miendo) to sleep 

dorsal adj. dorsal, belonging to 



.jj. I 



.„,„,G<>«gli: 



282 



ESPARA PINTORESCA 



doBcientoa, -as adj. two hundred 

dotar endow, bestow 

dote m. gift 

drama m. drama 

dramático, -a adj. dramatic, theat- 

dncado m. ducat (gold coin) 
duda / doubt 
daelo m. duel 

dneña /. chaperon ; «u mta potti- 
¡ally lady mine 

duerme sa dormir 
dulce adj. sweet, tender ; oj. bon- 
bon, candy 
dnlzAn, -a adj. cloying, too sweet 
dulzura / gentleness, sweetness 
duque m. duke 
durante prcf. during, for 

dureza /. hardness 

duro, -a adj. hard; a daras penaa 

with difficulty 
duro m. dollar 

e = y ; us'd before 1 or hi 

ebrio, -a adj. tipsy 

eclipae m. eclipse 

eco m. echo 

económico, -a adj. economical 

ecuestre adj. equestrian 

echai to throw; «a to begin; "weU 

to pose ; ~ «n olvido to forget 
edad /. age, time 
Edén m. Eden, paradise 
edición /. edition 
edificar {like bnacai) to build 
edificio m. building 



educación /. education 

educar {like tmscar) to educate, 

efectiTidad / effect 
efecto m. effect; en ~ indeed 
efectuarse to operate 
eficai adj. efiective, efficacious 
efímero, -« adj. ephemeral, short 
egoísta adj. egotistical 
egregio, -a adj. eminent 
¿eh? ijc/. ¡a not that so? 
eje m. axis, axle, shaft 
ejecución / execution 
ejemplo m. example 
ejercitar to exercise 
ejército Bi. army 
el art. m. the 
él ptrs. pTon. he, him, it 
elegancia /. elegance 
elegante adj. elegant 
elerai to raise ; refl. to rise 
elocuencia /. eloquence 
elocuente adj. eloquent 
elogio m. eulogy, praise 
ella pers.froit. she, her, it 
ello neuUr sing. pron. it; rw es the 
fact is 



embajada / embassy 
embajador m. ambassador 
embarcación /. ship 
embarcar {like bnacar) to ship; 

reji. to embark 
embargado, -a adj. restrained, full 
embargo m. embargo, restraint; ala 

~ nevertheless 
embelesar to charm 

Dglizac^y Google 



VOCABULARY 



283 



cmbslleMr {liti ciecei) to adorn 
emblema «. emblem 
embozu (/i^if ■lzai)towrap,mufHe 
embiiagador, -a adj. enrapturing, 

intoxicating 
emeiger {like cogei) to emerge 
emigrante m. emigrant 
emigrar to emigrate 
emoción y^ emotion 
emocionante adj. emotional 
empaSado adj. dimmed, blurred 
empapelar to paper (a wall) 
emparentado adj. related 
empaientai to become related by 

marriage 
empanado m. vines, bower 
empedrado m. pavement 
empeOar lo undertake 
empequeilecido p.p. diminished 
emperador m. emperor 
empeiai [pres.Bcafitm; suij.em- 

piece ; fait empecé) to begin 
empinada, -a steep, lofty 
empleado m. employee 
emplear 10 employ, use 
emprendedoi, -a adj. enterprising 
emprender to undertake 
empresa /. enterprise 
empnjai to push 
empnaadius /. hill (of a sword) 
empaBar to grasp, clutch 
¿mulo, -a adj. rival ; as noun rival, 

competitor, emulator 
en prtp. in, on, at, about, by, of 



encaje m. lace 
encajeifa / laces 
encantador, -a a<^'.encbanting,fas- 
cinaiing 



encargai {like cugu) 10 recom 

mend, charge, commission 
encaiifiado, -a adj. fond of 
encantado, -a adj. reddish, red 



encendei {liki perder) to light 
encenai yprts. encierro; subj. en- 
dene) to inclose, contain 

encima aiii/. above, over; por^Jde 

encina / evergreen oak 
endaTijado, -a p.p. clenched, 

clutched 
enclavijar to join, peg, clutch (the 

encoger (like cogei) to shorten 

encontrar {pres. encuentro; subj. 
encuentre) to find, meet ; rej!. to 
meet, be 

encnici)ada /. cross-road 

encumbrar to raise high 

endeclia f. doleful, mournful song 

endrino, -a adj. sloe -color, jet- 
black 

endurecer i,pres. endurezco ; subj. 
enduraica) to harden 

enemigo m. enemy 

energía /. energy 

enervarse njl. to lake one's ease 

enfadado {p.p. of enfadar) angry 

énfasis m, emphasis 

enfermo, -a adj. sick, ill 

enfermo, -a m. and f. patient 

enfrente adv. opposite 

enfurecer {prí¡. enfurezco; subj. 
enfuretca) to anger, irritate 

UjL.:a..yGOOglt: 



284 



ESPAfíA PINTORESCA 



engalauu to adorn, bedeck 
engalonado, -a adj. decorated 

with stripes 
enganchar to hook 
engaüar to deceive, trick 
engrandecimiento m. increase 
enjaeiai {past enjaect; subj. en- 
jaece) to decorate (a horse) 
enjugai { pasi enjuiué ; subj. enja- 

gae) to dry 
enjuto, -a adj. lean 
enlace m. wedding 
enloquecer {likea^txi) to madden 
enmudecei (tiki crecer) to hush. 

be silent 
ennegrecido, -a adj. blackened. 

darkened 
ennoblecei {tiki crecer) to en- 

enojado, -a adj. angry, cross 
enoTine adj. large, enormous 
enredadera /. vine 
enredar to interweave, entangle 
enriqnecei (/I'ircrecei) to enrich 
enaanchai to stretch 
ensangrentado, -a p.p. stained 

with blood 
enseSanu / teaching 
enseflar to teach 
ensimiatnado, -a adj. absorbed, 

abstracted 
ensordecedor, -a adj. deafening 
ensordecer {liki crecer) to deafen 
m. illusion, fantasy, 



entablar to start, begin 

entender (like tender) to under- 
stand; «se con to take charge 
of, address 



enterar to make known; rift, to 
become familiar (with) 

entereza f. fortitude, courage 

enternecer (liki crecer) to soften, 
make tender 

entero, -a adj. entire, whole 

enterrar {/bíípeniat) to bury, plant 

entonar to intone, sing 

entonces adv. then 

entornar to half close {door, win- 
dow, or eyes), squint 

entrada /. entrance 

entraflss f. pi. entrails, interior, 
depth 

entre prep, between, in, among ; 
por ~ between, through 

entreabierto, -a adj. half-opened 

entregar (past antregu* ; suhj. en- 
tregue) to hand 

entrelazar (ftfe aliar) lo interlace. 

entretener (likt tener) to while 

entristecer (tike crecer) to sadden, 

entusiasmar to enrapture 
entusiasmo m. enthusiasm 
entusiasta m. and/, enthusiast 
enrejecer (like crecer) to grow old 
enriar to send 
envoltorio m. bundle 
envolrer (like volrer) to wrap 
enruelto, -a adj. wrapped [see en- 

épico, -a adj. epic 
epíteto m. epithet 
época/ epoch, age, time 
equilibrio m. balance 

UjL.:a..y Google 



VOCABULARY 



eqaipaje m. baggage, luggage 
eqalpu to equip, fit out 
eqalvalei Co be of equal value 
equivocal {fiasi equivoqué ; i»6j. 
equivoque) to mistake 

ars/ era; threshing-floor 
erecciuu /. erection, raising 
erguido, -a adj. erect 
erguir (fres, iigo or yergo; luij. 
iisauryerga) to raise, straighten 
eiigiii {fres, erijo ; suij. erija) to 

enante adj. errant, erring, wander- 
ing 
error m. error, mistalce 
erudición / learning 
erudito, -a ati/. erudite, learned 



.s (« 



er) 
i/j. that 



eabeltei /. tall and elegant stature, 
si ende mess 

esbelto, -a aJJ. tall, lofty, well- 
shaped 

eacalar to scale 

escaleta /. staircase 

escalinata / small staircase 

escalofrío m. chill, shiver 

escalÚD m. step (stair) 

escalonar to climb up ; ~Be mu* 
con otios Co follow each other 
e grades of remóte- 



escama /. ñsh-scale 
escapsr to escape 
escaparate m . show windc 
escapatoria / escapade 
escape m. escape, flight ; 



escarnecido f.f. ridiculed, scoffed 

at, broken (heart) 
escarpado, -a aJJ. steep, sloped 
escasez /. scarcity 
escaso, -a ajj. thin, rare, scant 

esclavo m. slave 

escoger {fns. escojo ; luój. escoja) 

escogido /./■ chosen, selected 
escolar m. scholar, student 
escolta/, escort 
esconder to hide, conceal 
escribir (/./. escrito) to write 
escrito written [sec escribii) 
escritor, -a m. am//, writer 
escritnra / writing 
escrúpulo m. doi^bt, scruple 
escrupuloso, -a /u//, scrupulous 
escuilido, -a aJJ. squalid 
escuchar to listen, hear; ~a to 

escudo f». escutcheon, coat of arms 

escuela /. school 

esculpir to engrave, sculpture 

escultor, -a adj. sculptor 

escultura /. sculpture 

ese, -a (f/. t», -as) dem. adj. that 

ése, -a dem.pran. that, that one 

esencia/, essence, being 

esencial adj. essential 

esencialmente adv. essentially, 

principally 
esforiarse (prcs.ttSoKito; past t^ 

tore*; subj. esfuerce) to make 

esfuerzo m. effort 
esgrima /. fencing 
esmalte m. enamel, enamel work 



c.y Google 



ESPAÑA PINTORESCA 



esmeralda/ emerald 



eso nniltr í/em.fiton. ti»s,Üi»t.tliis 
affair; pai n^ on this account; 
a » de about 
espacio m. space, region 
eapsctoso, -a adj. spacious, large 
espada /. sword 
espadachín m. swordsman 
espalda / back 
sapantar to frighten 
espantoso, -a adj. frightful 
EspaSa / Spain 

espaSol, -a aJJ. Spanish, of Spain ; 
ai noun Spaniard, Spanish man, 
Spanish girl ; at e*paEffl the 
Spanish language, Spanish 
espaicii {prts. esparzo; subj, es- 
parza) to spread, scatter; nfi. 
to amuse one's self 
esparto m. esparto grass 
especial adj. special, particular 
espectáculo m. sight, spectacle 
espectador, -a m. and/, spectator 
espectro m. specter, ghost, phan- 

espocolaeiSn / speculation 

espera / expectation ; en ~ de 
while waiting for 

eapeianza /. hope 

esperar to wait for, hope for, hope 

espeso, -*. adj. thick 

espisa / ear of grain 

espina / thorn 

espíritu m. spirit, soul, mind, wit 

espléndido, -a adj. splendid, mag- 
nificent 

esplendor m. splendor 



spontane- 



ei^Iendoroso, -a adj. magnificent, 

radiant 
espontdseamente i 

esposo, -a m. and/, husband, wife 

espuela / spur 

espuma /. foam 

espumoso, -a adj. frothy, foaming 

esquela / note, billet 

esquina /. comer 

esta dem. adj. this 

ésta Jtm.pmn. this, this one, the 

latter 
establecimiento m. establishment 
estación / station, depot, season 
estado m. state, condition 
estancia / room 
estai [pres. eatoy; pajl eatnve; 

luij. est* ; past subj. estuviera, 

estoTiese) to be 

este, -a (.pi. -os, -as) dim. adj. this 
éste, -a (//. -OS, -as) dim. pron. 
this, this one, the latter 

estéril adj. sterile, barren, frait- 



estilo m. style 
estima /. esteem, respect 
estimable adj. estimable 
estimar to estimate, judge, think; 

se estbna thank you 
estfo m. summer 
estítado, -a adj. proud 
estirar to stretch out 
esto tiiuíer dem. pnm. this 

estorbar to hinder, be in one's 
estraza /. brown wrapping-paper 



,._,G<»gle 



VOCABULARY 



estiechar to press, tighten, clasp 
tightly 

estiechcz /. narrowness 

estlecbo, -* adj. narrow 

eatiella /. star 

estrella! to dash ; nji. to break 

esbemecerse \frcs. estremeico ; 
subj. Bstremeica) to shake, shud- 
der, tremble, quiver 

estiemecUnientO m. trembling 

estrépito m. crash, deafeningnoise 

estribo m. stirrup, step 

estridente adj. strident 

estridentemente adv. stridently 

eatiopeai to spoil 

eBtrnctDia /. structure 

estnieado m. clamor 

estudiante m. student 

estudiantil adj. scholastic 

estudiantina /. strolling band of 
students. 

eatndiai to study 

estudio m. study 

estupefacto, -a adj. stupefied 
estupendo, -a adj. wonderful, sur- 
prising 
estopor m. astonishment, stupor 
estuvimos, estUTO, sie estar 
éter m. ether 

eternamente adv. eternally 
etsmo, -a adj. eternal 
Europa / Europe 
europeo, -a adj. European 
éuscaro, -a adj. Euskarian {Basque 

■word for Basque) 
BTangelico, -a adj. Christian 
eraagelio m. New Testament 
eraporación / evaporation 
eraporarse to evaporate, disappear 



erideate adj. evident, clear 
evitar to avoid, elude, escape 
evocador, -a adj. that evokes, that 

evocar {liki buacai) to evoke, call 

forth 
exactitud / exactness 

exacto, -a adj. enact, certain 
exageración / exaggeration 
exagerar to exaggerate 
exaltación / exaltation, emhodi- 

exaltadamente adv. excitedly, hot- 
headedty 

exaltado, -a adj. excited, hot- 
headed 

exaltar to exalt 



exasperar to exasperate 

excelencia /. excellence, superi- 
ority ; por ~ par excellence, pre- 
eminently 

excelente adj. excellent 

excepción /. exception 

excepcional adj. exceptional, un- 

excesivo, -a adj. excessive 

excitado, -a p.p. excited 
excitante adj. exciting, stimulant 

exclamar to exclaim 

excursión /. excursion 

exhibir to exhibit 

exigencia f. exigency 

exigir (prí¡. exija; ¡ubj. exija) 

existencia / e 
exiatli ^ 



..y Google 



ESPAÑA PINTORESCA 



éxtto «I. success 

exótico, ■* adj. exotic, foreign 

«xperiencia /. enperience 

«zperimentar to feel, experience 

experto, -* adj. expert 

expirar to die 

explanada / esplanade, platform 

explicacidn /. explanation 

explicar \tike buscar) to explain 

exploracidn /, exploration 

explotacido /. development 

explotar to exploit 

exponer {like poner) to expose, 

«Xpresai to express 
expresión / expression 
expresivo, -a adj. expressive 
expulaar to expel, drive out 
exquisito, -a adj. exquisite, deli- 

extasiai to go into ecstasy 

¿xtasis m. ecstasy 

extender (like tendei) to extend, 

stretch out 
exteoaioii / extent, space 
extenso, -a adj. extensive 
«xtenoai to languish, exhaust 
exterior m. exterior, outside 
exteriOTiiar (like hImt) to make 

manifest, unbosom one's self 
extinguir (pns. extingo; subj. ex- 
tinga) to extinguish 
extramnroa outside the walls 
. extranjero, -^adj. foreign, strange ; 

oj noun stranger 
extia!io,-a adj. strange, surprising 
estraocdinailo, ■* adj. extraor- 

extravagante adj. extravagant 



extrarlarsa to go astray, be lost 
extravio m. deviation, mistake, 

extremado, -a adj. excessive 
extremo, -4 adj. extreme; ex- 
tremo m. end ; an ~ extremely 
exuberante adj. exuberant 

fibrlca / factory, fabric 

faboloao, -a adj. fabulous, mar- 
velous 

facción / feature 

fácil adj. easy ; <» de easy to 

facilidad /. ease, easiness 

facilitar to facilitate 

fácilmente adv. easily 

factoría f. factory, agency 

facultad /. faculty 

fachada /. fa9ade 

faena /. work, labor 

faja / belt, sash, streak 

falange / phalanx 

falda /. skirt 

falta/, lack, failure, want 

faltar to fail, be lacking, be want- 
ing 

falto, -a adj. deficient, wanting 

famay! fame, report, reputation 

familia /. family, home 

familiar adj. intimate 

familiaridad /. familiarity 

famosa, -a adj. famous 

fantasia /. imagination, whim 

fantasma m. phantom, ghost 

fantástico, -a adj. fantastic 

farol m. lamp, street lamp / , 
/- 



,„ze..,Goi>gle 



VOCABULARY 



fatal aá]. inevitable, fatal 
fatídico, -a adj. fatal, oracular 
fatiga / fatigue, weariness 
fatigado, -a adj. weary, tired 
fatuidad / conceit, vanity 
faTor m. favor, kindness 
favoiecei {like necer) to favor 
favorecido, -« p.p. favored; as 

noun the favored one 
favorito, -a adj. favorite, pet 
faz /. face 
fe / faith 
fealdad / ugliness 
febril adj. feverish 
fecando, -a adj. fruitful, abundant 
fecha / date 
felicidad /, happiness 
feliz adj. happy, pleasant 
femenil adj. feminine, womanish 
fenicio, -a m^'. Fhosntcian ; as noun 

Phcenician 
feo, -a adj. ugly 
f »tia / fair 

Fernando m. Ferdinand 
feroz adj. fierce 
férreo, -a adj. stern, severe, made 

of iron 
ferrocarril m. railroad 
fértU adj. fértil 
fervor m. ardor 
ferroroso, -a adj. fervent, ardent 

in piety 
festejo m. feast, 

festivity 
festín m. banquet 
feativajuente adv. jokingly 
featiro, -a adj. festive, gay 
fendal adj. feudal 
fendo Bi. feud 



289 

fibra /. fiber 

flel adj. faithful; las »>«« the faith- 
ful 
fiera /, wild beast 
fieata / feast, entertainment, fes- 

flgura /. figure 

figuiai to imagine 

fijamente adv. fixedly 

fijar to fix 

fijo, -a adj. fixed 

fila / line, row 

filigraiia / filigree 

filo m. (cutting) edge 

fia Bi. end ; a) «, en «, por », 

finally, in fine 
final adj. final ; al «i at the end 
finalmente adv. finally 
fingido f.fi. false, feigned 
Finiaterrem. cape in western Spain 
fino, -a adj. fine, delicate 
finnra / nicety, delicacy 
firmar to sign 
firme adj. finn 
firmeza _/^ firmness 
flaico, -a adj. physical 
fiamante adj. darning, bright 
fiamenco, -a adj. from Flanders. 

Flemish 
Flandea m. Flanders 
fiaqnear to weaken 
flauta /. flute 
fleirible adj. flexible 
flor /. flower 

florecer {Hie crecer) to flourish 
floreciente adj. flourishing 
florecimiento m. flourishing 
florido, -a adj. florid, ttowery, full 

of flowers 

p„,„, Google 



ago 



ESPAÑA PINTORESCA 



floiúta m. and /. maker of arti- 
ficial flowers 
flotante adj. floating 
flotar to float 
fluctuante adj. fluctuating, [of a 

candle) flickering 
fogoso, -a adj. vehement, Impetu- 

f omento m. fomentation, new 
impulse 

fondo «. bottom, depth, rear; 
background 

foima /. form, manner 

formal to form, make 

formidable adj. formidable, dread- 
ful 

fornido, -a adj. stout 

forrar to line 

fortalecido /./. fortified 

fortaleza /. fortress, stronghold 

fortificación / fortification 

fortnna / fortune 

fosco, -a adj. gloomy, dark-colored 

fósforo Bi. match 

tosquedad /. gloominess 

fragancia / fragrance, perfume 

fragante adj. fragrant 

fragata / packet boat, small sail- 
ing vessel 

frágil adj. crumbling 

fragor m. clash, clamor 

fragna / forge 

fraile m. friar 

francamente adv. frankly 

francés, -a adj. French 

franceaa /. French woman 

Francia /. France jÉ- 

franco, -a adj. frank, open, out- 



franela /. flannel 
franja m. band, stripe 
franquear to pass, go through 
frOM / phrase, word 
fraternal adj. fraternal, brotherly 
frecuencia / frequency; con « 

frequently 
frecuente adj. frequent 
frenesí / frenzy 
frente / forehead, face ; adv. in 

front, opposite ; «j de in front 

of ; oi ■ facing 
fresco, -a adj. fresh, cool 
fresco m. coolness, wall painting 
frlo, -a adj. cold 



frío !,. 



cold 



friso m. frieze 
fronda/, foliage 
frondoso, -a adj. leafy 
frontera /. boundary 
frontÓDm.waIl of ahand-ball court: 

hand-ball court 
frotar to nib 
fruta / fruit 
fruto m. fniit, result 
fué see aer and ir 
fnego m. fire; de»" fire, fiery; al 

amor del ~ by the fire 
Fuenfria / (Fnentefria) name of a 

fountain 
fuente /. springe fountain 
fuera iiiA'. out, outside; away with, 

get out /■ ■ : ' 

fueron see ser and Ir 
inerte adj. strong, hard, loud, 

skilled; m. fort 
fuertemente adv. sirongly, firmly 
fuena / force, strength ; a i» de 

by dint of, through ; con <v fast 

p„.„,Gf»glc 



VOCABULARY 



291 



ítive, brief, 



faga / flight 

fngai adj. fleetii^ 

fngitÍTO, -a adj. fugitivi 
flitting 

fnimoa see s«r and ir 

MsteiB see B«r and li 

fulgor /. brilliancy 

fnlgnrador, -a adj. shining, bril- 
liant 

fanuur to smoke 

fnncionai to act, perform 

fundación f. foundation, founding 

fundar to found 

fundir to fuse, mingle, melt 

funesto, -a adj. fatal 

furia / fury, rage 

furioso, -a adj. furious 

furtiTO, -a adj. furtive 

fustigar {like caigw) to whip 

futuro, -a adj. betrothed 

futuro m. future 

gabinete m. cabinet, a small par- 
lor, library, study, boudoir 

gaditano, -a oi^'. of Cadiz; asneun 
man (woman, people) of Cadiz 

gala / festivity, grace 

galán m. sweetheart 

galante adj. gallant, courtly 

galantetnCDta adi,. gallantly, po- 
litely 

galantería/ courtesy, politeness 

galería/, gallery, lobby 

galopar to gallop 

galope m. gallop 

gallardo, -a adj. graceful 

gallego m. Galician, belonging to 
the province of Galicia 

gallina / hen 



gana / desire ; de mala ~ unwill- 
ing; sin ~ listlessly 

ganado m, cattle 

ganancia /. gain 

ganar to earn, gain, win 

garbosamente adv. gracefully 

garganta/ throat 

garra / claw 

gaa m. gas 

gasa /. gauze 

gastado, -a adj. worn out 

gastar to spend 

gato It. cat 

gaTlUn m. sparrow-hawk, quillón 
of sword 

gaviota /. sea-gull 

gemido m. moan 

gemir {.like sentir) to groan 

general adj. general, common; 
por lo ~ generally 

general m. general 

generalmente adv. generally 

género m. kind 

generosidad / generosity 

generoso, -a adj. noble, generous 

genial adj. talenied 

genio ffi. genius, spirit, nature, 
disposition, temper 

genovésaí^.ofOenoa; «.Genoese 

gentft / race, people ; de -« like a 
gentleman; Almenada little folks 

gentil adj. graceful, beautiful 

gentilhombre m. gentleman 

gentío m. crowd 

genuino, -a adj. genuine 

geográfico, -a adj. geographic 

Germsnia {faeiic /or Alemania) / 

germen m. germ 

p„,„,G<>«gli: 



ESPAÑA PINTORESCA 



geaticular to gesticulate 
gesto m. gesture 
gigante m. giant 
gigantesco, -a aJj. gigantic 

gitanería. /. colony of gypsies 

gitano, -a mij. gypsy; m. gypsy; 

/■ gypsy- gypsy girl 

globo m. globe, earth 
gloiia /. glory 
glorioso, -a adj. glorious 
gobernador m. governor 
gobernar {liki peoMi) to rule 
gobierno m. government, man- 
agement 
goce m. enjoyment 
godo, -a fli^'. Gothic: as noun Goth 
golfo, -a m. and f. street urchin 
gOlfiUo m. small street urchin 
golondrina / swallow 
golosina / delicacy, sweel morsel 
golosito, -a adj. greedy little 
goloso, -a adj. sweet-toothed, greedy 
golpe 171. blow 

gomoso, -A oi^*. gummy ; m.adude 
gordo, -a adj. fat 
gorjear to warble 
gorra / cap 
gorro m. nightcap 
gota / drop 
gótico, -a adj. Gothic 
goiai dft {suij. goce ; pail tact) to 

gozne m. hinge 
gozo m. joy 
gozoso, -a adj. joyful 
grabar to engrave, carve 
gracejo m. graceful and witty way 
of speaking 



gracia / grace, gift ; ~s thanks 
graciosamente adv. gracefully 
gracioso, -a adj. graceful, charm- 

grada/ step of a staircase 
grado m. grade, rank, degree 
gradualmente adv. gradually 
gran = grandei u¡ed bifere nouns 
giana / scarlet color, red 
grande adj, large, great, splendid, 

grandeza /. grandeur 

grandioso, -a adj. sublime 

granito m. granite 

granizo m. hail 

granuja m. rogue 

gratificación / reward, recom. 
pense, tip 

gratitud / gratitude 

grato, -a adj. pleasing, pleasant, 
delightful 

glare adj. serious, digniñed; po- 
norae ~ become serious 

gravedad /. seriousness, dignity 

gravemente adv. gravely, slowly 

graznar to caw, croak, hoot 

graznido m. croak, can 

greco-romano, -a adj. Greco- 
Roman 

greSoso, -a adj. long entangled 
(hair) 

griego, -a adj. Greek, Grecian i 
as noun Greek 

gris adj. gray 

gritar to cry 

grito «. cry 

grotesco, -« adj. grotesque, ridicu- 

grueso, -a adj. (hick, stout, heavy 

p„,, Google 



VOCABULARY 



293 



ETuHido HI. grunt 

grupa/ croup, crupper (of a horse) 

grapo m. group 

Gnsdalqulvii m. Guadalquivir, a 

gnante hi. glove 

guapo, -a adj. pretty, attractive 

gualda m. guard 

guardar to guard, waich over 

guardia / guard, watch ; m. guard; 
guardiB civil body of rural police 
in Spain, rural policeman 

gnailamo m. digit, cipher 

guarnición / garrison ; trimming 

guasón, -4 adj. witty, jocose ; as 
noun joker 

goerta / war 

gneneto, -a ok^'. fighting ; m. war- 

gula m. guide 
guiar 10 guide 
gniaar to wink 
guiso m. cooked diah 
guitarra /. guitar 
gustar to taste, please 
gusto m. pleasure, taste 
gustoso, -a adj. pleasant, pleased 

Habana / Havana, in Cuba 

habano m. Havana cigar 

haber irreg. {fres, he; past hube; 
fui. liabré ; subj. haya) Co have ; 
impers. to be ; ~ de to have to, 
is to ; mucho tiempo ha a long 
time ago 

hibU adj. skillful 

hábilmente adv. skillfully 

habitante m. inhabitant 



habitar to inhabit, live, dwelt in 

hábito m. appearance 

habtai to apeak, talH 

hace set bac«r 

hacer {pres. hago; past hice; fut. 
haré ; subj. haga; fast subj. hi- 
ciera, hiciese ; p.p. hecho) to do, 
make, cause, become ; hace mo- 
cho tiampo a long time ago; 
hace siglos centuries ago 

bacía prep. Coward 

hacienda/, esute 

hacinar Co pile, heap, sCack 

hada / fay, fairy, nymph 

haga set hacer 

halago IR. flattery, adulation 

halar to haul, pull 

hálito m. breach, soft air 

hallar to find ; refl. to be 

hambre / hunger ; tener ~ Co be 
hungry 

hambriento, -a adj. hungry 

harapo m. tatter, rag 

hartar to satiate, disgust, sicken 

harto, -a.[p.p.o/ hartar) sickened ; 
harto as adv. enough 

ttasta adv. even 

hasta príp. until, up to ; ~ la vista 
till we meet again, good -by 

hay there is, there are {see haber) 

hazaila / exploit, deeds 

he see haber 

hecho, -a /./. done, made, ac- 
customed ; m. EacC ; jee hacer 

helado, -a adj. frosty, frozen ; m. 



helar {prts. hielo ; 
hembra / female 



!uij. hiela) t. 



c.y Google 



294 



ESPAÑA PINTORESCA 



hemM 111 haber 
henciiii (likt «entii) lo üll up 
hercúleo, -a adj. very strong 
Barcales m. Hercules 
heiedaí to inherit 
tieiedeio m. heir 
beiejia / heresy 
lierida /. wound 

herir (likt pedir) to wound, strike 
hemuna /. sister 
bermano m, brother 
beimoseai beautify 
hermoso, -a adj. beautiful, fair 
bennosura /. beauty 
HerniD Cortea m. the conqueror 
of Mexico 

heroica, -a adj. heroic 
heroína/ heroine 
herobmo m. heroism 
herradora / horseshoe 
herridero m. boiling, seething 

Heapéridee / //■ Hesperides, (he 
nymphs who guarded the garden 
at the end of the world 

hice see hacer 

hidalgo Bi. noble (hijo de algo) 

hidalguía /■ nobility 

hiedra / ivy 

hielo m. ice 

hierba f. grass ; paBuela de ivg col- 
ored handkerchief used by 
peasant^lMlM 

bierra i». iron 

hígado m. liver 

higo m. fig 

Higuer m. cape in northern Spain 

hl)a /. daughter 



hijo m. son, child 

hilandera /. spinner 

hilar to spin 

hilera /. line, file 

hilo m. thread 

hincar (like boscai) to thrust into ; 

» 1« rodilla to kneel 
hinchar to swell 
hinojo m. knee; de~s on bended 

hiperbólico, -a adj. hyperbolical 
Hiapania (poetic)/. Spain 
hispano, -a (poetic) adj. Spanish 
hispano-moriaco, -a adj. in Span- 
ish and Moorish style 
historia / history, story, tale 
historiador m. historian 
hiatSrico, -a adj. historic 
Hizem rn.Hishani(jArK0liriii2S4) 
bÍ20 (see hacer) : le ~ gracia it 
amused him 

hogar m. home, fireplace 
hoia /. leaf 

holandés, -a adj. Dutch 
holgado, -a adj: loose, easy, large 
hollar (pres. huello ; subj. huella) 

to tread upon, humble 
hombre m. man 
hombrera /. epaulet 
hombro m. shoulder 
homeopática, -a adj. homeopathic 
hondamente adv. deeply 
hondo, -a adj. deep, profound 
honor m. honor 

honrado, -a adj. honest, honorable 
honroBamente adv. honorably 
honroso, -a adj. honorable, flat- 

Dglizac^y Google 



VOCABULARY 



295 



hOM /. hour 

horchata f. water ice made of 

Spanish root called cbofu 
hoiixontal adj. horizontal 
horizonte m. horizon 
horquilla /. hairpin 
horrendo, -a adj. dreadful 
horrible adj. dreadful 
horripilante adj. horrifying 
horror in. horror 
horrorizado, -* adj. terriñed 
hortelano m. gardener 
hospitalidad / hospitality 
hostil adj. hostile 
hotel tn. hotel, villa, mansion 
h07 adv. to-day, now, at present; 

"J dia to-day 
hubo there was (jti haber) 
hueco, -a adj. hollow ; hueco de la 



huella f. footprint, trace, vestige 
huérfano, -a adj. orphan 
huerta /. orchard 
hueso m. bone 
hntaped m. orf. guest 
htwste f. host, army 
huesudo, -a adj. bony 
huero m. egg 
huir {pres. huyo; pa¡t hnj-ft; 

subj. haya ; gerund huyendo) tc 

flee 
humano, -a adj. human 
humeante adj. smoky 
humedad f. dampness 
humedecido, -a adj. wet 
húmedo, -a adj. damp 
humildad / modesty, meekness 
humilde adj. humble 
humildemente adv. humbly 



humillante adj. humiliating 
humo m. smoke 
humor m. humor, feelings 
humorado, -a adj. angry, angered ; 

mal <» in poor humor 
hundir to sink ; nji. to fail 
huracán m. hurricane 
hurtadillas adv. : a <» stealthily, 

hoyo, huyendo, stt hair 

iba he was going (i« ir) 
ibérico, -a adj. Iberian, Spanish 
ibero, -a adj. Iberian ; as noun 

Iberian 
ida / departure 
idea /. idea 
ideal adj. ideal 
idealista adj. idealistic; ¡n. or f. 

idealist 
idear (o conceive, imagine 
idéntico, -a a,lj. identical, similar 
idioma m. language 
iglesia /. church 
ignorancia / ignorance 
ignorante adj. ignorant 
ignorar to be ignorant of, not to 

igual adj. equal ; de iv manera in 

igualdad /. equality 

iluminar to illuminate 

Unsión/. illusion 

iluso, -a adj. deceived, deluded 

ilusorio, -a adj. delusive, illasory, 

Uustraciiln / illustration 
imagen f. statue, image 
imaginación / imagination 

L)ji.:a..i. Google 



296 



ESPAÑA PINTORESCA 



imitar Co imítate 
impacienUrM to grow impatient 
impaciente adj. impatient, uneasy 
impávido, -a adj. dauntless, in- 

impedit (//¿f pedir) to prevent 
imperceptible adj. imperceptible, 

invisible 
Imperdible m. safely pin 
imperial i//'". iinptrial 

imperturbable j .'/. imperturbable 
ímpetu/, impeiui. impulse, lit 
impiden ic¿ impedir 
implantar to establish 
implorar to beg, implore 
imponente adj. imposing 
imponer ijikí poner) to impose 
importancia / importance 
importaste adj. important 
importar impers. to matter, import 
importuno, -a adj. annoying 
imposibilidad /. impossibility 
imposible adj. impossible 
imprecación /. imprecation, curse 
impregnado, -a aJj. impregnated 
impregnar to impregnate 
impresiúa /. impression 
impresionable adj. emotional 
impresionado, -a /./. affected 
impresionar to impress 
impreso, -a p.p. irreg. of iinprimit 

printed, stamped 
imprimir to mark, impress, print 
impropio, -a adj. unbecoming 
improvisado, -a adj. unforeseen, 

impulso m. impulse 
impunemente adv. with impunity 



inapreciable adj. priceless 
inaudito, -a aJj. unheard-of, ex- 
traordinary 
incansable adj. indefatigable, un- 
wearied 
incapaz adj. incapable, unable 
incendiado, -a adj. afire, ablaie 
incertidumbre /. uncertainty 
incesante aJj. incessant 
incidente m. incident 
incienso 1». incense 
incierto, -a ..- .;/. uncertain 

inclinación/, inclination, fondness 
inclinado |/./, i/iuclinar) inclined 
inclinar to incline, bend over.bow 
incluir (/rí I. incluyo; iiny-inclaya; 
past incluyo ; p.p. incluido, inclu- 
so! ¿iTií'ií/iníloyendo) to include 
incógnito, -a adj. unknown ; de ~ 

incc^nilo 
incoherente adj. incoherent, in- 
consistent 
incómodo, -a adj. uncomfortable 
incomparable adj. without equal 
incompleto, -a adj. incomplete 
incomprensible adj. incomprehen- 
sible 
incrementa m. increase, increment 
indecible adj. inexpressible; lo~ 

unspeakably 
indefenso, -a adj. defenseless 
indeleble adj.- indelible 
indemnizar (/,i^í Indenuiicé; subj. 
indemnice) to compensate, make 

independiente adj. independent 
indescriptible adj. indescribable 
indicación /. indication 



VOCABULARY 



indican (/ijí/ indiqué; Jií/y.indique) 

Índice m. index, table of concerns, 
forefinger 

indiferente /. indifferent 

indignado, -a/./, provoked, angry 

indigiur to provoke 

indigno, -a adj. unworthy 

indio m. Indian, Hindu 

indiscreto, -• adj. indiscreet 

indispensable adj. indispensable 

indiTidnal adj. individual, peculiar 

indiTiduo m. individual 

indolencia / indolence 

indolente o^'. indolent, indi ITe rent 

Indncir {like conducir) to induce 

Indudable adj. certain 

indudablemente adv. unmistaka- 
bly, doubtless 

indujo sit indncii 

industrial adj. industrial 

industrioso, -a adj. industrious, 
diligent 

inefable adj. ineffable, unutterable 

inerte adj. inert, lifeless 

inestable adj. unsuible, uncertain 

inexpugnable adj. impregnable, 
unconquerable 

infancia / childhood 

infeliz adj. unhappy, unfortunate 

Infiel adj. unfaithful 

infinitamente adv. infinitely 

infinito, -a adj. inünite 

inflamar to inflame 

inflexible uti/. inflexible, unyielding 

ingenno, -a adj. ingenuous 

Inglatena/ England 

inglés, -a ti<^'. English; tog ingleses 
the English 



■ly; 



e, begin, s 
Iniciativa / initiative 
injuria f. injury, offense 
inmaculado, -a adj. immacul 

inmediatamente adv. immediai 

Inmensidad/, immensity, vastness 

inmenso, -a adj. immense, large 

imnerecido, -a adj. undeserved 

inmortal adj. immortal 

inmóvil adj. motionless 

ilidad/ immobility, firmness 

inmutable adj. unchangeable, un- 
disturbed 

innnmerable adj. innumerable 

inofensivo, -a adj. inoffensive 

inquietar to trouble ; refl. to 
trouble one's self 

inquieto, -a adj. restless 

inquiaicidn/ inquisition 

inquisidor m. inquisitor 

inscripción / inscription 

insecto 171. insect 

inseparable adj. inseparable 

insignia / standard 

inaignlficante adj. insignificant 

insinuante adj. insinuating 



inspeccionar (o inspect, look at 
inspiración / inspiration 
inspirador, -a adj. inspiring 
inspirar to inspire 
instantáneo, -a adj. instantaneous 
instante m. instant, moment 
instintivamente adv. instinctively 
instinto ffi. instinct 
insttucciSn / instruction 



c.y Google 



29& 



ESPAÑA PINTORESCA 



self 



inatniir (likeitai) 

instiomento 

ÍiiteUg«ilcU / intelligence 

inteinperte /. rough weather ; 

, la N in the open air 

intendén/ intention 

intencionadamente ¡hít/. 
ally 

intenaamente aJv. intensely 

inteiuo, -a aJ/. intense 

intentat to try, intend 

intenta «. intention 

interéi m. interest 

interesante aiif. 

interesaiM to i: 

interior ajfj. interior, inner; m. 
interior, inside ■ 

interlocutor ni. speaker 

interminable aif/. endless 

internar to go through 

interno, -a ad/, internal, interned 

intemunpii to interrupt 

Intimo, -a ai/j. intimate, familiar 

intifpidamente adv. fearlessly 

inti£pido, -a adj. fearless, firm 

intriga / intrigue 

intrincado, -a adj. entangled, per- 
inundación /, inundation, over- 
flow, flood 

Inandado, ■« /./. flooded, full, 
overflowing 

inusitado, -a aiij. unusual 

invadir to invade 

invasor m. invader 

invencióii / invention, discovery 

invento m. invention 

inveetigai [fast investigué ; luij. 
Investigoe) to investigate 



invitar to invite 

il (j>rti. voy; imp. iba; fasi fui; 
sutj. vaya ; gerund ysndo) to go, 
be ; »M con to follow one's part 

iignidae he straightened up {see 

iris m. rainbow 
IronU / irony 
iiteallzable a4j. impossible 
irreflexivo, -a. adj. indiscreet 
inegulai adj. irregular 
irregularidad /. irregularity 
irresiatible rvij. irresistible 
irrevocable adj. irrevocable 
Isabel / Isabella, Elizabeth 
isla f. island 
italiano, -a adj. Italian 
iiai {¡ike aliu) to hoist 
Izquierdo, -a adj. left 

jadear to pant 

jai-alai m. Basque game of ball 

jaleador n. noisy crowd 

jamás adv. never, ever 

jardín m. garden 

jardinera/ flowerpot-stand 

jaiTO 01. jar 

jaspe m. jasper 

janlA/. cage; n^de pijani bird-cage 

jazmín m. jasmine 

jefe m. chief 

Jeauciiato m. Jesus Christ 

jinete m. rider, horseman 

jofaina /. washbowl, basin i. -f ' . 

joven adj. young ; m. andf. youth, 

young man, young woman 
jovial adj. jovial, cheerful 
joya f. jewel, gem 

t;oogli: 



VOCABULARY 



299 



judio, -a adj. Jewish; m. and f. 

Jew, Jewess 
juego m. game 
jnei m. judge 
jugar [.pres. jaeto; pent jugué; 

subj. juegue) to play 
juguetear 10 play, frolic, sport, toy 
JDiciO Bi. judgment 
julio m. July 
Junio m. June 

JnDO /. Juno, the wife of Jupiter 
jnuto ado. near, close, together 
Júpitei fn. Jupiter, in ancient my- 

tholi^y the king of the gods 
juiamento m. promise, oath 
jniar to swear, call upon the saints 
justomeilte adv. justly, exactly 
justicia /. justice 
justiciero, -a adj. doer of justice 
justificarse {like baacar) to justify 

justo, -a adj. just 

juvenil adj. young 

jDventnd / youth 

juzgado m. court; /./. o/juigai 

juigar {like cargar) to judge 

kilo prejix meaning a tkúusand; 

m. kilo, kilogram (2} pounds) 
kiosco m. kiosk, Turkish pavilion 
la /. art. the 

la pen. ¡mm. ace. her, it, you 
labio m. lip 
labor /. labor, task 
labrado m. figure (carving) 
labrador m. farmer 
labrar 10 labor, plow 
lacio, -a adj. faded, languid 
ladera /. slope, hillside 



lado m. side ; por su >u on his way 

ladrillo m. brick 

lago m. lake 

lágrima / tear 

l^imina f, stratum 

lámpara / lamp 

lancha /. boat, lighter ; ~ de vapoi 
steamboat 

lángnidamente adj. languidly, lan- 
guish ingly 

languidez/ languishment, languor 

lángnido^ -a adj. languid, languish- 

lanza/ lance, spear, pike 
largar {like cargar) to loosen 
largo, -a adj. long ; a lo largo the 

length of; de largo in length 
largueza /. length 
lástima /. pity 
lastimero, -a adj. piteous 
lateral adj. lateral, side 
latigazo m. crack of a whip, lash 
látigo m. whip 

latin tn. Latin, Latin language 
latir to throb, pulsate 
laúd m. lute 
laurel m. laurel 
lavandera / laundress 
lavar to wash 
lavatorio m. washing 
laiarlllo m. guide 
le pen. pnm. aec. or dal. him, her, 

you, it, to him, to her, to you 
leal adj. loyal, true, faithful 
lecciún / lesson 
leche /. milk 
iecbo m. bed. couch 
leer {Hie creer) to read 
legado m. legacy 

t;oogle 



300 



espaNa pintoresca 



legendario, -a adj. legendary 
legua /. league, about three mile; 
legumbre/ vegetable 
lejano, -a adj. distant, remote 
lejos adv. far away ; a lo "j in tht 

distance 
lema m. motto, text 
lengua /. language, tongue 
lenguaje m. language 
lentamente adv. slowly 
lentejuela /. spangle 
lentitud /. slowness 
lento, -a adj. slow 
leún m. lion 

Le6n m. an old province of north- 
western Spain 
leproso, -a adj. leprous, leper 
letargo m. lethargy, drowsiness 
letra / letter, handwriting 
letreio m. inscription, sign 
letrilla f. a Ifind of poem, set nelt 
ISTantar to raise ; if/l. to rise 
ley/law 
le^renda /, legend 
libertad /. freedom 
libiar to free, deliver 
libre adj. free ; al aire 

libio m. book 

licenciado m. lawyer 

lienzo m. linen, canvas 

ligero, -a adj. light, slight 

limitar to limit, restrain 

limite m. limit, border, end ; sii 

~ boundless 
limón m. lemon 
limonero m. lemon tree, lemon 
limosna / alms 
limpiar to clean 



the 



límpido, -a adj. clear, limpid 
limpio, -a adj. limpid, clear, clean 
linaje m. lineage, race, progeny 
linajudo, -a adj. of noble descent, 

of illustrious descent 
lindero m. boundary 
linda, -a adj. pretty, dainty 
linea /. line 
linterna / lantern 
Ilo m. bundle 
liso, -a adj. smooth, plain 
listo, -a adj. clever 
literario, -a adj. literary 
literatura / literature 
litúrgico, -a adj. Hturgic, religious 
lívido, -a adj. livid 
lo nailer articli the; firon, it; ~ 

que that which ; por ~ que why ; 

todo ~ everything 
loable do/. laudable t .. ■ ',■ ■ , 
local adj. place, premises i , i ' 
loco, -a adj. crazy r ■''' 

locomotora f. locomotive, engine 
lógico, -a adj. logical 
lograr to obtain, attain, gain 
loma / hill 
lomo m. back 

lonja / exchange 
lontananza /, distance, back- 
ground 
loor m. praise (poetic) 
l09 //. o/ol 
lotería / lottery 
loza f. china, pottery 
lozano, -a adj. luxuriant 
luces p!. r/luz 
luciente adj. shining 
Lucifer (pottk) m. Lucifer (Satan) 



VOCABULARY 



lucif«ro, -a {púíik) adj. light-bear- 
ing, light-giving, luminous 

lacir {pres. loieo; ¡ubj. luzca) to 
shine, appear to advantage 

lacha /, struggle, fight, contest 

luchar to tight 

luego ado. then, soon, at once 

lugar Bi. place, village; en ~ de 
instead of 

lugareSo, -a adj. villager 

lúgnbra adj. glootny, distnal 

InjO m. luxury 

lujoso, -a adj. luxurious 

lumbre /fire 

luminoso, -9.04]. luminous, shining 

Innes m. Monday 
luatiOBO, -a adj. bright, glossy 
luto m. mourning 
lui; /. light, candle 

llaga / ulcer, sore 

llama / flame 

llamar to call, knock 

llamativo, -a adj. showy 

llanto m. cry 

llanura /. plain, prairie 

llave /. key 

llegada /, arrival 

llegar {iikc cargar) to arrive, come, 

reach, approach ; ~ ■ get as far 

as ; ~ a Bel come to he, become 
llenar lo nil ; volver a ~> to fill 

again 
lleno, -a adj. full, filled; ~ de 

alegría delighted 
llevar to carry, take, lead; ~ a 

cabo carry out 
llorar to weep, cry 



lloroso, -a adj. weeping, tearful 
llover (!ikí doler) to rain 
lluvioso, -a adj. rainy 

maceta /. flower-pot 

macizo, -a adj. massive, solid 

madera /. wood 

madre/ mother 

madreselva/ honeysuckle 

Madrid pi. Madrid 

madrileSo, -a adj. Madrilenian, of 

Madrid; as noun Madrilenian. 

Madrid man 
madrugar {hke cargar) to rise early 
maduro, -a adj. ripe 

maestre m. master; ~de Santiago 
master of the Order of St. James 

maestría /. skillfulness 

maestro, -a adj. masteriy; obia 
maestra masterpiece; m. and f. 
master, teacher, expert 

Magdalena / Magdalen, Madeline 

magia / magic, black art 

mágico, -a adj. magic 

magistral adj. imposing, masterly 

magnánimo, -a adj. magnanimous 

magnate m. rich man 

magnificencia / magnificence 

magnifico, -a adj. magnificent, 
splendid 

magnitud/ magnitude 

magnolia / magnolia 

Mahoma m. Mohammed 

mahometano, -a m. andf. Moham- 
medan 

maizal m. cornfield 

majestad / majesty 

majestuoso, -a adj. majestic 

majo, -a adj. gay. fine 



c.y Google 



302 



ESPARA PINTORESCA 



malaqoitji /. malachite 
maleta / suit-case 
DUJiciosameata adv. maliciously 
maligno, -a adj. maligni wicked; 

el Halisin Che Evil One 
malo, -a. adj. bad, evil, poorly 
malogrado, -a adj. unfortunate 



*/n 



mail 



a/. 5 



manchal to stain, spot 
mandai to send, order, command 
mandarina /. mandarin orange 
mandato m. order, command 
mandíbula /. jawbone 
manejar to handle, manage 
maneia / manner; de «•: in such 

a way ; sobie aj greatly 
manga / sleeve 
manifestación / manifestation 
manifestai to manifest, declare 
maniobra / maneuver, working 

mano / hand ; ■ ~ by hand 

manojo m. bunch 

manóla / Madrilenian, girl of old 
Madrid, who wore the old Span- 
ish costume 

Manolo, Hannel, m. Spanish 

mansidn/ mansion, residence 
nuDSO, -a adj. tame, gentle, meek 
manta /. blanket 
mantilla /. mantilla, lace head' 

manto m. cloak 
mantón m. shawt 
mannbrio m. handle, winch 
manQBCiitO m. manuscript 
i« / apple 



nthen 



" to take a drink early 



ning 



mapa m. map, chart 
máquina /. machine 
mai m. sea ; ~ de esmeraldas em- 

maravilla /. wonder 
maravillOBO, -a adj. marvelous 
m&tca f. mark, sign, stamp, kind 
marcar [^like buacar) to mark 
marclta f. progress, speed, walk 
marcbar to go ; refl.Xa go, surt 
marchitar to fade, wither (of 

flowers) 
marchito, -a adj. faded, withered 
marcial adj. martial 
marcialmente adv. martially 
marco m. frame, door-casing 
marear to molest ; rifi. to be dizzy 
marfil m. ivory 
margarita f. daisy, marguerite 
Margarita / Margaret 
margen /. margin, border 
marido m. husband 
marinero m. sailor 
marino, -a adj. marine \ m. mari- 

mariposa /. butterfly 
marisma /. marsh»» 
marítimo, -a adj. maritime 
mármol m. marble 
marmóreo, -a adj. marbled 
marquesa /. marchioness 
Harte m. Mars 
martillo m. hammer 
mártir m. or/, martyr 
martirio m. martyrdom 



VOCABULARY 



303 



/. but 



más adv. more, most ; el tw, 1» >«, 
the most, mosi; a^de besides; 

bien rather; (x) allá de beyond 
maaay. mass, dough; enniinabody 
mascotA / mascot 
mata/, bush, shrub, plant 
matar to kilt 
materia / thing 
material m. material 
matOTial m. thicket 
matrimonial adj. matrimonial 
matlimonio m. marriage 
matrona / matron 

I. mausoleum, magnifi- 



mayo m. May 
major comp. adj. larger, g 
elder; ~eB older people 
majorfs / greater part 



mecedora / rocking c 



It [liki 






ntechero m. candlestick socket, 

lamp-burner; ~ de gas gas-jet 
medicina /. medicine 
médico m. physician 
medieval adj. medieval 
medio, -a adj. middle, half; pores 
medio through ; media nocbe mid- 
night; medio año half the year 
medio m. TD.váá\e, means, way 
mediodía m. midday, noon, south 
meditabundo, -a adj. thoughtful 
meditación /. deep thought 
meditar to meditate, muse, think 

BUjico m. Mexico 



mejilla / cheek 

mejor eomp. adj. better ; el ~, la 
~, lo ~, the best 

melancolía/, sadness 

melancólico, -a adj. sad 

melodía / melody 

melódico, -a adj. melodious 

melodioso, -a adj. melodious 

melón m. melon, cantaloupe 

melOBO, -• adj. gentle, mild 

memorable adj. memorable, nota- 
ble, famous 

memoria/ memory 

mendigo m. beggar 

mendrugo m. broken bread given 
to beggars 

menear to stir, shake, wag 

menor csmp. adj. less, smaller, 
younger 

menos adv. less; ~ de less than 

mente /. mind 

mentira / lie ; parecer ~ to seem 
impossible 

menudo, -a adj. slight; a « often 

mercado m. market 

mercancía / merchandise, wares 

merced /. mercy 

Mercurio m. Mercury 

merecer {¡ike crecer) to deserve 

merendai {pres. meriendo ; subj. 
meriende!) to take luncheon 

meridional adj. southern 

merienda / luncheon 

mes m. month 
mesa / table 
meseta / plateau 
mesita / small table ; ~ de tijera 
folding table 



c.y Google 



304 



ESPAÑA PINTORESCA 



I / aimed retinue (of a 

king or feudal lord) 
metal m. metal 
metálico, -B adj. metallic 
meter to put \ rifi. to betake one's 

self 
mezcla /. misture 
meiclat to mix 
maiquita /- mosque 
mi = mlo, mia ; used before noum 
mipers.pron. {always -with a prep.) 

miedo m. fear 

mientras ¡ubord. eonj. while ; <» 



B the TT 






miéicoles m. Wednesday 

migs / crumb ; hacer ~8 {collo- 
quial) get on together, become 
good friends 

mil adj. thousand, innumerable ; 
m. thousand 

milagro m. wonder 

milagroso, -a adj. miraculous, 
marvelous 

milaaés, -a adj. Milanese 

militar m. military, soldiery 

militarismo m. militarism 

militarmants adv. in military 
fashion 

milieu m. million 

millonario m. millionaire 

mímica / pantomime 

mina / mine 

mineral m. mineral 

Minerra / Minerva 

miniatura /. miniature 

minucioso, -a adj. minute, precise 

minuto m. minute 



mlo, -a/fljj. adj.orpron. my, mine 
mirada /. look, glance 
mirador m. Spanish bay-window 
mliar lo look, look at, regard 
mirto m. myrtle 
misa f. mass (sacrament) 
miserable adj. poor 
miserU / misery, pettiness 
misericordia / pity 
misero, -a adj. miserable 
mismo, -a adj. same, self; el™ 

Jupiter Jupiter himself; aJU ~ 

on the spot 
misterio m. mystery 
misteriosamente adv. mysteri- 

misterloso, -á adj. mysterious 
místico, -a adj. mystic, mystical 
mitad /. half, middle 
mitigar {¡ike cargar) to mitigate, 

mitológico, -a adj. mythological 

mixto, -a adj. mixed 
moda / mode, fashion 
modelo m. model, style 
moderadamente adv. moderately 
moderar to moderate, slow 
moderno, -a adj. modern 
modestia /. modesty 
modesto, -a adj. modest 
modo m. way, manner 
modns Vivendi {Latin) mode of 
living 

mojado, -a adj. wet 

molde m. mold 

mole/ huge mass, huge bulk 

molestar to molest, trouble, annoy 

molestia / bother 



c^yGooglt: 



VOCABULARY 



30s 



momento m. moment ¡ al »> im- 
mediately \ ■ los pocos «B in a 

nLoniuca m. monarch, soveceign 
moneda /. money, coin 
monje m. monk 
monúlogo m. monologue 
mODÚtono, -« adj. monotonous 
mOnstlBDCO m. brute, stupid mon- 

monattuo m. monster 
montado /./. set up, mounted 
montaSa / mounuin 
montases, -a m . and/, mountaineer 
montai to mount 

montera/ cloth cap 

MontiUa /. town where a light 

Spanish wine is made 
montón m. mountain, heap 
monumento m, monument 
mo3o m. topknot 
morado, -a adj. purple 
moral adj. moral 
morar to dwell, lodge 
nioreno,-axii^'.brown,dark, swarthy 
moribundo,-a adj. dying,neaTdeath 
morir {fres, muero; subj. muera; 

past muiiAj gtrund muriendo; 

p.p. mneito) to die, die away 
morisco, -a adj. Moorish 
moro, -a adj. Moorish; as noun 

Moor 
mortal adj. mortal, deadly ; m. 

and/, mortal, man 
mortífero, -a adj. death-dealing 
mortuorio, -a adj. of death 
mostrar {¡¡tí cMitat) to show, point 



mote m. motto 

mover {¡Hi dolei) to move, stir 
moTilidad /. mobility 
moTimiento m. movement, motion 
moiirabe adj. Mozarabic 
mOlO, -a m, tini//. lad, lass; mule- 
teer ; moio de carga or de estaciAn 

muceta / short cape worn by 

priests 
muchacho, -a m. and/, boy, girl 
muchedumbre /. throng 
mucho, -a oi^'.much.many; mucha 



adv. much, 






muda / change ; 

tarior, change of linen 
modal to change ; rtfl. to change 
mndo, -a adj. speechless, silent 
mueble m. furniture 
mnelle m. wharf 
muerte /. death 
muerto p.p. or adj. died, dead {stt 

muestra / sign, indication, proof 

mueven ¡rt mover 

mujer / woman, wife 

mula /. mule 

muletero m. mule-driver 

multicolor adj. many- colored 

múltiple adj. manifold, many 

multitud /. multitude 

mundial adj. worldly 

mundo 1», world; todael~ every- 

mnSeca /. wrist ; doll 
muSeco m. figure, puppet 
muralla / wall 

idj. from Murcia; as 



c;oogle 



3o6 



ESPAÑA PINTORESCA 



• /ir 



:, poetic genius 



música / music 
muaical adj. musical 
mustio, -a aáj. haggard, sad, lan- 
guid, wilted 
mntno, ■« aJJ. mutual, reciproca: 
muy adv. very 



aafxi [/¡res. unto; 
nacer m. birth 



ucb) t( 



DAcional adj. national 
nada /. nothing ; no ■ • • ~ not 
anything ; adv. not at all, by no 

nadie indef. pnm. nobody 

Nápolea m. Naples 

naranja / orange 

naranjo m. orange tree 

nardo m. tuberose 

narración /, narration, account 

narrar to narrate, tell 

nativo, -a adj. native, natural 

natural adj. natural, native 

naturaleza / nature, constitution 

naturalidad / naturalness ; con ~ 
naturally 

navaja /. jackknife 

Navana f. Navarre, a province of 
northern Spain 

navarro, -a adj. Navarrese, of Na- 
varre ; as noun Navarrese 



nave /- ship, nave 

Navidad/. Christmas 

neblina / mist 

necesano, -a adj. necessary 

necesidad / need, necessity 

necesitar to need 

negai (likt cegar) to deny 

negocio m. business 

negro, -a adj. black ; de nsgro in 

black 
negruzco, -a adj. blackish 
nervio m. nerve 
aerviOMtnente adv. nervously 
nervioso, -a adj. nervous 
neto, -a adj. genuine^ pure, neat 
ni coord, canj. neither, nor 
nicbo m. niche, recess in wall 
Dido m. nest 
niegUM sit negar 
nieta / granddaughter 
nieto m. grandson 

nimbo m. halo, nimbus 
ninguno, -a indif. adj. or pron. 

niBa / girl 
ni&ita / little girl 
niño m. child, boy 
niveo, -a adj. snowy 

noble adj. noble, distinguished 

noble m. nobleman 

nobleza / nobility 

nocturno, -a adj. nocturnal, nightly, 

noche / night; de « night-time; 

a la media ~ at midnight 
nochebuena / Christmas Eve 
nombrar to name 



.„,„,Gortgl(: 



VOCABULARY 



307 



nombre m. name 

nomeolvldeB /. forget-me-not 

hotumI adj. normal 

noroeste m. northwest 

norte m. north ; adj. north 

nOB ptrs.pTon. us 

nOBOtioa, -aa pers.pron. we, us 

notA /. note, mark, sign 

notable adj. notable, famous, no- 

notuia m. notary 

noticia /. notice ; //. news 

novels / novel 

novelesco, -a adj. novelistic 

noviembre m. November 

novio, -a m. and /. sweetheart, 

betrothed 
nube /. cloud 
nudo m. knot, (angle 
nuestro, -a pass. adj. our 

nuevo, -a adj. new, newly-arrived ; 

de noevo anew, again 
nuei /. walnut 
ndmero m. number; bueu «^ a 

large number 

Í adj. X 



nupcias pi. nuptials, wedding, rr 
riage 

caord. eanj. or 

obedecer {like crecer) to obey 

Obiapo m. bishop 

Objeto m. object 

oblea/, wafer 

obligación / duty 



obra / work 

Obrero m. workingman 

obscurecer [like crecer) to obscure 

Obscuro, -a adj. dark 

obsequial to lavish, present 

observar to observe 

Obstante /. II. : dom notwithstand- 
ing" 

obetmir [likí huir) to obstruct, 
block up 

ocaaidn / occasion 

occidente m. west 

Oceania /. Oceania 

océano m. ocean 

ocio ti 



re, idler 



obligar (/i^f tarsal) to oblige, force O that 



el "i to pas.s the time, ■kill time 
octubre Bi. October 
ocultar to hide 
oculto, -a adj. hidden 
ocupación/, occupation 
ocupar to occupy; rcfi. to busy 

one's self 

ocho adj. eight 

oda/ ode 

odiar to bate 

oeate m. west 

oferta/ offer, promise 

Oflcial m. official, officer 

oficio m. occupation 

ofrecer {like crecer) to offer, pre- 

oldo m. ear, hearing 

Olr {pns. oigo; suÉj. oiga; past 
oy6; gerund oyendo) to hear, 
listen; nrfi. to be heard 

ojalá interj. would (0 heaven. 



.„,„,Gf»gle 



p:spaña pintoresca 



ojival adj. ogival. of pointed arch 

Ojo m. eye 

ola / wave 

ole, ol£, exd. hurrah 

oleí {pre¡. huelo; subj. huela) to 

Olimpo m. Olympus, a mountain 
in Greece, the seat of the gods 
of Greek mythology 

oliTar m. olive grove 

olÍTO m. olive tree 

olmo m. elm tree 

Oloioso, -a adj. fragrant, perfumed 

Olvidar to forget 

olvido m._ forgetfulness ; echar en 

~ to forget 
ouco adj. eleven 
onda /. wave, ripple 
ondeante adj. waving 
ondulante adj. waving 
ondulai to wave, ripple, undulate 
opaco, -a adj. opaque 
ópalo m. opal 
dpeia /. opera 
opinión f. opinion 
Oponer {likt ponei) to oppose 
optai to choose, select 
Opulencia / opulence, wealth 
Opnse see ponei 
ora conj, {contr. cf ahora) now 
oración / prayer 
oral to pray 
orbe m. world 

Olden f. system, order, command 
ordenar to put in order, order 
ordeñar to milk 
oreja / ear 
óisano m. organ 



orgullo "I. pride ; tener a muebo 
f" to be very proud of 

orgutloao, -a adj. proud, vain, lofty 

oriental adj. Oriental 

origen m. origin, source 

original adj. original 

originalidad /. originality 

orilla/ bank, shore 

orla / edge 

oro m. gold 

OS per¡.pron. \co7itr. ofvM) you 

oscilante adj. oscillating, flicker- 
ing 

oscurecer {¡¡ke crecer) to obscure, 
grow dark 

oscuridad f. obscurity, darkness 

oscuro, -a adj. dark 

otorgar {Uk/ cargar) to grant 

Otro adj. other, another 

ovalado, -a adj. oval, egg-shaped 

óvalo m. oval 

oveja /, sheep 

oyó ¡le ofi 

pabellón / pavilion 

paciencia / patience 

paciente adj. patient 

pacificamente adv. peacefully 

pacifico, -a adj. peaceful 

padre m. father, priest 

pae — padre father 

pagano m. pagan 

pagar (/i*í cargar) to pay, pay for 

página / page 

pals m. country 

paisaje m. landscape 

paja /. straw 

pájaro m. bird 



c.y Google 



VOCABULARY 



309 



palabia / word 

palacio m. palace ; «-foitalsza 

palace-fortress 
paleU /. palette 

palidecer (/¿{'I' parecer) to grow pale 
pálido, -a aJj. pale 
palillo /Tí. clapper, Castanet 
palma / palm ; pi. hand-clapping 
palmada /. slap, dap (of hands) 
palmera / palm tree 
palmetear to clap the hands, clap 
palo m. stick, wood 
paloma /. duve 

palpitante adj. vivid, throbbing 
pan m. bread, loaf of bread 
panadería /. bakery 
panadero, -a m. ar/. baker 
pandereta /. tambourine 
panorama m. view 
pantalón m. trousers; "» corto 

pantomima /. pantoiniine 

paHo m. cloth, drapery (hangings) 

paQuelO m. handkerchief 

papel m. paper 

par adj. equal, alike; as noun m. 

pair; de ~ en « wide open (of 

doors), wide 
para pyef. to, for ; <« que so that, 

that 
parábola / parabola 
parado, -a adj. inactive 
paraíso m. paradise 
parar to stop 

pardo, -a udj. brown, dark, cloudy 
parduzco, -a adj. grayish 
parecer {fre.u parezco; suhj. pa- 

parecido, -a adj. like, similar 



pared/ wall 
paredón m. thick wall 
pareja / couple 
parentesco m. relation 
pariente m. relative 
parlamento nt. parliament 
parq.ne m. park 
párrafo tn. paragraph 
parte / part, side ; port^de on the 
side of; poitodaa'ws everywhere 
particolar aJJ. peculiar, private 
partidario, -* adj. partisan, party 

partir to part, break, start, go away; 

refi. to go away 
pasado, -a aJj. past; m. past 
pasajero, -a <t<^'. passing, fleeting; 

HI. and f. passenger 
pOMT to pass, spend, pass away; 

count (beads) 
pasear to walk ; rifl. to walk, drive. 

promenade 
paseo m. walk, drive, promenade 
pasillo m. hall 
pasión f. passion 
pasito m. short step, step 
paso m. step, way, pass, passage ; 

aid Spanish for S.is^aa go alow 
paao m. pass, permit 

pastor m. shepherd 
pastora /. shepherdess 
pata f. paw, leg 
patear to stamp the foot 
patilludo, -a adj. with large side- 
whiskers 
patinar to skate 
patio m. courtyard, court 
patria /. country, native country 



310 



ESPAÑA PINTORESCA 



patriótico, -a adj. patriotic 
patriotismo m. patriotism 
patiÓD m. patron, captain (of a 

sailboat) 
pausa f. pause 

pavimento m. pavement, floor 
paTOl m. panic, fear, terror 
paTOiOso, -a adj. fearful 
paz / peace 

pecador, -a m. and/, sinner 
peces //. fl/p«i 
peculiar adj. peculiar, special 
pBChO m. breast 
pedaio m. piece 
pedir {prts. pido ; past pidió ; subj. 

pida; genind pidieodo) to ask, 

ask for, beg 
pedrería / jewelry 
Pedro ttt. Peter 
pegado, -a adj. stuck, pasted 
pegar {pasi pegui ; subj. pegue) 



oioii 



trike 



peinado /./. combed 

pelar to pluck, pick ; ~ la pava to 
pluck the turkey [ustd of ¡oven 
talking through a windew) 

pelea /. fight 

peligro m. danger 

peligroso, -a adj. dangerous 

pelo m. hail 

peloU /. ball 

peludo, -a adj. hairy 

pens /. trouble, pain, sorrow, pun- 
ishment, sentence; a duras ~s 
with great difficulty, hardly 

pendencia /. dispute 

pender to hang, be suspended 

pendiente adj. hanging; m. slope 

péndulo m. pendulum 



penetrante adj. penetrating 
penetrar to penetrate, enter 
peninsula / peninsula 
penitencia/ penitence; hacer <« 

penitente m. or/, penitent 

penosamente adv. gainfully 

pensamiento ir. thought, pansy 

pensar {/nr^. piensa ; subj. pienut) 
to think, mean, intend ; ^v en to 
think of 

pensativo, -a adj. pensive, thought- 
ful 

penumbra / soft shadow, shade 

peHa / rock 

peSasCO m. large rock 

peSón m. large rock 

peor íomp. adj. worse 

pequenez / smallness 

pequeBitO, -a aiij. little wee 

pequeQo, -a adj. small, little ; m. 
and/, child 

perceptible adj. perceptible 

perder, (/«J. pierdo; subj. pierd») 
to lose ; rifi. to get lost, lose 
one's self 

pérdida / loss 

perdonar to pardon 

perecer {li&í crecer) to perish 

peregrinacián /. pilgrimage 

peregrino, -a adj. pilgrim 

perenne adj. perpetual 

pereia / laziness ; t«n ™ lazily 

perezosamente adv. lazily 

perezoso, -a adj. lazy 

perfeccionar to perfect, improve 

perfecto, -« adj. perfect 

perfumado, -a adj. perfumed 

perfumar to perfume 

p„,, Google 



VOCABULARY 



3" 



perfume m. perfume 

peiiMiouneote aáv. periodically 

periMico m. newspaper 

periodo «. period 

perla /. pearl 

permanecer (/lienscn) to remain 

permanencia / stability, duration, 

permitir to permit, allow, let 

pero coord, cohj. but 

perplejo, -a adj. perplexed 

perro m. dog 

persa adj. Persian 

peieegnidor, -a adj. pursuing; m. 

and/, pursuer 
peneguii [liii segnii)- to pursue, 

persecute 
persiana/ blind (of window) 
perslgnatRe to cross one's self 
persistente adj. persistent 
persistir to persist 
persona /. person ; //. people 
personaje m, personage, character 

(in a play) 
personalidad/, personality 
perspectiva / perspective, view 
perspicacia / perspicacity 
persuadido, -a adj. persuaded 
persuadir to persuade 
persnasiTsmente adv. persuasively 
persuBSiTO, -a adj. persuasive 
pertenecer (/r«;. perteneico; iubj. 

pertenezca) to belong 
pesado, -a adj. heavy 
pesadumbre / weight, sorrow 
pesar to weigh, be difficult 
pesar m. sorrow, grief; a «> de in 

pesca / fishing 



pescador, -a m. and f. fisherman, 

fishwife 
peseta / peseta (a silver coin worth 

about twenty cents) 
peso m. weight, dollar 
pétala m. petal 
peticiAn / petition, request 

pianillo HI. hurdy-gurdy ; cu de 

manobili) burdy-gurdy 
picar {like bascu) to prick, sting; 

<u las espuelas to spur a horse 
picaresco, -a adj. roguish 
picaro in. rascal 
pico m. peak 
pictórico, -a adj. pictorial 
pidieron see pedir 
pidió see pedir 
píe m. foot; a ~ on foot; de ■» 

standing 
piedad / pity 
piedra / stone 
piel / skin 
piensa see pensar 
pierde see perder 
pierna /. leg 
pieza / piece, bit, room 
pila / basin, holy-water basin 
pimiento m. sweet pepper 
pinar m. pine forest 
pincel m. brush 

pincelada / stroke with the brush 
pintado, -a adj. painted, colored, 

pintar to paint 
pintor m. painter 
pintoresca, -a adj. picturesque 
pintura / paint 
piramidal <!>$'. pjrramidal 

p„,„,Gf»gle 



312 



ESPAÑA PINTORESCA 



pirámide /. pyramid 

Pirineo m. Pyrenees ; <v>« Canti- 

Mcos Cantabriaii Mouniains 
pÍMd& /. footstep 
piwr to tread 
pUcina /. ñshpond 
piso m. floor, stoiy 
pitar to whistle 
pito m. whistle 

Píkuio m. the conqueror oí Peru 
piíaitOM, -a adj. abounding in 

slate ; cApnlaa •" grayish domes 
placer [lite ctecar) to please 
plácido, -a adj. placid, calm, 

planicie /. prairie 

plano, -ti adj. plain, smooth; m. 
plane 

plftOtA /. plant ; sole of the foot, 
fool ¡ t» bajd ground floor 

plantu to pUnt 

plaBideiO, -a adj. mournful 

ptaU / silver 

plátano m. banana tree 

plateado, -« adj. silvery 

plato m. plate 

playa / shore, beach 

plaxa /. square, place ; <v fuerte 
stronghold 

plazoleta, plazuela,/ little square 

ptebe /. common people, plebs 

plegado, -a adj. folded; «. fold- 
ing, plaiting 

plegaria/! prayer 

pleno, -a adj. full 

pliet;ue m. (old 

pluma / feather, pen 

población /. town 

poblado, -a adj. filled, full 



poblar (prts. pueblo ; suhj. pueble) 

to people, populate 
pobre adj. poor, unfortunate 
pobreza / poverty 
poco, -a adj. little, scanty, small, 

few, short; poco a poco little by 

little; pcKoin/i'.little; poco después 

a little later 
poder [fres, fotao; ftui foAa; ful. 

podit ; suij. pueda ; fiaií suój. 

pndlara, pudiese ; eettd. podría ; 

^ruH,/ pudieodo) tobe able, may, 

poder m. power 

poderoso, -a adj. powerful, great 

podrá, podré, podria, jee poder 

poema n. poem 

poesía / poetry 

poeta m. poet 

poético, -a adj. poetic 

policía/ police; m. policeman 

política / politics 

politico, -a adj. political 

polvo m. dust 

polTorieutO, -a adj. dusty 

pollero in. man who sells chickens, 

pompa / display 
poner {fiiis. ponffi; past put»; /ul. 
pondrC ; suij. ponga ; p.p. puesto) 

ponga see poner 
poniente m. west 
popa /. stem, poop 
populación / population 
popular adj. popular 
populoso, -a adj. populous 
por prep, by, for, on, in, through, as 
porción / part, portion 



c.y Google 



VOCABULARY 



Porfirio Bi. porphyry 
porque subord. conj. because 
portal m. porch, entry 
portentoso, -« adj. very great 
portero, -a m. and/, doorkeeper 
pórtico in. porch, entrance 
pottAn tn. great door, gateway 
porrenii m. future 
pos ( = pD«s) conj. then 
posada /. inn 
posal to perch, rest 
poseel {p.p. posaldo ; gtrund pose- 
yendo; past poseyA; pa¡t luij. 
poseyera, poaeyase) to possess 
posesión /. property 
posesionarse to take possession 
posibilidad /. possibility 
posible adj. possible 
poste m. post 
posterior adj. latter 
postillón m. postilion, postboy 
postrado, •« adj. prostrate 
postrar to prostrate ; nfi. to kneel 
postrer = postrero ; used before 

postrero, -a adj. last 

poio m. well 

pradera / meadow, field 

prado n. meadow, field 

precio m. price, worth 

precioso, -a adj. precious, rich, 

beautiful 
precipitadamente adv. hastily 
precipitar to precipitate ; »s«e en 

masa to rush in a body 
precisamente adv. exactly 
preciso, -a adj. precise ; ser « to be 

necessary 
predicar \,like bnscarl to preach 



predilecto, -a adj. preferred, fa- 
predominar to predominate, over- 

preferencia / preference 

preferir i,pres. prefiero ; subj. pre- 
fiera; past prefiriA; gerund pre- 
firiendo) to prefer 

pregón m. cry, publication by the 



piegonar to proclaim, cry out 

pregonero m. town crier 

preguntar to ask, inquire 

premio m. prize 

prenda /. pledge 

prendado, -a adj. charmed, enam- 

preocupadón / preoccupation 
preocupar to preoccupy 
preparar to prepare 
presencia / presence 
presenciar to witness 
presentar to present, put out ; 

refl. to appear 
presente adj. present 
presentimiento m. presentiment, 

foreboding 
presentir (like sentir) to foresee 
preservar to preserve, save 
presidir to preside 
preso, -a adj. seized, imprisoned 
prestar to lend 
piesteia /. quickness ; con » hur- 

presnroso, -a adj. speedy, prompt, 

pretendiente m. pretender, candi- 
date, admirer 
pretexto m. pretext 



.,„-„,Go>>;le 



314 



ESPAÑA PINTORESCA 



prereiiii {¡iíe Tnúz) to foresee 
prinuiTen /- spring; primrose; 

paladD da lu spring palace 
pñmaTeíat euij. oí spring, spring 
primei = primero ; used ir/ore 

primero, -> adj. first ; primero aJv. 
first 

primltÍTO, -a ai//, primitive 

primo, -a m. and f. cousin 

primoroso, -a adj. handeome, fine 

princesa/, princess ' 

principal adj. principal, main, il- 
lustrious 

principe m. prince 

principesco adj. princely 

principio m. beginning; a «a at 
the begíaning 

priaa/. haste; de « in a hurry; 
tenar <« be In a hurry 

priaionero, -a adj. captive ; m. 
andf. prisoner 

priamitlco, -a adj. prismatic 

pTÍTar to deprive 

pTÍTÍleslO m. privilege 

ptoa /. prow 

probablemente adv. probably 

probar {lii¿ contar) to taste, try 

problema /. problem 

prAcer m. magnate 

prtKxaiÚn/ procession 

proclamar to proclaim 

procorai to try, manage 

prodigalidad /. prodigality, ex- 
travagance 

prodigioso, -a adj. wonderful 

prAdigO, •« adj. prodigal 

prodncciAn / production 

producir {Hie conducir) to produce 



producto IB. product ; «> le made 

by 
piOttia /. prowess, brave deed 
profesar to avow 
profeta m. prophet 
profundidad / depth 
profundo, -a adj. profound, deep ; 

to pinfondo the depth 
profusión / profusion 
pTOglaima m. program 
progresar to progress, advance 
progresista adj. progressive 
prohibir to forbid 
prójimo DI. neighbor 
prolongación / prolongation 
prolongar {past pnd«ngn<; suij. 

piolongna) to prolong 
promesa /. promise 
prometer to promise 
prometido, -a adj. betrothed 
prontitud /. promptness 
pronto, -a adj. prompt, quick ; da 

pnmto suddenly; par b ^nto 

for the present 
pronunciación /. pronunciatioa 
pronunciar to pronounce 
propiamente adv. absolutely 
prtrpliu / fee, tip 
propio, -a adj. own, very 
proponer (iikt poner) to propose 
proporción /. proportion 
proporcionar to furnish, lavish 
propósito m. purpose; a™ for the 

purpose of, fit for. apropos 
propuso set proponer 
proseguir (/i'¿f aeguii) to continue 
prosperidad/, prosperity 
protección /. protection 
protector m. protector, guardian 



c^yGooglt: 



VOCABULARY 



3IS 



pioteger (prts. protejo: ¡"iij- pro- 
teja) Co protect, look after 
protesta / protest 
proTODiat adj. Froven(iil 
pTOTÍnda /. province 
provlaclaDO, -« adj. provincial 
pioflsióll /. provision, food 
prúxúaamente adv. nearly 
pióziino, -a adj. next, nearest 
proyectar to plan 
proyecto m. plan 
pmeba /. proof, test ; poner ■ i» 

público m. public 

puchero m. (cooking) pot 

pudieM, pado, ste poder 

pnebleclUo m. little town 

pueblo Bi. town, people 

pnede, pncdo, s¿í podar 

pnent« m. bridge 

pueril adj. boyish, childish 

puerta / door 

puerto m. port, pass (through 

mountains) 
puea cenj. then, since, well 
puesta / setting ; ~ del aol sunset 
puesto, -a f.p. put, placed 
puesto que ¡ubord. csnj. since 
puesto tn. place, booth 
pulcro, -a adj. beautiful, neat 
pulgada /. inch 
pulgar m. thumb 
pulido, -a adj. polished, neat 
pulmonía /. pneumonia 
pulpito m. pulpit 
pnlM m. pulse 
punta /. point, tip, end 
puntiagudo, -a adj. sharp-pointed 
puntilla / lace ' 



ptinto m. point, place, spot; de 
>»■ on tiptoe 1 de n> of distinc- 
tion j a ~ que at the moment 

poBo m. fist, hand ; p«r to »> y 
letra by his own hand 

pupila /. pupil (of the eye) 

puramente adv. purely, merely 

pniO, -a adj. pure, clear 

púrpura/^ purple 

purpúreo, -a adj. purple 



que rtl.prvn. who, which, that 
que suberd. conj. because, that, 

than 1 d« cu that 
qui inltrr. adj. ar pnnt. what 
quebrantar to break, crush, burst 

quebrar {liki penaar) tobrealc,crush 
quedar to stay, remain; rtfi. to 



quedo, -a adj. noiselesi, silent 
queja /. moan 
quejarse to complain 
quejido m. moan, sigh 
quejumbroso, -a adj. mournful 
quemar to bum; rifi. to be burned 
querer {.pns. quiero ; past quisa ; 
subj. qolara ; fitt. qnerrf ; cond. 
querría ; pait subj. quialeta, qui- 
aiese) to wish, want, be fond of, 

querido, -a adj. dear 

querubín m. cherub 

qneslto m. little cheese 

queso fR. cheese 

qnlen nt. pron. who, whom, who- 

quién iBttrr. proa. who. whom 



3i6 



ESPAÑA PINTORESCA 






quero tet qnem 

quieto, -a adj. quiet 

quietud/! quietness, calmness, 

qnince adj. fifteen 

qoiao sa querer 

quitai to take away ; par un 

tame sUi sms paju for a trifli 
quliia adv. perhaps 



labito Bi. liiile tail 

labo m. tail 

Tacimo m. bunch 

laciAu / ration 

lacha / gust of wind 

radiante adj. radiant 

radial to radiate 

Rafael m. Raphael 

ráfaga / gust of wind 

tafdo, -a adj. threadbare 

rama / branch 

tamillete m. bouquet, posy 

ramo m. branch ; cluster, bouquet 

rancio, -a adj. old, ancient 

rancho m. mess (food) 

rango m. rank 

rapai, -a ¡n. and/, street urchin 

ripidamente adv. quickly 

rápido, -a adj. rapid, swift, quick 

raqueta / tennis racket 

raro, -a adj. strange 

rasgado, -a adj. wide open 

rasgar (/aií rasgué; subj.taagtu) 

rasgo m. feature 
rasguear to strum (a guitar) 
rasgueo «. strumming (of a gui- 
tar) 



rato m. moment, instant; al pooo 

~ in a little while 
raya / stripe 

raifin /. reason ; con « rightly ; 

una ~ {cBHequial) a message 
reacio, -a adj. sluggish, dilatory 
real adj. royal, ñne, true, real 
realce m. raised work 
realidad /. reality 
realista adj. realistic 
realizar {past teaiist i luJ/ realice) 

to realize, make 
rebajar to diminish 
rebaSito m. tittle flock 
rebaQo m. flock 
rebasar to pass beyond 
rebosar to overflow, abound, per- 

rebotar to rebound 

rebuscar {Ute buscar) to search 

recalentado, -a p.p. warmed over 

recatar to conceal 

receloso, -a adj. suspicious 

recepción / reception 

recibida / reception 

reciente adj. recent 
recinto m. precinct 
recio, -a adj. strong 

reclinar to recline, lean back 
recobrar to recover 
recodo m. bend, comer (of a street) 
recoger (/líí coger) to pick-up— 
recogimiento m. coiic entra tion, 

abstraction 
recóndito, -a adj. secret, hidden 



VOCABULARY 



317 



[like o 



) recog- 



leconquistador m. reconqueror 
recordar (pres. reeoerdo; subj. n- 

cuerde) to call to memory, recall 
recoTtet to run through, search 
recoirldo m. run, course 
recortar to trim 
recostado, -a aJj. reclining 
recrear to delight, amuse ; ,yl. to 

be gladdened, be diverted 
recreo m. enjoyment 
recrajir tu squeak, creak 
rectangular adj. recungular 
rectángnlo m. rectangle 
recto, -a adj. straight, good, right- 

recuerde, recuerdo, iíí recordar 
recuerdo m. remembrance, memory 

rechinante adj. squeaking 

rechinar to creak 

red /. net, network 

redecilla /. small net 

redoblar to roll 

redoble m. roll (of a drum) 

redondel m. circle 

redondo, -a adj. round 

reducir (liii conducir) to reduce 

reedificar {Uii bascar) to rebuild 

referir {fres, refiero : luij. refiera ; 

fast refirió; ¿rnind refiriendo) to 

refer, relate 
refieren síí referir 
refinado, •» adj. reñned, fine 
refinamiento m. refinement 
reflejar to reflect 
reflejo m. reflection 
reflexión/, reflection 



reflexionar to reflect, think 

reforma / reform 

reformar to reform, correct, reor- 

refraccidn/. refraction 

refrán m. proverb, saying 

refrenar to restrain 

refrescante adj. refreshing 

refugio m. refuge, shelter 

refulgente adj. refulgent, brilliant 

regalo m. present 

regata / regatta, boat race 

regimiento m. regiment 

reglo, -a adj. royal 

región /. region 

regional aij. regional, local 

regir {fns. rijo ; past rigió ; suij. 

• rija ; gírund rigiendo) to rule 

registrar to search 

regla / rule 

regocijo m. joy, pleasure, satis- 
faction 

regresar to return 

rehusar to refuse 

reina /, queen 

reinar to reign 

reino m. kingdom 

reír {pre¡. rio ; past rifi ; subj. ria; 
gerund tiendo) to laugh ; rtfl. to 

reiterar to repeat 

reja f. grating (Spanish barred 

window) 
rejuTenecer t,liki merecer) to reju- 



relación/. relation, n: 

relato m. story 

relieve m. relief; bajo~ bas-relief 

religión / religion 

p„,„,Gf»gle 



318 



ESPAÑA PINTORESCA 



t«UgiMÍdad /. piety 
leligiOM), •> adj. religious 
nliqolA / relic 
reloj m. clock, watch 
reluciente adj. shining 
relucir (Uke lude) to shine, glisten 
remediar to remedy, relieve 
remoto, -a adj. remote, distant 
renacimieiito m. Renaissance 
rencor m. animosity 
rencoroso, -S adj. spiteful 
leDdicidn /- surrender 
rendido, -a adj. tired 
rendir {like peilr) to sunendet, 

give up, render, pay (tribute) 
renombrado, -a /,/. renowned 
renovar t,Hkí contu) to renew 
reilir (¡¡res. tíía; pait riilA; stihj. 
riEa; gerund liSeudO) to quar- 
rel 
repentinamente adv. suddenly 
repercutir to reecho, reverberate 
repetir (like pedir) to repeat 
repicar (/i¿f buscar) to peal (bells), 

click (castanets) 
repiqueteo m. rattle, patter, peal- 
ing 
repleto, -a adj. full 
replicar {like buscar) to answer 
repliegue m. fold, crease 
reposado, -a adj. restful 
reposar to rest 
reposo m. rest, repose 
reprender to scold 
representante m. iíbií/. represent- 

representar to represent, present, 

reproche m. scolding 



reprodnccidn / reproduction 

reproducir {like producir) to repro- 
duce, reflect 

repujado m. repousse, metal-work 

requisito, -a tu/r-requisitej aino»» 
m. requirement 

res /. beef 

resaltar to be evident 

reseSa /. resume 

reservado, -a adj. reserved 
residente adj. resident 
residir to reside, dwell 
resistencia / resistance 
resistente a¡lj. resistant, strong 
resistir to resist, endure 
resolver {prts. resuelvo ; subj. 
resuelva) to resolve, solve, 

resonante adj. resounding 

suene) to resound 
resorte m. spring, resort, resource 
respectivo, -a adj. respective 
respecto m. respect ; con ~ with 

regard 
respetar to respect 
respetuosamente ad^i. respectfully 
respetuoso, -a adj. respectful 
respirar to breathe 
resplandecer {liki crecer) to shine 
resplandeciente adj. resplendent 
resplandor m. refulgence, gleam 
responder to reply 
responsable adj. responsible 
respuesta / reply 
restablecer (liki crecer) to restore 
restallar to crack (whip) 
restauraci6i) /. restoration 



c.y Google 



VOCABULARY 



319 



resto IB. rest;//, r 
resucitai to revive, 
leauelto, -a adj. firm 
leaulUdO m. result 
resultu to result, seem 

resunecciún / resurrection 

retablo m. shrine 

retener (like tener) to retain 

retenido /./. kept 

retirai to retire, withdraw ; refl. to 

withdraw 
reto m. challenge 
retraído, -a adj, retired 
retrato m. portrait 

retroceder to fall back, recede 
reunifin/. meeting; logar de "j 
meeting-place 

gether, meet, assemble 
rerelar to show 
rererberar to shine 
reTerbero hi. street lamp 
rcTerencia /. reverence, bow 
reverente adj. reverent 

revista /. review 
revolotear to flutter, fly about 
reToluci^n /. revolution 
revolver (like volver) to roll 

around, shift 
rsvnetta /. turn, bend 
revuelto, •* adj. easily turned, 

intricate, difficult, recurved 
rey m. king 
rezar (past reci; ¡ubj. rece) to 

pray; ~ el rosario to tell one's 

ribera/, (river) bank 



rico, -a adj. rich, wealthy 

ridiculo, -» adj. absurd, ridiculous 

rienda / rein, bridle 

riendo ¡le reir 

lies sii reír 

riesgo m. risk 

rigor m. severity, harshness 

riguroso, -a adj. strict, severe 

lija set regir 

rincón m. comer, nook 
rinconada /. comer 
rinden ¡ee rendir 
rlilendo quarreling (see refiir) 

riqueiB / riches, wealth 
rUa / laughter 
risotada / loud laughter 
risoteo !7E. burst of laughter 
rlsueüo, -a adj. smiling, jolly 
rítmico, -a adj. rhythmic 
ritmo m. rhythm 
rito m. rite, ceremony 
rival m. rival 

rlTalliai (past rivalicé ; lubj. riva- 
lice) to rival ; ~ d« to vie with 
rizado, -a adj. curled 
robsr to steal 
roble m. oak 
robusto, -a adj. robust, strong, 

roca /. rock 

rocío m. dew 

rodear to surround 

rodilla / knee; da ~s on one's 

rogar (pres. mego; past rogné ; 

subj. megoe) to beg 
rojizo, -a adj. reddish 



c.y Google 



320 



ESPAÑA PINTORESCA 



njO, ■* adj. red 

Roma /. Rome 

Iftnuuce adj. Romance; m. Ro- 
mance language, romance, bailad 

Bom&ncero m. collection oí Span- 
ish ballads 

lonuno, -a adj. Roman; as ru>un 
Roman 

ramanticiuuD 



lomintico, -» adj. romantic 
ramerlB / pilgrimage, picnic 
lOmero m. rosemary 

. lompei (/./. roto) to break 
Ronda /. a town in southern Spain 
lOpa /. clothing, clothes 
ropaje m. robe 
loqulio, -a adj. rocky 

lOiadO, -■ adj. pink 

lOstiO m. face 
roto, -a p.p. broken 
rótulo m. inscription, sign 
lOiar {Hie aliar) to graze, rub 

rnbf fn. ruby 

rnbio, -a adj. blond 

rubor m. blush 

rnborisado, -a adj. blushing 

rubricar (/tuírubriqui; lu^/- lubri- 
que) to paraph, sign with one's 
peculiar sign or flourish 

mdo, -a adj. rude, coarse, rough 

meca / spinning-wheel 

meda / wheel 

megan see rogar 

ruego ."I. request, petition, prayer 

lUgido m. roar; dando a« puffing 



mgir {prcs. rojo; subj. roja) to 
bellow 

roido m. noise, sound 

roina / ruin 

ruinoso, -a o,^'. ruinous, destructive 

niiaeBor m. nightingale 

rumbo m. direction 

Tumboio, -a adj. generous, mag- 
nificent 

rumiar to chew the cud 

mmor m. rumor, story; sound 

rúatico, -a adj. rustic, home-made, 
simple, unpretentious 

aaber [pre¡. sé; past supe; fui. 
sabré; csnd. sabría; subj. aepa ; 
past subj. supiera, supiese) to 
know ; viith injin. to know how 

saber m. wisdom 

sabiduría f. knowledge 

sabio, -a adj. wise 

sable m. saber 

sabor jH. taste, scent, flavor 

saboteado, -a p.p. lasted 

saborear to taste, enjoy 

sabroso, -a adj. delicious, delight- 
ful 

sacai \^past saqué; subj. aaque) to 
draw out, take out 

sacerdote m. priest 

saco m. sack 

sacramental adj. sacramental 

sacrificar {tike buscar) to sacrifice 

sacriatin m. sacristan 

sacristía /. sacristy 

sacudir to shake 

sagacidad f. sagacity 

sagrado, -a adj. sacred, holy 

sal /. salt 



c^yGooglt: 



VOCABULARY 



321 



sala / spacious room, sitdng-rooni 
salida / departure ; « del «ol 

saliente adj. projecting 

salina f. salt works 

salii (/r<M, s«lEO;/iii. saldií; ¡ubj. 

■aisa) to go out, come out 
salitroso, -a adj. nitrous 
salón m. saloon, hall ; '» del trono 

salpicar {past salpique ; ¡ubj. aal- 

ptque) to spatter, sprinkle, dot 
saltar to leap, jump, exclaim 
salud /, health 
saludai to greet, call on, say good- 

salado m. greeting 
salTa / salute (with guns) 

salvador, -a adj. saving; m. and 

/.i.,i„ 

salvo /./. saved, safe 

san (= santD i used bifort noun,) 
Saint; San Femando St. Ferdi- 
nand; San Francisco Sc. Francis; 
San Joan St. John; San Pedro 
St Peter; San Sebaatiln a sea- 
port in northern Spain ; San 
Serení St. Serenity 

sandia f. watermelon 

sangre / blood 

sangriento, -a adj. gory 

sano, -a adj. healthy, wholesome 

santidad f. sanctity, holiness 

santo, -a adj. holy ; as noun saint 

santuario /. sanctuary 

salcúfago m. sarcophagus, tomb, 
grave 

saidina / sardine 



aairaceno, -a adj. Saracen, Moor- 
ish; oi noun Saracen, Moor 
Satanás m. Satan 
aatiaf acclÚn / satisfaction 
satisfacer {tike hacer) to satisfy 
satisfecho, •< adj. satisñed 
saturado part. adj. saturated, im- 
pregnated 
S« refi.pron. himself, herself, itself 
sé 1 know {see Saber) 

secar {past sequé ; subj. seque) to 

seco, -a adj. dry 
secreto m. secret 
secuestrado, -a adj. kidnaped 
secular adj. lasting through ages, 

■ed /. thirst ; tener ~ be thirsty 

seda / silk 

aegai (/(if cegar) Co reap, cut down 

segOYiano, -a adj. of Segovia ; m. 
and/, boyar girl of Segovia 

seguida / continuation ; en ~ im- 
mediately 

seguir {prts. sigo; past sigaiS; 
subj. siga ; gerund siguiendo) to 
follow, continue 

según subord, cenj. according as, 
as; prep, according to 

segundo, -a adj. second, assistant 

seguramente adv. surely 

aeguio, -a adj. secure, safe 

seia adj. six 

sello m. stamp, impress, seal 

Bomana / week 

semejante adj. similar, like 

semiabierto, -« adj. half-opened 

semideidad f. demigod 



c.y Google 



322 



KSPAÑA }'INTORESCA 



•emidiOB m. demigod 
HmlobícnridAd / dim light 
WDCillametite adv. simply 
sencillei /. simplicity 
■encUlO, -> adj. siifiple 
. Muda /. path 
nndero m, path 
sensitivo, -a adj. sensitive 
sentar {pm. liento; subj. siente) 

to set, seat ; refl. to sit down, sit 
sentido HI. sense, mind, feeling 
■entimentol adj. sentimental 
■entimento m. feeling 
sentir {fres, siento; pa¡l sintií; 

subj. sienta; gerund sintiendo) 

to feel, hear 
sellal f. signal, sign 
■eSalar to point out 
■eSai / //. address 
aeSOT m. sir, gentleman 
aeSora /. lady, madam 
aeSoiita / señoriu, young lady. 

Miss 
MÜorito m. gentleman, master, sir 
sepa sit saber 
separación / separation 
separai to separate 
septiembie m. September 
sepulcral adj. sepulchral 
sepulcro m. tumb 
•epultura / tomb 
aeqoedad /. dryness 
seqnia /. long drought, dryness 
sei {pres. soy ; imp. era ; past f ni ; 

subj. sea) to be, become ; a no 

» que unless 
ser m. being 

seráfico, -A adj. seraphic, angelic 
serenamente adv. calmly 



serenata / serenade 

serenidad /, serenity 

sereno, -a adj. quiet, calm, clear, 
pleasing 

seieno m. night watchman (the 
name arose through his singing 
sereno ' the night is clear ') 

aededad / seriousness 

serio, -a adj. serious, sober (ef 
dress), dark-colored 

seiún m. pannier 

serpenteante aJj. curving, snake- 
like 

servidor, -a m. and/, servant 

serridnmbre / servants 

serrir ipres. sirro ; past airriA ; 
iuij. sirva ; gerund sirviendo) 

. to serve for 
setenta adj. seventy 
severamente adv. severely 
severidad/, severity, sternness 

SsTilla / Seville ■ 

seTiUano, -a adj. of Seville; as 
noun Sevillan 

sezo m. sex 

si luiard. conj. if. whether; cw 
bien although 

si adv. yes 

si pirs. pren. himself, herself, it- 
self, one's self 

SicUU /. Sicily 

sidra y. cider 

siempre adv. always 

siente see Bontlr or sentar 
sierpe /. serpent 



c.yGo,ogle 



VOCABULARY 



323 



Hierra / sierra, range of moun- 

Blgamos we follow (i/i Kgnir) 

sigiloso, -a oiij. silent, reserved 

siglo Bi. century 

signiflcai {fait eigiifiqaé; suij. 
signifique) to mean 

■igno m. sign 

aignen they follow (i« segnii) 

siguiente (/rom segair) ai/j. fol- 
lowing ; ~ de following 

Bigniú he followed {lie Mgaii) 

silbat to whistle 

silbido m. whistling 

silencio BI. silence 

silencioso, -a aJj. silent 

silueta / silhouette 

silvestre adj. wild 

silla /. chair ; cv de mano armchair 

sillería / set of chairs, stalls (seats 

sima / deep cavern, abyss 
simpatía / sympathy 
simpático, -a adj. sympathetic, 
congenial, winsome, charming. 



simple ad/, simple, mere 
simplemente adv. merely 
sin pref. without 
sinceridad / sincerity 
sincero, -a adj. sincere 
sinfonía /. symphony 
singular adj. singular 
sinleatni, -a adj'. sinister 
sinnúmoro m. a countless number 
síntesis / synthesis 
sintieron they felt {¡¿t tvatii) 



sintid he felt {sit sentir) 

sinnOBO adj. sinuous, winding 

Sión m. Zion 

siquiera cenj. even 

sirena / siren, mermaid 

sirve he serves iset servir) 

sirviente, -a m. attd/. servant 

sirvió he served (lei sarvii) 

sistema m. system 

sitial m. seat of honor 

sitiar to besiege 

sitio HI. place; siege, blockade 

sitnaciÚn /. situation 

situai to station, place ; rt/l. to 

be situated 
solwrano, -a adj. sovereign, royal ; 

m. and/, sovereign 
sobsibiameute adv. superbly 
soberbio, -a adj. superb, proud 
sobrar to be in excess 
sobre prxfi. over, above, about, on. 

besides ; ™ todo more than all 

else, especially 
sobrelmmano, -a ad/, superhuman 
sobrenatural ndj. supernatural 
sobreaalir (Hie salir) to surpass 
sobresaltar frighten, terrify 
sobrevenir (/iit venir) 10 happen 
sobrevienen they happen {síí 

Bobrevenii) 
sobrina /. niece 
social adj. social 
sociedad / society 
socio, •* m. and/, partner 
socorrer to aid 
sois you ate (j« ser) 
sofocado fi.fi. suffocated 
sofocar {¿He boecu) suffocate, 

stifle, do away with 

UjL.:a..y Google 



ESPAÑA PINTORESCA 



■oUriago, -a adj. ancestral (of a 

Boldado fn. soldier 

Boledad / solitude 

solemne adj. solemn 

Bolemnemeilte aáv. solemnly 

selemnidad /. function 

•oler (prcs. Boelo; thií ü a defec- 
tivt verb ofiohich only Ihi present 
and imperfect tenses are used, 
followed by an infinitive) to be 
accustomed 

Mifcito, -a adj. solicitous, eager 

aAlido, -a adj. solid, massive 

aolitaiio, -a adj. solitary 

•olo, -« adj. single, alone 

alUo adv. only 

soltar (like sonar) to looBen, free 

soltero, -a adj. single, unmarried 

•OllOUr (past BoUoci ; sulg. sollow) 

soinbiay. shade, shadow, darkness 

sombrear 'to shade 

sombrero tn. hat; » ds teja hat 
with turned-up brim, used by the 
Spanish priesis 

soinbrio, -a adj. somber, shady 

son they are (see ser) 

son m. sound 

sonar (pres. aaeno ; subj. sasne) to 
sound, ring 

sonido fn. sound 

sonoro, -a adj. sonorous, melodi- 
ous, clear, loud 

soniefr (like rslr] to smile 

sonriendo smiting (see sonreír) 

aonrisa / smile 



soSador, -a adj. dreamy 

so&ar (pres. snaflo; subj. soeñs) to 

dream; ~ «m to dream of 
soSoliento, -a adj. sleepy, dreamy 
soplar to blow 
soplo m. breath 
soportal m. portico 
■ordamente adv. dully 
soldo, -a adj. deaf, dull 
sorprondente adj. surprising, 

strange 
sorprender to surprise 
sosegado, -a adj. quiet 
sosegar {prts. sosiego j past s««e- 

gni; subj. sosiegue) to rest, re- 
sospechar to suspect 
•oaten m. support 
sostener (like tener) to sustain, 

support 
sotana /. cassock 
sotechado m. shed, roof 
sotillo m. little grove 
8r. ^SsBor 

an poss. adj. his, her, its, their, your 
suave adj. sweet, gentle 
saaTcnKDto adv. gently 
subdito m. subject 
subir togo up, climb,geton board 

(a train) 
súbitamente adv. suddenly 
suceder to happen, follow 



sucio, -a a 



dirty 



Dglizac^y Google 



VOCABULARY 325 

austAiicla /. nourishment; sub- 



BueSan ste soBar 

sueSo in. sleep, dream 

suerte / chance, lot, fate, kind, 

sort; tod»~ all sorts 
BDÍrtdO, -a adj. enduring, patient 
safiii to undergo, suffer 
sageatiTO, -a adj. suggestive 
sujeta m. subject 
saltan m. sultan 
sultana / sultana, wife of sultan 

sumido, -a adj. sunk, buried 
■nmlso, -a adj. docile 
suntooBamente adv. sumptuously 
Buntuosidad /. magnificence 
Buntuoso, -a adj. sumptuous, splen- 



did 

Bupeicherla /. superstition 
snpeidctal adj. superñcial, frivo- 

superior comp. adj. superior 
BopersticlOM, -a o.^. superstitious 
suplicante adj. pleading 
suplicar (tikt boBitr) to beg, en- 
treat, plead 
suplemo, -a adj. supreme 

snrcai (/i^fbuacu) to furrow, plow 
surgir {pres. sur>i; luA;'. surja) to 

arise, come forth, appear 
surtidor m. fountain 
surtir to spout, spray 
suscitar to stir up ; rtjl. to rise 
suspender to suspend 
SQspiiar to sigh ; » par to crave, 

long for 
•napiro ai. sigh 



sustento m. living, support 
sustituido, -a adj. replaced 
sosto m. fright 



sutil adj. delicate, involved 
sDtileia /. sophistry 
suyo, -a pasi.pron. hi», her, their, 
your, one's, its 

tabaco m. tobacco 

taberna /. tavern, wayside inn 

tabernero m. tavem-keepet 

tabla /. board 

tablado m. platform 

Ucto m. touch 

tal indef. adj. or proa, such; twes 
coma such as (the following) 

talento n. talent, genius 

talón m. heel 

tallado m. carving 

tallar to carve, engrave 

talle m. figure, waist 

taller m. workshop, milt 

talludo, -a adj. tall 

tamallo m. size 

también adv. likewise, also, too 

tambor m. drum 

tampoco coitd. conj. neither, ei- 
ther; wi ■ • • ni neither . . . nor 

tan adv. {cimir. of tanto) so ; w 

tanbi, -a adj. so much, so great, 
so many; an tanto somewhat; 
en tanto meanwhile 

Upa /. lid, cover 

tapia /- wall (of a garden) 

p„,„,G<>«gli: 



326 

tapiz m. tapestry 

tapizai {lite alzar] Co hang (with 
tapestry), cover (with flowers) 

tardanza /. slowness, delay 

tardar lo delay, spend 

tarde m/v. late 

tarde/, afternoon, evening; bne- 
oaa "sa good afternoon 

tardecer {likr agtadeMi) to grow 
late, become evening 

taiea / task, duty 

taza /. cup, basin 

te fiiri.fnm. ace, or dat. thee, you 

teatral aiij, theatrical 

teatio m. theater 

techo m. roof, ceiling 

tedio m. tediousness 

teja / tile 

tejado m. roof 

tejido n. texture 

telegrama m. telegram 

teldD m. curtain 

temblar {/ira. tiemblo; jj/i^, tiem- 
ble) to tremble 

temblor m. earthquake 

tembloroso, -a adj, trembling. 
quivering, shivering 

temer to fear 

temeridad /. boldness 

temeroso, -a adj. fearful, timid 

temperamento m. temperament 

temperante adj. temperate 

templar to tune, soften 

templo m. temple 

temporada / season, while 

tenacidad /. tenacity 

tenac adj. tenacious 

tender {pres. tiendo; jh*/. tionda) 
to stretch, unfold 



ESPAfSA PINTORESCA 



tendrá, tendrás, see tener 
tenebroso, -a adj. dark, gloomy. 

tener {pre¡. tengo; siibj. tenga; 
past tuve ; /ul. tendré ; cond, 
tendría) to have, hold ; «a que 
to be obliged to ; tengo entendida 
I understand ; m lugar Co take 
place 



tentar {pres. tiento; subj. tiente) 

to feet, test 
tenne oi^', subtle, delicate 
tercero, -a adj. third 
tercio m. regiment (of infantry in 

old Spain) 
terciopelo m. velvet 
terminal to end, finish 
término «.end; '» medio average 
terrenal adj. terrestrial, earthly 
terrena m. soil, earth 
terrestre adj. terreslrial, earthly 
terrible adj. terrible 
tertulia / informal evening party 
tesoro m. treasure, store 
testificar {past testifiqué ; subj. 

testifique) to testify 
testigo m. or f. witness 
tétrico, -a adj. gloomy, grave 

tl pers.pron. thee, you 

tibio, -a adj. lukewarm, tepid 

tlbuiún n. shark 

tiempo tn. time, weather 

tienda / shop, store ¡ fu de cam- 

tiendecita/. little shop, little atore, 



..y Google 



VOCABULARY 



327 



tune he has (i« tenei) 

tierno, -a adj. tender 

tiena / land, earth 

tieso, -a adj, erect 

tiesto m. flowerpot 

tijAras /-//. scissors; meaita de 

tijeia folding table 
timbal m. kettledrum 
timbrado, -a adj. embossed, en- 

tlmidamente adv. timidly 
tímido, -a adj. timid 
tinieblas /. pi. darkness 

tinta / ink 

tinte m. tint 

tfo ffi. uncle 

típicamente adv. typically 

típico, -a adj. typical 

tipo m. type 

tirar to throw, throw away; Uiado 
por drawn by; reji. to abandon 
one's self 

UtUar to twinkle 

tltnlo m. title 

tocar {past toqui ; ¡ubj. toque) to 
touch, play, ring; to fall to the 
lot of 

tocar m. sound, ringing 

todavía adv. yet, still 

todo, -a adj. all; m. all, every- 
thing ; en ~ as a whole 

toldo m. awning 

toma f. taking, capture 

tomar to take 

tomate m. tomato 

tomillo m. thyme, sweet marjo- 
ram, sweet herb 

tono m. tune ; shade, tint 



topar con to run against 

topografía y, topography 

toque m. touch, sound, peal, ring ; 
m de diana reveille 

torbellino n. whirlwind 

totcido, -a adj. twisted, crooked 

tordo, -a adj. dapple-gray 

torear to fight the bull 

toreo lit. bull-fighting 

torero m. bull-fighier 

torneo m. tournament 

tomillo m. scTcv/ 

torno m.: en » around, about 

toro m. bull 

tone /. tower 

torreón m. fortified tower, tower 

totta /, round cake 

tortuoso, -a adj. winding, rambling 

toscamente adv. roughly 

tosco, -a adj. rough, coarse 

tostado, -a adj. scorched, tanned 

trabajador, -a m. and f. worker 

trabajo m. work 

trabar to join, fasten 

tradición /. tradition 

tradicional adj. traditional 

traducción /. translation 

traer {pns. traigo; pait traje; 
subj. traiga; gerund trayendo) 
to bring, bring about ; cause ; 



tragedia / tragedy 
trágico, -a adj. tragic 
traicifin /. treason, treachery 
traicionar to be treacherous to, 

traicionero, -a adj. treacherous 
trafdo set traer 



..C'ioogli; 



328 

traidor, -a m. and/, traitor 
traldoram«iite adv. treacherously 
Trajano m. Trajan, a Roman em- 

tiaje m. dress 
tiajeH, tra^, lee tr*ei 
tiance m. peril, danger 
tranquilo, -a adj. tranquil, quiet 
tianaatláatico, -a adj. transat- 

tranaMinte m. passer-by 
tiaoafonnai to transfonn 
tiaosiclón /. transition 
tianaitai to cross (a street) 
tianapoite m, transportation, trans- 

tiapo m. rag 
tras frep. after, behind 
trascendencU / transcendency 
traseio, -a adj. back, rear 
tlBBlSClÓD / change of place 
trasladar to change 
trasDOCliador m. all-night hoiiday- 

traaparente adj. transparent, clear 

traatornar to upset 

tratar to treat ; endeavor 

trato tn. treatment 

través m. inclination ; »t« through ; 

Bl » de through 
travesía / crossing, voyage 
travesura / prank, frolic 
travieso, -a adj. mischievous 
trayendo bringing {set traer) 

traiar {Hie aliai) to trace 
traio m. trace, line 
treinta adj. thirty 



ESPAÑA PINTORESCA 



tremendo, -a adj. tremendous. 

dreadful 
trémolo, -a adj. quivering 

trenia / braid, tress 

trepador, -a adj. climbing 

trepar to climb, scale (walls) 

tres adj. three 

trescientos, -as adj. three hundred 

triángulo n. triangle 

tribo / tribe 

tribato ffi. tribute, tax 

trinar to trill, sing (of birds) 

trino m. trill (of a bird) 

trio m. trio 

tripulante m. sailor (as member 



of c 



w) 



triste adj. sad, gloomy 

tristeza /. sadness 

triunfal adj. triumphal 

triunfante adj. triumphant 

trivial adj. trivial 

trocar (/f^j.trasco; is^'. traeqne ; 
past troqué) to change 

trofeo m. trophy 

trompeta /. trumpet 

tronco m. trunk (of tree) 

tronchado, -a adj. cut oS, broken 

trono m. throne 

tropa /. troops, soldiers 

tropel m. throng 

tropezar (pni. tropiei^ fast tro- 
pecé; suij. tropiece) lo stumble 

tropical adj. tropical 

tropieces you stumble (ifítropesat) 

trotar lo trot 

trova /. ballad 

trovador m. troubadour 

troíO wj. bit 



c.y Google 



VOCABULARY 



traeca he changes [see trocar) 

to pess. adj. your 

tá pen.pron. thou, you 

tnmlM /. tomb 

tunica / robe, gown 

tnrbai to disturb, trouble, confuse 

turbio, -a adj. muddy, dull 

turista )». orf, tourist 

tnnio m. turn 

tute m. Spanish game of cards 

tUteUt adj. tutelar, tutelary 

tnTieroo stt tener 

tnya, s. pass. pron. thine, yours 



ufano, -a adj. satisfied 
ujier Bi. usher 
últimamente adv. ñnally 
Último, -a adj. last ; pot último at 

last, Qnally 
ultiaje m. outrage, insult 
ombial m. threshold 
nmbilo, -a adj. shady 
un, una art. m. and/, a, an 
unciún / unction 
únicamente adv. only, simply 
único, -a adj. only 
unidad /. unity 
nnitonue adj. uniform 
uniformidad /. uniformity 
unir to unite, join 
unlaono m. unison, sounding alike 
nnlTeisalmente adv. universally, 

generally 

ocbo Bfios about e^ht years 
una / finger nail 
nigenda/. exigence, urgency 



f. urn, casket 

a /. usage, custom 



usted [abbreviated y i.) ftrs. pron. 

[pi. ustedes, Vds.) you 
Útil adj. useful 
utilidad / utility 
utilisar [past utllici ; ¡ubi. otlUee) 

to utilize, make use of 
UTa/. grape 



vacilante adj. hesitating 
Tacilar to hesitate 
Tacto, -a adj. void, empty 
Tagabnndear to rove about as a 

vagabond 
Tagabundo, -a adj. vagrant; m. 

and/, vagabond 
vagamente adv. vaguely 
vagar {past vagué ; subj. Tsgue] to 

wander, roam 
Tago, -a adj. vague, indistinct 
Tagón la. wagon, car 
vaguedad / vagueness 

Taiván m. sway, vibration 
vajilla/ table service 
valenciano, -a adj. Valencia n, from 

Valencia; as noun Valencian 
valentía/, valor, courage, exploit 
valer {¡Hi salir) to be worth 
TalerOBa,-a ai^'. brave, courageoys 
valientf adj. valiant, brave 
Talioso, -a adj valuable 
Talor m. valor, worth, value, sig- 
nificance 



.„,„,G<>«gli: 



330 



ESPAÑA PINTORESCA 



vols m. waltz 

valla /. fence 

valle m. valley 

vano, -a adj. vain ; en vano in vain 

vapor m. íteam ; steamer 

vara / rod 

varear to beat with a pole 

variable adj. changeable 

rariedad /. variety 

vario, -a ot^'. various, several, some 

varita de virtud f. magic wand 

Taionil adj. masculine 
Tas you go (i(V ii) 
vasco, -a adj. Basque; as noun 
Basque 

vascongado, -a adj. Basque ; at 

noun Basque 
vascuence adj. Basque (language) ; 

n. Basque (language) 
raslja /. jar, pot 

vasto, -a adj. vast, immenae 

vaya, vayan, go {set ii) 

Vd. abbreviation of usted; Vds. 

abbrtviation of ustedes 
veces pt. o/tti 
vecino, -a adj. neighboring; m. 

neighbor, resident 
vega /. vega, valley 
vehemente adj. impetuous 
vehlcnlo J», vehicle 
yeiate adj. twenty 
veinticuatro adj. twenty-four 
vejei /. old age 
vela/, candle; sail 
velada /, evening 
Telado, -a adj. veiled, hidden 
velar to watch, wake (dead bodies) 



veleta / weather vane 
velo m. veil 
velocidad/, speed 
Telón fli. Roman lamp 
velozmente adv. swiftly 
TBoa / vein 
Tencedor, - 



■l{fre. 



,«df. V 



ta)lc 



vendar to bandage 

vendaval m. strong wind, stonn 

vendedor, -a m . and/, vender, sell- 
er; » ambulante street vender 

vender to sell 

vendréis set venir 

Venecia /. Venice 

venerable adj. venerable 

veneración / veneration, worship 

venga, vengas, ¡te venir 

vengador, -a adj. avenging 

vénganla/ revenge 

venidero, -a adj. future ; en lo veul- 
dero hereafter, henceforth 

venir {pra. vengo; subj. venga; 
past vine ; ful. vendrí) to come 

ventana /. window 

ventanilla / (little) window 

ventisquero m. snowstorm, snow- 
slide 

Venus/ Venus 

ver (//-«.veo; imp.-nA^; subj.vta.; 
/./.viato;¿wii«rfvieiido) to see, 
observe 

veracidad/ veracity 

veranear to spend the summer 



verdad / truth ; es «> it is tr 
verdaderamente adv. truly 

p„,„,Gortgl(: 



VOCABULARY 



331 



TWdadeiO, -• adj. true, real. tJiithful 

THds adj. green 

Tcidor m. verdure, greenness 

verdoso, -a adj. verdant, greenish 

Terdora /. foliage 

vereda /. path 

Teigiienia /, shame 

TMoalmil adj. probable, likely 

verter (likt perder) to cast, throw 
verticalmentB adv. vertically 
vertiginOM, •« adj. giddy 
vespertino, -a adj. vesper, even- 
ing 
vestíbulo m. vestibule 
vestido m. dress 
vestidura / vestment, vesture, 

garment 
vestigio m. vestige, trace 
vestimenta / clothes 

vestir (pris. visto; subj. vista; 
past vistii) to dress, wear 

vetusto, -a adj. ancient 

vei /. time ; de una » once for all ; 
raía ~ seldom; tal <v -perhaps 

via f. way, railway 

viajar to travel ; al~ in traveling, 
when you travel 

viaje m. voyage, journey 

viajero m. traveler 

viático m. {ad.) viaticum, sacra- 
ment. Lord's Supper 

vibración / vibration 

vibrar to vibrate 

vice versa adv. vice versa 

vicio m, vice, folly 

victorioso, -a adj. victorious 

vichi [Btisgue /or -vi-nt,) alive 

vid / grape vine 



vlda / life 

vidriera/ glass window, glass case 

viejo, -a adj. old; m. and f. old 

man, old woman 
Tiento 1». wind 
viga /. beam 
vigilancia / vigilance 
vigilar to watch 
vigor m. vigor, strength 
vigoroso, -a adj. vigorous, strong, 

vilmente adv. vilely, meanly 

viUa/town 

vino he came (see ventar) 

vino m. wine 

Viaa /. vineyard 

vW he saw [see ver) 

violáceo, -a adj. violet- colored 

violenda /. violence 
violentamente adv. violently 
violento, -a adj. violent 
violeta /. violet 
violin m. violin, fiddle 
virgen f. virgin 
vlnrey m. viceroy 

visible adj. visible, evident 
ylslio / sight, vision 
visitante m. and/, visitor 

Visitar to vUic 

vislumbrar to fathom, find out 
víspera /. evening, day before 
vista /- sight, landscape ; está a 

la « it is evident 
viste he wears {see vestii) 
visto seen {¡ee ver) 
vistoso, -a aiij. showy, bright 
visual / vision, sight 



..Google 



332 



espaRa pintoresca 



TÍtoiear to acclaim 

Titiliu f. show-CMC 

Tiuda f. widow 

víveres m.pl. proviiions 

viveia /. liveliness 

vivido, ■* adj. bright, vivid 

viTieada / lodging, house 

viviente adj. living 

vivificar {likt bnecei) to vivify, 

vivir to live 

vivo, -a adj. alive, quick, alert, 

vocabulario m. vocabulaiy 

vocear to shout 

vocM /;. í/TOÍ 

vocÜMar to exclaim 

volar (/nrj. vueto ; subj. vaele) to 
fly 

volcán IB. volcano 

voltaico, -a adj. voltaic ; aico vol- 
taica arc light 

volmneD m. volume, size 

voluntad /. will 

volver (pris. vuelvo ; subj. melva ; 
/./. vnelto) to turn, return, come 
back; loilA A and injin.it repiots 
the aelian denoted by the injÍH. : 
~ a llenai to fill again, f» a abrir 
to open again, reopen 

WM pen. pron. you 

vosotros ptrs. pron. you 

voi / voice, expression, word 
vuela he flies {see volar) 
voelo m. flight 



vwlta /. t. 



a la <w within ; dai 



Vtlelto, vuelva, see vdver 
vuestro, -a pass. pron. your 
Vnlcano m. Vulcan 
vulgar adj. common 
vulgo m. crowd 

y caOrd. conj. and 

ya adv. already, now, indeed ; ~ 

qne oow that 
yacer {pres. yttoo, yago, yaigo; 

suij. yaica, yaga, yaiga) to lie 
yacimiento m. ore deposit 
yendo going {see ir) 
yerba /. grass 
yerto, -* adj. stiff, rigid 
yo pen.prvn. I 
yugo m. yoke 
yunque m. anvil 

lafir m. sapphire 

zaguán m. entrance 

zambomba / rustic drum with the 
head pierced by a reed which, 
when rubbed with the moistened 
banii, produces a hoarse sound 

zapatero m. shoemaker 

zapUo m. shoe 

Zaragoza / Saragossa, a city in 
northern Spain 

zaria /. thorn, bramble 

lanueU / Spanish musical com- 

lOTziCO m. (Basque) song i. 



c.y Google 



c .y Google 



c .y Google 



c .y Google 



■ AN INITIAL FINE OF 25 CENTS 
wrLL BE aAsEssed for failure to return 

THIS BOOK ON THE DATE DUE. THE PENALTY 
WILL INCItEASE TO SO CENTS ON THE FOURTH 



SEP 7 1932 

NOV 21 Í9K 
JfiN26 ISS 

I^EB e 1933 

mis JUL 2 1990 



^0V 6 1936 



AM 101937 




«TO*^' 



i liecDU) íoi.si •spM'»'» 



C,<h|;Ic 

LD 21-2üiH-e,'S2 



U.C. BERKELEY LIBRARIES J I QQ 
lllllllllllll 

Caa332S40b 



V 




^."■oogle 



c .y Google